Adiós, Elvis del espacio…

Head Of David

David Bowie, Earl’s Court, 1978 (Evening Standard/Getty Images)

David Bowie dejó la Tierra después de caer en ella hace 69 años, y sobran motivos para entristecer. Claro, en la oleada de panegíricos que sucederán a su muerte, el mío será uno más. Está bien, tampoco se trata de buscar ser únicos y trascendentes cuando simplemente tendríamos que sentirnos nostálgicos y agradecidos, además de que vivimos en la triste época en la que todas las muertes polarizan drásticamente a la opinión pública, tan mal representada por nuestros foros digitales de expresión.

Pero Bowie murió, esto no puede (ni debe) pasar inadvertido, ya que el dolor de su deceso es genuino. Él seguía dando de sí hasta el último momento, pues estaba en su naturaleza, y por eso nos sorprendió con Blackstar cuando ya su partida estaba anunciada para quienes le eran más cercanos. Tan sólo por ello debemos admitir, entonces, que no hay forma de ser cínicos ante su muerte sin pasar por ignorantes o por simples trolls adictos a la provocación. En este mundo donde Kanye West se autoproclama “genio”, ¿cómo llamamos a David Robert Jones? No habrá término apropiado, entonces.

¿Murió el último gran ídolo de la música moderna? No, ahí están muchos contemporáneos haciendo acto de presencia… aunque su aporte no sea tan innovador ni tan vigente. Sin embargo es un hecho que murió el artista más grande de su época. No es hipérbole, ahí está su legado. Bowie fue el Dalí de la música, sin más ni más. Incursionó en múltiples estilos y épocas, sin quedar nada a deber. Fue el genio que se rodeó de genios, pero no para mejorar su propia calidad creativa, sino para hacerle justicia a su sonido y visión.

David-Bowie-010

Podemos decir de entrada que cumple los requisitos para ser un inmortal de la música bajo estándares no-oficiales (pero útiles) como el de poseer al menos cinco álbumes perfectos: The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, Hunky Dory, Low, “Heroes”, y Scary Monsters (And Super Creeps), nada más para abrir boca.

O quizá hay que validarlo con el logro de tener un disco imprescindible en cada una de las décadas en las que estuvo activo: Space Oddity (60’s), Young Americans (70’s), Let’s Dance (80’s), Outside (90’s), Heathen (00’s) y The Next Day (10’s), para ni siquiera repetir las joyas del criterio anterior.

¿Más argumentos? Contemplemos el de contar éxitos globales en múltiples estilos drásticamente distintos entre sí: check, check aaaaaand check, sobran ejemplos, desde el glam rock de Rebel Rebel hasta la electrónica de Dead Man Walking, del sonido de garage en Boys Keep Swinging al pop sensible de Blue Jean. Es cierto que Bowie podía tener uno que otro desatino en su producción, pero aún esos experimentos resultaban ser nobles esfuerzos donde siempre había algo muy rescatable, por no decir inspirador. Sí, aún los vilificados discos de Tin Machine, se los juro. Un petardo de David podía ser el Sgt. Pepper para un artista del montón. Y sus aciertos eran obras de arte, sobra decirlo…

Entonces, yendo más allá de lo musical, ¿Bowie también aportó? Discúlpenme, pero si hubiera elegido avocarse cien por ciento a, digamos, la actuación, también hubiera sido una leyenda. Podías colocarlo al lado de unos muppets pesadillísticos en Labyrinth y no había forma de negar su magnetismo a cuadro. Scorsese hizo de él un Poncio Pilatos que iba mucho más allá del anecdótico lavado de manos. Es un crimen que no lo hayan nominado por su rol como prisionero de guerra en Merry Christmas, Mr. Lawrence. El cameo en Zoolander es prueba hilarante de que podía autoparodiarse como el que más, al igual que la canción que le dedica a Ricky Gervais en Extras. ¡Hasta prestó su voz para un episodio de Bob Esponja, caraxo! Y miren su entrada a escena interpretando a Nikola Tesla en The Prestige. La cámara simplemente le adoraba:

Y es que lo increíble de su vida y obra es que puedes tomar tan sólo un aspecto mínimo de ella que harás tuyo para siempre. Su imagen pasó de ser un moptop más de la invasión británica a un andrógino ser caído de las estrellas. Fue el cadavérico ente que conocimos como Thin White Duke, subsistiendo a base de “pimientos, cocaína y leche”, pero también un Pierrot alienado y un krautrocker adoptivo que cimentó a Berlín como una meca creativa en plena Guerra Fría. Se reinventó como un icono cool en el comercialismo ochentero sin perder un ápice de credibilidad, y adoptó un neobritanismo exacerbado poco antes de ponerse el conservador traje de quien ya no tiene que reinventarse, pues lo ha reinventado todo. Cantó, compuso y produjo como pocos. Hasta el final.

No, señores, no habrá muestras exageradas de amor para David Bowie: todas serán legítimas. No me interesa saber si alguien es menos porque “sólo lo conoce por la de Under Pressure” o porque creen que se suman a la Legión Oportunista del Muerto Famoso. Si tu único contacto con Bowie fue tan sólo una breve viñeta dentro de su apabullante alud creativo, no importa: deja que te duela. Si fuiste el fan que no le cuestionó ni siquiera su horrible destrucción de Dancing In The Street en complicidad con Jagger, todo bien: seguro estás inconsolable, con justa razón. Toda manifestación es válida para el que hizo de todo, y siempre con más impacto y alcance que lo que debería de permitirse a los simples mortales.

Así que hay que llorarle, y bien. Porque David Bowie regresó a su lugar de origen, aunque fuimos inmensamente afortunados de haberlo experimentado en calidad de préstamo durante tantos años. Lo camaleónico debería ser llamado “Bowiesco” de ahora en adelante, por mera lógica. Yo le lloraré con Life On Mars? para empezar, y luego cantaré/gritaré Heroes a tres micrófonos, como Eno dijo que debería grabarse. Bailaré mal al compás de Young Americans, bajaré mi voz para el “Oh baby just you shut your mouth” de China Girl. Son demasiadas horas de temas que me hicieron creer, sin poner en duda mi coherencia, que alguna vez compartí planeta con un extraterrestre que me podía hacer llorar con una canción…

Anuncios

PREMILENARIA #006

El intoxicado Julio César ‘Chóstomo’ Lanzagorta recibe a su cuatito Alex ‘Spidey’ Araujo para la experiencia PREMILENARIA en vivo y SIN FILTROS. Así es, tu programa favorito sobre los 90 se puso rudo como Trainspotting para incluir…

  • La revelación de que ‘Chóstomo’ se siente viejo (pero hace ejercicio)
  • Ponderaciones sobre la carrera de Andrea Bocceli
  • Limp Bizkit le canta al “arrimón”
  • ¿El ‘grunge’ era una onda ‘emo’ con actitud, o nada que ver?
  • Las semillas que tuvieron que sembrarse para que los blancos pudieran rapear con algo de credibilidad
  • Lagunas mentales provocadas por la ingesta de cerveza durante la grabación
  • Rituales de apareamiento de los preparatorianos noventeros
  • Korn, Sugar Ray, Cranberries, y…
  • Mucha televisión vía antena parabólica

Arrímense a la barra por su PREMILENARIA, y hagan ‘click’ en el botón de ‘Subscribe’ para descargarlo vía iTunes.

Aquí, la DESCARGA DIRECTA:

PREMILENARIA #006 (43.1 Mb MP3) en MobileMe

PREMILENARIA #005

El Inenarrable Julio César ‘Chóstomo’ Lanzagorta, ha cocinado otra suculenta porción del podcast noventero más popular de la Intergüebs. PREMILENARIA ya está aquí, y en este episodio escucharás…

"Vamos por unos tacos... ¿quién dispara?"

  • Este episodio abre con una remembranza de Guns N’ Roses de cuando Axl W. Rose todavía estaba flaco.
  • Jim Henson se murió, pero no sin antes dejarnos de legado una serie de TV con dinosaurios parlantes.
  • Madonna es vetada por MTV gracias al sexoso video de ‘Justify My Love’.
  • Clint Eastwood y Metallica encuentran un punto de convergencia en ‘The Unforgiven’.
  • Animadores de TV asesinados, raperos de dos pesos, bailes con coreografía que viven en las bodas de hoy y siempre… ¡bienvenido al Top 5 de Gustos Culpables en el México de los 90!

Suscríbanse a PREMILENARIA, alojado aquí para escucharse vía iTunes y RSS. Y aquí, la DESCARGA DIRECTA:

PREMILENARIA #005 (39.9 Mb MP3) en MobileMe

PREMILENARIA #004

El Finísimo Julio César ‘Chóstomo’ Lanzagorta, desde su laboratorio auditivo fresero, nos premia con otra apetitosa rebanada de los 90. PREMILENARIA está aquí para recordarnos…

  • Al blanquísimo Everlast cantando blues

    Emilio Aragón, Patricia Pérez (que tenía unas gomas formidables) y Lydia Bosch: Un gilipollas y dos tías buenas.

  • Al patético Emilio Aragón intentando capitalizar su fama del Gran Juego de la Oca a través de un CD malísimo
  • Tratados interamericanos de desarrollo que no han servido para maldita la cosa
  • Bill Clinton insertando puros donde no debía
  • El Britpop rompiéndola con pura musiquita de altísima calidad y…
  • La Plaga de las Chicas Cantautoras Morrisetteadas

Despáchense una generosa porción de PREMILENARIA, alojado aquí para escucharse vía iTunes y RSS. Y otra buena noticia: ¡La próxima semana ya tendremos su espacio en iTunes Store! Aquí, la DESCARGA DIRECTA:

PREMILENARIA #004 (54.7 Mb MP3) en MobileMe

PREMILENARIA # 003

El incansable Julio César ‘Chóstomo’ Lanzagorta nos trae el tercer episodio de PREMILENARIA, el podcast de los noventa que te recuerda malos gustos, pero jamás malos ratos.

Los Animaniacs: pura xocosidad, oiga...

¿Recuerdas el debut del Super Nintendo? Te regodearás al recordar el impacto de Metroid, Earthworm Jim, Link y Mario en lo que era la consola más novedosa de la época. También nos menearemos al compás de Fatboy Slim y sus beats malévolos, pondremos en tela de juicio a algunos memorables one-hit wonders, reiremos con las ocurrencias de los Animaniacs y nos preguntaremos qué demonios era el famoso Chupacabras.

PREMILENARIA está alojado aquí para escucharse vía iTunes y RSS. Y también pueden descargarlo aquí por vía directa:

PREMILENARIA #003 (41.5 Mb MP3) en MobileMe

PREMILENARIA # 002

Después del enorme éxito de su primera emisión, Julio César ‘Chóstomo’ Lanzagorta nos deleita con la segunda entrega de PREMILENARIA, el podcast de los noventa que te recuerda malos gustos, pero jamás malos ratos.

'Salvados por la Campana': Otra exitosa aplicación de la fórmula "3 tetos + 3 pompis = Rating".

En esta ocasión encontrarás reminiscencias de la época en que el gobierno de nuestro país le tumbó tres ceros a la moneda, creando una breve ilusión de fortaleza económica que fue derribada por completo tras…. ¡EL ERROR DE DICIEMBRE!, recordarás la tensión sexual puberta de Salvados por la Campana, pensarás que las muertes de Cobain y Colosio suenan mucho más cercanas de lo que imaginamos y ponderarás las monumentales madritxas que se llevaron Superman y Batman en sus respectivos cómics.

PREMILENARIA está alojado aquí para escucharse vía iTunes y RSS. Muy pronto subiremos su link a la página de iTunes Store (estén pendientes), y también pueden descargarlo aquí por vía directa:

PREMILENARIA #002 (43 Mb MP3) en MobileMe

Nuevo Podcast: PREMILENARIA

NOW That's What I Call A Podcast! (Logo cortesía de Oliver 'Showbeast' Meneses)

Hace rato que me llevo de a cuartos por la vía virtual (aún no nos vemos en persona, como es menester en esta era) con el Finísimo Julio César ‘Chóstomo’ Lanzagorta, talentoso locutor y productor de la comarca fresera de Irapuato. Me comentó su intención de hacer un podcast dedicado a la década de los 90 del siglo pasado y, abrumado por un shock de nostalgia, le ofrecí arroparlo y difundirlo mediante la nueva barra programática de Finísimos Podcasts de Factoría UNO.

El resultado de este esfuerzo se llama PREMILENARIA, y es un auténtico viaje al pasado cercano que te asalta los módulos de memoria con referencias que creías olvidadas, personajes que nacieron y crecieron en la recta final de un milenio y temas musicales que, pese a nuestro cinismo en aquellos años, sí han resistido el paso del tiempo.

No quiero sobrevenderles algo que habla por sí solo, así que deléitense con la emisión inaugural de este promisorio podcast que refleja la cruda tecnológica de una década que nos dio Internet, el grunge como revolución cultural y un menú de canciones capaces de trasladarte DeLoreanescamente a episodios cumbre en nuestras respectivas existencias.

PREMILENARIA está alojado aquí para escucharse vía iTunes y RSS. Muy pronto tendrá su propia página en iTunes Store (estén pendientes), y también pueden descargarlo aquí por vía directa:

PREMILENARIA #001 (42 Mb MP3) en MobileMe

Ahí Viene el Tren

En cuanto comenzó a correr la voz de la muerte de Amy Winehouse, algunos de ustedes me preguntaron si iba a escribir algo al respecto en el tenor del post de La Muerte Famosa que tanto tráfico ha generado en el blog y tanto descontento ha generado en algunos fans recalcitrantes. En el panorama más amplio hubiera descartado la idea, simplemente porque el mentado post abordaba los casos de fallecimientos que movieron tapetes generacionales. Y el caso de Amy, el triste y predecible caso de Amy, no encaja en la descripción.

Sí, cantaba muy fregonamente. Sí, tenía una trágica mística en torno a su persona que nos animaba al ridículo (vamos, Oliver y yo nos burlamos abiertamente de ella en un podcast la víspera de su deceso). Sí, murió a los 27 años como toda una pléyada de famosos artistas. Pero… ¿y luego?

Nos dejó dos discos muy buenos, de acuerdo. Pero dentro de unos años no será más que otra trágica anécdota. Suena horrible hablar así de alguien que fue básicamente una joven talentosa que tardó 3 años en morirse, pero esa realidad es la de los medios actuales. Y es que ya nos acostumbramos a ver el tren avanzando inexorablemente rumbo a la víctima sin que nadie haga algo sustancial para evitar el desenlace.  Sigue leyendo

Lo que nunca fue…

Hace unos días Barnes & Noble anunció que en las pasadas fiestas navideñas la cadena había vendido más libros digitales que libros impresos en papel, por primera vez en la historia. Sorprendente, sin duda alguna. Pero a mi me llamó aún más la atención por haber servido como otra clara muestra de que mis dotes adivinatorias y mis prognosis son tan confiables como las que hacen los canaritos que sacan papeles de una caja para predecir la fortuna.

Debido a mi personalidad como Bocón-Alfa, es clara la tendencia que tengo de hacer grandes pronunciamientos sobre eventos a ocurrir, mismos que no se materializan o simplemente muestran resultados diametralmente opuestos a lo que yo he llegado a intuir. En el ejemplo anterior, recuerdo haber desdeñado el Kindle de Amazon y otros e-book readers como artefactos sin futuro alguno. Bien jugado, NostraDumbass…

Como me gusta reconocer mis errores… o mejor dicho, reconocerlos yo mismo antes de que ustedes lo hagan por mi, riéndose como Nelson en Los Simpson, he aquí un compendio de burrería premonitoria cortesía de su seguro servidor:

  • “No necesitamos ningún otro formato para guardar música más allá del Compact Disc.  Imposible pedir más fidelidad que eso…”
  • “Este año [2010] mis 49ers vienen con todo. La división es de ellos, y tienen con qué meterle un susto a cualquiera en playoffs. El regreso a un Superbowl empieza ahora mismo.”
  • “Verás que el Kindle va a ser un fracaso rotundo. Será el Nintendo Virtual Boy de Amazon, seguro.” Sigue leyendo

Finísimos Filmes #013: The 13th Warrior – Soundtracks del 2010

Ya casi se nos acaba el 2010… pero Finísimos Filmes, el podcast que no te abandona a tu suerte durante tus crudas alcohólicas y morales de fin de año, te trae el segundo magno especial que marca el final de nuestra exitosa primera temporada.

En esta ocasión decidimos hacer un repaso por los temas musicales más relevantes de las películas estrenadas en nuestro país durante los últimos doce meses, aderezado con comentarios estúpidos (como siempre) respecto a los artistas y las películas correspondientes.

El listado de los temas es el siguiente:

  • Muse, “Neutron Star Collision (Love Is Forever)” – The Twilight Saga: Eclipse
  • Metric, “Black Sheep” – Scott Pilgrim VS. The World
  • Doves, “Kingdom Of Rust” – Zombieland
  • Vega Choir, “Creep” – The Social Network
  • Daft Punk, “End Of Line” – Tron: Legacy
  • Ryan Bingham, “The Weary Kind” – Crazy Heart
  • Dakota Fanning feat. The Runaways, “Cherry Bomb” – The Runaways
  • Edith Piaf, “Non, Je Ne Regrette Rien” – Inception
  • Café Tacuba, “Las Flores” – Seguir Siendo
  • The Prodigy, “Stand Up” – Kick-Ass

Además de las rolitas, algunos datos para la trivia:

  • Seguimos confundiendo a Emma “Zombieland” Stone con Emma “Hermione” Watson, algo imperdonable porque la primera es una pelirroja espectacular y la segunda se hizo un corte de cabello todo lésbico y machorro.
  • No conformes con esta estupidez, hablamos del “alacrán gigante” que sale en Clash Of The Titans cuando lo que sale es un CALAMAR gigante (o Kraken, para los cuates). Notarán las obvias diferencias entre especies una vez que los prueben fritos.
  • En vez de decir el nombre correcto de la banda que interpreta el cover de Creep en el trailer de The Social Network (Vega Choir), dije “Dark Vegas”, creo que porque me llegó un mail con publicidad porno del website de Angel Dark. Mi mente estaba, evidentemente, en otro lugar.
  • Ya estábamos bastante entequilados a la hora de grabar el segundo especial, así que nuestra dicción es poco menos que eficiente.
  • Oliver hace una espectacular imitación de un wookie. Admirable, la verdad.
  • Toño preferiría besar a Jake Gyllenhaal que a Maggie Gyllenhaal. Ewww…

Que ustedes lo disfruten, ya sea en Finísimos Filmes, en Podomatic o en iTunes, o también puedes bajar el archivo directamente en los siguientes links:

Finísimos Filmes #013 – The 13th Warrior – Especial de Soundtracks (33.4 Mb) en MobileMe (MP3)

Finísimos Filmes #013 – The 13th Warrior – Especial de Soundtracks (33.9 Mb) en MobileMe (AAC)

Finísimo Podcast (28, 29 y 30) – Singer/Songwriters

Hace un rato que no subíamos nuevas instalaciones del Finísimo Podcast, así que ahora de golpe y porrazo les quiero compartir una edición muy melómana de la serie. Acompañado por el gentil York Perry (del blog El Mundo Según York), repasamos nuestras respectivas discografías para disertar sobre algunos de nuestros autores favoritos en el amplísimo rubro de los Singer/Songwriters. “Cantautores”, diríamos en cristiano, aunque hay que precisar que no encontrarás ninguna alusión a José Alfredo Jiménez, Facundo Cabral o Nicho Hinojosa. Nada contra quien les disfrute, pero este asunto va por otro lado.

En efecto, ambos rompimos el Mamón-O-Metro hablando largamente de genios de la talla de Bob Dylan, Johnny Cash, Tom Waits, Jeff Buckley, Leonard Cohen, Nick Drake, Warren Zevon y hasta el mismísimo Don Joaquín Sabina se nos apareció para representar a la lengua castellana. Disertamos mucho, presentamos rolitas y nos bebimos sendos whiskys en el proceso.

¡Acá los escuchamos!

Finísimo Podcast 28 – Redes Sociales (Parte 1 de 3, 58:42, 28.1Mb) en MobileMe

Finísimo Podcast 29 – Redes Sociales (Parte 2 de 3, 50:37, 24.3Mb) en MobileMe

Finísimo Podcast 30 – Redes Sociales (Parte 3 de 3, 53:30, 25.6Mb) en MobileMe

O visiten directamente la página de Finísimo Podcast.

Cerró sus ojitos Walkman

Pues sí, ya fue. No sé qué tanto se le va a extrañar ni si tendremos tiempo de hacerlo, porque la tecnología es muy cíclica en estas cuestiones. De pronto la nostalgia (poderosa y efectiva arma, según el genial Don Draper) hace que regresen aquellas cosas que alguna vez dejaron huella indeleble en nuestros gustos: Atari 2600, relojes calculadora, juegos Nintendo de bolsillo, tornamesas, audífonos aparatosos… nunca se van del todo, tan sólo entran en estado de hibernación por un rato y después regresan para ser consumidos por un nicho muy específico.

Pero, ¿y si no sucede así? No veo un escenario donde toda la nostalgia del mundo sea capaz de hacer que regresen los floppy de 5 1/4, los celulares tabique o el telégrafo. El modo de almacenar la información o su carácter práctico es lo que manda. Y en este caso, los cassettes que alimentaban al otrora avasallador Walkman han perdido prácticamente todo el terreno ante las grabaciones digitales.

Lo que resta del post será un largo “¡cuéntanos más, Abuelo Toño!”, así que sean pacientes. Es que sí me pegó duro el anuncio de que Sony ya no hará más Walkman. Es como si Nike mañana decide que ya no va a fabricar tenis o algo… simplemente no cuadra.
Sigue leyendo