Man of Steel: Un dios llamado Kal

superman_in_man_of_steel-HD-1

You will give the people an ideal to strive towards. They                                               will race behind you, they will stumble, they will fall. But in time, they will join you in the sun. In time, you will help them accomplish wonders – Jor-El, Man of Steel

(SIN SPOILERS, TRANQUILOS)

Hay un momento especialmente efectivo en la última versión fílmica de Man of Steel: el protagonista entra a la iglesia del pueblo donde creció, buscando alguna clase de respuesta de parte del párroco local. Se encuentra acosado por las huestes kryptonianas del General Zod, pero ignora si su sacrificio servirá de algo para salvar a la especie humana. Y mientras el cura hace su mejor esfuerzo por orientarle, cada nueva duda que asalta su mente está enmarcada por la figura de un Jesucristo en el vitral a sus espaldas.

El tono cuasimesiánico que reina en la última película en la saga de Superman no debe de sorprendernos. Esta postura de considerar la naturaleza divina de los súperheroes no es nada nueva, pero quizá no se le había explorado con tanta claridad hasta este momento. Quizá eso me hace disfrutar Man of Steel mucho más de lo que sus calificaciones a nivel crítico (alrededor del 54% en Rotten Tomatoes) podrían sugerir.

Superman no es un súperheroe simpático, admitámoslo. Y mucho menos en la pantalla. Por principio de cuentas no hay muchas formas de hallar empatía en él. Es demasiado alienígena para ser un tipo torturado por su psique, como es Batman. Su nobleza parece gratuita y no emana de una debilidad en su etapa formativa, como la del Capitán América. No parece disfrutar su rol heroico como el ocasionalmente inmaduro Spider-Man. Y tampoco es un bastardo carismático y pendenciero a lo Wolverine. ¿Cómo hacerlo conectar con el público? Sigue leyendo

Anuncios

THE RED BULLETIN: Reblandecimiento Explicable

19_Playground

N. del T.: Esta columna data del mes de julio del 2012, y hace hincapié sobre una verdad que cada vez se hace más evidente: estamos creando generaciones blandengues y privadas de los placeres naturales de la niñez. Pero tampoco ayuda nada el hecho de que no hay forma de reeducar a los padres apanicados de la actualidad, claro.

___________________________________________________________________________

Estaba hablando con una amiga respecto a su hijo menor, un perfecto ejemplo de indisciplina dentro y fuera de su hogar, y ella me confesó sentirse desesperada por el hecho de que la energía incansable de su pequeño vástago para desobedecer, importunar y sacar de quicio a grandes y chicos no parece tener límites. El niño llora cuando no obtiene lo que quiere, ignora las advertencias de padres y maestros, muestra alarmantes síntomas de crueldad hacia compañeritos y mascotas… en fin, es lo más cercano que estaré de conocer a un dictador en etapa larvaria. 

“Quizá tengas que encontrar la forma en que canalice su energía hacia algo positivo, ¿no has pensado meterlo a practicar fútbol americano o karate?”, le sugerí, basándome en mis propias experiencias como niño de atención dispersa.

“¿Qué? ¿Estás loco? Eso les fomenta la violencia, los lastima, ni pensarlo. Me van a maltratar a mi angelito…”, respondió, como si le hubiera sugerido meter al niño a desactivar bombas caseras en el Medio Oriente.

Esto llevó la conversación por derroteros francamente desmoralizantes. El club donde mi amiga y su familia suelen ir a nadar retiró los trampolines de la alberca (por el riesgo de lesiones). Lo mismo sucedió con los juegos infantiles donde los niños de su complejo de departamentos solían encaramarse para jugar, que ahora han sido sustituidos por inocuos y estáticos caballitos de plástico. Y la satisfacción cuasi sexual que manifestó al revelar que la escuela donde estudia su pequeño Atila El Huno eliminó el jugar “quemados” en la clase de educación física me dejó convencido de una cosa: hoy en día preferimos exponer a las futuras generaciones a un porvenir de egoísmo que a un pelotazo en el cráneo.

Seamos honestos: estamos criando a la Generación con Síndrome del Niño No Golpeado. Tampoco se alebresten, no estoy avocando el abuso infantil, eso ni pensarlo. Me refiero a que los niños –y muchos adultos, de hecho– necesitan ser golpeados por la vida. Es lógico. A lo largo de la historia, el género humano se ha logrado erigir como especie dominante gracias a la adversidad en forma de mamuts hostiles, peste bubónica, guerras territoriales y discos de Ricardo Arjona. El ser golpeados reiteradamente nos ha endurecido, nos ha engrandecido. ¿Por qué ahora nos empeñamos en ablandarnos?

El hijo de mi amiga no es el problema. El problema es mi amiga. Instituir disciplina se está confundiendo con maltrato. Arriesgarnos en busca de experiencias que nos templen el carácter se está confundiendo con temeridad. Un raspón en la rodilla y un chichón en la cabeza se confunden con hemorragias expuestas y traumatismos craneoencefálicos. Un corazón roto se confunde como una razón para administrarnos cuatro años de terapia. Todo tiene un costo, sea económico, social o pertinente a la afirmación que necesitamos para validar nuestro paso por la vida.

Creo que no tiene mucho caso ir por la vida evadiendo toda clase de prueba demandante. Desde mi punto de vista, eso equivale a pagar el carísimo boleto de entrada a un parque de diversiones y no subirse a un solo juego mecánico con movimientos violentos. No hay desperdicio en exponernos al riesgo, al miedo, así sea en dosis moderadas. Siempre se puede ir aumentando gradualmente la intensidad, al punto de saber sobreponernos a esa sensación de estar desprotegidos, de no tener el control.

De igual forma, educar a un menor en el sutil arte de sufrir las consecuencias es de lo más benéfico. El mundo no se acaba cuando un niño es condenado a una semana sin televisión. Ningún adolescente ha muerto por deprivación de videojuegos repentina. No se sabe de casos donde un joven que ha sido reprendido por llegar en mal estado a casa tras ingerir su primera cerveza decide de pronto volverse un asesino en serie. Muchas veces la penitencia va implícita en la falta cometida. Un castigo, un oportuno golpe en el trasero, una nariz que sangra… todos son refuerzos a la coraza de nuestra armadura cotidiana.

Los que escribimos para ganarnos la vida sabemos que no hay malas experiencias, todo se convierte en material para crear. Quisiera que personas como mi amiga se dieran cuenta de que no están criando a ciudadanos responsables del futuro: tan sólo a monstruos vulnerables.

Julio 2012