LA REVANCHA DEL RETORNO DEL REGRESO DE FINISIMA PERSONA EPISODIO 2.0: DURO DE REGRESAR

Trabajo fecundo y creador (MAYO 2008)
Tras un año y medio de desempleo, nuestro héroe explora la jornada inaugural de una nueva vida como trabajador asalariado.

Por Toño (finisimapersona@mac.com)

8:00 AM – Pese a las súplicas de los pesados de Conozca Más para que regrese a escribir para ellos, decido que mi plumaje (y mi pluma) merece más que sus míseras paginuchas impresas en papel de cuetones. Como soy un individuo sin clase, decido llevar mis servicios a la competencia. Un bañito y me voy.
9:15 AM – Se me hace tarde porque acabo de descubrir que mi ropa “de trabajo” no me queda. Si ustedes hubieran pasado 18 meses sin vestir nada más que pants y chancletas estarían igual, así que ni se burlen. Por suerte encuentro unos pants de velour color blanco que me quedan bastante holgados. Los combino con una gorra blanca, camiseta de tirantes y me cuelgo una enorme cadena del cuello. ¡Listo! Hip-Hop de gala.
9:16 AM – Mi esposa me obliga a cambiarme, enfundándome en una méndiga camisa de vestir que me aprieta por todas partes. No puedo respirar bien…
9:55 AM – Llego tardísimo, así que empleo mi estrategia infalible para estos casos. Entro a la oficina sosteniendo mi cepillo de dientes y un tubo de pasta, como si viniera del baño.
10:00 AM – La recepcionista me lleva a mi lugar, y me da la bienvenida con una sonrisa cautivadora. ¿Será soltera? Me sorprende un poco que no me hayan dado la oficina con vista al parque que me llamó tanto la atención cuando vine a entrevista. Pero el cubículo que me asignan no está tan mal. Al menos sólo lo tengo que compartir con un pasante que les ayuda por las tardes a archivar. Y con la señora de la limpieza que guarda las servitoallas en una de las gavetas.
10:01 AM – Se antoja un cafecito. Voy a prepararme uno a la cocineta, y de paso intento establecer vínculos con mis nuevos compañeros de trabajo.
10:03 AM – “… y Pepito le responde: ‘no gracias, maestra, acabo de comer’”. Así culmina mi genial chiste, pero los apretados que me rodean en la cocineta se voltean a ver con cara de Hugo Sánchez durante el Preolímpico y me dejan solo. Bola de apretados.
10:04 AM – Me encuentro un e-mail de recursos humanos que me conmina a moderar mi lenguaje y a no hacer bromas que ofendan sensibilidades religiosas, raciales o que tengan contenido sexual explícito. De golpe y porrazo acaban de reducir mis temas de conversación en un 94%.
10:30 AM – La cafeína ya hizo efecto. Me siento en la compu a verter mi preciada prosa en beneficio de una compañía que sí sabe valorar mi talento. Ruy, Alfredo y el resto de esos piojosos (Dios los tenga a fuego lento) deben estar dándose de topes…
12:07 PM – La musa se niega a visitarme. Voy por un Twinky a la maquinita.
12:08 PM – La recepcionista me facilita una moneda de cinco pesos (para el Twinky) y una sonrisita misteriosa. ¿Será soltera?
12:45 PM – Creo que voy a tener que ponerme a dieta. El desempleo le sentó mal a mi poderoso físico de Andrés García en “Tintorera”. ¿Cómo me di cuenta? Acabo de mellar la pantalla de la compu de un botonazo en cuanto me terminé el Twinky.
2:00 PM – La musa sigue ausente. A lo mejor llega después de la hora de la comida.
2:21 PM – Voy a comer al centro comercial más cercano, donde aprovecharé para comprarme otra camisa. Este botón ausente está provocando que el menudo se me escape del hueco en la camisa como paté del corriente.
2:30 PM – Me acabo de empujar el “Beicon Melt”, papas fritas y refresco (de dieta) en tiempo récord. A ver si no me provoca gas…
2:33 PM – Esta tienda de ropa no sabe tratar a la clientela. Cuando le pregunto a la empleada si tiene algo de mi talla me dice “chance y una bufanda, pero no le prometo nada”.
2:36 PM – Mi genialidad no está limitada a las letras. Me coloco la bufanda envolviendo estratégicamente mi torso donde el botón quedó ausente. Creo que parezco rejoneador.
2:55 PM – De vuelta a la oficina, la recepcionista me mira riendo y me dice “¿Y ese disfraz de picador?”. La que hambre tiene, en pan piensa. ¿Será bruta? ¡REJONEADOR!
3:00 PM – Llega un e-mail de recursos humanos diciéndome que no me puedo disfrazar porque va contra el código de vestimenta de la empresa, y que mi atuendo es especialmente ofensivo para quienes reprueban la tauromaquia.
3:30 PM – Como durante el desempleo me acabé el internet (sí, visité hasta las páginas de la Secretaría de Gobernación… de la Guyana Francesa), opto por encontrar esparcimiento mental en una sesión intensiva de Buscaminas. Pero no está en la máquina. Llamada urgente al de Sistemas.
3:40 PM – El de Sistemas me regaña diciéndome que la ausencia de Buscaminas no se considera como “urgente”, que no me puede poner jueguitos, que me ponga a trabajar y que le va a avisar a recursos humanos para que descuenten de la quincena el cristal roto del monitor.
4:30 PM – Perdonar es de sabios. Le hablo a mi florista de cabecera para que le envíe un regalito a la redacción de Conozca Más. Rompopito y rosas… sutil. Incluyo una notita personal de que estoy a sus órdenes “si mis obligaciones me lo permiten”.
4:55 PM – Desesperado por no encontrar musa, voy con la recepcionista. Le digo que ella podría inspirarme, pues está a la altura de Caliope, Clío, Melpomene o Thalía. Al menos me entendió la última. Me dice que le da un poco de pena, pero le digo que no se preocupe, que más bien la pena le puede llegar a la hora de encuerarse frente a mi escritorio, pues así es como se me aparecen las musas usualmente (a mi y a los sabios griegos, vamos). Se da la vuelta y huye hacia los elevadores diciéndome que no me quiere ver ni en la nota roja. ¿Será lesbiana?
5:20 PM – Regreso del Twinky de las cinco para encontrar que tengo una carta de recursos humanos pegada al monitor astillado. Dice no sé qué pitos de hostigamiento sexual, que insulté a una compañera de trabajo comparándola con Thalía y que rompí el récord de infracciones al código de empleado en tan solo un día.
5:21 PM – Un par de señores de seguridad me acompañan al coche. Yo creo que la zona ha de ser muy insegura, así que me dejaron salir más temprano y con escolta para salvaguardar mi integridad. Aquí sí saben tratar al empleado. ¡Aprendan, ConozcamAsses!
6:30 PM – Pues no, no era un gesto de amabilidad. Hay un recado en la contestadora para decirme que no van a necesitar que me presente a trabajar mañana, ni después de mañana. Ni hablar, el destino me obliga a perdonar en definitiva a los pobres diablos que vieron nacer esta genial columna.
11:40 PM – No me toman la llamada en Conozca Más. Mejor les caigo de sorpresa en la redacción. ¡Les va a dar el gusto de la vida!

– 0 –

 

Dieta Rigurosa (JUNIO 2008)
El reciente desempleo ha afectado el físico de nuestro héroe. ¡Es hora de recuperarlo!

Por Toño (finisimapersona@mac.com)

Día 1
Me subo a la báscula afuera del súper mercado, dispuesto a fijarme una meta realista en mi lucha por perder peso y así poder aspirar a un trabajo decente. O, si pierdo bastante peso, indecente (de gigoló, al menos). ¡Listo! La capacidad de la báscula no es suficiente para darme el peso, pero al menos puedo decir que el subirme en ella cuenta como el máximo ejercicio que he realizado en los últimos ocho meses.

Día 2
Mi cuñada dice que mucho del peso puede ser de la ropa, y que lo lógico sería pesarme encuerado. Obvio, no puedo entrar al súper en cueros. Bueno, no después de lo que pasó después de la última vez que entré al súper en cueros (digamos que el tequila, el jarabe para la tos y el final de “Destilando Amor” no combinan), así que opto por la mejor idea para ahorrar kilos y ocultar mi lúbrica desnudez de ojos voraces de sexo imaginario: pintura corporal. Mis fondos me obligan a usar la versión económica: marcador negro. Parezco Espaider Man Tres. Eres cool, toño. Lo malo es que ni ese despojo de ropa sirve para que la báscula registre mi peso. ¡Desastre!

Día 3
Al oír mis problemas para el pesaje, el vecino me sugiere comprarme una báscula grande. ¡Perdón, Señor Bill Gates! Se me olvidaba que en la cuadra TODOS somos millonetas. Discúlpeme si mi desafortunada economía reciente me prohíbe lujos superfluos como “básculas”… o “iPods”… o “agua potable”. Gente insensible… Al fin se me prende el foco: la báscula donde pesan los camiones de carga a la salida de la carretera a Querétaro. Mañana me doy una escapada.

Día 4

Saco el Datsun del garaje y me lanzo en un viajecín en pos de la báscula. Antes de la caseta paso por un puesto donde hacen unas quesadillas de requesón y sesos bue-ní-si-mas, como despedida a mi físico rotundo. Yo creo que me las comí muy deprisa, pues en la fila de la báscula me dan náuseas. Es eso o el hecho de estar parado detrás de un camionzote que quema dísel como Lenny Kravitz quemando “lechuga hippie”. Al fin es mi turno. Me bajo del Datsun y me subo a la báscula camionera. Me da un poco de pena decirles la lectura final, pero la buena noticia es que estoy calificado para transportar perecederos en días de No Circula.

Día 14
No recuerdo muy bien los últimos días, pero aparentemente casi me muero de tifoidea provocada por lácteos en mal estado, cistipuercosis aguda (el doctor desayunó payaso, obviamente) e inhalación reiterada de alguna clase de combustóleo. No sé cómo pudo pasar. Seguro mis enemigos de Conozca Más me quieren envenenar para no tener que escuchar las millones de voces que claman por mi recontratación. Lo irónico es que pese a los lavados de estómago, la dieta de gelatina y pollo hervido y la deshidratación diarreica, me las arreglé para subir 6 kilos. Preocupante.

Día 15
Inspirado en la multicitada “dieta de South Beach”, me preparo a emprender una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos. ¡Adiós, guajolota de tamal dulce chopeada en atole de avena! O mejor dicho, hasta pronto (esperemos). Aparentemente la dichosa dieta recomienda pescados y mariscos en abundancia. Como el consumir pescado se me dificulta desde que se me cayó el abrelatas dentro del CPU intentando duplicar la capacidad del disco duro (no pregunten), ¡háganse los mariscos! Afuera del Metro Villa de Cortés he visto un puesto que vende cocteles donde siempre hay gente. Allá voy. Por fortuna me atienden rápido al llegar. Ha de estar vacío por el calorón que está haciendo en la calle. Me receto dos “Vuelve a la Vida” y una coca de dieta.

Día 25
Otro episodio hospitalario. Si al menos el dichoso libro de la dieta me hubiera advertido que los ostiones frescos no deben tener una textura crujiente…

Día 26

Con otros 6 kilos de más (esa comida de hospital es la muerte… ha de ser el té de manzanilla), tengo que cambiar de estrategia. La leyenda familiar dice que mi tío abuelo Eneas bajó 42 kilos con una dieta líquida. Mi tía Merceditas, asilada desde hace una década (o dos, la verdad no sé bien) es la poseedora de tan valioso secreto. Es hora de que reciba una visita de su sobrinieto favorito.

Día 27

Su sobrinieto favorito (el tarado de mi primo Alcides) se niega a darme un aventón al asilo, así que me la tengo que fletar solo. Con lo que me hartan los asilos… En fin, tras persuadir a tía Merceditas de que soy Alcides disfrazado de albondigón, me confiesa la receta. Suena fácil. Mañana empiezo, después de una tacoterapia de emergencia (el suadero de despedida, vamos).

Día 34

Ya me hicieron descuento en el méndigo hospital. Pero al menos sólo subí cuatro kilos en esta visita. Y más buenas noticias: el récord de tacos de suadero consumidos en una sentada sigue en manos (y panzas) responsables.

Día 35

Empieza la dieta líquida. Al parecer tío Eneas sabía algo sobre las propiedades adelgazantes de la cebada, pues lo único que consumió durante su dieta fue cerveza. Opto por cerveza ligera, para acelerar el proceso aún más. Estos cinco días de dieta se me van a ir volando. Llego al Bar Baján, donde todavía me fían, y empiezo a reconstruir el templo que es mi cuerpo con sólidos cimientos de acerados músculos.

Día 36.

Esssta cerveeza lige… lije… ligera no se ssube nadaaa, nadaaaa…

Día 37

Tentraisiete,,, pinshi numero jocoosoosooooo… resatoamadrecaun… serioooo…

D333331122199 hjjjjjjjjjj jsslajj sjjjsjsj bbbienvenido yooo, marcelooooooo miamorrr

Día 44

Despierto en el hospital con una cruda de 9.5 en la escala de Drinker. Me visita mi bisabuelo Tadeo, quien me dice que la leyenda familiar ha omitido siempre (por salvaguardar nuestro buen nombre) que lo del tío Eneas no fue dieta líquida, sino una de sus legendarias briagas. La pérdida de peso se debió a que acabó vomitando todos sus órganos internos en el quinto día de hostilidades. Dicen que su hígado se arrastró fuera del W.C. por sí solo y alcanzó a tararear algunos versos de “El Mariachi Loco” antes de expirar valientemente. En fin, los del hospital juran que estoy intentando quitarme la vida, así que me van a tener en observación unos días más. Lo malo es que seguramente voy a engordar en ese lapso…

 

– 0 –

 

Sudando la gota gorda (JULIO 2008)
Si la dieta no marcha del todo bien, lo mejor será construir músculos de acero mediante el ejercicio.

Por Toño (finisimapersona@mac.com)

Programa Atlético – Día 1
En lo que la profesión médica averigua cómo le hago para comer solamente lechuga y té de ocote y aún así subir seis kilos, será mejor ponerme a hacer ejercicio. Corro (bueno, camino despacito) al puesto de revistas y me compro la Men’s Hell, la Muscle & Gayness y un poster de Roberto Palazuelos sin camisa, como inspiración.
No, lo siento, no puedo mentirles. Estoy en pro del ejercicio, pero no me interesa andar viendo gueyes musculosos como recordatorio de mi físico que me hace parecer torta ahogada. Me compro un libro de crucigramas, el Sensacional de Traileros y la Conozca Más, para ver si me están mandando mensajes cifrados pidiendo mi regreso. Recompenso mi caminata al puesto de revistas con un sangüis de queso de puerco Light y me pongo a ver una película inspiradora: 300. En un par de mesecitos voy a parecer Leónidas, ya verán.

Día 2
Me animo a visitar el gimnasio más cercano a casa. El entrenador se llama Estephan, es un tipo entusiasta que me llama “Campeón” y me obsequia una bebida rehidratante mientras discutimos la membresía. Le confieso que de momento me encuentro “entre trabajos” y no puedo, digamos “pagar” por los servicios ofrecidos en su negocio. Procede a quitarme la bebida rehidratante y a escupir en ella antes de tirarla a la basura, pero cuando le menciono que soy periodista cambia radicalmente de postura. Me obsequia una nueva bebida (sin salivazo), me dice que por la membresía ni me preocupe y me indica que los rumores respecto a que están “arponeando” a los clientes son alegatos sin fundamento. Esto suena raro. ¿Qué conexión podría tener la industria ballenera con un gimnasio de barrio? En fin, membresía honoraria. Mañana empiezo a ejercitarme.

Día 3
OK, mañana sí empiezo a ejercitarme, en serio.

Día 4
Pasado mañana, sin falta.

Día 17
Bueno, mis múltiples obligaciones me dejan libre al fin para ir al Gym, que suena más perro en inglés abreviado. Me pongo mis jeans/bermudas, una camiseta de Quiet Riot que conservo para labores sudorosas, mis calcetines futboleros (que se caen bastante ahora que no traigo espinilleras) y unos top-siders cosecha 1985. Atrás, chicas. Este pescadazo tiene una sirena en casa. Estephan me detiene a la entrada y me dice que necesito “ropa de gimnasio” para hacer uso de los aparatos. Aparentemente la mezclilla causa estática cuando hago flexiones, o no sé qué rollos. Bueno, él sabrá. Será mañana.

Día 24
Hace una semana estaba listo para el Gym, pero me prestaron los DVD de Caballeros del Zodiaco y me tuve que recetar toda la serie. Pero hoy sí estoy listo para esculpir mi cuerpo en un físico hercúleo y apolíneo. Me encontré mis pants blancos de velour, así que no habrá más peros respecto al atuendo. Los aparatos me intimidan un poco, así que empiezo por aquellos cuyos movimientos me son familiares, de acuerdo al consejo de Estephan. Pierdo hora y media buscando un aparato que simule el accionar del cuerpo humano mientras se tira a ver tele en un sofá y comiendo Cheetos. Estephan me pregunta si estoy familiarizado con las mancuernas, y le digo que Viruta y Capulina es mi favorita, seguida de cerca por Ivonne e Yvette, con Batman y Robin en la serie de TV de los años 60 en tercer sitio. ¿Será que hay concurso de trivia en el gimnasio? Me receto un smoothie de helado de vainilla con avena y Chocotorro, para reponer energía.

Día 27
Dejo unos día de descanso para dejar que mis músculos se repongan del esfuerzo (sí, acabé comprando una revista de ejercicio, pero le arranqué las fotos de los gueyes musculosos para no poner en entredicho mi estatus como machín-alfa). Estephan me dice que tengo que poner más empeño, y me sugiere la caminadora para empezar. ¡Desastre! No acabo de poner un pie en la banda motorizada y ya estoy proyectado en la pared. Algún animal dejó la velocidad muy deprisa, y yo pagué las consecuencias. ¿Qué clase de bestia piensa que es factible para un ser humano el correr a la velocidad de 1.2 millas por hora?

Día 28
Tras unos días para recuperarme del desgaste muscular, vuelvo al Gym donde Estephan me explica que 1.2 millas por hora es la velocidad mínima de la caminadora, así que me sugiere algo de menor impacto: Yoga. La instructora es una flexible damisela que se la vive hablando de doshas, chacras y kundalinis. Y no parece familiarizada con el viejo adagio que reza “axila bien afeitada jamás olerá a majada”. Me tiendo en el piso e intento seguir sus instrucciones, pero acabo pidiendo esquina a los 14 minutos. La buena noticia es que creo haber perdido como seis kilos de puros gases emitidos discretamente entre posturas. La mala es que, a juzgar por las reacciones olfatorias de los otros compañeros de clase, mañana voy a ser el único alumno. Delicados…

Día 30
Aún extenuado por el Yoga, sigo resuelto a desarrollar un físico de súper heroe. Estephan me dice que a lo mejor tenemos que definir mis objetivos musculares. Me pide le enseñe una foto del cuerpo que pretendo obtener, y abro mi cartera para enseñarle un mini póster de The Rock que… eh… que quién sabe cómo caraxos se metió en mi cartera. ¿Quién me habrá hecho la broma? Espero la opinión de Estephan, y sigo esperando, porque no puede hablar de la risa. Más vale que se le pase a final del día, porque si no no vamos a llegar a ningún lado. Paso la tarde ejercitando mis quijadas y los músculos adjuntos al trigémino, a base de masticar una barra de proteína cubierta con mantequilla de cacahuate y mermelada de frambuesa. La acompaño con un plato de papas fritas, pues leí que los carbohidratos son buenos para obtener energía en distancias largas y tengo planeado probar suerte en la bicicleta estacionaria, que está hasta al otro lado del Gym. Se me aparece un tipo bigotón muy misterioso y musculoso, y se presenta como El Bolas. Me dice que hay formas de ponerse “mamey” rápidamente, que si me interesa me ve en los vestidores. Decido optar por la vía rápida, pues me urge regresar a una talla de ropa decente (en la tintorería ya le hablan de tú a mi pantalón café clarito con resorte a la cintura). Una vez en los vestidores, El Bolas me muestra una jeringa descomunal y me dice que me descubra un gluteus maximus. En mi caso ya es gluteus maximus maximus plus, pero la verdad le saco a las agujas, así que le pregunto si tiene una versión menos aguda. Sonríe y me ofrece unas pastillitas que lucen más amables, pues tienen una carita feliz en la superficie.

Día 34
Esas malditas vitaminas me dejaron pelas. Al principio me dieron ganas de bailar, de abrazar a todo el mundo y de tocar los arcoiris con el alma. Luego me dio una sed brutal y una cruda bastante seria, además de un inusual gusto por la música house. Mejor sigo por la vía natural. Estephan me recibe todavía risueño, me dice que The Rock es un objetivo demasiado ambicioso y me da otra serie de fotos para escoger. Las fotos incluyen a Jack Black, a Shrek y a Maradona cuando fue a operarse a Cuba. En lo que elijo, se aparece un flaco ojeroso con aliento a éter que dice ser médico deportivo. Me mide la grasa corporal con unas pinzas como para cargar bloques de hielo, me toma la presión arterial y me sube a la báscula digital. En vez del peso, la pantalla saca un letrero donde, aparentemente, la báscula se arrepiente de sus pecados y se encomienda al creador. Mala señal. Por último, el flaco me pide que le describa mis hábitos de ejercicio y mis actividades regulares en casa. Al final del día me dice que el gimnasio no puede arriesgarse a tener “una bomba de tiempo” en sus filas (no sabía que el Gym era un posible objetivo terrorista, pero es bueno enterarse a tiempo).  Me despacha con una bebida energética, una camiseta Extra-Extra-Extra-Extra-Grande, unos shorts talla Treinta y Oso y Medio y una receta médica que sugiere esteroides para reducir el tamaño de mis enormes testículos a dimensiones razonables. ¿Qué estará insinuando? En fin, me siento optimista. ¡This is SPARTAAAAAA!!!

 

– 0 –

Dinero Fácil (AGOSTO 2008)
Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma mandará a la montaña por un tubo y se dedicará a recorrer la senda de la riqueza instantánea.

Por Toño (finisimapersona@mac.com)

Día 89 del programa de acondicionamiento físico
Desde que me dieron “de alta” en el gimnasio intenté un sinnúmero de estrategias y dietas. Incluso llegué a probar la famosa dieta de los 30 días, en la que perdí aproximadamente 23 ó 24… días. No bajé ni un kilo, y no creo que haya sido por aquello de que el músculo pesa más que la grasa. El caso es que me fui a rumiar mi frustración a una conocida cadena de hamburguesas y me receté el especial de la casa: tres carnes, 4 rebanadas de queso amarillo, mayonesa, bollo embarrado de margarina, ocho tiras de tocino y un vale para 3 días y 2 noches en cardiología. Y por andar de sanote, se me ocurrió pedirla con jitomate. ¡Craso error! La subsecuente salmonela me mandó al hospital y casi a la tumba… pero acabé perdiendo un mundo de peso. Claro, la diarrea fue de antología. Incluso creo haber escuchado a un médico hablando de la posibilidad de intentar una “transfusión de caca”, pero todo quedó en un susto. Hoy, más esbelto que nunca, me dieron de alta, así que comienza una nueva faceta en mi vida. ¡Cuidado, mundo, ahí voy!

Día 1 de mi nueva faceta
Bueno, con todo y la bajada de peso aún no veo cambios drásticos en mi vida. No hay en mi casa canastas de vinos y viandas de parte de Conozca Más, implorando mi retorno. Lo que sí me llegaron son un montón de cartas. Claro, todas están llenas de amenazas por parte de mis acreedores y órdenes para suspenderme los servicios básicos, así que llegó la hora de tomar medidas drásticas. Mañana empiezo a buscar nuevas entradas de dinero por todos lados.

Día 2
¡Manos a la obra! Me pongo mi overol de trabajo, botas de cuero para uso rudo y guantes de carnaza. Corono mi cabeza con un casco y me protejo los ojos con gogles plásticos. ¡A trabajar se ha dicho! Coloco la escalera telescópica en mi balcón, la extiendo hacia el balcón del vecino y de ahí me trepo a la azotea del edificio. Mi cinturón de herramienta me provee de los medios necesarios para valerme por mi mismo. Después de media mañana laborando con tesón, logro mi objetivo: ya me colgué al cable, a la luz, al teléfono y al internet del vecino. Espero que él sí sea puntual en sus pagos, pues no me quiero volver a fletar haciendo estas maromas si le cortan el servicio.

Día 3
Desayuno leyendo el periódico, donde leo un interesantísimo anuncio clasificado: AAAAA OPORTUNIDAD!!!! $$$$ A MANOS LLENAS!!!! METODO INFALIBLE PARA GANAR ENTRE 20 Y 100,000 AL MES!!! SOLO GANADORES!!!!

Apunto la dirección de la genial oferta de trabajo, poniendo especial a la leyenda “INUTIL PRESENTARSE SIN CUBRIR LOS REQUISITOS”. Como no hay tales requisitos, me figuro que ahí me responderán todas las dudas. Mi traje de entrevista laboral está medio apolilladón y mi corbata flaquita de cuero negro (circa 1985) parece un pedazo de cecina olvidado en el sol, pero todavía dan el gatazo (literalmente). Lo que cuenta es lo de dentro y la experiencia, claro. Mañana me presento en la misteriosa empresa, a ver qué pasa…

Día 4
Pues parece una empresa seria. Me senté junto con 20 otros aspirantes en una salita de juntas, donde salió un tipo que nos puso a echar porras, tanto a la empresa (¡“InterCorp Industrias Internacionales”, nada menos!) como a nosotros mismos. Después nos leyó unas partes de un libro de tácticas gerenciales muy bueno donde explican que el principal secreto para hacer dinero a manos llenas es no dejarnos limitar, entre otras valiosas enseñanzas de los ejecutivos del siglo XXI. Hubo un pequeño descanso donde trajeron algunos refrescos y entremeses (eso es primer mundo), y me pude agenciar una Chaparrita y dos mazapanes. Como recordé lo de “no dejarnos limitar”, me guardé otro refresco y seis mazapanes más en los bolsillos, por si era una prueba práctica.

Al regreso del descanso se presentó otro conferencista que nos fue pasando a todos al frente para hacernos una entrevista de trabajo. Es obvio que estaban viendo quien se doblegaba ante la presión, pero yo ni me inmuté con la pregunta que me tocó: “¿Sabes lo que se necesita para ser un ganador?”. La respuesta, obvio, fue que sí, pero antes de que pudiera ahondar en ella me empezaron a echar porras, dijeron que yo estaba aceptadísimo y me entregaron un folder con papeles y folletos de la empresa. Tuve que desembolsar 200 pesos para pagar el libro de tácticas gerenciales, pero es la clase de inversión que se paga sola.

Día 9
Acabé de leer el libro, pero me dejó un montón de incógnitas. Regresé a las oficinas de InterCorp Industrias Internacionales, pero sólo me encontré que el local de aquel día está vacío. Yo creo que se mudaron a un ritmo más pomadoso, porque la verdad ese bodegón atrás de una pollería no está a la talla de una multinacional. Lo malo es que se les olvidó poner un letrero con el nuevo domicilio. Ni hablar, tendré que esperar a que den de alta la página web para contactarlos y que me aclaren las dudas. ¡Sobre todo me preocupa que no van a saber a dónde mandarme los cheques de mi sueldo!

Día 22
Ya me enteré por las noticias del dichoso fraude de InterCorp, así que no me manden más mails explicando la transa (o burlándose, que es de pésimo gusto). Parece mentira, con los serios que se veían. Haciendo cálculos de lo que consumí en materia de Chaparritas, mazapanes y folders con folletos, creo que todavía me quedan a deber como 140 pesos por lo del libro. Creo que la posibilidad de entablar una demanda legal puede ser el vehículo para procurar dinero, sacando algo provechoso después del infortunado incidente. Llamo por teléfono de inmediato a mi abogado, Próculo Rosado Deheces, pero el problema es que en el CeReSo no le pasan las llamadas con tanta facilidad. Yo se lo dije, “ándate con tiento, Próculo, que eso de vender fotos de Oscar De La Hoya retocadas en Photoshop no es de lo más ético”. En fin, después de mucho intentar, Próculo al fin logra recibir una llamada por el celular de un custodio que a veces nos hace la balona, a cambio de algo de promoción en mi columna. Si Conozca Más llega a publicar esto, por cierto, sépanse los lectores que las afinaciones del Taller’s Richie’s en Miramontes y Sur-129 son de lo mejor… Okei, Próculo me sugiere que procedamos con una demanda, pero me anticipa que los gastos de la corte van a ser fuertes. Ya estoy de vuelta donde empezamos.

Día 23
¡Magníficas noticias! Gracias a la puntualidad en pagos de mi vecino aún tengo acceso a su Internet, y en mi e-mail encontré la solución a todos mis problemas. Resulta que el gobierno de Nigeria se puso en contacto conmigo a sabiendas de mi probada honestidad, con el fin de ayudarles a facilitar una transferencia monetaria de aproximadamente 26 millones de Euros. Según entiendo es parte de unos fondos que algún funcionario sacó del país en víspera de un frustrado golpe de estado, y no sé qué más. El caso es que si les paso los datos de mi cuenta bancaria y deposito unos 1000 dolaritos, ellos pueden recibir el traspaso de fondos y me dejan un milloncito y medio de comisión. ¡Opulencia, vuelvo a tus mullidos brazos! Sólo es cosa de comunicarme con Optimus Menchaca, mi contador, para que me facilite los 1000 en calidad de préstamo a cuenta de lo que le debo, y ya estuvo. Lo bueno es que está recluso en el mismo CeReSo que Próculo… ¿Quién necesita de Conozca Más y sus miserables tarifas? ¡Abur, miserables!

Día 27
Y por “miserables tarifas” quiero decir “generosas contribuciones”. Y claro, “miserables” es algo que sólo se dice de cariño, cuando el cariño es cariño de a deveras. Por cierto, recuérdenme hacer una columna sobre fraudes por internet, que es un tema harto apasionante y necesitado de toda la atención pública que pueda dársele… ¡Ah, recuerden que Taller’s Richie’s en Miramontes y Sur-129 le pone su auto en forma para circular todos los sábados!

– 0 –

 

El Playlist de Toño (SEPTIEMBRE 2008)
Rolas populares y oscuras tonadas para melómanos irredentos.

Por Toño (finisimapersona@mac.com)

En mi status de celebridad literaria, a menudo soy consultado por gente que quiere estar al tanto de lo que la cultura pop tiene en oferta. Seamos honestos: la labor de un líder de opinión nunca cesa. Por eso les concedí unos minutos de mi tiempo y unos garrapateos de mi pluma a los de Conozca Más cuando me pidieron la lista de temas favoritos que tengo en el iPod. Probablemente reconozcas algunos de los temas, pero otros son pirat… eh… rarezas inéditas bajadas legalmente de un sitio rumano que vende MP3 por kilo. Búsquenlo, si no me creen. Y si alguien tiene un iPod que le sobre, bienvenido. Ya me cansé de cargar mi PC Printaform con disco duro de 32 megas cada vez que quiero oír música portátil. Sale pues, mi lista:

1. MC Phelps, “Ocho de Oro en Beijing (a tu Madre se las Dedico)” – El “Chico Medallas” de la pasada gesta olímpica le atinó con todo a la hora de elegir el hip-hop como vehículo artístico: ya viste de pants casi todo el día y se cuelga cantidades absurdas de metales preciosos en el cuello. Nada más le falta portar armas y tener su propia marca de vodka.
2. Madonna, “Hard Candy” – Con Britney dedicada firmemente a emular los últimos diás de Elvis, era obvio que Madonna no iba a tener broncas para regresar este año a su lugar como indiscutible Reina del Pop. El disco no es gran cosa, así que no te recomendaré el clásico “¡Cómpralo ya!”. Es más, espérate seis meses a que Paulina Rubio se fusile este concepto y lo haga pasar como su nuevo material “original” (¿Me extrañaste, Pau? Yo tampoco).
3. The Saqueados, “La Gasolina [Remix]” – Este popular grupo, representante del jodidaje nacional, ha encontrado una original forma de revivir este clásico del reggetón: remezclar la canción con cada nueva alza en el precio del petróleo. Ya van como 172 versiones. Se inspiraron en PEMEX, que remezcla la gasolina con otros líquidos más baras (etanol, agua de la llave, pipí) “pa’ que rinda”.
4. Soda Stereo, “Te Hacen Falta Vitaminas [En Vivo]” – Sabes que tu grupo está más allá del bien y del mal cuando se dan el lujo de incluir una canción tan mala como ésta y aún así vender 4 millones de copias. A estas alturas Soda puede aventarse la puntada de samplear el ruido de unas pompas sudadas despegándose de un asiento de vinil, secuenciarlo con el ringtone de un celular viejo y ponerle un nombre estrambótico como “Mitocondria Infravioleta”, que la fanaticada borrega (“¡PRESENTE!”) seguiremos comprando a manos llenas. Busca este tema en el futuro lanzamiento titulado: “Qué caros están los tratamientos de ortodoncia de los hijos, ¿verdá? – Soda Stereo Gira 2008”.
5. Elmo Lester, “Querida Jana Montana” – Otro nuevo valor (¿valedor?) que explora temas románticos, llenos de pasión y erotismo. Lo malo es que se los dedica a Miley Cyrus, Alizee, Kika Edgar y demás cantantillas prepubertas, así que lo más probable es que su próximo material se titule “En Vivo desde el Centro de Readaptación Social”.
6. Mariah Carey, “¡Oh, Toño!” – Perdón, esta no es canción. Es parte de un sueño que tuve la otra noche que cené ostiones en su concha (de los ostiones).
7. Feliks Flauteks, “Lágrimas de un chorizo” – Es intenso. Es sensible. Es apasionado. Es una bocanada de aire fresco en la escena musical. Es un artista sin inhibiciones. Sin fronteras. Sin límites. Sin contrato disquero. Sin representante. Sin amigos. Sin crédito bancario. Bueno, ya pues… es mi primo Félix Facundo, que se cree la nueva versión de Aleks Syntek, pero sólo sabe tocar “Japi Berdei” en su flautita Yamaha de la primaria. Lleva seis semanas durmiendo en mi sofá en lo que lanza su carrera como solista. Si algún lector tiene una recámara extra, favor de dejar detalles en mi mail.
8. Rod Stewart, “Un Bolero” – El que alguna vez fuera un cool ícono del rock se ha convertido en el peor mercenario musical desde Mijares y su jodido disco de pseudo-swing… Como el ancianazo de Rod ya regrabó TODAS las canciones viejas que había en el mundo de habla inglesa, ahora se está despachando toda aquella melodía que Luis Miguel haya pasado por alto en sus cabrocientos mil discos de “Romance”. De acuerdo, no queda casi nada, pero aún así. El bolero es una especie musical en extinción. No dejes que tus hijos crezcan en un mundo que no lo conocerá jamás en su versión original. Proteje al bolero, para un planeta más verde (ESTE FUE UN ANUNCIO PAGADO POR EL COMITÉ NACIONAL DE PROTECCIÓN A LA MÚSICA VERNÁCULA).
9. El Tri, “Pinche Canción de Lora” – Alejandro Lora, Alejandro Lora… Mejor que se retire y que lo haga AHORA. No es mala onda, pero a los jugadores de futbol que más bien ya están dando lástimas se les hace un partidito homenaje y se les da la salida digna. ¿Porqué no pensamos en algo igual para ciertos roqueros añejos? En buena onda: un concierto-festival en el Azteca, una placa conmemorativa… digo, no está de mal irlo planeando, ¿no creen?
10.  Pimp Y Lela, “¿Dónde está mi dinero, perra?” – En vez del par de argentinos que, pese a ser hermano y hermana, se cantaban y recriminaban aparentes amoríos (qué asco), tenemos a este dueto, fiel representante del precario equilibrio en una relación tan añeja como venerada: el proxeneta y su meretriz. El lenón y su Magdalena. Okey, ignorantes: entre el padrote y su garlopa. Ya me lo decía mi profesora de literatura: “Yo he llegado hasta aquí gracias a mi dominio de la lengua”. Si la pobre supiera las barbajanadas que hago con la mía… en fin, sigamos. La música no es nada buena, pero el concepto visual y la química de ambos en el escenario vale la pena verse. Es mejor aún que darse una vuelta por Sullivan a las 3AM los días de quincena.
11. Amy Winehouse, “Rehab’08” – Un remix-tributo póstumo a la recién desaparecida diva de la balada retro. ACLARACIÓN: si la Winehouse aún no se ha muerto de la inevitable sobredosis cuando estén leyendo estas líneas, suspendan la lectura y dejen pasar un par de semanitas más. A lo mucho.
12. Las Paisa Girls, “Guana Bi” – El concepto original era el de una quinteta (con énfasis en las últimas dos sílabas) músico-vocal compuesta por cinco chavas, cada una con una personalidad diferente. Lo malo es que su manager es mi Tía Rufina, del meritito Nuevo Lión, y me dijo que ni loca iba a invertir en clases de canto, baile, vestuario y cirugías plásticas para cinco nacas desconocidas, así que optó por hacer el “grupo” con una sola naca conocida (mi prima Clitemnestra), que sufre desorden de personalidad múltiple. Este es el primer sencillo. Ya van a grabar el segundo, pero dice mi tía que dos de las personalidades de mi prima no se hablan con las otras tres, así que igual desbanda el concepto y hace dos grupos: un trío estilo Destiny’s Child y un dueto como las Hermanas Gil. ¡Mi tía sí que sabe del chou bisnes!
13. Alejandra Guzmán, “Hacer El Amor Con Ocho” – Una reinterpretación de su balada clásica, pero con una visión más realista acerca de los hábitos amatorios de nuestra volátil pseudo roquera.
14. Hitler Sánchez, “Santo es El Señor (de la Máscara de Plata)” – Blues acústico a dos de tres acordes, sin límite de tiempo. Se ha puesto de moda en peñas, radio universitaria pirata y vagones de la línea 2 del Metro Capitalino. Por cierto, el intérprete (que obviamente trabaja bajo seudónimo) está disponible para animar bodas y quince años, sacar a pasear mascotas, cuidar niños (tardes), hacer paellas (domingos), escribir críticas de libros y columnas en Conozca Más. Interesados, contactarme. Urge.

 

 

– 0 –

 

Secuelas Primarias (OCTUBRE 2008)
El que dijo que las segundas partes nunca fueron buenas no sabía nada (de partes, al menos). Mi misión es explorar el negocio de la producción cinematográfica.

Por Toño (finisimapersona@mac.com)

Seré honesto: las ofertas de trabajo no han llovido sobre mi desde mi pelea a muerte con esos gueyes de Conozca Más. Como el medio literario ha sido cruel conmigo recientemente, decidí cambiar de medio y enfocar mis esfuerzos en el Séptimo Arte. Como eso de ser “Productor Ejecutivo” se ve de lujo en las tarjetas de presentación, he decidido adoptar esa profesión para salir del atolladero económico. Tengo la ventaja adicional de que puedo escribir mis propios guiones (para ahorrarme al guionista), sé algo de dirección gracias a una sex-tape que hice en 1992 con mi entonces novia Brunilda (un concepto que se adelantó a su época) y puedo actuar convincentemente en casos de emergencia (ver la sex-tape antes mencionada).
Ahora bien, creo haber descubierto la fórmula ideal para hacer dinero como Chino de Las Lomas. En vez de gastar energías en buscar la producción de historias originales, pagando cifras millonarias que igual y acaban en fracaso, todo es cuestión de apegarse a una fórmula tan lucrativa como sencilla: la mala secuela.
Vean algunas franquicias cinematográficas exitosas: Spiderman 3 recaudó mucho más que sus versiones previas, siendo bastante mediocre. Lo mismo sucedió con X-Men. Indiana Jones 4 se cansó de hacer lana, pese a que el guión parece una combinación de Encuentros Cercanos y Dora La Exploradora. Vamos, George Lucas hizo una trilogía de precuelas que superó en taquilla neta a las superior trilogía original. Y no empecemos siquiera a analizar las Locademias de Policía… Ahí está la plata, lector(a).
Así pues, he aquí algunas ideas que estoy preparando para meterme de lleno a Hollywood. Mientras menos plausible sea la historia, mejor. Mientras más se denigre al producto fílmico previo, mucho mejor. La mediocridad es para los mediocres, señores. Yo aspiro a la más pura aberración artística que jamás se haya proyectado. Atención: si no han visto las películas que anteceden a las que voy a mencionar, quedan advertidos que les tengo preparada una “spoilerrífica” experiencia.

TITANIC 2 – Todo mundo creyó que Leonardo DiCaprio murió ahogado al final de la cinta de James Cameron, ¿no? Pues no. El congelado héroe se hunde en el proceloso océano, pero milagrosamente queda atrapado en los restos del barco que descansan en el fondo marino. Como la mitad del casco del barco queda boca abajo, una enorme burbuja de aire queda atrapada en su interior. Un puñado de valientes sobrevivientes rescata y reanima al desdichado Leo, y tras procurar algo de víveres y suministros se ponen a contemplar la situación. Es obvio que la burbuja de aire les durará, cuando mucho, unos cuantos días más para seguir vivos. Pueden enfrentar su destino con entereza… o intentar un desesperado escape de vuelta a la superficie. Leonardo, claro, se reanima como en seis minutos y acaba por encabezar a los que quieren escapar del naufragio. Este tratamiento permite revivir a un montón de los personajes que “creíamos” muertos durante la primera película, pero que resulta se salvaron por alguna clase de ingeniosa treta. De nada, James Cameron, estás a punto de añadirle otro par de ceros a tu cuenta corriente.

LA LISTA DE SCHINDLER 2: LOCADEMIA DE NAZIS – La verdad la película original resulta muy depresiva, con esa historia de holocaustos y demás crímenes de guerra. Yo prefiero a mis nazis más chistosones, como los de los cortos propagandísticos de Bugs Bunny o los que jugaban panbol en Escape a la Victoria. Nada más necesitamos a personajes jocosos como Emo Hitler (Ben Stiller), el Doctor Mengele Lengele Quellafue (Jim Carrey) y algún judío ocurrente que se tire gases en la cámara de gas (Adam Sandler puede funcionar en el rol). El caso es aligerar un poco el ambiente.

EL PADRINO 4: LA MADRINA – Como tomé un tratamiento de hipnosis para olvidar la tercera parte de esta saga, no recuerdo al cien por ciento en qué se quedó, pero después de ver recientemente a Al Pacino creo que ya no la da de jefe absoluto de una familia mafiosa. Se le ha puesto cara de calaverita de azúcar. Andy García tampoco viene al caso, no es lo mismo una mafia italiana que la mafia cubana, pues la primera nos ha dado Buenos Muchachos, Erase una vez en América y Los Sopranos. La segunda nos ha dado al Gordo y La Flaca, al Show de Cristina… imagínense… en fin, necesitamos a una mujer que inspire terror y respeto en igual medida. ¿Mónica Belluci o qué? La trama se hace innecesaria. Sólo hay que inventar algo así como que esta mafiosa no se mancha las manos, y controla todos los movimientos de su organización criminal mientras se da baños de tina. Vayan puliendo mis Oscares, si son tan amables…

ROCKY BALBOA 2: ROCKY 7 – Cuando escuché algunas de las opiniones en torno a Rocky Balboa, donde ciertos miembros del público afirmaban que era una historia que redimía a Stallone tras la aberración de Rocky V, por un instante me dejé llevar por la ilusión de que la película no iba a ser tan mala. Eso me enseñará. No sólo es predecible y sentimentalmente manipuladora: el nostálgico recorrido de Rocky por todos los lugares y personajes de las anteriores películas manda el desalentador mensaje de que el pobre pugilista venido a menos está más afectado de sus facultades mentales de lo que pensábamos. Así pues, acabemos de hundirlo. En esta secuela, Rocky se pasea por el viejo vecindario y revive en la memoria nostálgica los eventos de la película anterior. Incluída la pelea, claro. Si pega, hacemos Rocky Balboa 3, donde Rocky puede revivir en la memoria nostálgica los eventos de Rocky Balboa 2, y así le seguimos hasta que ya ni Rocky se acuerde de dónde se quedó en la historia.

DURO DE MATAR 5: DURO DE AMAMANTAR – Bruce Willis ha convertido al legendario John McClane de la original en una caricatura de sí mismo, así que llegó el momento de regresar al terreno de la comedia, como en aquellos años que tenía que andar haciendo secuelas de Mira quién habla para pagar las colegiaturas de sus quijadonas hijas. Todo es cuestión de inventarle un bebé a la hija del indestructible detective… y dejarle que hable en su imaginación con la voz de su abuelo. Vamos, esa idea de poner a bebés hablando como adultos no la ha explotado nadie desde hace como 14 ó 15 horas. En fin, el nieto de McClane es raptado por una organización ciberterrorística que intenta socavar la economía de Estados Unidos haciendo quebrar a bancos, fondos de inversión e inmobiliarias, forzando al gobierno a usar costosísimas medidas de rescate financiero mientras lucha en otro frente con las alzas en la gasolina y… Chale. Ya me ganaron la idea. Bueno, ahorita le pienso otro rollo. El caso es que el nieto tiene que tomar leche materna en menos de una hora o si no le va a dar reflujo, o algo parecido. Los guionistas que se hagan cargo.

Y TU MAMÁ TAMBIÉN 2: Y TU MAMÁ TAMPOCO – Los personajes originales seguro ya no se van a prestar a hacer la interminable sarta de cochinadas que les tengo preparadas en este guión, así que el éxito del proyecto estriba en aplicar la fórmula clásica del cine mexicano de últimos años: mezcle un protagónico femenino que no se eche pa’ trás a la hora del encuere con uno o dos Bichires, revuelva dos o tres dientes maiceros de Jesús Ochoa, póngale un pellizquito de Pedro Armendáriz Jr. y deje reposar durante 90 minutos. El chiste es hacerla bien “setsualota” para que pueda pasar por cine de arte en los festivales europeos y ya estuvo. En fin, los dos nuevos charolastras de rigor deciden irse al Cervantino de aventón, y en el camino conocen a una turista rusa (Ana Layevska) con un pasado que busca olvidar. Se la echan al plato entre casetas de cobro y bl, bla, bla… Por favor, la película se escribe sola. Los dejo, tengo que llevar mi esmoquin a la tinto porque me veo recogiendo premios a manos llenas…

– 0 –

 

Fé de Ratos (NOVIEMBRE 2008)
Tantos eventos negativos en mi vida sólo pueden tener una explicación: me he apartado de la fé. Este mes estoy dispuesto a encontrar una religión.

Por Toño (finisimapersona@mac.com)

No hay caso: todos mis esfuerzos por obtener lo mínimo que merezco como ser humano (trabajo digno, físico atlético, zapatos con suelas) se ven frenados con una negativa de maestro morelense ante la insinuación de volver a chambear. Lo lógico es culpar a los demás, pero mi mujer llamó mi atención al hecho de que no me he parado por la iglesia desde el día en que nos casamos. Le voy a tomar la palabra, pues la verdad es que no me acuerdo de ningún evento ocurrido en las 48 horas posteriores a cualquier desdpedida de soltero. Sí recuerdo que la cola más grande ese día no fue la del vestido de la novia, la de la Comunión o la del libro de testigos, sino la de las condolencias a mis suegros, así que quizá es mejor dejar el resto de los recuerdos en el gentil sopor del alcohol a consignación.

¿Pero qué religión observar? Ni los desesperados católicos están dispuestos a recibirme de vuelta, y todo por esa terrible confusión ocurrida cuando un inocente error de dedo me hizo escribir en una columna que el actual Papa era un “vejestorio nazista que propiciaba el toqueteo de monaguillos”, cuando lo que quise escribir es que era un “ingenioso reformador con visión unificadora, don de gentes e impecable gusto en calzado”. En lo que se arregla el malentendido, mejor me encomiendo a alguna fé más buena para eso de perdonar. Aquí va mi lista de candidatos:

Judaísmo – Esta fue mi primer opción, pues los judíos tienen una generosa cantidad de fiestas religiosas (o sea, días de asueto) y un rico historial de genios cómicos para plagia… digo, para inspirarme con sus brillantes trayectorias humorísticas. Pero el entusiasmo se disipó rápidamente al escuchar la palabra “circuncisión”. Digamos que los suetercitos de cuello de tortuga están de moda nuevamente.

Jedi-ismo – Opción número dos, por razones obvias: los jedis visten un guardarropa holgado que favorece la figura de quienes padecemos de elevados índices de requesón subdérmico. Y andar cargando una espada láser también es genial. Lo malo es que el club de fans de Star Wars aún no me perdona mis críticas a las precuelas, y todavía estoy en la lista de periodistas destinados a una “siesta de carbonita”. Soy como el Salman Rushdie del universo nerd.

Islam – Olvídenlo. La última vez que intenté aplicar para hacerme musulmán  enseñándoles lo bien que me salían las caricaturas de Mahoma, se armó la del supositorio de pilas. No puedo pertenecer a ninguna religión tan intolerante hacia los ilustradores independientes.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y las Noches Hasta Mañana que Juan Pestañas se va a Dormir. – Los mormones me aburren con tanto choro. Sin mencionar que mi guardarropa no puede verse limitado a pantalón negro y corbata igual, camisa blanca de manga corta y mochila a cuestas. ¿Una religión que lo obliga a uno a andar cargando bultos en la espalda? ¿No saben lo que es cargar con este bufet dominical de pecados variados?

Satanismo
Highway To Hell. Diablo Cody. Hellraiser. Los Diablos Rojos del Toluca. El delicioso jamón endiablado. La verdad es que la mayoría de los grandes placeres de mi vida están conectados con el Patas de Cabra. Vamos, estas lineas llegan a ustedes gracias al “diablito” que uso para que haya luz en la casa de ustedes. Los contras son pasar la eternidad en un lugar de calor intenso donde sólo se puede sufrir inconmesurablemente (algo así como mis vacaciones de chavo en Ciudad Juárez), pero por lo demás no suena tan terrible. Hasta el momento, van de favoritos.

Budismo – Otra opción atractiva. Me late cualquier religión donde su figura central me hace ver un poco más esbelto, así que empieza bien la cosa. Inculca el respeto a los animales y a las personas, pero nunca dice en qué orden, así que yo puedo decidir si quiero más a mi perro que a la bola de gueyes que me rodean. La conexión con el exótico oriente también me conecta con algunas otras predilecciones personales, como son la cocina cantonesa, las películas de Vietnam y todo el rollo otaku. Además nunca he oído a una mamá budista reprimiendo a su hijo un domingo porque se quiere quedar en casa a ver el fut en vez de ir a la misa a darle gracias a Buda. Jamás pensé que un panzón y el diablo estarían disputándose la posesión de mi alma, pero por ahí apunta la cosa.

Testigos de Jehová – Todo lo que sé de ellos es que andan tocando puertas y llamando a horas inoportunas, ambas habilidades que poseo a gran escala, debido a mi experiencia como repartidor de garrafones de agua y a mi breve trayectoria en el negocio del telemercadeo. Sin embargo, tengo la idea de que es más divertido ofrecer seguros de vida a inocentes “crudos” que andar ofreciendo la revista “Atalaya”.

Amway – Parecida a la anterior, pero hay más dinero de por medio y uno puede avanzar mientras más incaut… eh, participantes reclute. Mi experiencia con miembros de este culto se limita a los e-mails que me han enviado cuando siquiera menciono el nombre de su iglesia, y creo estar en lo correcto al decir que no hay individuos más convencidos y entusiastas que ellos. Pero tanto compromiso y disciplina no son para mi, lo siento.

Brahmanismo – Me estaba animando el rollo de la reencarnación, hasta que mi vecina que ofrece sesiones de yoga con masaje (no pregunten) me dijo que se basa en los méritos y deméritos que haya uno acumulado en vida. Siendo honestos, no estoy preparado para aventarme diez o doce reencarnaciones nada más para salir de nivel cucaracha. Además creo que no puedes comer vaca, y cualquier religión capaz de condenar al suadero tiene que ser una barbarie absoluta.

Azteca – ¿Porqué no? Tiene una buena cantidad de pros: arraigo nacional, magnífica variedad de dioses y diosas, sacrificios humanos y monumentales pachangas con abundancia de tamales y pulque. Vamos a suponer que lo de los sacrificios sea limitado, pues bien sabemos que el gobierno panista hace todo por quitarnos las oportunidades de encontra sana diversión, pero aún así tiene atractivos de sobra. Otro finalista.

Decisiones, decisiones. ¿Cómo optar por una sola? Lo cierto es que me cambiar mi suerte es un asunto de extrema urgencia, pero optar por un nuevo sistema de creencias espirituales es cosa seria, y si algo he demostrado en este breve espacio cultural es mi seriedad absoluta. En fin, seamos sabios y responsables. La religión ganadora es….

La que se ponga al tiro con mejor oferta económica. Leyeron bien. Ya me cansé del sistema de contribuciones, diezmos, limosnas, cuotas “voluntarias” y demás artimañas. Recién hice cuentas de lo que he gastado por culpa de la religión y la verdad se ma ha ido una muy buena cantidad, sin ver grandes beneficios a cambio. Así pues, y aprovechando el hecho de que prácticamente todas las religiones e están quejando de la bola de descreídos y de la deserción de sus fieles, me declaro agente libre. Envíen sus ofertas a este e-mail. Excepto los brahmanistas, pues lo de prescindir del suadero se me sigue haciendo impensable.

 

¿QUIEREN MÁS? Las columnas previas están en este link…

 

 

 

 

22 comentarios en “LA REVANCHA DEL RETORNO DEL REGRESO DE FINISIMA PERSONA EPISODIO 2.0: DURO DE REGRESAR

  1. Shialesss… ¿Qué mamarrachada es esa de ‘por Pacasso Noviembre 22, 2008 at 4:26 am Tu comentario está esperando a ser moderado’..? inchichangomamón… mejor… ¿sasqué? mejor modératesta… besos

  2. buscamos, por horas tu columna (buscamos ,mi hermano y yo)
    hasta que por fin se me ocurrio la brillante idea de poner en el buscador “columna de toño, conozca mas”
    y voila: aparecio.
    ahora que te escribimos (nos turnamos para escribirte)
    no se nos vine nada a nuestras pequeñas e insulsas cabecitas.
    solo podemos decirte , gracias por acer que casi nos orinemos(literal) de la risa con tus panchoaventuras,
    compramos la revista, solo para leer tu columna, bueno, tambien por los temas que trae, pero mas que nada por tu colunma , eh!!
    mi “inspirancia” llega a su fin, y mami pega si no me voi a dormir.

  3. pues…. la verdad es que me gustaba muxo tu primera etápa en CM. como que en ese entonces realmente escribias las pendejadas que se te ocurrian y eso hacia genial tú columna. ahora parece que escribes por encargo y con el afán de ganar unas risitas falsas. Noticias: la nueva CM no es como “Los Comediantes”, por más que se haya ido a píque. Te recomiendo que te chútes tus primeras obras en esa H. publicación que rebosaba de genialidad, chance y así te inspiras lo haces mejor. Y si no, pues mejor publíca algo de lo antigüito como si fuera nuevo. Te asegúro que nadie se va a quejar. Y pues sigues siendo cagado, no te me achicopales; pero tú sabes que puedes hacerlo mejor. Me encantó tú post de la tele. Bexos.

  4. Toño ahora que has comentado “haber tomado” prestado los servicios basicos de tu vecino, creo q mi vecino este haciendo lo mismo….

  5. Como soy nueva en tu blo me puse a dar el rol al azar y vine a dar aquí, me cae que soy tu fan Toño Samperez, eres extra-divertido, alguien te tendría que comprar estas palabras por una buena lana.

  6. Excelentes descripciones de sus causas para adquirir religion, me cague de la risa con lo de “La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y las Noches Hasta Mañana que Juan Pestañas se va a Dormir”… Sublime como todo buen producto textual marca “Don Toño”…

  7. creo que ésta es la última que me falta “Trabajo fecundo y creador (MAYO 2008)” cuando regresé del internado mi papá tiró todas mis revistas de CM y cómics pero resctaté algunas y tengo las demás y ya hasta las enmiqué (Espero poder tomarle foto pronto)

  8. No me acordaba que eras este Toño hasta que te presentaron en Paiki, recuerdo que te había buscado pero no te encontraba y cuando te presentó el buen Ruys dije “Dios existe y soy su consentido”

  9. Pingback: POST 100: Happy Zombie Beibi Yisus Day!* « Finísima Persona

  10. Pingback: ¿En qué nos parecemos al huitlacoche? « Finísima Persona

  11. Pingback: ¿Eres tú, Lorena? « Finísima Persona

  12. Sin duda estas columnas son una gran razon para asesinar a mi prima por robarme esas CM, pero eso es aparte, de hecho, es materal de Stand up comedi(creo), nunca pensaste en hacer uno, los bichir y derbez seguro aplicarian, si es que pasa el piloto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s