FINÍSIMAS RESEÑAS: MASTERCHEF MÉXICO – EPISODIO 6

carmenjueces2

Hoy me siento tan mal con ustedes como Carmen frente a los jueces…

“¿Otra vez tarde con la reseña, Toño?” Otra vez tarde con la reseña, Finísimos Lectores. Estoy en medio de mudanzas, frilanzas (bonito palabro) y dolores de panza, los últimos provocados precisamente por el aborto de episodio que MasterChef México nos regaló esta semana. ¿Pero para qué preambular? A lo que te truje, lencha…

EPISODIO 6: UNA TAMALERA EN APUROS (sólo en cines)

Los Chefspirantes llegan a la cocina, y Alan cuenta a la cámara que han estado hablando las cosas entre ellos para que no haya rencores después de los ríspidos incidentes del episodio previo. La Ballena de la Premonición salta sobre las aguas y nos salpica con gotas de AHORA VA A SER PEOR. En fin, arrancamos con OTRO regaño de los chefs a los presentes, quienes un día van a acabar reaccionando como perritos ante un periódico enrollado. Dicen que hasta el momento les habían estado perdonando todas sus pendexadas (¿presentarse al casting, por ejemplo?), pero que se acabaron las contemplaciones. Menos mal, porque hemos visto cada platillo por ahí… estoy casi seguro que Gabriela presentó unos panes Bimbo remojados en La Lechera durante un reto previo.

El chef Benito y su fiel bigote nos anuncian que en este reto de Caja Misteriosa solo van a elegir los TRES platillos más interesantes para sacar un ganador. Marlene hace algo de aritmética rápida sotto voce: “Ya no son seis, ni cinco, son tres…” ¡No tan rápido, Alicia Villarreal de las hornillas!

"Corro el punto decimal, divido entre seis, le resto el número que pensé…"

“Corro el punto decimal, divido entre seis, le resto el número que pensé…”

[CORRO POR UNA CALCULADORA PARA COTEJAR SU CÁLCULO]

OK, tus números cuadran, Marlene. Prosigamos. El chef Herrera y su fiel sombrero semi hipster le preguntan a Santaclós Veracruzano qué clase de ingrediente le gustaría encontrar en la caja, a lo que responde “una carne”. No seas tan específico, Santaclós Veracruzano, no podemos manejar tantos detalles. Al parecer a nuestro amigo costeño le han hecho algo de burla por su reiterado uso de mariscos, porque quizá piensan que un empresario retirado que vive en Veracruz y acostumbra cocinar para su familia está obligado a probar suerte con chuletas de oso polar y criadillas de alpaca. Healthy Diana dice que hoy viene muy confiada y que quiere traducir eso en un “momento de gloria, pero para mí solita”, y por eso dice que “filete… o langosta… o camarones…”, mostrando que lo que le manden le cuadra. Luego Abogonzalo dice que quisiera un pescado. “¿Vivo o muerto?”, pregunta Herrera. Pues para ser vivo tendría que ser una mojarrita, pues la caja no es tan grande. No, la “sorpresita” que el chef Molina dice que les tienen preparada es…

CqrDwAUT.jpg-large

En NINGÚN MasterChef en el mundo habían forzado a usar margarina. Pero ESTO es México…

¡MARGARINA PRIMAVERAAAAA!

Bueno, no exactamente. Sí les ponen el empaque enorme de margarina Primavera que NADIE en su sano juicio debería de usar, pero ya sabemos que es porque TV Azteca vendería publicidad hasta en las cenizas de la madre de Salinas Pliego. La gran sorpresa es que no hay nada de proteínas en la caja, tan solo 18 clases de vegetales, algo de queso y quieren que la guarnición sea arroz. La hermana Flor sufre un poco, pues ella sin carnita en el guisado no puede vivir. La entendemos, hermana, la tentación de la carne es algo con lo que lidiamos todos los días.

5ownU3ON.jpg-large

Esto es lo que pasa por “una ENORME sorpresa” en el MasterChef México: vegetales comunes y nada exóticos. Y la pinche margarina, claro.

Carlos, el albañil que no es albañil sino chef profesional, se hace el ignorante y pregunta “¿y esto qué es?” con una alcachofa en mano. Luego dice que en la vida la había visto, que él es un humilde artesano de la construcción que solo sabe de alambrones y cimbra, y qué sé yo qué idioteces más. Es evidente que el ejemplo de Alan Gump, quien clama no saber nada de los ingredientes para después pasar por genio a la hora de prepararlos, ya cundió entre los del grupo. El mismo Carlos admite que él no quiere decir que tiene experiencia preparando pescados y mariscos pues quiere despistar a sus compañeros… PUAJ, este programa apesta.

"¡OH, NO! ¡Le salieron escamas a las calabacitas!"

“¡OH, NO! ¡Le salieron escamas a las calabacitas!”

Herrera habla de que la gente en México, en la milpa, muchas veces debe subsistir con lo básico que da la tierra. Carmen nos habla de momentos duros y su experiencia preparando comidas caseras con pura verdurita. Pero Herrera rompe el encanto de la pobrezafilia diciéndoles que tienen una “canasta de apoyo” con harina nixtamalizada (¿MÁS TORTILLAS, EN SERIO?), miel de abeja, tomillo y vinagre balsámico. Oh, sí, yo recuerdo mis épocas de privación como campesino en el castigado agro mexicano, cuando no teníamos más para llevarnos a la boca que unos míseros tlacoyos remojados en fino Aceto Balsamico di Modena con ocho años de añejamiento, sofritos en margarina PrimaverQUIÉN CARAXOS DISEÑA ESTAS PRUEBAAAAAARRRRGHHHHHH

Perdón, este show me altera. Una hora para presentar. Ale La Cachirula, con su horrible acento fresa-chavorruca, dice que ella no tiene broncas porque suele comer verduras muy a menudo. Y porque es una chef profesional, ¿se los habíamos mencionado antes? La “confiada” Diana le pide ayuda a Abogonzalo diciéndole “es que no sé qué estoy haciendo”. Lo mismo que preguntamos nosotros cada vez que la vemos, curiosamente. El consenso entre los concursantes es que Healthy Diana está tan limitada para cocinar como el Piojo Herrera para aceptar críticas, algo que hemos comprobado en repetidas ocasiones.

"Coachéame la alcachofa, beibeeee…"

“Coachéame la alcachofa, beibeeee…”

Healthy Diana le muestra lo que hizo con la alcachofa a su “coach extraoficial”, Abogonzalo: “voy a poner aquí mi corazón para que tú lo veas”, le dice. ¡ES CASADO, PEDAZO DE ARRASTRADA! Ah, esperen, se refiere al corazón de la alcachofa. Mala mía. Luego Ale La Cachirula está haciendo una especie de picadillo de verdura que va a retacar en un corazón de alcachofa. Aquí notamos un curioso fenómeno en ella: cuando está a la carrera en medio de las preparaciones, su voz natural es algo aguda y chillona, pero normal. Sin embargo, cuando habla ante la cámara, se mete una papa en la bocaaa (apropiado, para un concurso de comida) y arrastra las últimas vocaleees, o sea, malísima ondaaa. El chef Herrera dijo que su plato suena “fantásticamente malo”, y que sus probabilidades de ganar la contienda “son mínimas”.

"O seaaaa, ¿mínimaaaaas? Osomiiiiil, goeeeeiiii…"

“O seaaaa, ¿mínimaaaaas? Osomiiiiil, goeeeeiiii…”

¿Cómo vamos a fracasar el día de hoy?”, le pregunta Herrera a Marlene, pues ya se instaló al cien en su papel de juez villano. Y reitero: ¿A qué obedece que MasterChef México sea la ÚNICA versión en la que el ataque, la ofensa y el pendexeo a los concursantes, por adelantado, es la norma? Digo, si lo hicieran después de probar sus bazofias lo entiendo, pero parece que el predisponerlos para el fracaso es el único móvil válido pues “ayuda al rating”.

¿Cejita alzada? Esto va en serio.

¿Cejita alzada? Esto va en serio.

Marlene va a hacer unas gorditas. Ahórrense el chiste de “veo a Marlene y se me hace gordita”, pues ya está muy quemado. Luego Herrera y Betty van a quitarle el tiempo a la hermana Flor, que les da un avión tripulado por el arcángel Gabriel pues está ocupada, ustedes saben, INTENTANDO COCINAR. Su estrategia: salsita, arroz a la mexicana y freír verduras. Quiero que cocine para mi, sé que se las arreglaría para hacer decadente y mortífero hasta un plato vegano.

“¿Qué ‘burbujeya’ ahí en esa cosa?”, pregunta Herrera a Alan Gump, mostrando que la terminología culinaria (“esa cosa” se llama “olla”, Adrián). El lavaplatos responde que está haciendo “una reducción de balsámico… a ver si me sale”, cuidadoso de que no sospechemos que hace algo más que lavar platos en las cocinas donde trabaja. Colmilludo, este Alan Gump. Betty le advierte que tenga cuidado con el arroz, diciendo que la altura afecta la cocción, “y aquí en México es muy alto”. No, Betty, estás en Colombia. Bogotá es más alta que el DF, de hecho, pero gracias por el consejo. Alan se tira el choro de rigor donde dice que una señora medio le enseñó una vez a hacer arroz.

Abogonzalo prepara arroz y una alcachofa. Healhty Diana se queja de que no le gusta el tofu porque la soya es transgénica y que tiene que ser orgánica y bla bla bla. Luego ella aclara que NO es vegetariana, y que come carne tres veces a la semana, y que no es un alienígena que nada más come montes. Ya saben, posibles clientes de la health coach: ella piensa que el vegetarianismo es extraterrestre.

Healthy Diana: ¿Mala para el metate, buena para el petate?

Healthy Diana: ¿Mala para el metate, buena para el petate?

Mi IQ baja como seis puntos por cada minuto que Diana pasa al aire, calculo. Carlos arma una empanada de verduras, bien fritita para que no sintamos lo saludable del relleno. Gina está llorando por el chile. Otra vez. No, no haré más comentarios al respecto, la seño Gina merece mis respetos porque no descarto la posibilidad de que un día me invite a comer a su casa. Nos aclara que ella viene de una descendencia turca y árabe, así que su arroz con lentejas y su ensalada de berenjena lucen prometedores. No sabemos por qué se sintió obligada a ponerles chile, pero en fin.

– ¿Llora por el chile, seño Gina? – No, lloro por la nariz…

– ¿Llora por el chile, seño Gina?
– No, por la nariz…

Luego Benito y Herrera visitan a Tianne, pero en vez de preguntarle OLA KE GUISA el sombrerudo quiere saber de dónde viene su peculiar nombre:

TIANNE: Mi mamá quería ponerme Cristina y a mi mamá no le gustaba, entonces como que le inventaron la “e” y así quedó…

HERRERA: Muy original.

Momento, ¿Tianne tiene dos mamás? ¿Es hija de lesbianas? SEXY. Se está convirtiendo en mi concursante favorita, la Diseñorita Tianne, principalmente porque todos le tiran mala onda y piensan que es reburris para la cocina. Y claro, lo de las lesbianas ayuda, sobre todo si son guapas. OK, ella prepara gorditas de lenteja y arroz con chile cascabel. Luego Benito, en su gustada sección “Yo SÍ tengo mundo… y tú no, plebe”, aprovecha para decirnos que en Dinamarca hay un lugar llamado Christiania “muy divertido”. Benito debería usar monóculo y sombrero de copa, como el monito del Monopoly. El bigote ya lo tiene, vamos.

#LoveWins

#LoveWins

Luego Tianne nos rompe la ilusión de que es hija de dos ardientes lesbianas al decir “mi papá es alemán”. Bueno, imaginaré que el dichoso alemán sólo fue “el donador”. Eso sí, ella dice que es más mexicana que la corrupción, pese a gozar del status de “güerita en contienda”  junto con Diana y Marlene. Esas tres son como ‘Los Ángeles de Charlie’… versión TV Azteca.

"Meteré la salsa en una moledera… un molcajete motorizado… una… ¿licuadora, se llama?"

“Meteré la salsa en una moledera… un molcajete motorizado… una… ¿licuadora, se llama?”

Gabriela dice que en el rancho, en Saltillo, “había una raíz que le decían ‘fruta de alcachofa’… se llamaba ‘flor de alcachofa’… no, ¡alcachofa de Jerusalén!”. Esta maestra debería estar tapando el tráfico en una marcha en vez de estar haciendo bulto en la tele. Va a hacer un potaje. OILfredo y su cabellera engrasada hacen unas lentejas, y deja caer casualmente que “un tiempo fui vegano”. Luego se dio cuenta del error, por fortuna.

Carmen La Tâmaliérè hará un caldo de cacahuate con chile cascabel para acompañar sus chochoyotes, que son unas bolas de maíz. Qué raro, siempre dice que quisiera hacer tamales y ahora que tuvo chance, no los hizo. Santaclós habla de sí mismo en plural, y cuando Herrera le pregunta “¿pues cuántos son?, el veracruzano lo calla con “somos dos: José y Luis”. ¡EN TU CARA, HERRERA! Un señor de 57 años te acaba de enseñar algo de agilidad mental y humor espontáneo, bitch. Nos dice que él también hará unas lentejas picosas y nos vamos a corte con un comercial malísimo de Chedraui.

Volvemos de corte con OTRA larga e innecesaria mención de Chedraui, porque en Chedraui lo nuestro, lo nuestro, es ser reiterativos, reiterativos. Ahora Herrera dice que consideraron que el nivel de los platillos en esta ocasión es muy alto (¿Qué? ¿Está en drogas?) así que decidieron hacer un cambio y pasar a cinco al frente, no tres. Miren, cada vez hay menos concursantes, ¿para qué caraxos anuncian al principio que reducirán el número de platillos elegidos para pasar al frente? ¿No se supone que los elementos restantes son más capaces que los que ya partieron? La lógica del programa y sus reglas al vapor son un dolor de gónadas. Marlene está feliz por el cambio, porque “hay una posibilidad más de ser elegida”. No, hay dos posibilidades más. [CORRE DE NUEVO POR LA CALCULADORA] Mira, la diferencia entre cinco y tres, son dos. ¿De nuevo? OK, ahí va…

"Siento como que alguien nos observa, OILfredo, ¿tú no?"

“Siento como que alguien nos observa, OILfredo, ¿tú no?”

OILfredo es el primer elegido. Su plato se llama “Pueblerino”. No, no hay explicación. “Pues más que pueblerino tiene un sabor casero”, observa Herrera, asumiendo que no hay casas en los pueblos. Antidoping para el juez, por favor. Santaclós, José y Luis pasan al frente para mostrar “Lentejas Boqueñas”. No hay nada malo que decir, buen plato. Healthy Diana, que dijo al principio estar muy segura de sí misma, admite que no puede creer que la hayan llamado al frente, y que incluso pensó que le hablaban a Tianne. Yo no dejaría que Diana fuera coach de un equipo de pulgas amaestradas, la neta. Hizo verduras con pasta de chile y arroz con ejotes. Luego le dice a los jueces que las lentejas se le batieron y ya no las usó. Y ya no hizo la vinagreta, sino más bien una pasta de chile con nuez. ¿ENTONCES CUÁL ES EL XODIDO CRITERIO? ¿Los jueces llaman a los platos que lucieron “más interesantes” y los mismos llegan todos cambiados a la mera hora? ¡QUE ALGUIEN ME EXPLIQUE! Me estoy arruinando a base de antiácidos.

Y sin embargo, el fracaso resultó afortunado: el platillo cosecha múltiples elogios. Adornette Michel (se me había olvidado que ella conducía esta madre, la verdad) le sugiere a Diana que “derrita con la mirada” a Herrera, imagino porque ella obtiene así sus papeles en la tele. Él responde que “no puede mirarla feo, es una niña bonita”. Diana regresa pegando brinquitos a su lugar. Carlos comenta a cámara que ella NO es una concursante fuerte, pues “esto no es un concurso de belleza”. ¿En serio, Carlos? ¿No te has dado cuenta de la mecánica a estas alturas? Esto es el concurso de belleza más grande en la TV mexicana desde que le vetamos el Miss Universo a Donald Trump. Las aptitudes culinarias ni al caso.

"Mi secreto es jetearla y esperar que todo salga bien"

“Mi secreto es jetearla y esperar que todo salga bien”

Seño Gina se pone feliz con su plato llamado “Fusión”. Herrera celebra el resultado con inusual entusiasmo. Benito dice que a ver si es cierta tanta maravilla, y Gina dice que es porque ella les cae bien. “Yo tengo otra teoría: el chile te está haciendo bien”, alburea Molina, demostrando que sus viajes a Dinamarca no significan que el barrio no lo respalde. La última elegida: la hermana Flor, que se convierte otra vez en Sor Prendida. Su plato está perfectamente logrado. Aún así Healthy Diana resulta la ganadora.

Diana pasa al mercadito para ver decidir el próximo reto. Hay tres postres a elegir: crepas, brownies y tartas de fruta. Ella puede elegir el suyo y asignar los de sus compañeros. Diana se retira a elucubrar estrategia y los jueces anuncian a la concurrencia que les toca hacer postres. “Creo que he hecho diez postres en mi vida, y ocho han sido de cajitas”, admite un preocupado Abogonzalo. Los otros dos eran plátanos con crema, a juzgar por su consternación. Así quedan los retos:

CREPAS: Máistra Gabriela, OILfredo, “albañil” Carlos y Alan Gump.

BROWNIES: Marlene, Diseñorita Tianne, Seño Gina, Santaclós y Healthy Diana. Herrera dice que los brownies son “francamente despreciables” y que ellos tendrán que hacerle cambiar de opinión. Este chef no es polémico: es inculto y pocopaseado.

TARTA DE FRUTAS: Ale La Cachirula, Carmen La Tâmaliérè, hermana Flor y Abogonzalo.

Eso no es todo: Lentette Michel les avisa que sus postres TIENEN que incluir uno de los “deliciosos” Helados Holanda. Les pido a los lectores sensibles que hagan una breve pausa y que se salten todo el próximo párrafo, escrito con puras mayúsculas, porque tengo que expresar un poco de desaprobación en un tono que quizá sea ofensivo y falto de tacto.

PAREN DE UNA REPUTA VEZ CON SU REXODIDO PRODUCT PLACEMENT HASTA POR DEBAJO DE LAS PIEDRAS, PINCHIS MUERTOS DE HAMBRE MUERDEPANES DE TV AZTECA. HE VISTO MÁS SHINGADAS MARCAS COMERCIALES EN UN CAPÍTULO DE MASTERCHEF QUE EN LOS PANTALONCILLOS DEL CANELO ÁLVAREZ, EN EL UNIFORME DE SU PENDEXO EQUIPO MONARCAS MORELIA Y EN LA PELÍCULA DE RICKY BOBBY COMBINADOS. NO SÓLO ME TIENEN HASTA LOS MISMÍSIMOS HUEVOS SAN JUAN CON TANTO COMERCIALISMO DESCARADO Y CUTRE, VOY A DEDICAR EL RESTO QUE ME QUEDE DE VIDA A BOICOTEAR TODAS LAS CABRONAS MARCAS DE MIERDA QUE USTEDES SE EMPEÑAN EN RECETARNOS SIN TON NI SON, IMBÉCILES DE ZURRADA. VAYAN A VENDER SUS ORIFICIOS PENETRABLES EN UNA SÓRDIDA ZONA ROJA EN ÉPOCA DE CARNAVAL, QUE ES COMO SUS MADRES LES CONCIBIERON.

Tierna foto de un quokka para aligerar el ambiente.

Tierna foto de un quokka para aligerar el ambiente.

¡Vaya! Eso me serenó bastante. Sigamos, pues. Diana tiene tiempo extra en el supermercado, y como siempre se le olvida algo en todos los retos esta ventaja le viene de perlas. El resto de los participantes entra en tropel. Mientras nos muestran más y más marcas que NADIE quiere usar (ver párrafo previo), el tiempo expira. Abogonzalo olvidó la canela, Ale La Cachirula le presta de su canasta a la salida, pero Arbitrette Michel le saca tarjeta amarilla y le dice que la regrese. Todo pinta mal para Abogonzalo.

Tras un estúpido anuncio de Knorr (¡Al boicot!) protagonizado por Ale La Cachirula, donde pretenden hacernos creer que ella se dedica a hacerle de comer a sus hijos Y NO MENCIONAN QUE ES UNA CHEF PROFESIONAL EN UN PROGRAMA QUE SE SUPONE ES PARA AMATEURS, volvemos. La hermana Flor, pese a ser toda dulzura, no tiene mucha idea de los postres, pero dice: “no me hago la que no sé, le intuyo”. Y además se encomienda a todo un coro de ángeles para que le echen la mano, así que yo empiezo a dudar sobre mi ateísmo. Ale La Cachirula sufre. Bien. Máistra Gabriela da consejos, como si supiera. Benito y Adrián Herrera visitan a Marlene, que está en “modo chípil” al cien. “No me vaya a hacer un ‘quequito’ de niña tonta, ¿eh?”, le dice Herrera. Tranquilas, chicas, no se emocionen por tanto charm… Marlene le dice que no le traiga sus malas vibras y que mejor se las lleve a Diana. Es oficial, ODIO esta dinámica. Quiero un programa de cocina, no un show de intrigas personales. Por eso no podemos tener cosas bonitas en este país.

Haters gonna hate. Bitches gonna bitch.

Haters gonna hate. Bitches gonna bitch.

Múltiples cortes de Healthy Diana diciendo que a ella “se le resbalan” las insinuaciones, que ella no viene a hacer amigos, que se nota la mala leche en su contra y qué sé yo qué más. Nueva pausa: NINGUNA de las ediciones internacionales de MasterChef hace esta clase de énfasis en los conflictos interpersonales. Ninguna. Ahí están en YouTube, si no me creen. Cuando los apologistas ciegos de estas mierdas dicen que la edición México es “la mejor de todas” es obvio que son estúpidos o que son mentirosos. No hay vuelta de hoja. Bueno, en el caso de Álvaro Cueva podemos asumir que es estúpido y mentiroso a la vez, pero eso habla de su versatilidad. El punto es que este concurso es un patético remedo del original. A final de cuentas no importará mucho, pues los ratings mandan, pero es claro que estas nacadas no ayudan a la hora de mostrar contenido de calidad “hecho en México”. O en Colombia, como ya hemos explicado.

Betty visita a Abogonzalo, quien luce atribulado con su tarta de manzana. Él dice que Tianne le regaló un poquito de canela, y la chef le dice que “tiene que respetar las reglas”, así que no puede usarla. “Pero va a saber horrible”, razona el abogado, intentando litigar. En primera: el programa suele pasarse las reglas por el Arco del Triunfo cada dos por tres, así que esto explica que los concursantes crean que pueden “negociar” ciertas prácticas. En segunda: falta determinación de los jueces. Saquen a Abogonzalo de la línea y pónganle el mandil negro de una vez, si quieren demostrar que van en serio como competencia. Ah, no, lo olvidé: este programa es tan serio como las posibilidades de encontrar vida inteligente debajo del sombrero del chef Herrera.

Healthy Diana quiere hacer una torre de brownies ligada con capas de fudge y una miel de chabacano con alcaravea. Quiero que un Talibán estrelle un avión de pasajeros en esa torre, ya. O en la Cocina MasterChef Colombia Disfrazada de México®, ya de una vez. Carmen arma una tarta de chocolate con chiles y un crumble de cerveza, pero admite que tiene el tiempo encima. También tiene encima más folklore mexicano que el Mercado de La Ciudadela, así que no la pueden sacar, ¿oh, sí? La Ballena de la Premonición suelta un coletazo y nos baña con gotitas de “PIENSA DE NUEVO”, pues Carmen ADEMÁS va a presentar una tarta de natilla con frutos secos. ¿Dos tartas, con tanta presión del reloj? Mala idea. Seño Gina sigue sufriendo, no por el chile o los consabidos albures, sino porque Diana le asignó brownies y dice que “siempre le tocan los retos más difíciles”.

“A ver, Gabriela…”, dice Herrera, ya ni siquiera intentando disfrazar que está soltando doble sentido en TV abierta, “vi que estuviste dando instrucciones a algunos de los compañeritos”. Ella dice que no necesita “clavarle la daga a alguien para que caiga”. Eso es cierto, Nallely se cayó solita, ¿no recuerdan? Pero sí, es una competencia. Y tampoco es que la máistra Gaby sea el enemigo a vencer, su cocina es más floja que el pegamento de su dentadura. OILfredo bate todo a mano porque creo que en su casa no hay luz o algo. Quiere hacer un pastel de crepas. No luce muy atractivo (ni OILfredo ni el pastel, aclaro). El cónclave de jueces determina que es probable que hoy repartirán como diez mandiles negros. ¿Saben qué? Repartan trece. Y eliminen a trece. Al caraxo con todo, entre el comercialismo a lo estúpido y el énfasis en los chismes, este reality está acabando con mi voluntad por vivir. Carmen sufre un colapso de su tarta de chocolate al filo del final, así que se va por su “plan A”. Mejor debería ir por un “flan Art” al supercito, ponerlo sobre unas galletas molidas y presentarlo así. Audaces fortuna iuvat, decía Virgilio (“¡A la BatiWikipedia, Robin!”).

Alguien NO entiende del todo el concepto de "postre".

Alguien NO entiende del todo el concepto de “postre”.

El tiempo concluye. Alan Gump pasa al frente con sus postres… que incluyen dos crepas saladas. ¿Qué? Hace una crepa con “pancita de cerdo” (pork belly, pues) y mole, y otra de chile poblano con champiñones. ¿Para qué? Digo, también hizo unas crepas dulces de postre, así que las crepas saladas ¿pa’ qué shingaos? ¿Acaso Alan sólo concibe servir comidas corridas? ¿Es costumbre de los lavaplatos? ¿Le dio pena sacar tantas cosas de la cocina y optó por hacer un banquete?

¡Avioncito de cerdo elástico para Alan!

¡Avioncito de cerdo elástico para Alan!

Además de todo, Alan cocinó mal el pork belly, al punto de que Herrera lo hace probar su propio plato porqueCRUELDAD. “No te lo vayas a tragar, quiero que lo mastiques”… SEXY. Alan Gump reconoce que su pork belly quedó más elástico que las reglas del rexodido MasterChef México. Su crepa dulce parece que quedó bien, pero las saladas son calificadas de “inservibles”. ¿Por qué no le dicen nada respecto a que el reto era de postres? ¿POR QUÉ TRATAN A LA AUDIENCIA COMO UNOS TARADOS, TV AZTECA?

Esta es la presentación que ofendió al zopenco de Herrera…

Esta es la presentación que ofendió al zopenco de Herrera…

El pastel de crepas de OILfredo no luce nada mal. Lo acompañó con un affogato ambicioso. Su plato se llama ‘Pastel de Crépes Acuarela’, pero el ESTÚPIDO del chef Herrera le dice que deje “la poesía para otro día” y que se concentre en platos que luzcan “bien presentados y elegantes”. A ver, Adrián: en algunas ocasiones les pides a los concursantes que sean originales, luego criticas su originalidad. Les pides que tomes riesgos y después los criticas cuando los toman. Y esto es TU presentación en TU Tumblr:

Alguien explíquele a este TARADO "artista" que la palabra "futból" NO existe…

Alguien explíquele a este TARADO “artista” que la palabra “futból” NO existe…

Es difícil describir lo opinionado y mamón que suenas al emitir esta clase de juicios durante un concurso, en especial cuando tus “originales” chistes y comentarios parecen sacados del último Manual de Cómo Pasar por un Gordon Ramsay Wannabe. Tengo una sugerencia: deja de creerte tu propia publicidad, Adrián Herrera. Esa imagen de “loco” y de “rebelde” es tan auténtica y contestataria como una paella del Sanborns.

El de los gráficos titula con AutoCorrect.

El de los gráficos titula con AutoCorrect.

Carmen presenta una tarta rellena de chiles, que el gráfico identifica como TÁRTARA de chiles porque este programa es responsabilidad de unos pinchis idiotas. Betty le pregunta por qué no presentó la tarta de chocolate, y Carmen explica que no cuajó bien y prefirió quedarse sólo con la segunda opción. O sea, lo mismo que hizo Diana: improvisar ante un fallo. El problema es que los tres jueces prueban su tarta y no le dicen nada. Entendemos su frustración, la verdad.

El postre de Santaclós parece un pequeño animal atropellado en la carretera. “¿Qué es esto que parece pus?”, pregunta el chef Adrián sobre la crema pastelera que José Luis puso en el plato. “No me causó gracia”, confiesa el veterano concursante a la cámara. Únete al club, Santaclós. Todos consideramos a Herrera tan gracioso como una epidemia de peste bubónica en un orfanatorio. Bueno, una vez que José Luis le explica al ignaro de Herrera que existe algo llamado “crema pastelera”, acaba probando su postre.

¿Y el acento en "plátanos", so iletrados?

¿Y el acento en “plátanos”, so iletrados?

Ale La Cachirula presenta “un tipo paaaaay”, con su sonsonete fresoide a tope. Betty intenta apuñalar el postre, que está más duro que Luis El Virgen al recordar su baile con Tianne en el episodio pasado (¡No te olvidamos, Luis El Virgen!). Ale La Cachirula le “agradece” sarcásticamente a Healthy Diana por asignarle la tarta… que era el postre más fácil. Así que ya lo sabes, amigo lector: hasta la CHEF PROFESIONAL puede tener un punto débil. Ojo para la próxima selección de concursantes, productores de chisguete.

Un día un azúcar mascabado tuvo sexo con una nuez moscada y luego…

Un día un azúcar mascabado tuvo sexo con una nuez moscada y luego…

Pasa al frente Abogonzalo. El de los gráficos de TV Azteca de plano ya está inventando especias, como la nuez “moscabada” que enumera entre los ingredientes de la tarta de manzana. Sí, todos sabemos que le faltó canela, jueces, YA SUPÉRENLO como dijo el presi. Diana, presentada por el chef Molina como “la responsable de los mandiles negros que veremos el día de hoy”, muestra su postre. Yo creo que la responsabilidad real recae más bien en la falta de preparación de muchos de los participantes, pero bueno… hizo un bowl de brownie exótico. No le hacen muchos comentarios, solo Betty le alaba el haber “improvisado” porque cambió su preparación original (otra vez) cuando algo no le salió. No, no hay nada ni remotamente “exótico” en su pinchi brownie, por si tenías duda.

Hermana Flor trae una “pastelería completa”, ante la envidia disfrazada de asombro de Ale La Cachirula. Parece que le quedó todo riquísimo, pese a su inexperiencia. Carlos muestra un postre con presentación muy bonita, pero el tetazo de Herrera dice que parece “una presentación de efectos especiales de película de terror”. Ya nos quedó claro que al “chef” Adrián (es autodidacta, y no en el buen sentido) sólo quiere forzar el chiste y desarrollar su personaje de “rudo” ante las cámaras, pues la presentación no ameritaba dicha crítica. Luego le dice que su postre “pretende ser algo que no es”. Como él mismo, que pretende ser chef y no es más que un artistoide frustrado con ínfulas de Marco Pierre White.

Pero la pendexa de Paty Chapoy dice que este MasterChef es IGUALITO al de la BBC…

Pero la pendexa de Paty Chapoy dice que este MasterChef es IGUALITO al de la BBC…

El postre de Gabriela, por otro lado, SÍ es de peli de terror. Como de terror es la ortografía del de los gráficos: es “albaca” o “albahaca”, nunca ALBÁCA, pedazo de animal. Seguro fue alumno de Gabriela. La máistra dice que Diana la “puso a sufrir” con las crepas, porque hacerlas bien es algo difícil. Sí, lo dice la misma concursante que se la ha pasado pregonando que es una GRAN repostera. Luego la seño Gina, muy discreta y humilde, muestra un brownie con chile puya que se ve de lujo. Y sabe genial, según Benito y Betty. Herrera dice que “el brownie es para tarados”, así que él debería comerlo diario, ¿no? Admite que la simpática señora hizo algo buenísimo y pasamos a otra cosa.

Diseñorita Tianne, al frente. El plato otra vez no se ve mal, pero el subnormal de Herrera le dice que es “un plato de piñata triste”. Parece que dijo “triste”, pues la producción también empleó a unos reverendos asnos en el audio, y meten un remate musical que “tapa” muchas de las frases. Claro, cuando las frases son tan “inspiradas” como las del dizque chef Adrián, quizá se les agradece. Tianne sólo había hecho brownie en una ocasión previa, pero la memoria le ayudó y su postre sabe excelente. Marlene pasa al frente, anticipando que el chef Herrera le va a hacer un comentario pendexo. No eres la única que lo piensa, Marlene. La güerita hizo dos brownies. “Este parece el plato en honor del cumpleaños fracasado de Rosita Fresita”, le dice Adrián respecto al brownie de betabel. “Y este parece la fiesta de despedida del Comegalletas que va a entrar a cirugía de corazón abierto, y lo más seguro es que ya no regrese”, dice el “ingenioso” Herrera al mirar el brownie de chocolate. Queda confirmado: los jueces son dos chefs profesionales… y un guionista fracasado de Platanito Show.

"Hay mucho color rosa en ese plato, DEBO HACER UN CHISTE PENDEXO" – Chef Adrián Herrera

“Hay mucho color rosa en ese plato, DEBO HACER UN CHISTE PENDEXO” – Chef Adrián Herrera

Herrera termina de guardarse en el bolsillo el calzador que requiere para meter a huevo sus chistoretes y termina por quejarse de la presentación. Luego Marlene dice algo a la cámara de que “hoy en día los cupkeis [OPEN ENGLISH] así se sirven, si no le gusta…”, dejándonos con la duda de qué cupcakes habla. Benito llama a Tianne, seño Gina, Marlene y la hermana Flor, y las felicita por haber presentado los mejores postres. Estas dos últimas fueron las mejores, así que serán capitanas del próximo reto por equipos (no puedo esperar a ver a la monjita pegándole gritos a sus subordinados). Y Marlene fue la mejor de las dos, así que los comentarios estúpidos del chef Herrera, ¿ni al caso? Ni al caso.

Esta reunión de las Spice Girls luce mal. MAL.

Esta reunión de las Spice Girls luce mal. MAL.

El primer mandil negro es para Ale La Cachirula. “I’m sorry”, le dice Bilinguette Michel. “Things happen”, le responde Ale. “Fuck off, pretentious bitches”, les grito yo. Carlos también es enmandilado. Igual la máistra Gaby, quien dice que no sabe cómo calificaron los jueces. Alguien se está engañando, gacho. Último mandil para Carmen, quien improvisó cuando las cosas le salieron mal, como Diana. Pero no es güerita de ojos claros, como Diana. ESO ES IMPERDONABLE. Healthy Diana hace el comentario editorial respecto a los cuatro restantes: “cada quien cava su tumba”, y se hace el cabello a un lado. El Índice de Inmamabilidad de este programa fue dominado por Herrera, seguido de cerca por Diana. En el tercer lugar pondré a la sesión de Open English entre Ale y Anette.

A nadie le gustan los corrientes hot cakes Tres Estrellas, pero nos chutan el anuncio. Y por cierto, Idiotte Michel pronuncia “jotkeis”, así que esas clases de inglés no están funcionando, amiga. En la casa, los cuatro mandiles negros se despiden en caso de no regresar a la competencia. Carmen llora (¡BEBAN!). Otro comercial de margarina Primavera. Los eliminables vuelven a la cocina, el reto es hacer enchiladas porqueMASA y porqueMÉXICO. Tienen 45 minutos para prepararlas, y la despensa estará abierta durante toda la prueba por si necesitan algo más (no explican el por qué de la decisión). Luego les dicen que tienen tres minutos para tomar sus ingredientes, y al término de los mismos la conductora los saca del minisúper Chedragüi. ¿Para qué? ¿No tienen la despensa abierta? PAREN EL MAME, PRODUCCIÓN.

Hoy, en su programa 'Perfiles de Éxito'…

Hoy, en su programa ‘Perfiles de Éxito’…

Arranca la eliminación. Todos se ponen a armar las tortillas. El falso albañil Carlos maneja el cuchillo como un experto, así que no hay forma de creerle que se la vive haciendo la mezcla y cargando bultos de cemento. Los chefs visitan las estaciones. Ale está nerviosona. Carmen luce un poco apurada: va a hacer tres enchiladas “de su tierra”. Esto es importante, pues sabemos que las enchiladas potosinas son muy características. La tamalera también dice que va a añadir un huevo frito a su preparación, lo que entusiasma a Benito. Carlos corre como loco, y aparte me lo regañan porque su estación es un desmadre. Carmen habla premonitoriamente de que sus enchiladas serán diferentes, pero tiene miedo que los chefs las consideren secas por ser estilo San Luis Potosí. Su huevo frito falla a la hora de emplatar, así que tiene que prescindir del mismo. Mal. La yema le hubiera aportado ese elemento de salseo que compensaría todo.

El huevo

El huevo quedó tan cocido que Carmen tuvo que servirlo con una raqueta.

Se acabó el tiempo. Comercialillo de pan Oroweat con un sándwich espantoso (¡BOICOT!). Carlos presenta sus enchiladas tricolores, CERO predecibles. El chef Herrera dicen que están buenísimas, pero Betty y Molina dicen que a una le faltó sal.

Carmen pasa al frente y la destrozan. Benito le dice que “con una soberbia brutal nos dijiste que esto iba a ser lo máximo, ¿y esto qué es?”, pues no presentó el huevo frito, no hay la variedad de enchiladas que prometió en un principio y la presentación está trágica. “Esto está de mentada de madre”, repite Benito, con su bigote a punto de generar un tercer rizo de puritita ira. Molina se retira de la mesa y Carmen riega todo el tepache preguntándole que por qué la tachan de soberbia. Ay, Carmen… se está rifando un viaje sin escalas a la mierda y tú tienes todo el boletaje. Benito monta en cólera y le pega un rapapolvo más florido que los huipiles de nuestra tamalera de cabecera.

¡HADOUUUUKEN!

¡HADOUUUUKEN!

Luego Betty se sube de fogonera a la locomotora del mame para seguir haciendo leña del árbol caído, gritando “¡a mí EN MI VIDA me habían servido enchiladas secas!”. Eh… pues así son las enchiladas potosinas, ¿no? ¿O alguien puede sacarme del error? Ojo, sé que las tradicionales son más chiquitas, pero sí las recuerdo secas y no salseadas. Total, solo falta que Herrera haga sus gestos dramáticos de actor amateur para terminar de enterrar a Carmen. Otros rivales de Carmen (Abogonzalo, Healthy Diana) afirman que sí, que Carmen andaba “muy sobradita” y segura de que iba a llegar a la final, así que esto la va a poner en su lugar.

Carmen es tan mexicana que llora aguamiel.

Carmen es tan mexicana que llora aguamiel.

Carmen llora ante la cámara (¡BEBAN!), recalca que ella es una persona súper humilde, y luego la vemos llorando junto a Carlos, que intenta consolarla un poco. La producción del programa decide fondear sus lágrimas con una inexplicable música de peli porno ochentera porqueTORPES. Bueno, Gabriela está por empeorar el humor de los jueces.

"Las llamaré 'Enchi-Latas'…"

“Las llamaré ‘Enchi-Latas’…”

¿Cómo? Usó salsa de chipotle de lata para sus enchiladas porque dice que “no había chipotles” en la despensa. Falso. Hay más chipotles que en el cuadro titular del FC Barcelona (¡Hola, Benito Messi!). Los jueces no pueden creer tanta incompetencia. Yo sí, pues le he prestado mucha atención al desempeño de Gabriela, quien insiste que le gusta “salir de su zona de confort”. A juzgar por los resultados en los postres, su zona de confort es tan cómoda como el asiento de enmedio en un vuelo de Viva Aerobús durante la Semana Santa. Hablando de “messy” [OPEN ENGLISH], Ale La Cachirula muestra este rexodido plato…

"Veo que monsieur se decidió por el 'Crayolazo en la taza del baño', ¡magnífica elección!"

“Veo que monsieur se decidió por el ‘Crayolazo en la taza del baño’, ¡magnífica elección!”

Ese manchón de salsa parece un derrapón de popis en un retrete de gasolinera. El chef Herrera, despreciando su horrible ensalada, la saca del plato con un ademán que demuestra más sus pobres modales de mesa que su juicio evaluatorio. Gracias, TV Azqueta. Has creado un monstruo. Tontette Michel invita a los eliminables a pasar “a la sala lounge” para despedirse de sus compañeros durante las deliberaciones. Bastaba con “sala”. O con “lounge”, Anette. ¿Qué sigue, pedirles que regresen a la cocina kitchen para ser enviados a su casa house tras empacar sus chivas goats? TODOS EN ESTE PROGRAMA SON CEROS A LA IZQUIERDA. TODOS.

¿Todos? Todos.

¿Todos? Todos.

Carmen sigue llorando y mentando madres (¡BEBAN DOBLE!). Los chefs no parecen decidir qué concursante lo hizo peor. La tamalera, sentada al lado de la monjita, rompe alguna clase de récord al decir “güey” como nueve veces en cuatro segundos. Nuevos adioses tentativos, otro anuncio de pan Bimbo “y su gran variedad” (sólo nos muestran el pan blanco y el integral), y regresamos a este melodrama chafa disfrazado de competencia.

carmenymonja

La hermana Flor, recibiendo una maestría en improperios.

Carlos se salva y entrega su delantal apron a la conductora. ¡Ay, le va a hacer muy buen juego con las bolsotas que la Michel carga debajo de sus ojos! Ale La Cachirula se salva gracias a su salsa, pese a que parecía muestra de coprocultivo tomada por Michael J. Fox. Betty le dice a Carmen y Gabriela que “sus platos estaban para sentarse a llorar, pero en piedra picuda”. SEXY. Digo, OUCH. Tienen treinta minutos para cocinar LO QUE SEA. Ya sabemos el obvio desenlace, ¿no? A menos que Carmen cometa una colosal regada, tiene que quedarse ante la limitada máistra.

Salió verso sin esfuerzo / Y este chile pa' su almuerzo

Salió verso sin esfuerzo / Y este chile pa’ su almuerzo

Carmen está sellando un par de enormes filetes. Gaby está haciendo algo con balsámico. Los del balcón susurran entre sí, hablando de que tienen hambre. A nosotros ya se nos quitó después de ver tanto cochinero. El tiempo concluye. Abogonzalo dice que ambas cocinaron hermosamente, a su ritmo, en un “duelo de titanas” (¿juat?). Con qué poco pinole toses, abogado.

Aunque es de sabios cambiar de opinión…

“Ahora sí quiero probar tu alcachofa…”

Carmen dice “esta soy yo” al presentar un plato muy lindo. Vuelve a llorar (¡BEBAN!), pero se repone para escuchar a los jueces. Benito dice que está muy bien “el Pollock” que hizo con las salsas, celebrando la mejoría en el producto final. Betty también le echa porras.

El Pollock de proteína…

El Pollock de proteína…

El mamón de Herrera le hace observaciones que ya olvidé pues importan menos que el Buró de Comercio de Corea del Norte (¿ves, pinchi chef sombrerudo? ESO es una analogía).

Gabriela: su plato debió titularse 'Demasiado Tarde'.

Gabriela: su plato debió titularse ‘Demasiado Tarde’.

El plato de Gabriela no está tan horroroso, de vista. Pero dice que es un “filete marinado”. Difícilmente puedes hacer una carne decentemente marinada en tan poquito tiempo. Por esa misma falta de tiempo no presentó guarnición. Nuevos cuchicheos desde el balcón, entre Alan Gump y Abogonzalo prediciendo la salida de Gabriela, pues “no tiene sazón”. Eso cualquiera lo sabe, muchachos. Y no sólo de ella, más de la mitad de los participantes cometen este error de forma recurrente. El lavaplatos y el licenciado adelantan vaticinios sobre la configuración del próximo reto por equipos. Es claro que ni ellos tienen duda de cómo terminará este episodio.

¡De vuelta a las marchas del CNTE!

¡De vuelta a las marchas del CNTE!

Al final termina el martirio. Gabriela recibe buenas calificaciones por sus salsas, pero es obvio que a su filete le faltó cocción y que necesitaba guarnicionar el platillo para salvarse. Carmen sí entregó el platillo completo y la carne en su punto. Benito culmina diciendo que a veces en los restaurantes hay que “mentarles la madre a los cocineros” para que hagan las cosas bien, y que el regaño que les soltó ahorita no es nada, pues si lo vieran en su cocina “se les caerían los calzones”. SEXY. Nueva admonición para recordarles que la única opinión que cuenta es la de los jueces y que los concursantes deben quedarse calladitos, y… Carmen, entrega tu delantal negro. Estás salvada.

Cerrrrrrrca la balaaaa…

Cerrrrrrrca la balaaaa…

Adiós, máistra Gabriela. Esperamos que sus alumnos aprendan mejor las lecciones que ella, quien repitió reiteradamente los errores que le señalaban una y otra vez, además de que no hizo nada memorable en materia de repostería. En fin, Ale La Cachirula te extrañará mucho. No sabemos porqué.

Eso sí, el estúpido titulador nos regala un "QUEDÁN" como postre.

Eso sí, el estúpido titulador nos regala un “QUEDÁN” como postre.

Chef Herrera mamonea por última vez en el episodio diciéndoles a los restantes 12 que “a partir de hoy no vamos a tolerar ya platos mal presentados, mal hechos, platos condescendientes, platos mediocres…” ¿Será que quiere monopolizar esa clase de platos en SU fonda? ¿Debemos entender que en programas previos SÍ los toleraban? Estas aclaraciones no ayudan en NADA a la credibilidad del programa, jueces. Oh, en fin, ¿qué importa? Hasta el próximo episodio, lectores. Viene otro reto por equipo, me pregunto qué van a simular los productores tras el rescate marítimo falso y la boda falsa. ¿Falso catering para una película falsa? ¿Una falsa llegada del hombre a la luna con comida para astronautas falsos? La imaginación es el límite. Los dejo con mi “pausa favorita” de este episodio…

El dolor de unos es la alegría de otros…

El dolor de unos es la alegría de otros…

17 comentarios en “FINÍSIMAS RESEÑAS: MASTERCHEF MÉXICO – EPISODIO 6

  1. Me han encantado tus reseñas, sólo dos puntos: 1) en vez de eliminar directamente a Carmen por sus enchiladas disque potosinas (¡sin guarnición de zanahoria y sin tortillas pasadas por aceite de chile guajillo!), deciden – en contra de las reglas – hacerla competir con Gabriela con el peregrino pretexto de que usó chiles chipotles de lata (seguimos tratando de enseñarle a hacer chiles a don Clemente…), en ese caso deberían de haber eliminado a la Sra. Gina por usar elotitos ¡de lata!; el caviar Beluga viene en lata, las angulas vienen en lata, los pimientos del piquillo viene en lata, los chiles chipotles que le ponen a las deliciosas tortas que preparan en el restaurante que tu me digas: vienen en lata. Los jueces no probaron sus enchiladas… 2) Que Gabriela no halla podido acomodar la guarnición en su plato es algo terrible, pero que Bety la Gordis – que parece chorizo mal amarrado – diga al aire algo así como: “Tu hiciste algo que Gabriela no hizo: al checar el término de tu carne te diste cuenta que estaba sin cocer y la volviste a meter a la parrilla” (¡¡¡ sic y recontra-sic !!!), me parece completamente grotesco y demuestra una falta del más elemental sentido culinario. Ahora que claro, Gabriela no era tan llorona ni platicaba historias tan desgarradoras…

  2. Cómo te atreves a decir esas cosas del grandioso Chef Herrera, míralo si es todo un artista complejo e interesante: https://vimeo.com/70657227
    Ya enserio, las mentadas de madre de Benito me trajeron grandes recuerdos. Creo que es el único que maomenos les andan enseñando dos o tres cosas a los concursantes.

  3. Te comento finísima persona que la edición de este programa corrió a cargo de los encargados de masterchef Argentina (así o más mexicano este show), tal vez por eso tantos errores de acentuación en los gráficos.

  4. Hace unas horas leí un retwitt de finisima persona con el que me sentí identificado. Ni bajo amenaza de muerte vería ésa pendexada de programa, así que hago una pública expresión de agardecimiento sincero al Sr Sempere por mamarse ésa chingadera y presentarnos (despues de decantarlo) una soberbia reseña que me hizo reir a mandibula batiente y agradecer una vez más el sacrificio desinteresado por sus finisimos lectores (alguien recuerda las reseñas de crappusculo?)
    Los excesos de los cortes comerciales así como su inmamable duración, hacen que muy raramente vea canales de crapzteca o telerisa, comprendo el exabrupto del Sr Sempere.

  5. margarina primavera neta, con eso no cocinaria ni hitler, ni hitler
    solo espero que el dia que los hagan preparar algo con mayonesa helmans venga pedrito sola a presentar el producto y se esquivoque de nombre y diga -mayonesa macorrnickk- usese una entonacion lo mas lgtbxyz posible
    hubiera estado comico que hubieran preparado mal la alcachofa porque-asfixia
    neta cada ves que veo masterchaf parece un comercial de aeromexico con gente con look polanco -saludos plaqueta- porque gueritos, si siguen asi en 3 programas mas ya no habran mas morenitos en el programa
    y este programa chafa esta vestido de incompetencia comenzando con los becarios que titulan con fallas del ORTOgrafia
    por cierto en argentina ya hace rato que hacen masterchef kids que es un producto superior al que nos receta tvapesta cada semana

  6. Muchas gracias por la reseña señor Sempere, me sacó varias carcajadas, aunque temo por su salud tanto física como mental, ya que en esta ocasión se nota que lo hicieron enojar bastante en varios momentos del programa. Aguante por sus aguerridos fans!! Saludos!!

  7. El día que leo la reseña, bueno mi día es otro, gracias Finísima persona, solo una observación para chefs y concursantes, que al estar cocinando y mas a éste “nivel” no deben traer cubierto el pelo? por que las chicas están cocinando y continuamente se están quitando el pelo de la cara, he dicho….

  8. “Tu presentación esta bien hecha, tus elementos muy bien ejecutados, bien balanceados. Siento que le faltaron comentarios más picantes y más acidéz a tu humor pero está excelente y a la altura de MasterChafa. Esperamos que en tus próximas ejecuciones nos sigas sorprendiendo como hasta ahora. Hoy te salvaste pero no te confíes. Esperamos mas de ti.” (Léase con acento gay de zona rosa o al mas puro estilo del Chef Benito Molina beibeeee)
    “Te lo digo como crítico de panfletos y pasquines, te lo digo como hombre que he evolucionado gracias a la educación que recibí en los mejores antros, lupanares, baños de vapor y clientes que tuve en el paradero de Pantitlán para lograr tener mi estanquillo en la Plaza de Santo Domingo: No necesito un poeta, necesito un crítico mordaz, visceral e irreverente. Si tu quieres ser ese crítico te voy a obligar a serlo, atento…”

  9. No soy mexicana, pero ha ido a México varias veces y la neta, estoy gozando, leyendo tus reseñas y he aprendido un chorro “el mexicano” autentico y “alburesco”. Tienes razon, hermanito, TV Apesta es capaz de arruinar loquesea.com Pero que bien que en este país aun queda muuuucha gente buena onda que no están “gaviotizados” ni mucho menos. Suerte y buenas vibras desde Rusia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s