PAIKAST #30 – Navidad 2011

Osos polares = Navidad (dice Coca-Cola)...

Un episodio navideño de Paikast, que es todo menos navideño. Este esencial Paikast te trae…

  • La visita de Densho.
  • Ultravpsycho te invita a su recalentado. Oh, sí.
  • Al Daemonio™ imitando a Erick Rubin.
  • Recuerdos de las navidades en Editorial TeRevisan.
  • Reminiscencias de juguetes pinches.
  • Música ochentera que ni al caso, la verdad.
  • Johnny, la gente está muy loca.
  • La triste verdad sobre la cruel manera de matar a los camarones que se usan para los romeritos.
  • Nadie quiere jugar con Lando Calrissian.
  • La rellenada del pavo cortesía de Fisto™.
¡Bájenlo ya en iTunes! O de plano descarguen el MP3, si estudiaron en Universidad Insurgentes…

Paikast #30 – Navidad 2011 (30 Mb – MP3) en MobileMe

Anuncios

PAIKAST #29 – El Fin del Mundo

Paikast™: ¡Ahora con 89% más Cthulhu!

Vuelve el Paikast™, con toda la espectacularidad que ello implica. ¿Y qué es más espectacular que el Fin del Mundo? Nada, de acuerdo a mayas, aztecas, incas, Cthulhu, Esteban Arce, Ronald Emmerich y El Estigmatizado. En este apasionante episodio:

  • Ultravpsycho NO estaba enferma, pero sospechamos que tiene un niño adentro. O que estaba trabajando mucho y no pudo venir por eso. Pero lo más probable: niño.
  • Música viva cortesía del taxista que condujo a Ruys por la ciudad.
  • Un conductor de Televisa padece de sus facultades mentales. Mucho.
  • Hubo saludos, muy selectivos y varipintos. Pero saludos, al fin, así que ni se quejen.
  • ¿Cómo fueron los primeros sacrificios humanos? ¿Y estuvieron ligados a una apuesta y al consumo de alcohol?
  • Rolas que sonarán cuando el mundo se esté yendo al caraxo.
  • El menú del Fin del Mundo (SPOILER: incluye preparaciones “a la Diabla”), y…
  • ¿Mundet Rojo… o morir de sed?

Si no vuelven a llevar al Paikast a la cima de la popularidad, se acabó este rollo. ¡Venga, Paiketeers!…

Paikast #29 – El Fin del Mundo (32.2 Mb – MP3) en MobileMe

PAIKAST #28 – ‘Crushes’ con Celebridades

Paikast™: Ahora con 98% más Piti El Pteranodonte (Pat. Pend.)...

Antes que nada, gracias por impulsar al Paikast al PRIMER LUGAR EN iTUNES la semana pasada. Ahora nos comprometen a producir nuevos y mejores Paikasts. O al menos un poco más seguido que antes. En este apasionante episodio:

  • Ultravpsycho estaba enferma, pero la imitamos bastante bien. Bueno, no. Pero le hablamos por teléfono para importunarle mientras yacía en su lecho de muerte.
  • Selena Gomez visitó el Finísimo Studio para decir puras pendexadas.
  • Una breve intervención del Cabresti™ nos aclaró un chisme de la farándula.
  • Ruys se autocomplacía con Punky Brewster en sus años mozos.
  • Una bonita imagen mental de lesbianismo.
  • Perdimos los derechos de Igüi El Iguanodonte por una confusión legal, pero encontramos un sustituto piratón.
  • Discusiones onanistas respecto a las Chicas Timbiriche, y…
  • Los Aztecas.

Venga, es hora de repetir la hazaña de treparnos a los primeros lugares. ¡En sus manos está, Paiketeers!…

Paikast #28 – Dinosaurios! (34 Mb – MP3) en MobileMe

PAIKAST #27 – ¡Dinosaurios!

Paikast®: Comprometido con mostrar fotos de animales bebé...

¿Qué? ¿El venerable y multipremiado Paikast, en Finísima Persona? ¿Te engañan tus ojitos de pipizca?

No, hélo aquí en toda su altisonante magnificencia. Después de que su servidor asumió deberes como pseudoproductor del podcast de Paiki, hemos notado dos cosas:

  1. A muchos, muchísimos de ustedes, les gusta mucho, muchísimo, el Paikast.
  2. El hosting y mantenimiento de una página para alojar este popular producto es oneroso para sus creadores, así que es conveniente que alguien más corra con estas responsabilidades y cuadre los libros contables.

Con esta idea en mente, el Paikast® se integra de lleno a los Finísimos Contenidos de Factoría UNO, con una gran variedad de beneficios para ustedes, los consumidores:

  • De ahora en adelante, la grabación de futuros Paikasts se hará en un recinto apropiado y digno de sus conductores: el Finísimo Studio de Factoría UNO. Se extrañará grabar en el depa de Cabri, lleno de ecos y pisos de duela que suenan como si alguien estuviera tomando eternas clases de tap, pero la mejora del producto así lo amerita. El status de la foto del refri de Cabri está aún en el aire.
  • No más grabaciones con la Humildad Móvil y sus obvias limitaciones. En el Finísimo Studio cada uno de los talentos al aire contará con su propio micrófono de alto pedorraje, ecualización apropiada a la potencia vocal de cada laringe… y webcam personal para las transmisiones en streaming video.
  • Sí, habrá streaming video. No garantizamos desnudos. Pero muy pronto habrá imagen y transmisión en vivo, es el punto.
  • El Paikast regresa a iTunes. De momento pueden hacer descarga directa en esta página, pero ya estamos subiendo a iTunes los últimos episodios, y ahí encontrarás futuros Paikasts. Esperamos que ya estén bajables en dos o tres días.
  • Sigue siendo gratis. Digo, para que no empiecen con quexas pendexas o sus estupideces de “me gustaba más antes”.

Así pues, este blog se engalana con la presencia de los legendarios Ruys, Cabri, Wookie y Ultravpsycho. Son almas puras y generosas, verdaderamente. Acá los recibimos con harto cariño. ¿Qué esperan para bajar el episodio? Quedó bien diver diver…

Paikast #27 – Dinosaurios! (42.6 Mb – MP3) en MobileMe

La Gente de Carne y Hueso

Hace ya bastantes años, en la época en que el Internet todavía funcionaba a base de vapor (el Steamternet, que le llamaban), entablé una plática con un gabacho sobre la forma en que la cibercultura nos afectaba respectivamente. Yo era el clásico apologista de la red que veía todo con anteojos color de rosa, aunque en mi defensa todavía no nacía el léxico Metrofloggero, las pop-up windows o las granjitas imbéciles para menguar mi entusiasmo. Pero mi interlocutor constituía la antítesis: un crítico duro sobre todo lo que traería este nuevo medio a la sociedad. “En mi opinión,’ pontificaba el gringales, “la gente que se mete a hacer amigos en Internet es aquella que no puede relacionarse con gente de carne y hueso.”

El postulado de pronto se me hizo lógico, pues este carnal era chofer de limosina de profesión y, como tal, presumía de una intensa familiarización con la variada gama de seres humanos que pueblan este móndrigo mundejo. Y yo, a mis veintipocos de años, tampoco me sentía muy firme para defender algo que a todas luces apenas estaba en etapa larvaria. En su momento, pues, le concedí la razón.

Lo jocoso es que llevo desde esa lejana ocasión a la fecha presente derribando una y otra vez su pontificio argumento sobre la incapacidad de entablar amistades reales a través de la Interné… La respuesta lógica en aquella conversación hubiera sido que la gente que uno conoce a través de la red es, en su abrumadora mayoría y no obstante la presencia de bots con avatares físicamente atractivos, Gente de Carne y Hueso. Hay diferencias en la manera en que nos comportamos en el medio electrónico con respecto a las que cultivamos en la vida real, claro, pero es tanto como decir que nos comportamos bajo unos estándares de hipócrita decencia en casa de nuestra familia política pero con un desparpajo rayano en el desmadre vikingo cuando estamos entre amigos. Nos adecuamos al medio, punto. Es un proceso adaptivo que nos ha llevado a sobrevivir en ambientes hostiles y a prevalecer sobre los mismos, hecho que ha resultado en tiempo y seguridad para construir civilizaciones, comunicarnos con otras culturas y fabricar una Internéis.

Sigue leyendo

Stalkers: Invasores del Espacio Interior

Lloyd Dobbler (John Cusack) en "Say Anything": El stalker más cool del mundo.

En fechas recientes (Okey, hace un chingo) sometí a votación el tema de un post a futuro. Ya no recuerdo si había más candidatos o si seguí una mecánica seria para determinar el tema ganador (casi seguro que no), pero lo que sí recuerdo es que la idea de hacer un largo y tedioso escrito sobre los stalkers me llamó la atención. Así pues, he escuchado las voces de los lectores. Para que luego anden diciendo que la democracia no funciona.

¿Y qué son los stalkers, preguntarán los más incultos entre ustedes? La definición simple: los stalkers (o acechadores) son aquellos individuos que buscan obsesivamente la atención y/o afecto de terceros, quienes a su vez no tienen ningún deseo de corresponderles.

Claro, la definición simple suele dejar muchas preguntas sin resolver. De acuerdo a esta concepción del stalker, yo podría argumentar que estoy siendo stalkeado por varias instituciones de crédito, quienes constantemente quieren oír de mi y suplican que les devuelva las llamadas y mensajes, pese a que yo les he ignorado en repetidas ocasiones y no tengo ningún interés en escuchar lo que tienen que decirme. Pero los psicólogos me dicen que no, eso no es ser víctima de un stalker. Eso es más bien ser un prángana infeliz que va a quedar recluido en el buró de crédito de aquí a que llegue el holocausto zombie. Y probablemente después, pues ningún banquero zombie que se precie de serlo me prestará ni un peso partido por la mitad. Es que los zombies son consistentes, vamos.

No, el stalker busca atención más en el terreno de lo personal, lo emotivo, sin móviles económicos. En el fondo, muchos stalkers suelen ser unos románticos. Ese es un gran problema, pues un escenario deseable de romance no suele incluir llamadas misteriosas y anónimas a altas horas de la noche, notas garrapateadas detrás de horribles fotos de uno tomadas con un telefoto o la misteriosa desaparición de los cabellos que suelen desprenderse de un cepillo. Y aquí estamos mencionando sólo a stalkers de fuerzas básicas. Los stalkers llamados a representarnos en un mundial de la especialidad son mucho peores.

El Disneylandia de los stalkers...

Una de las grandes broncas que nos ha traído Internet, además de hacernos perder valioso tiempo intentando adivinar contraseñas para sitios de pornografía brasileña, es el de facilitarles la vida a todos estos entusiastas cerebritos dedicados a insinuarse sin invitación alguna en nuestras vidas. De acuerdo a un estudio reciente, si has participado aunque sea casualmente en una red social hay un 99.9874367% de probabilidades de que hayas sido blanco de la atención de un stalker. De acuerdo a otro estudio reciente, el 87% de las estadísticas que se citan en blogs suelen ser invenciones sacadas de la manga de algún irresponsable. Ambas cifras son, sin duda alguna, alarmantes.

Twilight es como una oda al stalker chafa...

Dichas redes sociales, desde MySpace y Hi5 hasta Facebook y Busty Nymphoniac MILF Finder suelen atraer a seres que, al encontrarse amparados por el anonimato de la red, se dedican a recorrer los perfiles de conocidos y desconocidos por igual, tendiendo anzuelos en forma de invitaciones aparentemente inofensivas, o solicitando la amistad de sus eventuales víctimas mediante peticiones inocentes como “Hey, ¿te acuerdas de mi? Fuimos juntos a la escuela secundaria”, o “El collage con fotos de Robert Pattinson que tengo colgado en mi habitación me dijo en un sueño que debo morder tu cuello y convertirte en mi vampira para toda la eternidad”. Cualquier incauto puede caer así en las ingeniosas tretas de estos acechadores.

Y después la cosa se pone peor. El stalker puede tomar dos vías generales:

1. Desarrollar una idea de afecto concerniente a tu persona, pensando que ambos son grandes amigos o incluso amantes, y entrar en una espiral descendente donde pretenden engrandecer dichos sentimientos, sin importarles lo que uno tenga que decir al respecto. O, por otro lado…
2. Matarte.

Así es. El stalker parece no entender de un justo medio. Su comportamiento puede caer en el terreno de la infatuación o pasíón irracional, como la de Romeo por Julieta, algunas lectoras de este blog por John Cusack y Robert Downey Jr., o Arjona por la mediocridad. También se va al otro extremo del odio encarnizado, como John Hinkley (quien le disparó a Ronald Reagan para estar perpetuamente ligado a su stalkeada Jodie Foster), o el doble odio que Arjona despliega contra la poesía y la música cada vez que saca otro pinche disco. Lo que nunca ocurre es el stalker que te sigue “nomás por pasar el rato”. No, esta gente sí está plenamente comprometida con uno.

Sigue leyendo

¿Dónde está Toño?

Where'sToño

¿Qué tal? Soy su amigo Toño Sempere. Quizá me recuerden por blogs como “Paiki” o “el blog que están leyendo en este momento”. La última vez que aparecí por este lugar fue para subir un podcast, pero desde entonces me ha sido imposible actualizar Finísima Persona. Esto obedece a un sinnúmero de razones que, como es menester cada vez que ocurre un caso así, procederemos a repasar de una manera fresca, juvenil y divertida. O trillada:

1.    He estado trabajando. No se requiere de mayor explicación en este punto. Digo, porque TODOS los que participan en este blog (así sea escribiendo, comentando o tan sólo leyendo) sabemos lo que es el trabajo fecundo y creador, ¿cierto? ¿CIERTO? Ya me parecía…
2.    Visité mi alma mater. Para el 2% de los lectores de este blog que podemos calificar de “ignorantes”: no es albur. Me refiero a qué visité la UIC, donde cursé la carrera de Ciencias de la Comunicación y donde no me paraba desde hace siglos. La verdad ha cambiado muy poco, lo que habla muy bien de mi memoria nostálgica y muy mal de los Misioneros del Espíritu Santo, propietarios y administradores de la universidad. No noté casi nada de nuevas edificaciones, ni siquiera las que les sugerí en mi última visita. Nada del Aula Magna Antonio Sempere. Nada del Auditorio Magistral J.A. Sempere. La cancha grande de fútbol aún no ha sido convertida en el Coliseo Universitario Juan Antonio “Toño” Sempere. El área de parasoles de la cafetería, donde pasé la mayor parte de los ocho semestres entre fichas de dominó y quesadillas pisoteadas por cucarachas tamaño post-nuclear, aún no cuenta con una sombrilla bañada en bronce y una placa conmemorativa recordándole al alumnado que ahí se posó mi aplanado nalgamen. Vamos, ni siquiera han rebautizado a los equipos de panbol, básquet y americano como “Los Toños”. Tanto malagradecimiento me ha dejado un sabor amargo en la boca, a decir verdad.
3.    Natalia sigue cuestionando mi autoridad. Ya saben que mi hija tiende a ser tan necia en sus aseveraciones como su padre. Así que cualquier intercambio de palabras entre ambos suele desembocar en larguísimas controversias donde cada punto mío encuentra un contrapunto de ella a la mitad del camino, frenando el avance de ambas partes. Como muestra, uno de nuestros recientes diálogos:

NATALIA: Papá, cuando cumpla 17 años quiero ir a París…

TOÑO: Claro, hijita…

N: … para hacerme mosquetera.

T [que ya estaba al tanto de sus planes, vía Anilú]: ¿Mosquetera? ¿Qué es eso? ¿Vas a matar moscas?

N: Claro que no. Voy a pelear con una espada.

T: No puedes matar moscas con una espada.

N: ¡No voy a matar moscas! Voy a matar a los malos.

T: No vas a matar gente, ¿estás loca? Matar es malo.

N: Tú matas gente en Rainbow Six todo el tiempo.

T: Eso es un juego. No ando matando gente en la vida real. Además no te van a aceptar en los mosqueteros, no eres francesa.

N: Mi mamá habla francés. Ella me va a enseñar.

La Natush, perfeccionando el chantaje sentimental.

La Natush, perfeccionando el chantaje sentimental.

T [acorralado por la lógica de una niña de seis años]: Sí… eh… pero… tú me dijiste que querías ser patinadora.

N: Voy a ser patinadora y mosquetera. Y me voy a llamar Aramina.

T: Ese nombre no existe.

N: Sí existe, es la hija de Aramís.

T: ¿Dónde dice eso? Yo leí las novelas de Alexandre Dumas y NUNCA dicen que Aramis tuviera una hija. Es más, se metió a un monasterio al retirarse. Siempre sospeché que había algo raro en ese güey…

N: Lo vi en Barbie y Los 3 Mosqueteros.

T: Pero esa versión adaptada está fuera del cánon [lógica nerd]. Además, tú ya te llamas Natalia, no puedes cambiarte el nombre así nada más.

N: Sí puedo. Voy a ser Aramina Cincoseis.

T: Ese no es un apellido. Nada más juntaste tu edad actual y la anterior.

N: Así me voy a llamar…

T: ¡No puedes ponerte ese nombre! ¡Es ridículo!

N: Claro que no.

T: Claro que sí.

N: Claro que no.

T: Claro que sí.

N: Claro que no. Tú tienes un jugador en tu equipo que se llama Ochocinco

T: Eh… [recuerda que eligió a Chad Ochocinco en uno de sus equipos de Fantasy Football] pero… no deja de ser… además, no has acabado tu tarea.

N: No puedo acabarla. Está muy difícil.

T: Tráela para acá. Yo te ayudo.

N: Es de matemáticas…

T: Dile a tu mamá que te ayude… [que no es lo mismo que decirle “¡Que te ayude tu madre!”, aclaro]

Esto, aunque no lo crean, consume valiosos minutos de mi día.

¡Pura vida!

¡Pura vida!

4.    Estuve reacostumbrando mi organismo a la comida picante. Después de tanto tiempo fuera de México, tuve que reestrenar mi sistema digestivo para aguantar los fogosos ingredientes de la cocina mexicana. Me da gusto decir que mis papilas gustativas han retomado el buen ritmo que solían tener a mediados de los noventa, cuando podía tomar cucharadas de la salsa roja que usan en los suaderos de Charly (misma que es considerada un arma de destrucción masiva por los gastroenterólogos más reconocidos del orbe). Incluso he encontrado nuevos e interesantes productos para seguir desagringando mi paladar. Tal es el caso de esta mezcla de piquín, limón y jugo Maggi (derecha). ¡Qué hallazgo! Hasta que alguien logre inventar un iPod hecho a base de chichis, esta botellita contendrá la máxima creación del hombre moderno.
5.    Estoy editando el Chilaquilcast™. No se pueden quejar de los kilométricos “chous” de Finísimo Podcast: cada vez más produciditos, con más variedad de temas e invitados y disponibles en nuevos sitios de descarga (enorme labor, Yanagisawa, estás desquitando tu flamante nombramiento). Esperen la nueva producción durante el fin de semana. Además, estoy viendo de subir todo a iTunes, ténganme un módico de paciencia.
6.    Estuve viendo esta joya de video. Fue realizado por el buen Héctor Herrera, el mejor diseñador que haya pasado por estas sórdidas tierras, y que ahora se gana el jarabe de maple de cada día en gélido territorio canadiense. Para todos los nacos que se quejan de que ahora hay que pedir visa para quedarse a chambear allá, dénse un quemón de lo que se requiere no para subsistir, sino para destacar. ¡Se te extraña, Man!

7.    El Fútbol Americano está mermando mi existencia. Así es. Este deporte es como una mala mujer, pero que está más buena que Melyssa Ford: acaba conmigo, pero siempre caigo en sus méndigas redes. Mis 49ers arrancaron con el pié derecho pero el [censurado] Brett Favre y los [censurados] Vikingos nos sacaron un juego con dos [censurados] segundos en el [censurado] reloj. [censurado] [censurado] [censurado]. Y de postre, mis tres equipos de Fantasy Football han estado letárgicos, sufriendo ignominiosas derrotas a manos de noobs como El Sir (me las pagarás, lo juro). Pero ahí sigo…
8.    Grabé un Paikast®. Todo un deleite, pues tuve la oportunidad de compartir sendos micrófonos y heladas chelas con el Lic. Ruy, el irrepetible Macho Cabrío y el castísimo Wookie. No dejen de checar Paiki en breve, pues la tercera edición de este popularérrimo podcast está por subir. Tengo el gusto de decir que, pese a mi intervención, estuvo de poca madre.
9.    ¡Ya vi el rockumental de Anvil! Torrenteado, claro está. Imprescindible, en una palabra. Hay gente que nació para roquear, y que no se va a detener ante nada para vivir ese sueño. Ver a Lips (voz, lira) y a Robb Reiner (bataca) sufriendo ante otra desilusión profesional, preguntándose una y otra vez porqué otros encontraron éxito donde ellos sólo pueden experimentar fracaso, es una lección muy ojeis, pero siempre esperanzadora. No te tiene que gustar el metal. No te tiene siquiera que gustar la música. Si tan sólo te gustan las historias reales de güeyes como tú y como yo, dispuestos a sacrificar todo por aquello que más disfrutan hacer, tienes que ver este documental. Punto.

Bueno, banda borracha. Sigo reincorporándome de a poquito a este blog, tras la chamba pesada. Gracias por su atención y acá nos vemos.

‘Orita los atiendo…

Como pueden apreciar, el autor de este blog no se preocupa por la posibilidad de que la idiotez sea un recurso no renovable...

Como pueden apreciar, el autor de este blog no se preocupa por la posibilidad de que la idiotez sea un recurso no renovable...

Finísimos lectores de Finísima Persona,

Antes que nada, una nueva carretada de aplausos por su devoción y preferencia hacia el blog más refinado de la Güebósfera. Hace un par de posts les hice partícipes del crecimiento inusitado de Finísima Persona en términos de audiencia y participación, así que imagínense mi sorpresa al descubrir que las visitas únicas a esta página casi se han triplicado desde ese entonces. Incluso el día récord de visitas, allá cuando publique mi eterno ensayo sobre La Muerte Famosa, se vió eclipsado no una, sino dos veces. ¡Eso es de celebrarse, carajo!

El único medio de este blog para crecer son sus lectores. No soy fan de andar de “spammer” en forums y redes sociales en las que no participo activamente. Por una parte soy autor de la Finísima Phrase “el espammero espa’miarlo”, y por otra me da harta fiaca el participar en algo que no sea Facebook y Twitter.

Por eso llamó a mi atención la reciente andanada de comentarios, en los que se ventilaron cuestiones sumamente interesantes, a saber:

1. Ustedes tienen mucho tiempo libre, no sólo para leer mis estupideces, sino para darse sus vueltas por este blog para abordar sus propias charlas y discusiones.

2. Otro núcleo de lectores, encabezados por mi fiel y ex-demandado Subsecretario de Relaciones Públicas, Promoción y Difusión para la Costa del Golfo (sin remuneración), ventiló la preocupación porque este blog se convierta en un chat room donde el flujo de los comentarios sobre el post en cuestión se desvían por derroteros inexplicables, que pueden o no incluir a varios lectores ganosos intentando llegarle a mi vieja (quien aparte le echa gasolina a las fogatas de sus libidos).

3. Ustedes se sienten a gusto aquí. Y es lo correcto, siempre les he reiterado que esta es su casa. Y Paiki es mi segunda casa, así que sus visitas para y desde allá por sumoesto que se agradecen sobremanguera…

4. También comentarían más si hubiera más que comentar (sutil pedrada para que yo “postié” más seguido).

Como este humilde blog se empeña en encontrar soluciones a las demandas de su público conocedor – y hasta del Naufig y el Ramzaonline 😉 – creo que es conveniente procurar darle gusto a todos hasta donde se pueda.

Lo de postear más seguido esta cabrón. Recuerden que soy un solo autor. Antes sí contaba por dos, pero la neta he bajado un chingo de peso ¡Esta dieta del VIH es portentosa! Y primero meto la pinga a la licuadora que convertirme en un blogger de “Miren que LOLCATZ tan chistosos me encontré”, o de “Hoy voy a ir al súpermercado, así que les dejo este e-mail de 1998 donde comparan el Walmart con la Iglesia Católica” (Nota mental: escribir comparaciones entre Walmart y la Iglesia Católica). No es mi estilo. Ni modo. Y la verdad me encantaría dedicarle todas mis horas útiles a inventar sandeces varias, pero también hay que chambear, o se me pelan de inanición las chicas de la Mansión Sempere. Prioridades de la vida adulta, que les denominan…

Sin embargo, la idea de tener una página como “forum” de flujo general sí está chida (soy genial, de veras). He creado un link que se ubica justo abajito de mi flamante y exclusivo logo de Anilú Designs™, denominado Finísimos Miembros (sí, soy un criadazo). ¿Para qué? Simplemente para que TODOS participemos en él como foro de usos múltiples. ¿Quieren charlar, linkear, pelear o spammear sobre cualquier cosa que no esté relacionada con el último post? Finísimos Miembros está para eso. Sí, yo también voy a entrarle al toro cuando se me pegue la paella.

Saben que odio establecer normas de uso, pero creo que es la solución sensata para todos. Y en especial no me gusta que anden sugiriéndole a mi carnal Mighty JD que se tire de cabeza en una fosa séptica por el sólo hecho de querer organizar el caos.

Como dijo el buen Adama, “SO SAY WE ALL!”

Atte (de Guayabba),

Toño

P.S.: La imagen bienvenida al caso, pero necesitaba continuar la saga iniciada con el “Atun Baby” y “Su Ropa”. Y ni modo de hacerle un post exclusivo, no xodan.

La Vida Está en Otra Parte: Visita Recíproca

hate

Pagándole su amable colaboración al queridísimo malhechor que es El Jara y su blog De Mucho, Poco y de Nada, Todo… para que no diga que nos quedamos con el cambio.

En efecto, pueden darse una idea de mi creciente Catálogo de Odios Triviales visitando a mi brother from another blogger, y recuerden que en caso de empate los comments de visitante cuentan por dos.

Allá y acá nos vemos. Y no se olviden de checar el nuevo Paiki, ahora con fresco aroma a limón.