Fantasy Football para tarados

El otoño se avecina, y con él llega el mejor invento en la historia de la humanidad, por mucho: las chichis el fútbol americano de la NFL. Y con él, llega el segundo mejor invento en la historia de la humanidad: las chelas el Fantasy Football. Sí, señoras y señores, se avecina una temporada más de la Finísima Liga.

Si necesitas que te explique lo que es el Fantasy Football, creo que este no es el blog para ti. Vete a leer a Martha Debayle o algo. Ah, pero si eres de los privilegiados que entienden el avasallador encanto de armar un equipo estratégicamente estructurado con jugadores de todas las escuadras disponibles en la NFL, sumar los puntos que anoten tus pupilos cada semana y con ello humillar a tu contrincante, sabes que pocos cosas son tan adictivas y tan satisfactorias.

Olvídense del “fútbol fantástico” que pretenden venderte con el panbol. El americano tiene todos los ingredientes necesarios para involucrarte de lleno: una gran variedad de estadísticas para sumar puntos, juegos suficientemente espaciados que permiten actuar con estrategia y cobertura adecuada en los medios para que puedas emocionarte hasta por un Jaguares – Bengalíes.  Sigue leyendo

Harry Potter y La Reseña Retrasada

Si lo prometido es deuda… bueno, digamos que yo ya estaba más endeudado con ustedes que Cristian Castro con el diablo al que vendió su alma para poder hacerse millonario con una carrera basada en Karaokizar a José José.

Me refiero a que les prometí una de mis pseudo reseñas para la última peli de Harry Potter, y aquí es como me encuentro a, ¿qué? ¿Tres semanas de su estreno? Y no acabo de escribir lo que les anuncié con un poquito de bombo y platillo. Mea culpa.

Por otro lado ya les había dedicado tres horas y media de Finísimos Podcasts abordando al ciento por ciento la mitología creada por JK Rowling, así que me sorprende esta ansia por consumir aún más de su tan cacareada y manoseada obra, pero yo soy la clase de asno que ya perdió la cuenta de las veces que leyó las obras completas de Tolkien, así que ni cómo reclamarles.

La verdad es que pude escribir esta reseña el mismo día del estreno de la película en nuestro país, pues fui de los primeros tarados profesionales de la crítica que acudieron a las salas para poder opinar con oportunidad respecto al fenómeno mediático en cuestión, pero me puse a pensar… ¿qué pasa si la gente se deja influenciar por lo que yo opine y no va a las salas? Digamos que la mitad de todos mis lectores piensa que mis comentarios guasones equivalen a una sanción negativa al filme, y deciden no ver la obra en señal de protesta o por el simple hecho de pensar que no vale la pena gastar el boleto en ese churro tridimensional. El impacto de la ausencia de esas 14 personas en la sala de cine seguramente hundiría a Warner Bros., al director David Yates, al elenco entero y a la mismísima autora de la obra en una espantosa depresión. 14 boletos son 14 boletos, en especial cuando le sumas los gastos de golosinas, bebidas y estacionamiento.

Pero por otra parte, yo les hice una promesa. En fin, entremos en materia…

Harry Potter y la Fábrica de Hacer Dinero a lo Estúpido, Parte 2

Advertencia #1: Ya pasó un buen rato desde que estrenaron la película, al menos para los estándares de los blockbusters veraniegos. Si no has visto aún la película, no tienes ningún derecho a quejarte por la presencia de spoilers. Estoy asumiendo que si estás leyendo esto, eres fan de los libros y/o las pelis. Y si eres fan de los libros y/o las pelis, leer este blog antes de concluir la lectura de los libros y la vista de las pelis te descarta como fan. Es pura lógica. 

Advertencia #2: Si te vas a poner mamón(a) al leer comentarios estúpidos sobre tu querida saga, mejor deja de leer en el acto. El fan service sólo existe en este blog para apoyar un puñado de fenómenos multimediáticos que le interesan a su autor (Hitchiker’s Guide To The Galaxy, Mad Men, South Park, Ashley Greene, Anthony Bourdain y algunos más). No esperes una apología descarada al objeto de tu culto. Espera, eso sí, cantidad de opiniones desinformadas y buscadoras de la risa fácil.

Advertencia #3: Empecé a escribir esto aún sobrio, pero a estas alturas ya llevo dos whiskys y una cerveza entre pecho y espalda. Ajusten sus expectativas. ¿Ahora sí? Comenzamos… Sigue leyendo