Desde la alfombra roja…

Lo prometido es deuda. No conformes con hacer la mala obra de colarnos a una premier de cine con el mismo descaro que el Loco Valdés aplicó para colarse a la boda de Cristian Castro, tomamos video para que quede claro nuestro compromiso con la incansable labor de hacer el imbécil bajo cualquier circunstancia.

En efecto, la Humildad Móvil de Finísimos Filmes se dio cita en el Auditorio Nacional la noche del 12 de noviembre para cubrir la premier de Seguir Siendo, rockumental en torno a la trayectoria de los máximos exponentes de la escena musical mexicana en la actualidad: Café Tacvba. Tras burlar a la seguridad mostrar nuestras acreditaciones oficiales y de ninguna manera echas al aventón en la impresora láser del Office Depot, el trío de taradez talento conformado por Paloma (asistente de cámara, gerente de producción, apoyo moral, tacones altos, administradora de sobornos, alcohólica), Oliver (guión técnico, operador de “EsteOli Cam”, director de cámaras, pulso sereno, androide de protocolo, alcohólico) y Toño (maquillaje y vestuario, voz afónica, iluminador de libros para colorear, improvisaciones mediocres, chofer confundido, alcohólico) se dio a la tarea de plasmar con la magia audiovisual acostumbrada las incidencias del magno evento.

Tras una ardua junta de producción de 39 segundos, pusimos manos a la obra: Oliver se robó unas cuantas acreditaciones con sus malas mañas de cuando “bolseaba” señoras en el Metro Pino Suárez, yo le quité las insignias nazis a mi abrigo vintage para no asustar demasiado a los entrevistados  y Paloma hizo todo lo posible por evitarnos a ambos tras percatarse de las miradas asesinas que nos dedicaban los medios legítimos presentes desde muy temprano en la alfombra roja.

Nuestra labor fue un éxito, que es como calificamos a todas nuestras iniciativas que no acaban en el Ministerio Público o en la sala de urgencias. Creo que la idea de dejarme hacer las preguntas, siendo como soy incapaz de identificar a una sola de las personas que pasaron frente a mis narizotas, fue un enorme acierto de Oliver y se merece que le den un Emmy o algo. Y para muestra, el video testimonial repleto de periodismo vibrante, edición experta, tenacidad informativa y más estupideces por segundo que un recorrido por la vida y obra de Jaime Camil. Que ustedes lo padezcan…

Anuncios