GALERÍA: Videojuegos Retro

Atari 2600: ¿Cuántas horas-nalga fueron invertidas en admirar tus pixelotes?

Me iba a tomar la Semana Santa libre, sin postear nada en Finísima Persona, pero sentí un poco de culpabilidad por dejar colgados a los Finísimos Lectores sin previo aviso, así que les dejaré un par de posts sencillitos, pero con harto cariño y buena intención…

Resulta que me encontré la página de Penney Design, un brillante despacho de diseñadores gráficos australianos, donde entre otras cosas están desarrollando un interesante proyecto de adaptar películas y series de televisión recientes como si fueran juegos del Atari 2600. He aquí la muestra de lo que llevan hasta el momento (hagan clicks en las imágenes para verlas en grande, la atención al detalle de las cajas es increíble)…

Anuncios

ARCHIVO MUERTO: Titanic bajo otra óptica.

N. del T.: Mi cinismo para el cine (¡Por el poder de la aliteración!) no empezó con mis reseñas de Twilight (y secuelas) o Avatar. Creo que el primer escrito sobre el Séptimo Arte que llegué a hacer público es éste, dedicado a Titanic. Lo escribí para una sesión de Planeta Paulina, y luego anduvo circulando (en viles fotocopias) entre cuates y conocidos, al punto de que llegaron a contactarme de la revista Cine Premiere para preguntarme si me interesaba publicarlo. Claro, se me olvidó hablarles oportunamente, y cuando lo hice ya estaban cerrando la dichosa publicación. En fin, viene al caso para recordar cómo era el panorama fílmico antes de Avatar. Terminé el texto un par de días después de que se anunciaron las nominaciones al Oscar en 1998, así que ya llovió. El texto no está actualizado, excepto en lo que respecta al casting masculino de la película de Barbra Streisand, pues el gag dependía de hacer notoria la diferencia de edad con sus coestelares. Y claro, dejé a los muertitos (Brando, Montalbán) dentro del texto, como homenaje pitero. Bueno, es sólo para que vean lo poco que he evolucionado como escritor de idioteces. ¡Disfrútenlo! ¡Es una orden!

25 de febrero de 1998

Seguramente ya vieron Titanic. Si no lo han hecho, espero que la salida del coma no haya sido demasiado traumática. Hoy es considerada la obra maestra del genio de la ciencia ficción, James Cameron, otrora especializado en explosivos filmes inspirados por la figura musculosa de un Arnold Schwarszsgggjennrehghter armado hasta los dientes, sin duda también musculosos. Titanic ha pasado ya de ser “un churro estilo Waterworld” (predicción de la  crítica) a ser “un churro estilo Waterworld que va a romper todos los récords de taquilla del mundo, para siempre”. Si hay mujeres leyendo esto, seguramente ya están averiguando dónde vivo para mandarme una sobre lleno de popó. Aclaro, pues, que lo último es una apreciación personal. La mayoría de los críticos se aprestan ya a declarar a Titanic como la más grande obra cinematográfica de la historia, debido a su inminente avance sobre las cifras establecidas por Star Wars y a un costo de producción de 260 millones de dólares. Es como si el Ciudadano Kane jamás hubiera existido. Pero volvamos a la razón de mi descontento…

Realmente no considero a Titanic como un churro. Creo que tiene méritos indiscutibles e incomparables a la mayoría de las obras que disputarán los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Para empezar, sale Kate Winslet en pelotas, y eso tiene mucho valor artístico. Pero resulta un poco desconsolador el hecho de que la avalancha de nominaciones sean vertidas sobre un filme cuyo guión no va más allá de una simple historia de amor e interés: Rose, la chica bella (Kate Winslet, que sale en pelotas) va a casarse con el hipermillonario desconsiderado Cal (Billy Zane), pero conoce al pobretón aventurero Jack (Leonardo DiCaprio) y decide intercambiar una vida de obscena riqueza al lado del primero por el amor puro y verdadero que le ofrece el segundo. O sea, igual que en la vida de cualquiera de nosotros, sólo que este triángulo se está yendo a pique (literalmente) en las frías aguas del Atlántico Norte. Además de que ninguna de nuestras novias se parece a Kate Winslet.

Kate Winslet en pelotas. Este es un blog naco, pero decente.

Esta trama difícilmente podría considerarse como el motor de la película más grande de la historia. Es un aspecto de debilidad, pensando que Titanic es grandiosidad absoluta: la réplica del barco construída en Rosarito, que mide el 90% del original; La banda sonora que sigue anclada en primer lugar mundial, con millones de copias, pese a que el tema principal es interpretado por Céline Dion (otro producto netamente comercial); La histeria colectiva de millones de impacientes estadounidenses que han llenado órdenes de envío anticipadas para el videocassette, una vez que salga la venta (posiblemente hasta fines del 98, para aprovechar las compras navideñas); En fin, sólo falta que algún emprendedor inteligente inunde las jugueterías con figuras de acción. Imagínense los anuncios de TV durante la barra infantil: “¡Jack, se pone azul y se hunde rápidamente al contacto con el agua! -El estuche con bocetos de mujeres desnudas se vende por separado- ¡Rose, se pone en pelotas! – El carísimo collar de diamante se vende por separado-“. Las posibilidades son infinitas. Sigue leyendo

Mis completamente predecibles e innecesarias predicciones al Oscar®

Los Premios Oscar®: En algún lugar, Oscar Pulido está satisfecho con su aporte a las artes...

OK, el plan era actualizar el blog diariamente a partir de mañana, pero aquí va el pilón…

A nadie debería importarle un rábano lo que nadie más tenga qué vaticinar en cuanto a los premios Oscar® de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Si se trata de ver quién le atina a más resultados, basta con apegarse a los resultados previos de los SAG Awards, DAG Awards o los Globos de Oro para irle pegando a entre un 75 y un 85% de los galardonados. Cero chiste. Mi esposa y yo sí hacemos la vacilada de imprimir nuestras boletas y de tirarnos carrilla mutua durante el proceso de premiación, pero la verdad es que el resultado final y el resultado que hubiéramos deseado para cada categoría dependen enteramente de factores personales y apreciaciones en particular.No se puede hablar, francamente, de ganar o perder. Es simplemente cuestión de atinarle.

Este año está más cañón, pues no tuvimos chance de ver todas las nominadas. En ocasiones anteriores nos quedaban para el azar los cortometrajes (casi todos), algunos documentales y un par de las nominadas a Mejor Peli Extranjera. Pero este año, nanay. Por eso voy a hacer lo más villamelonero que se me pudo ocurrir con mis pronósticos: Voy a decirles quién creo que va a ganar (de acuerdo a los rumores y tendencias) y quién me gustaría que ganara. Simple. Y al menos es más honesto que la alternativa.

Mejor Película: Avatar.

Debía ganar: The Hurt Locker. Avatar es técnicamente impecable, pero es como decir que un Mercedes es el mejor coche del mundo pues no le falla nada. Hay demasiados puntos de apreciación para emitir un juicio de esta índole. Digamos que coronar como la mejor película, en toda la extención de la palabra, a una obra que no tiene una sola nominación actoral o un guión de primer orden no suena muy lógico. Es como si al Mercedes del ejemplo le hubiéramos puesto en volante y el estéreo de un Tsuru. Sí, la máquina seguirá respondiendo a la perfección, ¿pero podemos atrevernos a decir que es el mejor auto del mundo?

Mejor Director: Kathryn Bigelow.

Debía ganar: Kathryn Bigelow. Aquí espero no equivocarme. Cameron es muy visionario y lo que ustedes quieran, pero podríamos afirmar lo mismo de Tarantino y sus huevotes para reimaginar la Segunda Guerra Mundial como lo hizo en Inglourious Basterds. Si gana Cameron, esperen una oleada abrumadora de muvis en 3D dentro de los próximos 4 años…

Mejor Actor: Jeff Bridges.

Debía ganar: Jeff Bridges. The Dude! No puede ser posible que Jeffrey Lebowsky no haya sido reconocido en su momento. Punto. ¡Hágase justicia, te imploro, Beibi Yisus!

Mejor Actriz: Sandra Bullock.

Debía ganar: La gordis de Precious. Sandra Bullock me cae a toda madre y ha envejecido con gracia, pero siento que si gana será otro premio “de industria” (léase: “Nos has generado tanta lana en taquilla durante tu carrera que ya te toca”). Pero Gabourey Sidibe (creo que así se escribe) no creo que esté por que le lluevan chambas después de su película. Seamos honestos, los gorditos sólo somos garantía de éxito haciendo comedias de gases.

Actor de Reparto: Christoph Waltz.

Debía ganar: Woody Harrelson. El nazi ojeis de Inglourious se lo merece a pulso, pero sería un hit premiar a Woody por una linea emitida en OTRA película que ni nominada está. “You know how they call Twinkys in Mexico? Los Submarinos!”. Ovación garantizada.

Actriz de Reparto: Mo’Nique.

Debía ganar: Cualquier otra, con tal de que se rasure las patas. No estoy siendo machista, discúlpenme. ¿Afeitarse las piernas es tan malo que no lo puedes hacer ni para los xodidos OSCARES? Recontrachale….

Guión Original: Inglourious Basterds.

Debía ganar: Inglourious Basterds. Cuando la mejor frase de tu peli es Brad Pitt diciendo “Arriverderci” con ese pinche acento, sabes que hiciste algo muy bien…

Guión adaptado: Up In The Air.

Debía ganar: District 9. Jason Reitman ganará porque es como el guey de tu salón que le cae a toda madre a todo el mundo pues siempre lleva el chupe y la botana, le da aventón al que lo necesita y recoge el tiradero después de la jarra. ¡Pero District 9 es quien puso el ambiente en la mencionada jarra!

Peli Animada: Up!

Debía ganar: Fantastic Mr. Fox. ¡Sus trajecitos estaban muy chidos! Y el pinche zorro no exhibe muchos valores, así que más mérito aún….

Todas las demás categorías: Avatar. Hasta en peli extranjera, dizque porque está hecha en Pandora o algo así.

Debía ganar: Francamadre, me importa mente. Las categorías fuertes ya están casi definidas, así que a nadie la importa que Cameron se lleve el resto del pastel, ¿o sí? ¡Los veo en Twitter!

Y ahora, algo diferente…

No se me ocurrió otra imagen para abrir el post que un diseño exclusivo de mi próxima línea de Finísimas T-Shirts...

La idea era hacer un post sobre stalkers (status: 72% terminado), o terminar Toño Vs. El Doctor Parte 2 (status: 30% terminado), o presentar mi lista de musicales para machines (status: 59% terminado), o tomar algunas fotos más del tour fotográfico por la Mansión Sempere – México (status: 81% terminado), o convocar a los Finísimos Carnales para un Nuevo Finísimo Podcast (status: 2% terminado). Pero por otra parte tenía varias cuestiones menores en mi carpeta de Sobras Maestras, cuyos contenidos me interesa compartir con ustedes, así que vamos a darle curso a un post más tradicionalmente bloggero: un breve repaso de lo cotidiano, lo mundano y otras palabras terminadas en “ano”…

"Fútbol Fantástico" nada más no suena igual...

  • Para desgracia de su servidor y beneplácito de mi mujer, la temporada de la NFL se acerca a su fin. Mis San Francisco 49ers se quedaron en la orillita de pasar a playoffs, pero hay motivos para mostrarse optimistas de cara al futuro. Pero lo que más voy a extrañar una vez que expire el tiempo en el Super Bowl (7 de febrero, gracias a Ferrari1 por la aclaración) y hasta agosto de este año (cuando empiece la pretemporada 2010) será mi bienamado Fantasy Football. Esta temporada fue memorable en este renglón, ya que por primera vez desde que empecé a participar en este pasatiempo (allá por 1996) GANÉ en una liga. Siempre me había quedado en el “ya merito”, pero este año jugué en 3 ligas, cosechando un 3er lugar (en la Liga Sin Dinero Y Sin Vergüenza, la más tradicional), un segundo sitio (en la Nippix League organizada por El Sir) y un PRIMERÍSIMO SITIO en la liga de Facebook a la que me invitó mi cuairo ancestral Toto Checa (quien debería actualizar su blog más seguido). Esto puede no interesarle a nadie más que a mi, pero la verdad tenía que contárselo a alguien.
  • Editando voces en frío para el último podcast me encontré con unas rolas que grabé con Natalia mientras experimentaba con mi consola de audio a principios del año pasado. Hallé versiones inéditas de ambos interpretando Werewolves of London de Warren Zevon, Connected de Katherine McPhee y esta versión sui generis de un clásico: Dancing With Myself de Billy Idol. No le hagan llegar esta rola a Simon Cowell de American Idol, porque no nos lo vamos a quitar de encima con sus súplicas para que participemos en su “chou”… Sigue leyendo

Es Otra Tonta Reseña de Avatar

No se apuren, Finísimos Lectores. No voy a dedicarme de ahora en adelante a escribir reseñas estúpidas de películas del momento. Mi estupidez es mucho más prolífica y versátil como para limitarla en un género, quiero creer. Pero la verdad es que me gusta comentar acerca de eventos de impacto en la cultura popular a gran escala. Y como me es muy difícil hacer chistoretes pendexos sobre la muerte de “El Barbas” Beltrán Leyva, pues ni modo, hay que hablar de Avatar

Hace unos meses, en la versión anterior de Paiki, comenté que sentía cierta ambivalencia hacia el regreso fílmico de James Cameron, principalmente porque a todas luces me habían contado la historia entera de la película en el teaser trailer.  No tengo copia de ese post, pero creo haber resumido la trama completa de manera muy cercana a lo que fue el producto final. Cuando uno mismo se sabotea las expectativas de esa forma, es un poco como remar contra la corriente, y realmente tenemos que presenciar algo fuera de serie para salir de nuestro cinismo y reconocer los méritos de la obra terminada.

Dicho sea lo anterior, evité a toda costa las reseñas de mis críticos de cine favoritos, gente cuyas opiniones respeto en gran medida y que pueden animarme (o desanimarme) aún más antes de ver por mi mismo la película en cuestión. Vamos, hasta me evité los spoilers habituales de mis cuatitos. El pobre Macho Cabrio, por ejemplo, tuvo que soplarse la muvi doblada al español. Sí, la vida es dura.

Así, con entusiasmo moderado, me apersoné en el Cinépolis TepiSur, armado con un boleto de cortesía que cayó fortuitamente en mis manos por comprar Viag… eh… aspirinas hace un par de días, cuando abrieron una nueva macrofarmacia cerca de casa.

Llegué justo a tiempo para la primera función en IMAX 3D, que fue la única recomendación que me permití seguir de parte de Roger Ebert (me salté el resto de su crítica, para no dejarme influenciar). Después de los obligados anuncios insoportables y cortos inexplicablemente doblados al español (Alicia en el País de las Maravillas, que tampoco me está moviendo mucho el tapete, que digamos), me enfrenté a Avatar.

En "Roberto Palazuelo's Avatar", los Na'Vi son color bronceadito.

O mejor dicho, a “James Cameron’s Avatar”. ¡FIIIIU! ¡Menos mal que aclararon! Me hubiera arruinado el día si me hubiera metido a ver “Michael Bay’s Avatar”. O “Fernando Sariñana’s Avatar”. Ya establecido que estaba viendo la peli del director correcto, quedé más puesto que la Brugada para el hueso.

[ADVERTENCIA OBLIGADA: No soy un crítico de cine serio. Soy un simple villamelón más que paga por ver se mete a ver con un pase de cortesía adquirido en una farmacia aquellas películas que le llaman la atención (y algunas que no), para después poder opinar al respecto con una mera semblanza de fundamentos. Si quieren leer a un crítico serio, están en el lugar equivocado. Y puede haber algunos spoilers, pero nunca mayores a los que ya spoilereó el estudio mismo cuando empezaron a sacar sus trailers más explícitos. Quedan advertidos…]

[ADVERTENCIA NÚMERO DOS: Tampoco voy a hacer un play-by-play de la película como en mis reseñas de Twilight. Eso es una auténtica vendetta contra la mediocre autora de los libros y sus subsecuentes abortos fílmicos. Es personal, vamos. En esta ocasión hablaré de puntos específicos que me llamaron la atención. Quedan advertidos, nuevamente…]

[OTRA ADVERTENCIA: El Anillo Periférico Sur presenta carga vehicular en ambos carriles, más la carga vehicular que ya tenía arriba y abajo. Esto no es nada raro, pero quería compartirlo con ustedes pues me siento mejor ciudadano cuando comento el tránsito vehicular del De Efe con sus mercedes. O con sus seats, renoles y vochos. O con sus microbuses, si están súper xodidos en materia automotriz. Quedan advertcétera…]

Bueno, el rollo es que James Cameron nos mete de golpe y porrazo en la atmósfera de Pandora, una de las lunas habitables que circundan otro planeta de dimensiones Carstenescas, situado a 3 años y 8 meses de distancia del planeta Tierra, como yéndose por la autopista. Nuestro narrador es Jake Sully, un marine que perdió el uso de las piernas peleando contra unos Terminators (creo). Su hermano gemelo idéntico acaba de morir en un atraco, así que Jake toma su lugar en el importante proyecto que le lleva a encontrar una nueva oportunidad de vida en el planeta distante.

Sigue leyendo