Patrimonio de Jotos

Política y homosexualidad: ¿jamás podremos ponernos de acuerdo?

Noteja de Lentejas: Dedicado a todos mis amigos y amigas gays. Los pondría en evidencia identificándolos a todos por nombre, pero sé que algunos de ustedes están más metidos en el clóset que los niños que viajan a Narnia, así que mejor no meternos en problemas. ¡Con cariño, ya saben!

No fue una gran semana para la tolerancia sexual. En Estados Unidos, el actor Kirk Cameron (quien fuera un ícono juvenil de los 80 en una inocentona serie llamada Growing Pains) afirmó en una entrevista para CNN que las uniones homosexuales eran “destructivas para la las bases de la civilización” y que el matrimonio se definió en el Jardín del Edén entre Adán y Eva, así que pretender cambiar sus parámetros es peor afrenta para Dios que jugar fútbol en domingo. En otro caso, Mark Cuban, dueño de los Mavericks de Dallas de la NBA, fue censurado por ESPN al hacer un chiste sobre gays en el marco de un podcast. Y en México, un “diputado juvenil” (alguien explíqueme la razón de existir de esta “división de ascenso” del parasitaje nacional)  se soltó hablando como borracho en brindis de boda durante un evento en la Asamblea Legislativa del DF, culminando su triunfal paso por la tribuna política criticando a un partido de oposición por permitir el aborto y el “matrimonio entre jotos”.

Kirk Cameron en CNN… y como lucía a finales de los 80. Cero gay.

Resulta difícil creer que en plena Era Glee todavía siga luchándose esta cruenta batalla entre quienes gustan de practicar su sexualidad de acuerdo a lo que el cuerpo y el alma pidan, y los que opinan que las relaciones tienen que quedar perfectamente demarcadas de acuerdo a libritos religiosos donde se ignoran convenientemente casos de poligamia, concubinato y hasta misteriosas “eutanasias en reversa”. En efecto, Yisus Cráist reviviendo muertitos se me hace más aberrante para la naturaleza que dos señores bigotones dándose besos, pero es mera apreciación personal. Discúlpenme si los ofendo.

Este espacio dista mucho de querer reconciliar puntos de vista tan opuestos como los que privan entre los defensores encarnizados del homosexualismo y sus contrincantes en el bando de los heterosexuales. El tema está muy cabrogne, la verdad. Dejando de lado que a nadie le gusta discutir para perder, está clarísimo que los puntos de vista sobre religión, política, fútbol y preferencias sexuales sólo cambian cuando ocurre una experiencia personal que realmente nos mueve. El caso típico de la madre mocha que aprende a aceptar y querer a un hijo homosexual puede sonar muy distante del político conservador que de pronto se enamora de una periodista de corriente liberal, pero ambos casos suceden en la vida real y están basados en el principio de la tolerancia.

Y tolerancia es lo que nos falta, siempre. Cameron no se disculpó públicamente, e incluso explotó su súbita relevancia para fortalecer su agenda pro-Cristiana en un foro político del Partido Republicano de EEUU. Cuban se vio motivado a escribir un largo post en su blog manifestando su aceptación de la comunidad gay y diciendo que un chiste no debe definir a una persona. Y el mencionado polítiquillo en ciernes expresó una disculpa torpe ante los medios, después de desligar al Partido Acción Nacional de lo que él definió como “expresiones a título personal”. Lo que es lo mismo: sí creo en lo que dije, pero el partido político que me permitió hacerme mis tarjetas de presentación tan monas de “diputado juvenil” no tiene la culpa. Pan con lo mismo.

¡Ah, pero aunque no lo creas, este blog estúpido tiene una solución!

No sólo es una solución. Es LA solución. En un momento de epifanía he descubierto la forma perfecta de evitar esta clase de penosas confrontaciones entre gays y heteros, para siempre jamás…

Que se vayan.

¿Ven? Simple, como suelen ser las mejores soluciones. Y es perfectamente consistente con una de las prácticas más comunes del género humano para lidiar con problemas: hacerse los tontos e ignorar su existencia. Yo lo llamo ‘Avestrucismo Confrontacional’, pero el nombre es lo de menos, ya lo definiremos cuando me otorguen un merecidísimo Premio Nobel por haberlo descubierto. El caso es que si las broncas entre homosexuales convencidos y heterosexuales recalcitrantes no pueden resolverse después de miles de años de tener que convivir en una misma sociedad, tiene sentido el separarla por completo en dos bandos que nada más no terminan por quedarse en paz.

¿Un país entero para los gays? Es una idea tan idiota que puede funcionar…

Esta medida excluye al gran número de personas tolerantes de la diversidad sexual, pero ni modo. En primer lugar, el experimento de exclusión puede ser muy benéfico para muchos otros casos similares: musulmanes y judíos, capitalistas y socialistas, chilaquiles verdes y rojos… todos los bandos contrarios en cuestiones importantes podrán analizar mi propuesta y ver si les funciona para de plano dejar de echarse tierra mutuamente. Y en segundo término, no se puede preparar un omelet sin romper una buena cantidad de huevos, y esa es mi especialidad. Los omelets, me refiero. Lo de los huevos también se me da, pero de manera más accidental que por xoder.

Todo se trata de buscar un país no muy poblado y de esos que no salen mucho en las noticias. Puede ser Surinam, Mongolia, Borneo o incluso Canadá, dependiendo del espacio que necesiten los homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales y demás “estilos de vida alternativos” que se nos dificulta aceptar sin necesidad de etiquetarles previamente y de considerarlos una “minoría” que nos incomoda. Bueno, ya con un país asignado y después de asignar una cantidad de dinero para gastos de mudanza en ambos bandos (pues los ocupantes heterosexuales de dichos países también tendrán que irse de ahí para otro lado, lo sentimos mucho), procederemos a la segunda fase de mi genial plan: ignorarnos mutuamente por completo, para siempre.

Ya. Es todo. Asegúrense de escribir bien “Sempere” en mi trofeo, medalla, bandeja o lo que sea que den cuando uno se gana un Nobel, por favor.

Imagínense el escenario: no más polémicas sobre matrimonio gays simplemente porque ya no hay gays. Sí, sabemos que todavía existen en algún lugar recóndito y distante, pero como no los vemos ni tenemos que convivir con ellos, no nos afectan más en nuestro uso y disfrute de la vida cotidiana. ¿Homosexuales en el ejército, los Boy Scouts o la política nacional? ¿Qué es eso? Además de que palabras como “joto”, “marica”, “libáis”, “bollera”, “lilo” y demás derogativos que suelen pecar de políticamente incorrectos pierden automáticamente su esencia ofensiva, pues ya no hay raíz comparativa para que cobren significado. Brillante, a todas luces.

“¡Pero Toño! Seguro tu plan no puede ser tan sencillo”, aseverarán los más incrédulos entre ustedes. Claro que no, hombres y mujeres de poca fe. Esto es tan sólo la primera fase del plan, pero no sería justo practicar la exclusión de manera parcial. Y aquí es donde los heterosexuales tendremos que hacer algunos sacrificios. No todo es miel sobre hojuelas ni encaje negro sobre Kelly Brook, como reza la sabiduría popular…

¿Escribí la frase anterior tan sólo para justificar una foto de Kelly Brook en lencería? Si tienes que preguntar, no me conoces nada…

Aquí les va uno de mis ejemplos estúpidos: imagínense que la persona a quien más detestan en la vida resulta ser un magnífico anfitrión, alguien que celebra las fiestas más suntuosas y deleitables que puedan concebir. Tiene una casa increíble, prepara unos cocteles espectaculares y sirve unos banquetes propios de la decadencia del Imperio Romano. Ustedes no pueden evitar sentirse incómodos al lado de este pelmazo, que sin embargo los colma de atenciones y gentilezas, les sirve Single Malt Scotch como si fuera agua de garrafón y les pregunta si se les antoja un buen habano de importación para digerir toda la langosta que se acaban de zampar. ¿O quizá les apetece reposar en el jacuzzi mientras otra de las invitadas, Adele, les deleita con un concierto improvisado a la luz de la luna? Esta fiesta lo tiene todo.

Ahora bien, sería muy hipócrita ser un asiduo a estas fiestas si no soportas al anfitrión, ¿cierto? No habría congruencia alguna. No, a lo mejor disfrutas mucho lo que hace en un cierto aspecto que afecta tu vida (las fiestas marca Jay-Z), pero tu repudio hacia lo que él o ella representa como persona no te permitiría ser enteramente feliz en su compañía. Repito, no podemos ser hipócritas en una cuestión así, pues sería traicionar nuestra propia esencia y espíritu.

Así que no hay punto medio. La consecuencia de que los gays desaparezcan de nuestras vidas será que se lleven todo, TODO lo que han creado. Todo lo que representan. Todos sus aportes, buenos y malos, a nuestra cultura y a nuestra sociedad. Todos sus íconos, sus estrellas, sus héroes y sus villanos. Sin excepción.

De entrada puede sonar atractivo un mundo sin Fabiruchis, Rosie O’Donnell, musicales de Broadway, discos de Loco Mía y la escena del voléibol de playa en Top Gun (de hecho, todas las escenas de Top Gun). Pero hay que irnos preparando, amigos y amigas. Cuando los gays se vayan se van a llevar mucho, mucho de lo que hemos aprendido a disfrutar sin deternos a pensar si sus creadores son homosexuales o no. Va a estar fuerte, les aviso…

El cine, de entrada, no va a ser el mismo. “Pero Philadelphia se me hizo sobrevalorada y no voy a perder el sueño por perderme la tímida escena lésbica en Black Swan, Toño”, dirán los más simples entre ustedes. Pero no se trata sólo de los temas abordados por las películas. No, hay que ser congruentes. Tenemos que prescindir de las películas donde los realizadores, actores, guionistas y demás personal clave para el producto final sean homosexuales, bisexuales y sexcéteras.

Adiós al cine de Almodóvar, Eisenstein, Visconti, F.W. Murnau, Whale, Cocteau, Jarman, Schlesinger, Van Sant, Zeffirelli, Cukor, Fassbinder y John Waters, nada más para mencionar los primeros realizadores que vienen a la mente. Bueno, al menos nos dejan algunas buenas de Kubrick… pero no podemos incluir 2001: Odisea en el Espacio, pues está basada en la novela de Arthur C. Clarke, quien experimentó con la homosexualidad durante buena parte de su vida.

OK, pero Oliver Stone es todo un machín y tiene buenas pelis, ¿verdad? Claro que sí. Pero mi favorita de él sigue siendo Platoon… y no puedo resignarme a no volverla a ver más. La escena clásica del Sargento Elias (Willem Dafoe) cayendo abatido por las balas del vietcong mientras sus compañeros lo miran desde el helicóptero es legendaria gracias, sobre todo, a la música.

Pero el problema es que la melodía es el Adagio para cuerdas de Samuel Barber. Barber era gay. Así que adiós, Platoon. Y adiós a clásicos como Psicosis, protagonizada por Anthony Perkins. Tenemos que olvidar las aportaciones actorales de Marlon Brando, Rock Hudson, James Dean, Alain Delon, Angelina Jolie, Montgomery Clift, Sir John Gielgud, Errol Flynn y Jodie Foster, entre muchos, muchísimos otros. ¡Ah, y nada de películas de ‘La Época de Oro del Cine Nacional’ que incluyan a Sara García. Por cierto, tampoco podremos consumir el delicioso Chocolate Abuelita.

¡No más chocolate lésbico para ti, muchacho!

El cine de acción no se salva, claro. A lo mejor no te gustan Twister, The Perfect Storm y el resto de las espectaculares producciones de Wolfgang Petersen, pero seguro extrañarías joyas como Das Boot. Lo mismo pasa con Bryan Singer, que nos dio una aburrida Superman Returns, pero también se lleva consigo a The Usual Suspects. Ya ni mencionamos X-Men, pues Rogue, Nightcrawler y Magneto son gays o bi. Hablando de Sir Ian McKellen, vamos a extrañar las películas del Señor de los Anillos y nos quedaremos con ganas de ver El Hobbit.

Este es el problema con mi propuesta: nos va a costar trabajo descartar totalidades de acuerdo a las parcialidades que causan conflicto. Almost Famous es una gran película, con y sin la escena del autobús donde cantan Tiny Dancer (sospechamos que Elton John es gay, ¿sabes?), pero ni modo de ponernos a cortar y recortar todas las escenas donde haya algo gay. No se puede. No es práctico. Así que hay que cortar por lo sano, ni modo.

No más música de Chopin, Ravel, Gershwin, Ivor Novello y Cole Porter, aunque sea interpretado por todo un machín como Frank Sinatra. Adiós al piano de Vladimir Horowitz, a los experimentos de John Cage y la espectacularidad orquestal de Leonard Bernstein. No tendrás que bailar YMCA en otra boda, pero tampoco podrás apreciar la genialidad de Janis Joplin o Dusty Springfield. ¿Bowie? Nowie. Y ya saben lo que pienso de una vida que no esté amenizada por el grande entre los grandes, Freddie Mercury.

Morrissey, fan de Oscar Wilde. Te extrañaremos, Moz.

Mejor vayan vendiendo sus iPods, no nos van a servir de mucho. Si ustedes creen que pueden subsistir aún sin el pop de Madonna, Erasure, Ricky Martin, Pet Shop Boys o Lady Gaga, se engañan. Vamos, diviértanse en su próxima salida al antro amenizada por Chamín Correa o Juan Torres y su Órgano Melódico. Y eso del “órgano melódico” probablemente es código para algo que hacen los gays, así que no cantemos victoria.

Nada de Placebo, REM, Rufus Wainwright, Scissor Sisters, Mika o Tracy Chapman. Ya de ABBA ni hablamos. Ninguno de sus integrantes era gay, hasta donde sabemos. Pero la comunidad gay escuchaba a los suecos desde antes de que fuera cool hacerlo, así que les pertenecen para fines prácticos. Es lo que decíamos de los musicales de Broadway: a lo mejor no todos son obra de homosexuales, pero ¿quién tiene tiempo de  separarlos o de disasociarlos? Llévenselos, nomás… algo se nos ocurrirá. Claro, no cuenten con Juanga para encontrar la solución al dilema.

En literatura sí que nos xodieron. No más poesía de Auden, Villaurrutia, Arenas, Pellicer, Yourcenar, Novo. No más Lord Byron, William Burroughs, Virginia Woolf, Chuck Palahniuk, Douglas Coupland ni Bret Easton Ellis. Adiós a Truman Capote, Gore Vidal y a la Monsi ¿Y qué vamos a hacer sin Federico García Lorca? Ni siquiera podré seguir quemando el chiste de ‘Lorca: Ballena Asesina’ como premisa de película  de ecoterror literario.

Oscar Wilde: paradójicamente se necesita ser un hombre de verdad para lucir así de ‘cool’ con capa, pañoleta y sombrero.

¿Y qué demonios vamos a hacer sin Oscar Wilde, ese genio homosexual de las letras? Aparte a Wilde lo interpretó en cine el genial Stephen Fry, otro talentoso miembro del mariconaje. Por cierto, mi hija va a extrañar a Pocoyó, pues Fry es la voz del narrador en su versión en inglés. Adiós, Pocoyó, te vamos a extrañar mucho.

Va a ser difícil reír. El elemento gay es un generador interesante de comedia, desde Some Like It Hot y La Cage aux Folles hasta estupideces de Adam Sandler, pero algunos de ustedes creen que será fácil reemplazar al ingenio de Ellen DeGeneres, por ejemplo. ¿Pero qué hay de perder a Monty Python con Graham Chapman? ¿O a otro genial Graham británico, Norton, y su brillante talk show? Ya me estaba emocionando por el regreso de Arrested Development a la tele, pero sale Portia de Rossi, una lesbo que me parte de risa, así que adiós. Y no puedo ver a los Simpson o South Park, que originaron a personajes tan emblemáticos como Smithers y Big Gay Al. Esto está para llorar…

Graham Chapman de Monty Python: más gay que una mancha de semen sobre un mostacho.

Ah, también les aviso que hay que ir preparándonos para vestir como norcoreanos o tripulación de Star Trek. El mundo de la moda sin gays y bis va a ser tan divertido como una orgía del Sindicato de Trabajadores de la Educación. Armani, Versace, Tom Ford, Dolce & Gabbana, Gaultier, McQueen, Mizrahi… hasta Mitzi. Creo que Ralph Lauren y Tommy Hilfiger son heterosexuales, pero entonces todos vamos a vernos como sicarios o como raperos de los noventa. Lamentable.

Por otra parte, buenas noticias para los estudiantes: ya hay mucho menos que aprender. Pueden saltarse los capítulos sobre Alejandro Magno, Safo de Mitilene y el emperador Adriano. De hecho, sáltense todo lo relativo a la Grecia antigua y gran parte de Roma, nada más para estar cubiertos. No más filosofías de Foucault, economías de Keynes ni esculturas de Miguel Ángel Buonarroti. Hay que saber mucho menos de arte, pues no importan más ni Frida Kahlo ni Andy Warhol. ¿Hockney, Rauschenberg, Basquiat? ¿En qué equipo jugaban esos? Nuestros ojos jamás volverán a ser expuestos a las fotos de Mapplethorpe, Leibovitz o Herb Ritts.

Y aunque el deporte aún tiene mucho que aprender en este rollo de la salida del clóset, hay que borrar de los libros de récords todo lo que hayan hecho Martina Navratilova, Greg Louganis y quizá Maradona. El golf femenil y el patinaje artístico casi casi que desaparecerán para el espectador promedio, de hecho.

¿Y sabes quién también se va con su tribu de gays? LEONARDO DI CAPRIO, para que te lo sepas.

“¿Qué? ¿Yo también?”

No, en realidad no. El que se va es Leonardo Da Vinci, infinitamente más valioso en su aporte a la humanidad, pero quería ver si seguías leyendo.

¿A quién extrañaré más, a título personal? Difícil decisión. Está entre The Smiths, mi banda favorita, y todo el maravilloso, cautivador y rico mundo de la pornografía de lesbianas. Perdónenme, pero vivir sin un disco como The Queen is Dead o sin los videos de Sasha Gray con Stoya que tengo en la compu van a ser un auténtico martirio.

Stoya y Sasha Gray. El porno sin escenas lésbicas es como tacos sin tortillas. “Tortillas”, ¿entiendes? OK, mal chiste…

En fin, no hay marcha atrás. La primera fase involucra sólo a quienes sabemos homosexuales y lesbianas, claro, pero hay una larga lista que está en el clóset, y que tendrá que ir emigrando a ese mundo aparte. Y bueno, el mundo heterosexual será mucho menos complicado para gente como Esteban Arce, Benedicto, Ahmadinejad, Evo Morales, Kirk Cameron o el diputadillo infantiloide de triste memoria. Un mundo mucho más fácil de procesar para las mentes simples, para que duerman tranquilos a sabiendas que no despertarán rodeados de gays.

Los gays, las lesbianas, los transexuales y bisexuales… todos se irán. Y se llevarán su patrimonio, para que estemos todos en paz. Perderemos a muchos queridos amigos y familiares, piénsenlo también. ¿O creían que sólo se iban los famosos? No, así seremos congruentes, de manera definitiva. Así que ya saben, hay solución.

Pero una cosa es cierta: nos vamos a aburrir. Se los juro.

66 comentarios en “Patrimonio de Jotos

  1. Ahora la pregunta… ¿Es normal ser gay? Yo la contesto de la manera más sencilla, tan normal como tener la piel morena, o el cabello lacio, ojos verdes, azules o cafés y todo se empieza a volver una combinación totalmente individual, hasta en las preferencias sexuales. Abrazo bien buga maestro Sempere… Touché.

  2. ¿Mundo gay-free? Pues no, la verdad es que no está muy chido que digamos… Aunque el porno gay masculino sí se lo pueden llevar, no tengo ningún inconveniente!! Rogue es bi?? ¿alguien tiene su teléfono?😛

  3. Su propuesta tiene una falla del tamaño de Godzilla. Si toda obra con un personaje/actor/músico/etc gay va a ser “censurada” o exiliada del “mundo heterosexual”, que va a pasar al llegar al “país gay”. En casi todo lo mencionado también hay heterosexuales, quizá salvo en la literatura y la moda. ¿Entonces qué va a pasar?… ¿se quedarán en el limbo por siempre?

    • Bueno, yo supondría que las obras en cuestión se prohibirían, pero en el hipotético “tercer país”, el de los gays que se quejan de los heterosexuales por ser heterosexuales.

      O no.
      :3

  4. Sería muy aburrido, ya no podría leerlo Maese Sempere… y es que considerando mi admiración hacia usted, creo que yo también tendría que irme, (aunque yo sea muy machito).

    Genial el post, ya se extrañaba este tipo de lectura.

  5. Esa foto de DiCaprio está muy cagada xD. Mira toño, no es por refutar tu excelentemente documentada propuesta, pero esto es un mundo de números, y esos pendejazos homofóbicos son muchísimo menos que toda la lista que te acabas de echar. Soooooo, es más fácil, más redituable y menos problemático mandarlos a chingar a su puta madre. Como nadie más los va a querer, es cosa de un poco de plomo volador y listo (n___n)b . ¡Toño para reina gay!.

  6. Pinche Toño, ya te he dicho que no soy gay, deja de decir que sigo en el closet.😛
    Es triste ver que todavía haya personas de mentalidad tan cerrada, y tan pendeja, si es que su mayor argumento es utilizar un libro que fue creado como código de conducta para una sociedad de hace mas de 4,000 años.
    Yo sigo con mi teoría de que toda esa bola de retrogradas son maricas (que no es lo mismo que homosexuales) de closet, todos frecuentan la zona rosa (o su equivalente gringo) cada viernes de la semana, todos tienen carpetas de porno homosexual en sus computadoras, todos fantasean con el que inmigrante que les limpia la alberca, y todos temen que un día los descubran por lo que se la pasan de defensores de las “buenas costumbres”.
    Pero, ¿sabes cual sería una mejor solución? Que ellos fueran los que se largaran, y nos dejaran con el gran acervo cultural y todas nuestras amistades homosexuales.
    Compartiré tu post con dos grandes amigas lesbianas que tienen que hacerse pasar por simples compañeras de departamento, y enseñarle a su nena que cuando estén en público a una de ellas le tiene que decir tía, y no mamí como acostumbra en privado, lo anterior debido a que si su jefe (el tipo con la cabeza mas llena de mierda que he tenido la desgracia de conocer) se llegara a enterar de sus preferencias, la despediría, dejándolas en la calle y sin bocado que llevarse a la boca
    Saludos y disculpe por el ranteo.

  7. Sara Garcia no solo comia; Las aspiraba y hasta las instalaba de pared a pared. Propongo la creacion de una tercera nacion neutral donde vivan todos los closeteros, esa nueva “Suiza” la imagino como la capital de la ambiguead (Que divertido).

  8. Divertido aunque super tendencioso y descaradamente fan service. Me gustaría más vivir en un mundo donde regresara la tolerancia a la intolerancia, donde se podían hacer chistes libremente sobre maricas, negros y desgracias sociales sin que la banda se diera sus golpecitos de pecho y armara un escándalo. Cuando ya no podamos burlarnos de lo “diferente” tendremos que burlarnos de nosotros mismos y entonces si nos aburriremos cañón. Feliz Regreso a las Canchas.

  9. Gran post! Además, que problema es que la población gay se quiera casar? casi son los únicos que quieren hacerlo hoy en día. Me encantó lo de la liga de ascenso de los diputadillos. Hay que entender que cuando tienes tantos negocios truculentos en mente es difícil pensar en lo que dices

  10. Noooooo un mundo sin christine young, sin mariachis, sin queen, sin Dr who y lo peor sin ¿macho cabrío? Su propuesta contempla asilados políticos para aceptar bugas que se quieran ir con ellos?

  11. El retorno de la Finísima Persona no pudo ser mejor, en hora buena. Yo creo que esta iniciativa debería llegar al congreso, ya sabe por si algún diputadillo quiere apoyarlo. Sin embargo tengo que decir que extrañaría la pornografía de lesbianas. por cierto en este caso ¿los trios M-H-M también quedarían prohibidos?

  12. El mundo sera mejor cuando le digamos pendejo al pendejo, negro al negro, gordo al gordo y puto al puto, sin sentirnos suceptibles por cualquiera de las etiquetas que la sociedad nos tida… Vamos… Tomemosnos todo a broma.

  13. No pues que padre… hablando de política y creando polémica mientras que no ha habido un podcast en 3 meses.. y no… este que subieron no cuenta.

  14. Y que nadie piensa en los ipods????? Jajaja me acorde que tambien tim cook es gay y esta al frente de una de las empresas mas grandes del mundo, pero bueno, ya a titulo personal creo que si llegase a ocurrir esa fragmentación que toño propone no creo que habria muuuuuuucha diferencia, me acuerdo que en una ocasión conoci a una chava que era lesbiana ue nos llevábamos a toda madre, y ps cuando me invito a una de sus fiestas ps la acompañé, ya cuando llegamos pues al principio estaba canijo pk ps estaba entrando a un territorio en el cual ps llevaba desventaja numérica y digamos ue ya tengo una medio idea de lo que siente una jainita despues de pasar por una construcción ya hasta ue me presento ps ya dijo que ps yo era ahora si un rarito en la fiesta por ser fan de la pusheetah y ps ya como el pedo fue mas ameno, conoci a unas chavas ue no eran les y acabo la noche a toda madre con una de ellas, you know what I mean…. El caso que me llamo la. Atencion fue que en una platica que tuve con varios de la fiesta era que que buena onda que me haya dado la oportunidad de querer conocer un mundo como el de ellos en el cual todos se respetan y todo (lo dude un poco despues dd los chiflidos pero weeee) y que no les gustaba que los encasillaran como jotos que ellos eran iguales a nosotros los bugas……. Ahi fue donde me quede sacado de onda por que si ellos peleaban igualdad acababan encasillando a gente que no compartian su estilo de vida como lo hacen con ellos, no se si este mal yo pero ps al final e unico pedo chingativo de todo esto es querer ser mejor que el otro sin saber realmente que es ser mejor ue el otro y por que querer serlo

  15. De verdad que es una propuesta que hace cimbrar los cimientos del mismo inframundo (y eso que dicen que Hades, al ser parte de Grecia, también se metía con cuanto se le pusiera enfrente) y creo que da una excelente perspectiva de lo que pasa cuando no cuidamos nuestras palabras. ¡Qué tristeza que la intolerancia en México y en el resto del mundo sigue teniendo facetas tan cerradas y poco informadas!

    Y concuerdo contigo respecto a la “división de ascenso” del parasitaje nacional. De verdad que no tienen suficiente!

    Saludos Toño!

    PD: No puedo creer que no me había vuelto suscriptor aún después de tanto tiempo de leerte. Pero como entro siempre… pues ni se notaba😄

  16. Pues estaría muy difícil separarlos, creo que seria mejor mandar al carajo a los que son intolerantes y que nos dejen vivir nuestras vidas como queramos, genial post como siempre y esperamos que no sea el ultimo en los siguientes meses, besitos.

  17. excelente propuesta, solo veo dos problemas:

    1.- los gay de closet
    2.-la mayoría de los intolerantes son gay de closet

    entonces, jamas terminaríamos con el asunto en realidad de separar el país heterosexual del homosexual y los que vivimos en medio de esto seriamos los mas afectados, terminaríamos viviendo con los intolerantes y los que secretamente lloran porque no se aceptan a si mismos como son y extrañan a los que se fueron al otro país, pero su closetxualidad no los deja ser libres y darse la oportunidad de vivir como quieren.

    yo propongo que las cosas se queden como están y seamos intolerantes con los intolerantes a final de cuentas de chile, de mole y de dulce es mas divertido y que cada quien le entre a lo que le late y los que nos gustan las chicas disfrutemos de un buen agarron entre dos uberpompis y los que gustan de los chicos disfruten de una buena estocada.

  18. Adios a las carreras de los “comediantes” mexicanos (los Polo Polos y Colas de Caballos) sin su chistes de jotitos??
    Algo positivo habia de tener tu propuesta…

  19. No manches, perdería a la mitad de mis amigas entre las lesbianas y a la casi totalidad de mis exnovias entre las bisexuales. Y a algunos clientes. Y a no pocos amigos, vecinos y camaradas ateos. Muchos comics, muchos mangas, mucha ciencia, arte

    ¿Y si mejor mandamos a la chingada a los intolerantes? Pero a todos, también a los intolerantes a la lactosa. A toditos. Cero tolerancia. Así todos nos vamos juntos y acabamos igual que como empezamos, jajaja.

  20. Que bueno tenerlo de regreso Maese Sempere, los dias no eran iguales por el peso de su ausencia. Excelente post, tuve que aguantarme las carcajadas en la oficina… saludos

  21. Freddy Mercury, Elthon John, George Michael, K D Lang, Alejandro Magno, Platón, Aristoteles, etc, etc, etc ¿por que poner tanto interes en gente zángana y sus discursos de doble moral, sin cultura o telarancia alguna?….

    Completamente de acuerdo que serían tacos sin tortilla

  22. Muy buen texto, me encantó. Y desgraciadamente a pesar del legado cultural que la comunidad LGBT ha otorgado al mundo, siguen siendo satanizados y con una visión distorsionada sobre sus preferencias. ¿Por que no se implementa ese plan magistral que tiene en mente? Tal vez no será mejor el mundo, pero limará asperezas a la perfección

    • Odiar a los que se visten de rojo, o a los que comen helado de vainilla, o quienes se levantan con el pie izquierdo (Literal, no confundir con quienes solamente tienen mala suerte). No sé, Ya ves como son las personas cerradas cuando no hayan a quien molestar.

  23. Muy buen postulado. No podría estar mas de acuerdo con esto. Hay que ser congruentes. ¿Por qué les es tan dificil a ciertas personas? En fin. ¡Felicidades!🙂

  24. Yo voto porque manden a todos los intolerantes al hipotético y lejano país de La Chingada… sea lo que sea contra lo que despotriquen

  25. Si, a mi opinión la homosexualidad si es natural ¿Porque? Porque no. El ser humano ha probado durante cientos de años que se le salió de las manos a la naturaleza, quedó probado desde el día que usó el fuego para calentar su comida hasta el día que mandó a un cabrón a la Luna, o el día que clonó a un borrego, o cuando sintetizó un hongo para crear antibióticos, o cuando creó una bomba que destruía ciudades enteras. Yo creo que el ser humano es un animal que busca sexo, mas allá del argumento de esos tontos fundamentalistas “hombre con mujer”; a buscar sexo por el placer de hacerlo, ya sea con un hombre, mujer, trios, bondage, bukkake, deep throat, etc. Digo, si hay mutuo consentimiento, porque no. A mi parecer el ser humano es un animal muy complejo, que merece mas detenimiento analizarlo que un simple “esto si es natural, esto no”.

  26. Y si mejor hacemos un lugarcito especial para los intolerantes y los mandamos ahi a que se maten entre todos? no se llevarian mucho, ideologias nazis y cosas asi nadamas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s