Mascotas Olímpicas: Lo Bueno, Lo Malo, Lo Estúpido.

Uno de los posts más populares de este blog es el que repasa las mascotas de los mundiales de fútbol, así que resulta lógico pensar que una entrada similar dedicada a las mascotas olímpicas debe surtir un efecto similar, ¿no? Es una pregunta retórica, ¡OBVIO QUE SÍ! Así que, animados por los dudosos procesos electorales en México y el mundo, votemos todos por el animalillo, criatura o aberración que represente más fielmente lo que debe ser una buena mascota olímpica.

Mi escala para las mascotas futboleras se medía en “Cantonas”, pues considero al franchute Eric Cantona como el futbolista más cool de la historia (superando por poco al genial borracho George Best). ¿Pero qué ícono olímpico aplica para calificar a nuestras mascotas? Olvidémonos por un momento de buscar atletas borrachotes y juerguistas para mejor montarnos al carro de lo actual, de lo viral… de lo sensual.

“I work out! I’m sexy and I know it!”

Si no vieron el popularísimo video de la velocista australiana Michelle Jenneke bailando y coqueteando con la cámara antes de patear traseros en una competencia de 100 metros con obstáculos, los compadezco por estar tan malitos de su cibercultura.

Esta Sheila sin duda alguna le dio un nuevo significado al “calentamiento previo a la competencia”, así que la escala para estimar qué tan cool es la mascota en cuestión se medirá en Jennekes. ¿Sexista? Quizá. ¿Me importa poco lo que piensen al respecto? Cuenten con ello. Comencemos… Sigue leyendo

Anuncios