FINÍSIMAS RESEÑAS: MASTERCHEF MÉXICO – EPISODIO 4

wideShotKitchen

Yo también tuve problemas con el tiempo, como Anette…

Antes que nada, UNA CARRETADA DE DISCULPAS. Fue una semana muy complicada, y por ello me retrasé tantos días con esta reseña, pero les juro que fue por una buena causa. Digamos que ese malvado empresario que quería arrasar con el parque donde juegan los niños del barrio para construir un centro comercial tendrá que buscarse una nueva ubicación. Fue una buena idea retarlo a un dance-off

Pero no nos desviemos. Admítanlo, lectores: me extrañaron. Estas reseñas se están volviendo como una de esas incómodas relaciones entre adictos y su dealer: quizá este último no sea la clase de persona con la que te gustaría convivir a todas horas, pero es un hecho que te da gusto verlo en sus interacciones recurrentes. Les pido me perdonen por hacerlos esperar tanto en esta ocasión, procuraré que no se repita más.

Un dato curioso: debo decirles que los alcances de estas reseñas ya han contagiado con su mala leche y peor gusto a gente relacionada con TV Azteca y MasterChef México. En efecto, no sólo me están siguiendo a últimas fechas personas que laboran en esa empresa televisora, y que leen mis comentarios crueles y corrientes con avidez… ahora también me sigue UNO DE LOS CONCURSANTES.

Ya hasta nos mandamos vidas en Candy Crush…

Ya hasta nos mandamos vidas en Candy Crush…

Aunque ustedes no lo crean, el mismísimo Ariel (aún sin apodo) me añadió como amigo en el Feis. Pero antes de seguir escribiendo la reseña, debo hacer una aclaración para todos ustedes. El hecho de que él (o cualquier otro participante de este programa) se haya vuelto mi lector, seguidor y/o “befo” NO CAMBIARÁ EN NADA EL TONO DE MIS RESEÑAS. Seré tan objetivo como he sido desde el principio, tan cruel en mis críticas y tan corriente en mis comentarios sobre las personas de quienes se prestaron a este sainete. Mi integridad es incuestionable, y es bien sabido que soy la clase de persona que no puede ser comprada con objetos materiales o dinero, ya no digamos con lisonjas que engrandezcan mi de por sí desbordado ego.

Hecha la aclaración, manos a la masa:

EPISODIO 4: ¡TACOS, JOVEN!

Mandilette Michel y los jueces.

Mandilette Michel y los jueces.

Tras la predecible eliminación de Flacomemo, los Chefspirantes vuelven a la Cocina MasterChef Colombia Subarrendada al Ajusco©. Aburridette Michel les da la bienvenida a los remanentes. El chef Herrera, la chef Betty y el chef Molina están presentes para el reto de la caja misteriosa. Alan Gump dice que le gustaría poder cocinar “un conejo o un pato”, en la mejor tradición de Elmer J. Fudd. Herrera le pregunta a Luis El Virgen qué cree que vayan a encontrar dentro de la dichosa caja. Le responde que “un ave, para desplumarla”, evidentemente pensando que hoy no le ha jalado el cuello al ganso.

Niño, déjese 'ai…

Niño, déjese ‘ai…

No, Luis El Virgen, tus onanistas fantasías tendrán que esperar, pues la caja contiene… masa, agua y una prensa para tortillas. Así es, los concursantes deberán manufacturar sus propias tortillas y preparar tacos. Por fin, una prueba que nos despierta genuinamente el apetito.

Hay reacciones encontradas respecto a la perspectiva de hacer tortillas a mano. Marlene está nerviosona pues en su casa ella nunca las hace, ya que esa es labor propia de su madre. Hablando de madres, la monjita Flor luce como pez en el agua ante esta prueba, pues se nota que por sus manos pasan más tortillas calientes que por las de Yolanda Andrade. Alan Gump hace historia, pues por primera vez dice que él SÍ tiene vasta experiencia haciendo sus propias tortillas, en vez de soltar su tradicional: “yo jamás había visto una bolsa de masa, pero un día vi al chef Gordon Ramsay preparando sopecitos mientras yo lavaba platos”. Alejandra ‘La Gran Cachirula’ Maldonado, chef profesional que aún no logra borrar de internet toda la evidencia de que ES UNA PROFESIONAL A LA QUE NOS QUIEREN VENDER COMO AMATEUR, dice que “el taco es mexicano” (teníamos la duda), añadiendo que “donde comas tacos es riquísimo”, porque es obvio que nunca ha comido en Taco Bell.

FUN FACT: Ale fue juez en un concurso de cocina donde uno de los invitados fue el chef Herrera.

FUN FACT: Ale fue juez en un concurso de cocina donde uno de los invitados fue el chef Herrera.

La chef Betty comienza a hablar de la historia del taco y la producción opta por una musiquita campirana-folclórica para que entendamos que “el taco es mexicano”, como dijo La Gran Cachirula. El chef Herrera decide montar en cólera antes de la prueba diciéndoles que a estas alturas ya deben estar familiarizados con los ingredientes en la despensa y con el funcionamiento de la cocina, así que más vale que le preparen algo que valga la pena, pues ya está harto de probar siempre las mismas mugres aburridas y mediocres. Es difícil rebatirle el punto, hemos visto menos variedad en los platillos que en la colección de sombreros de Herrera. “Cualquier zonzo puede preparar un taco, pero ustedes están compitiendo por ser el Rey de Zonzolandia el título de MasterChef México”. Ya oyeron a Adrián, bola de pelmazos (excepto Ariel, cuyo talento es evidente): dejen de servirle cochinadas a los jueces, que se están gastando sus honorarios profesionales en sal de uvas Picot.

Anunciette Michel se avienta un espantoso comercial de Knorr caldo de res, con más pausas innecesarias que un autobús rural. Quizá deberían minimizar sus participaciones y dejar que gente más capacitada para esta labor asumiera los deberes de cada mención comercial. Sin ir más lejos, mi gurú cervecero Mario ‘El Treque’ Ávila le podría dar unas clases a la muy burra…

Aplausos…

Aplausos…

¿Ven? Sutil, efectivo y con pleno contexto. Bueno, la atribulada conductora procede a hacer una cuenta regresiva en la que entre el número “dos” y el “comiencen” pasan como 10 minutos. Ya es inexplicable, la verdad. Los concursantes corren hasta el minisúper y de pronto ocurre la tragedia…

MasterChef México como deporte extremo.

“Hola, soy Nallely y esto es Jackass… digo, esto es MasterChef México”.

Al salir corriendo para recolectar sus ingredientes, Nallely pisa mal en un escalón y sufre una grave torcedura de tobillo. “¡Ocupo un paramédico!”, le grita a Annette, en un rictus de dolor. “¡Una hebilla de un cinto!”, grito yo en casa, intentando ayudar. La conductora se ofrece a ayudarle a Nallely con su canasta, aprovechando que hoy se puso un vestido que parece delantal. Varios testimoniales confirman que la torcedura fue bastante seria, y la presencia del paramédico avala que la repostera regia no está aprovechando esto para hacer drama. Ella pide que le den una pastilla o algo, añadiendo entre lágrimas: “No me duele el pie, me duele MasterChef!”… Y tú me dueles, México.

quedÁn

Este episodio me concentré en ver los errores ortográficos del idiota que pone los títulos. Sospecho que es Paulina Rubio.

Pero suficiente compasión: es hora de los chimoles. Y aunque me burlo mucho de este programa cuando hace las cosas mal (ocurrencia frecuente), se ve que los participantes están haciendo un trabajo bastante decente. Alan Gump dice que NUNCA había cocinado pato, pero que se le antojaba intentarlo por primera vez (ajá), y como descubrió magret en los refris nos deleitará con un taquito de dicha ave jamás preparada previamente (dobleajá). Vemos tortillas multicolores, proteínas variadas, elaboradas salsas y al “albañil” Carlos construyendo un trompo para carne al pastor (tripleajá). Nallely recibe la visita de los chefs en su estación, y el chef Herrera le pone el apodo de ‘Patita Chueca’. Too soon, Herrera, too soon.

"Seguro la voy a jetear… seguro…"

“Seguro la voy a jetear… seguro…”

La pobrecita Arritmette Michel pone cara de congoja pues se avecina otra cuenta regresiva, pero si no participa en eso ¿qué le queda por hacer? Otros diez segundos a destiempo y se termina la hora de preparación. Los jueces comienzan a llamar a los seis platillos más prometedores al frente. Abogonzalo muestra sus “carnitas exóticas”: pato, codorniz y suadero de res. No encuentro lo exótico del suadero, pero a lo mejor él lo considera así porque es abogado de los caros y sólo come lomo de jabalí y filetes de cebra. Mientras taquea, el chef Herrera aprovecha para dejar caer, así casual, que él también fue taquero. Porque teníamos la duda. Pues muy taquero y todo, pero al que hemos visto echar la cucharita de tortilla con frecuencia es al chef Molina, y él no anda de presumido, ¿o sí?

La hermana Flor pasa al frente, un poco sorprendida. Y la verdad es que la monjita se sorprende tanto en esta contienda que ‘El Treque’ también sugirió referirnos a ella como “Sor Prendida”, para efectos de estas reseñas. Saliste inspirado a esta transmisión, ‘Treque’, ni cómo negarlo. Flor confiesa que ella sólo hace comida sabrosita y no los platos “soficados” de los otros concursantes. Quiso decir “sofisticados”, pero su error lleva sus niveles de adorabilidad a límites inexplorados por el género humano. Eso sí, presenta unos tacos donde veo abundancia de chayote, así que debe darle gracias al Creador que YO no soy juez, pues ya la hubiera expulsado del concurso y quizá de la orden religiosa. Los chayotes son lo peor que le ha sucedido a la gastronomía mundial. La chef Betty mete colosalmente la pata al decirle a Sor Prendida que “erró la profesión”. Buen trabajo, Betty: imagino que una monja de 67 años realmente necesitaba escuchar que dedicar su vida al servicio de su religión, con los obligados votos de pobreza y castidad, fue una decisión equívoca porque le quedan muy ricos los tacos. ¡Inspiradoras palabras!

La hermana Flor necesita más inspiración divina para nombrar platillos, eso que ni qué… y no es la única.

La hermana Flor necesita más inspiración divina para nombrar platillos, eso que ni qué… y no es la única.

Sor Prendida se da cuenta de que a Annette se le van los ojos al ver pasar la comida, y ocurre este curioso intercambio:

SOR FLOR: (Refiriéndose a Annette) A ella no le dan.

BETTY: No, ella no come.

SOR FLOR: Por eso está flaquita…

BETTY: ¿Será por eso?

Me moría por ver que Annette se derrumbara ante la cámara gritando “¡SI ME PONGO A COMER JAMÁS VOLVERÁN A DARME UN PROTAGÓNICO EN TELENOVELA, INSENSIBLES!”, para después correr a vomitar al baño, pero no ocurre. Será para la otra. El chef Herrera dice que Flor es “la monja favorita de México, después de Sor Juana”, haciéndonos pensar que no nos molestaría ver a la hermana Flor inmortalizada en un billete. Después le dice a “Cazador” (el Abogonzalo) que “está despedido”, pues evidentemente Herrera planea reabrir su taquería con la mano de obra provista por MasterChef México. Allá él.

Ella es 'La Neta', ¿sabían?

Ella es ‘La Neta’, ¿sabían?

El chef Herrera llama a Carmen. “¿Ah, neta?”, responde ella. “Sí, neta”, confirma él. Creo que vamos a armar un “drinking game” para el programa, donde debemos beber un trago por cada “neta” de Carmen. Presenta unos tacos en tortillas tricolores porque MÉXICO. La verdad ya no sabemos quién de los concursantes le copió a quién, pues este motivo patriótico en los colores de la masa está presente en varios de los platillos presentados. Carmen La Tâmaliére sorprende con un taco de chile relleno que le dobla las rodillas a los jueces, así que Herrera “despide” a sus “empleados” Gonzalo y Flor, en un gag recurrente mucho más efectivo que sus chistes sobre simios del episodio previo. Se ve que el chef estuvo puliendo su repertorio de stand-up, hecho que agradecemos.

Cada vez que comes un taco tricolor, uno de los Niños Héroes se hace hombre.

Cada vez que comes un taco tricolor, uno de los Niños Héroes se hace hombre.

Marlene pasa al frente, buscando reivindicarse tras el delantal negro del programa anterior. También hizo taquitos en tres colores. Los chefs echan muchas porras y ella vuelve feliz al lado de los favoritos, donde Carmen le da un abracito de amiwis. ¡Aaaaaaawwwwnnn, reconciliación! Ahora pasa al frente Ale La Cachirula, feliz de estar contendiendo para la victoria. Esta “organizadora de eventos” QUE ES CHEF PROFESIONAL, y que incluso ha juzgado concursos de cocina donde el chef Herrera estuvo como invitado (¡Gracias por el dato, Don Google!), preparó unas audaces confecciones combinando pato, cerdo, cangrejo, huitlacoche, chiles variados y demás lindezas. Sospechosamente profesionales, debo añadir. Miren, yo no tengo ni vela en el entierro con este programa ni ningún favorito (exceptuando a Ariel, que merecería ganar ya de una vez para ahorrarnos tiempo a todos), pero la verdad sí me irrita que TV Azteca quiera tomarle el pelo a la gente diciendo que está reuniendo a puro “talento amateur” de la cocina. ¿Costaba TANTO encontrar a 18 concursantes legítimamente aficionados? No lo creo.

"Día 32: nadie sospecha aún que soy profesional. Bueno, fuera de los televidentes y la producción".

“Día 32: nadie sospecha aún que soy profesional. Bueno, fuera de los televidentes y la producción”.

¿El último concursante en pasar al frente? Alan Gump. A la pobre Nallely le debe estar punzando su patita cucha. El lavaplatos y savant culinario se luce con un trío de espectaculares tacos: costillar en puré de frijol, carnes frías en reducción de vino tinto, cielo-mar-y-tierra al vino blanco con piñones… Me URGE el meme de “Ese momento incómodo en el que descubres que el chavo que lava la loza tiene mejor paladar que el tuyo”. Soy fan de Alan Gump, lo confieso. Digo, no es un Ariel, pero se perfila como otro de mis gallos fuertes, pero también rifa. El platillo de Alan se llama “Tacos a la Viva México” para continuar con el tono nacionalista. ¿Será que pasar tanto tiempo en Colombia le está generando a los Chefspirantes una nostalgia excesiva por el terruño? Lo malo es que a Alan le hablaron muy al tiro y les dijo el primer nombre de platillo que le vino a la mente.

A Alan ya le estaba tocando Incómodo Momento Espiritual con la Chef Betty®, con saludo nazi incluido…

A Alan ya le estaba tocando Incómodo Momento Espiritual con la Chef Betty®, con saludo nazi incluido…

Veo con preocupación que los nombres vernáculos se están haciendo repetitivos o faltos de imaginación. Aquí les dejo entonces algunas sugerencias de nombres bien mexicanotes para sus futuros platillos, para uso de los concursantes que me estén leyendo (o sea tú, Ariel):

  • ¡Taco-néyele, Pelao! Ideal para tacos de cabrito.
  • Enchiladas verdes Sí Cumplen. Sírvanse con una servilleta fabricada con un jersey de la Selección Mexicana.
  • Tomates y no invitates. Con reducción de tequila y malas decisiones.
  • Gaviota rostizada en salsa Casa Blanca, con cargo al erario.
  • Caldo corto en fuga del Altiplano. Servido con custodia de camarón pacotilla.
  • Huitla-coche Doble Hoy No Circula.
  • Pechugas divorciadas Chule Arámbula.
  • Qué triste fue decirnos Arroz.
  • Lobo y Melón. Digo, por si les da por las proteínas exóticas.
  • Potrillo al ajillo.
  • Lengua Sous-Videgaray, sobre un espejo de ilusiones presidenciales.
  • Flan de Ayala.
  • Osorio Chongos.
Si fuera una ambulancia del ChISSSTE ya le hubieran amputado la pata.

Si fuera una ambulancia del ChISSSTE ya le hubieran amputado la pata.

Tengo muchos más, por si ocupan. Antes de anunciar al ganador de esta prueba vemos la dramática salida de Nallely en ambulancia. En una toma muy cerrada, obvio, para que no se note que es ambulancia colombiana. Pobre Nallely, pero como dijo un amigo tuitero: “Es karma por escaparse de su casa para ir a concursar en MasterChef Mx”. Difícil discutir eso. Bueno, la prueba es ganada por: ALE LA CACHIRULA. La profesional de la cocina se congratula por vencer a una bola de amateurs (la mayoría, pues), y tiene el privilegio de pasar a la despensa con los jueces para determinar el rumbo de la siguiente prueba.

Los jurados le dicen a Ale La Cachirula que los concursantes tendrán que cocinar utilizando un ingrediente determinado, y ella decidirá a quién le toca cada ingrediente. La burra de Ale dice que a estas alturas ya se conocen las debilidades de cada quien así que fue “un modus OPERANTI muy sigiloso”. No sé cómo pudo errar con un término en latín que mencionan veinte veces en cada episodio de CSI. Lo único que sé es que ESA MUJER ES PROFESIONAL Y NOS QUIEREN VER LA CARA.

Quitarle el acento a "anís" y ponérselo a "comino": ¡eres un desmadre, encargado de los gráficos!

Quitarle el acento a “anís” y ponérselo a “comino”: ¡eres un desmadre, encargado de los gráficos!

Hay tres ingredientes a elegir: vainilla, tamarindo y alcaravea. Breviario cultural de los chefs para presentar cada ingrediente. Ale La Cachirula los asigna de la siguiente manera:

Vainilla: Abogonzalo, Luis El Virgen, Santaclós Veracruzano, el Cartel de Tijuana (Carlos y Alfredo).

Tamarindo: Ale Cachirula, mi gran amigo de toda la vida Ariel, Healthy Diana (aunque la bruta había agarrado vainilla por error en un principio), la Maistra Gaby.

Alcaravea: Seño Gina, hermana Flor, Carmen La Tâmaliére, Diseñorita Tianne, Marlene, Alan Gump.

Hay algo de consternación por parte de los concursantes cuando se enteran de qué les tocó, porque se ve que aún no les queda del todo claro el concepto de “es una competencia”. Tienen una hora para preparar, pero además cada platillo tiene que ir acompañado de una copa de helado con frutas. ¿Por qué? PorqueHOLANDA. En serio, ¿cuál es el reto de combinar un pinchi helado Holanda con frutas? ¿Qué intrincado desafío presenta? ¿Cuál es el aporte culinario real? “NINGUNO” es la respuesta a todo lo anterior. Pero Holanda patrocina y hay que xoderse, pueblo. Para que el imbécil redomado de Álvaro Cueva vuelva a mojarse las braguitas gritando a los cuatro vientos que este MasterChef es IGUALITO al de la BBC. Ya, Antonio, tómate un tecito de tila para los nervios (cortesía de nuestro patrocinador cutre La Pastora®) y sigue escribiendo.

Sin correr, gente, luego se nos tuercen…

Sin correr, gente, luego se nos tuercen…

Arranca la prueba. Los chefs visitan varias estaciones. Alan Gump va a hacer otro ambicioso plato, pero se siente confiado con su proteína pues dice que “el pato es mexicano”. Yo no sabía que los patos de nuestro país generaran tanta confianza o que fueran especialmente buenos, pero le cedo el beneficio de la duda a este lavaplatos que domina osmóticamente todo lo que a gastronomía se refiere. Marlene dice que al principio estaba nerviosa pues confundió la alcaravea con la amapola, algo que suena particularmente riesgoso a la hora de tratar con narcomenudistas pero que aquí suena más bien a drama gratuito. Aprovechamos para reírnos otro poquito de sus esfuerzos por pronunciar “alcaravea” y para oírle decir que va a arriesgarse a cocinar por primera vez un costillar de cerdo. Ella dice que esa proteína no es su favorita pues “no me gustan los gordos… de la carne”. Notamos la incómoda pausa, Marlene. Pero ya nos vamos a meter al gym, vas a ver. Ariel, que es un auténtico crack, va a preparar un suculento pescado empapelado en salsa de tamarindo que debería ganar todo el programa de aquí a que se acabe, para ahorrar tiempo. La Maistra Gaby anuncia a la cámara que ella quería cocinar pescado (mero) para salirse de su zona de confort. GRAN idea hacer esto en una ronda de eliminación, sobre todo después de demostrar que su zona de confort es tan reducida como la que encontrarías en un hotel de paso donde pernoctó Charlie Sheen. Diseñorita Tianne también se traba diciendo “alcaravea” pero dice que su aroma le remitió un poco al anís, así que va a hacer una salsa con la semilla, coco, menta y jengibre. Pobrecita, desde lejos vemos al autobús del FAIL a punto de arrollarla. Carlos faux-albañil hará chuletas de cerdo a la vainilla, con una salsa frutal. Seguro cocina eso en la obra.

¿Eres Health Coach o HELL Coach, Diana?

¿Eres Health Coach o HELL Coach, Diana?

El tiempo de cocina concluye. Comienzan a pasar las víctimas, encabezadas por Healthy Diana y un pollo con verduras y tamarindo que parece algo que encontrarías en el basurero de un Panda Express al final de un día de malas ventas. Herrera dice que es “un plato de panfleto de cocina fácil que se consigue en cualquier supermercado”. Diana dice que no porque le hagan esa crítica cinco veces se va a poner a llorar. No, burris, no creo que la paciencia de los jueces les de para probar cinco platos como éste sin antes mandarte a casa, por güerita que seas. Carmen muestra un pescado que aliñó con un mole al que le puso alcaravea, cuyo sabor y cocción son buenos, pero Benito le reprocha la presentación minimalista. “No hay una guarnición, ni un carbohidrato”, reclama Molina, que se traduce en “¿CÓMO QUIERES QUE PRUEBE ESTO SIN UNA ANTOJADIZA CUCHARITA DE TORTILLA?”. Eres un libro abierto, chef Benito. Luis El Virgen pasa al frente con su pato al aceite de vainilla. No emociona, la chef Betty le dice “esto caliente encima de esto hubiera sido tu momento”. ¡SEXY! Carlos prueba suerte con su puerco envainado y se lleva las palmas. Si él es albañil yo soy nadadora sincronizada.

Ojo, apostadores: Las Vegas estima que Herrera vomitará frente a las cámaras antes del episodio 9.

Ojo, apostadores: Las Vegas estima que Herrera vomitará frente a las cámaras antes del episodio 9.

La Diseñorita Tianne y su pescado en salsa de alcaravea pasan al frente. Herrera le corrige diciéndole que el relleno de sus tomatitos no es “queso Oaxaca”, sino “QUESILLO Oaxaca”. Antes de que yo pueda idear algún comentario soez sobre el quesito de Tianne Herrera se avienta un HERRERISMO (¡termínense su bebida!): “Este es un plato perfecto… para hacer un banquete… para LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES”. ¡Yeeei, también cambiamos de película! Tianne es eviscerada por Herrera, quien le dice que no tiene ni idea de cómo usar la alcaravea, ni cómo pronunciarla y hasta que sus albóndigas se le están desparramando por la falta de ejercicio (esto último quizá lo imaginé, pero se puso feo). El chef Benito le baja un poco el Índice de Mame a los comentarios de su colega hablando de la buena presentación y de la cocción correcta, pero también hace gestos al probar la salsa, que debe saberles a un “shot” de patchouli. Y me la hacen llorar, los muy perros…

Véanla: es como regañar a Bambi, la verdad…

Véanla: es como regañar a Bambi, la verdad…

Abogonzalo no tiene mucho éxito con sus costillas de cerdo con verduras a la vainilla. Mala presentación, poca sal. Seño Gina presenta un plato llamado “El Caos” que acaba siendo un éxito, pues a Benito le hizo recordar una mantarraya con jamaica frita que se comió hace 23 años. Yo, hace 23 años, me comí media lata de chilorio ‘La Chata’, frío, con un Marlboro como guarnición. Soy un triunfador. Luego Alfredo y su peinado a prueba de balas se luce con unos callos de hacha en salsa de vainilla, minimalistas y mamones. Pero la rompe, pese a que la porción es como desayuno escolar del DIF. La Cachirula hace un magret de pato en salsa de tamarindo, pero ya no quieren hacer tan obvia la diferencia contra el resto de los amateurs y todo queda en un “ai’ se va”. Alan Gump hizo “pato ardiente, porque está enchilado” y un “helado ardilla, porque tiene nuez, y las ardillas comen nueces”. También hace la observación de que la vida es como una caja de chocolates, ya que nunca sabes a cuál de ellos eres alérgico, o algo. La monjita favorita hizo una “chuleta celestial”, pero de lejos se ve que le quedó crudísima. ¿Será que allá en el cielo les gusta el término inglés? Todo indica que volverá a vestir el mandil negro, que ya le hace juego con el uniforme religioso.

Por fuera luce bien, por dentro todo mal.

Por fuera luce bien, por dentro todo mal.

Marlene está nerviosísima pues la mayoría de los platillos han estado tétricos, particularmente los de alcaravea. Algo raro debe haberle pasado a esta pobre entre un episodio y otro, pues anda mucho menos contestataria, con el bitchness bajo control. ¿Inteligente jugada estratégica o le pusieron una transfusión de sangre ligera proveniente de cierta monja? Quizá jamás lo sabremos. Su platillo luce bien, sabe mejor y pinta para ser su salvación. Gaby, por otra parte, dejó mal cocido su mero, hizo una salsa pasada de tamarindo, no frió bien la jamaica y creo que hasta le bajó las llantas al coche del chef Benito, pues la trata con dureza. La chef Betty le da unos tips para cocinar correctamente el pescado, que en su caso debieron reducirse a “abre la lata de sardinas con cuidado para no cortarte”, pues no se ve que sea la clase de persona que acepta los errores ni los consejos. Ariel, quien sabe lucir muy bien su frondosa barba, presenta un platillo que luce espectacular, pero al parecer los ignaros chefs no entienden su visionaria cocina pues alegan que su pescado “parece sushi de tan crudo”. ¿Qué saben ellos? Huele a complot en su contra, siendo completamente objetivos.

Me imaginé esta foto con infantes de marina detrás de estos cuatro concursantes, frente a bolsas de drogas y armas cortas…

Me imaginé esta foto con infantes de marina detrás de los cuatro concursantes, frente a bolsas de drogas y armas cortas…

El chef Herrera les dice a todos que los platillos estuvieron muy por debajo del ya de por sí lamentable nivel mostrado hasta el momento, pero hubo cuatro que se salvaron: Marlene, quien se preocupó por cocinar en vez de emplatar como en la escuelita o rezongar, así que a lo mejor aprende algo. Alan Gump, quien filosofa diciendo: “lo que pasa por tu mente, pasa por tu vida”, ante el colectivo “JUAT?” de todos los que le escuchamos espetar su curiosilla frase. Y los últimos dos son el Cartel de Tijuana: Carlos el dizque albañil y Alfredo, a quien en lo sucesivo llamaré OILfredo debido a las cantidades industriales de grasa presentes en su cabellera. Al final todo queda entre Alan y Carlos, así que ellos encabezarán equipos en el próximo reto de campo. Y el gran ganador es Carlos, quien casi se cae del andamio por la alegría. Es broma: es CHEF PROFESIONAL TAMBIÉN, no albañil.

¡Quiten de ahí a mi amigo Ariel y pongan a La Cachirula!

¡Quiten de ahí a mi amigo Ariel y pongan a La Cachirula!

Los peores: Abogonzalo (lo perdonan casi de inmediato y ni se pone el mandil negro), la hermana Flor, Diseñorita Tianne, la Máistra Gaby y… ¿QUÉ? ¿ARIEL? ¡No es posible! ¡Él es mi amigo en Facebook, seguro la producción de MasterChef México descubrió nuestro vínculo de cuatitud y por eso se están cobrando con él mis burlas! ¡FARSA!

No quiero ni imaginar qué harán los idiotas de la producción si les cae un patrocinio de toallas femeninas…

No quiero ni imaginar qué harán los idiotas de la producción si les cae un patrocinio de toallas femeninas…

Corte a la casa colombiana donde los candidatos a partir reflexionan sobre esta encrucijada en la competencia. Y donde los tarados de TV Azteca nos recetan más comerciales a fuerza, como uno de servitoallas Pétalo donde ponen a Marlene a regar agua con una jarra sobre una mesa a propósito, porqueCREATIVIDAD.

¡Ya los vi, despidiendo a la lisiada!

¡Ya los vi, despidiendo a la lisiada!

La prueba de eliminación está a punto de comenzar, pero antes de la masacre Arruguette Michel le dice a los presentes que seguro se estarán preguntando qué pasó con Nallely. “¿NaQUIÉNly?”, preguntan todos con la mirada, pero de pronto aparece la repostera regia en muletas. Creo que todos sabemos en qué va a terminar esto, ¿cierto? Música tristísima como la que ponen cuando quieren tu donativo para teletones, más lágrimas de la accidentada, la revelación de que lo que parecía un esguince terminó siendo una fractura, oportunidades perdidas para anunciar el fortalecimiento del calcio en los huesos gracias a Cal-C-Tose, más música triste, adioses sentimentaloides pero de mucho alivio por parte de quienes piensan “una menos”, discursos de “esto no es un adiós sino un hasta luego” y bla bla bla… La gira de despedida de Chente Fernández duró mucho menos, la verdad.

De pronto Benito Molina tiene un "flashback" a sus épocas en el barco pesquero Y SE PONE A SUBASTAR LAS JAIBAS AL MEJOR POSTOR. ¡ESCÁNDALO!

De pronto Benito Molina tiene un “flashback” a sus épocas en el barco pesquero Y SE PONE A SUBASTAR LAS JAIBAS AL MEJOR POSTOR. ¡ESCÁNDALO!

Terminada la telenovela, volvemos a cortar cabezas: Carlos, como ganador de la prueba previa, decide qué proteína usará cada uno de los cuatro mandiles negros. Gabriela y Tianne cocinarán conejo. A la hermana Flor le toca un apropiado cordero, y Ariel se lleva la jaiba de concha suave. Cuando Carlos se sube al gallinero con el resto de los concursantes lo vemos discutiendo estrategia sobre la asignación proteica. Estas últimas seis palabras parecen extraídas de un discurso de candidato priísta, diantres. En resumen todos consideran a Tianne como la más bruta, nadie quiere perjudicar a la hermana Flor para no tentar la ira de la corte celestial y piensan que Gaby no es competencia. Hablen bajito, muchachos, sus compañeros eliminables han de sentir feo.

Verlos armando estratagemas es un poco como ver micos jugando al ajedrez.

Verlos armando estratagemas es un poco como ver micos jugando al ajedrez.

Vistazo a los procesos. Ariel, con mano segura y el tumbao que tienen los guapos al caminar, prepara unas jaibas en tempura. La hermana Flor se siente mortificada por repetir con el delantal negro, pero su cordero “a las cien hierbas” luce prometedor. Tianne está a punto de hacer explotar el set de grabaciones con una olla exprés que escurre como radiador de Tsuru en la carretera del Ajusco. Gabriela agarró al conejo a sartenazos. En fin, pura genialidad. El chef Benito aprovecha para recordarles que mantengan limpia su estación, pues trabajan más sucio que la mamá de Álvaro Cueva (¡BOOM, CUEVA! ¿Creíste que me había olvidado de ti, desagradable homúnculo?).

Tianne + fuego + gas + olla de presión = Suspenso y diversión garantizados

Tianne + fuego + gas + olla de presión = Suspenso y diversión garantizados

Se acabó el tiempo. Tianne nos enseña su conejo (SEXY). Al parecer el adobo no está mal y la cocción es correcta, pero su guarnición es una ensalada de frutas más desangelada que Anette Michel. Ariel pasa al frente con su aplomo de hombre de verdad y aroma viril de Patrick’s. Sospechamos que alguno de los otros tres mandiles negros lo saboteó mientras él cocinaba, pues sus jaibas no quedaron tan “tempura” como hubiera deseado. El crustáceo exhibe un capeado excesivamente grueso y parece una esponja de grasa. Insisto: aquí hay consigna contra Ariel. Sor Prendida la prende con su cordero, así que seguro se salva pese a que hizo un puré de papa con consistencia de resistol blanco. Y a Gabriela le salió bastante decente el estofado de conejo, aunque Herrera considera al arroz que hizo como guarnición “un complot para desestabilizar la gastronomía de nuestro país, ESTÁ HORRIPILANTE”. ¡No, chef Herrera, el complot es contra Ariel! ¡El arroz de Gabriela es una cortina de humo! Pero nada, Herrera no me escucha. MI GALLO HA SIDO DESPLUMADO.

Con esta cara los leo.

Con esta cara los leo.

Ariel paga caro el precio de aventurarse al tempura y sale expulsado en esta jornada de eliminación. Al menos abandona la cocina con paso firme y por su propio pie, no como Nallely y sus huesos de palito de pan. Ni hablar, amigos, nos leemos en la próxima reseña que prometo no tardará tanto.

¿NETA?

¿NETA?

¡Ah! Y espero no echarle la sal a Carmen La Tâmaliére, que me acaba de dar “Follow” en Twitter…

21 comentarios en “FINÍSIMAS RESEÑAS: MASTERCHEF MÉXICO – EPISODIO 4

  1. Lo que hacen para tragar algunos en televisión. Durante la semana no sólo el “señor ” que los bloqueo alabó el programa. En otro programa que por casualidad estaba viendo dijeron que esta mejor realizado que las otras versiones de reallity. La carcajada que solte de escuchó bastante lejos.
    Ahora a esperar la siguiente reseña

  2. maese sam perez si sigue asi con sus reseñas va a hacer que pierda la chamba por no parar de reir, y a ver si en una de esas como lo siguen los aztecos no le terminan dandole chamba -y mas que tiene uno que otro conocido por alla- por cierto este episodio se debio llamar maldita lisiada o algo asi
    lo que aprendi en masterfail mx es que ahora cada que pidan tacos en su fonda de desconfianza los pediran con proteina y ya no de pastor o suaperro, creo que alguien ya comento esto antes
    y a que se referia sor-prendida flor al decir que a malette michel con eso de -a ella no le dan- que es lo que no le dan
    en cuanto a los chefcursantes que le sigen esta chingon -y podrian usar un pseudo para no autocomprometerse si es que llegaran a comentar aqui- que cuenten las chingaderas off-camera, ojo no del concurso ni quien gana pues supongo les habran hecho firmar esa chingadera del embargo pa no revelar quien gana y demas cuestiones
    igual estaria bueno ya que esto lo leen los aztecos que le hagan caso al decirles en que la cagan y que puedan mejorar -si es que tienen esa mediana intencion de mejorar- pues supongo que si haran masterfail2mx

  3. En dado caso lo que quieres cobrarle a Alvaro Cueva es culpa de sus padres. La expulsión de Ariel posiblemente es porque “Canibaliza” el tiempo de publicidad del detergente patrocinador. El oficio ficticio de Carlos posiblemente se debe a que ese punto lo dejaron para lo último en una jornada de creativos en Sábado por la tarde (Las cervezas corrían tan abundantemente que un chiste quedó en el memo como decisión final). La espera ha valido la pena, sus reseñas hacen el 50% de esta serie.

  4. Hoy aprendí algo con tu reseña maestro Sempere. …..ya se que es alcaravea , gracias mil y disculpa mi ignorancia culinaria

  5. La final será morenit(a) vs guerito(a). puros morenitos están sacando.

    jajaja y no nos sorprendamos si el pastelero Buddy valastro aparece en masterchafa claro en algún monatje editado jajaja . Y si cada vez son mas evidentes todo lo falso y truculento que fue esto ni ablur que fue un albur jajaja.

  6. Debo nuevamente reprochar el retraso en la reseña pese a tanta explicación y excusas de tu parte Toño, pareces concursante de MasterChef México.

    La verdad es que esperaba la reseña pues no pude ver mas que el comienzo del programa (y de alguna manera leerte equivale a ahorrarme la pena de ver la repetición por internet).

    Mi apunte en esta oportunidad es que por más cerradas que hagan las tomas, no han evitado que por fracciones de segundo se aprecie que los vehículos donde han transportado a nuestros felices concursantes, exhiben el número de placa en los costados con tipografía extra grande (con suficiente tiempo libre y ganas de xoder, con ese dato hasta podemos saber donde han rentado las vanettes).

    Otra cosa que la champurrada edición sigue cajeteando (y aquí me voy a adelantar al EP 05) es que siguen mostrando a los participantes en el balcón antes de saber quien (o quienes) pasaron determinada prueba con lo que el factor sorpresa se pierde sin remedio.

    Hablando de adelantarse (y de spoilers)… si no quieren que se sepa que se graba en Colombia, hubiesen agarrado una boda donde la “novia” no tuviese un acento tan evidente y donde Anette no comentara con los “invitados” al banquete el clásico modismo colombiano “fresco”.

    Así como tarde llegó la reseña, tarde te hago llegar un afectuoso abrazo por tu cumpleaños, so asno.

  7. Excelente reseña, yo sólo vi un capítulo en la tele y decidí no verlo nuevamente para evitar tanto improperio de mi parte, sin embargo, leer esta excelente columna, provocó el deseo de ver las repeticiones para reír una y otra vez con tus agudos e ingeniosos comentarios, espero impacientemente la reseña del episodio siguiente, muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s