Muerte al Volante

Disculpen mi prolongada ausencia durante estos atribulados días, pero Katy Perry no se va a acechar a sí misma, ¿estamos?

Bueno, al grano. La noticia absurda que me llamó la atención esta semana fue el sensible fallecimiento de una dama de nombre Cynthia Gillig-Stone.

Esta mujer de 56 años se encontraba en la localidad de Utopia, Texas, visitando a su caballo (de nombre “Fire”) durante un relajado fin de semana. Decidió visitar un bar local la noche del sábado, pero al aminorar la velocidad para dar vuelta hacia el estacionamiento, su pequeño automóvil Pontiac fue alcanzado por una camioneta pickup. Cynthia salió despedida del auto y murió a consecuencia del impacto. 

El policía de caminos que respondió a la emergencia notificó que la mujer no llevaba puesto el cinturón de seguridad. De hecho, Gillig-Stone nunca usaba dicho aditamento al manejar, según declaraciones de su amigo John Lopez. El problema es que los cinturones le incomodaban sobremanera a causa del tamaño de sus senos: 65NN.

Cynthia Gillig-Stone (†): Su reputación la precedía...

Hagamos una pausa dramática para sopesar la gravedad de lo ocurrido. Y para que busquen su nombre en Google, algo que seguro están haciendo en vez de seguir leyendo mi interesante, profunda y sentida reflexión sobre los hechos (y los pechos) que aquí se ventilan. Menos risitas, por favor. Esto es serio.

Cynthia Gillig-Stone se dedicó en vida al entretenimiento para adultos, con el nombre artístico de Echo Valley. Sí, decir “nombre artístico” cuando se habla de personas que se dedican al porno puede sonar muy contradictorio, pero no nos metamos en broncas semánticas. Reitero, esto es serio. Una mujer en la flor de la edad… bueno, una mujer, punto, perdió la vida bajo circunstancias trágicas. Otra vez advierto, intenten suprimir esas risitas. Prosigamos.

Echo Valley presumía poseer el tercer lugar en cuanto a tamaño de senos se refiere. Me imagino que el organismo a cargo de homologar esta clase de estadísticas es mucho más divertido que el INEGI, pero no nos desviemos de la triste ocasión que nos reúne en este solemne post. Sus colosales melones le incomodaban fuera del ámbito estrictamente profesional, haciendo las labores cotidianas que ustedes y yo realizamos regularmente un auténtico viacrucis. O en este caso, un viachichis, puestos a precisar.

Así pues, la colocación de ese colosal par de melones en el cuerpo relativamente pequeño (1.63 m) de la hoy occisa resultó en una catástrofe fisiológica. Se hizo fisio-ilógica, antómicamente hablando. Al parecer Cynthia ya estaba pasando las de Caín con dolores de espalda recurrentes, y siendo como era aficionada a la equitación no nos podemos siquiera imaginar el rebotadero que se traía en cada cabalgata. Pero eso son incomodidades y nada más. Lo grave es que a final de cuentas los senos que constituyeron su modus vivendi se convirtieron en cómplices de su modus moriendi.

¿Pero cómo culparla de ello? No creo que en algún momento el cirujano plástico le haya advertido que ponerse encima ese par de toneladas desparramadas (La Trinca dixit) algún día le provocaría la muerte en un accidente vehicular ordinario. El evento, por desafortunado que sea, no estaba preescrito como un destino fatalista y absoluto. En un ejemplo similar, el cirujano que le dejó esa boca de buzón a Verónica Castro no debe haberle advertido que no se eche bocados muy grandes al comer, y sin embargo sabemos que el eventual deceso de la chaparra actriz tiene muchas probabilidades de estar asociado con asfixia al tragarse una manzana entera, o una pata de pavo. Que pase por la fauces no implica que lo haga también por la garganta (creo que esa frase la escuché en una película de Echo Valley, coincidentalmente).

En fin, Cynthia Gillig-Stone (AKA Echo Valley) deja un legado  de 29 películas porno, según la IAFD, que es como el IMDB para quienes operan el teclado de la compu con una sola mano. Entre sus éxitos sobresalen Busty Mature Vixens 2, Double Air Bags 16 y 17, It’s Okay: She’s My Mother in Law, Old And Nasty Grandmas 5 (no es necesario ver las primeras 4 para entenderle) y Tittanic. También tuvo una intervención en una película de Hollywood: Harold & Kumar Escape from Guantanamo Bay. Habrá que esperar si en los próximos Oscares la incluyen en el montaje de ‘In Memoriam’, pero no tenemos muchas esperanzas al respecto. El colofón de esta historia debe ser simple y conciso: usen su cinturón de seguridad, siempre. Si sus grandes pechugas se los impiden hacerlo con comodidad, colóquense una almohadilla o algo similar para repartir la presión del cinturón de forma que no las incomode. Manden fotos, de hecho, para que nuestro panel de expertos en seguridad las estudie (las fotos) y les asesore sobre la mejor forma de mantenerse seguras al volante, sin importar sus prominentes, firmes y bien formados atributos físicos. Estamos para ayudarnos unos a otros en este mundo.

¡Ah! Y si deciden dedicarse al porno, por favor no se pongan un nombre tan malo como Echo Valley. Aquí también les podemos ayudar.

20 comentarios en “Muerte al Volante

  1. Segunda??? Bueh…

    Pobre ñora… no quisiera saber más detalles de esa horrible muerte, pero me imagino que lo que ese ministerio público (o como se llame allá) vió, lo perseguirá en sus sueños por mucho tiempo…

    Saludos =)

  2. Yo no tengo grandes pechugas😦 debo también mandar mi foto? Btw, y también deben evitar manejar bajo estado de ebriedad POR FAVOR! Gracias a un borracho tengo severas lesiones en la espalda y dolores que me acompañaran segura y lamentablemente el resto de mi vida. No sean mensos y si quieren arriesgar su vida háganlo, pero la de los demás no.

  3. Pues la neta que forma fea de morir y a causa de tus chichis. Me acorde de otra historia de un pornstar masculino que murio hace como 5 años. La forma que murio fue a causa de un paro cardiaco en plena grabacion de una escena. Si mi memoria no me falla, decian que a media escena pidio que se detuviera el rodaje, se levanto de la “dama”, fue a la mesa donde estaba el agua, empezo a tomar y se desplomo en la mesa. Las personas en el set horrorisadas de lo sucedido fueron a ayudarlo y llamaron a una ambulancia. Aun con el esfuerzo hecho, al final el pobre semental sucumbio ante la muerte de un problema del corazon. que segun le entraba mucho a los anabolicos, al ejersicio, y a suplementos para mayor rendimiento en la cama.

  4. No puede ser que esa señora no se haya mandado hacer unas correas especiales para mantenerse a salvo durante impactos. Bueno, no debió ser. Una vez más las hueva, la vanidad y la idiotez le cuestan la vida a una vieja de ejemplar comportaimiento y profundo esternón que murió sin habérmelas prestado.

    Un minuto de silencio de parte mía y mi comandante, que se hubiera erguido brioso de haber conocido antes películas de ella, y a quien no será lo mismo dedicarle una chaira ahora que baje unos videos con algo de placer culpable. Ni modo.

  5. Pues eso sí, cuando tetona, te tona. O te toca, o algo así… Con razón yo tengo constantes dolores de espalda! ha de ser por que mi esposa siempre me dice que soy un huevón y lo estoy somatizando.

  6. Si apesadumbra que la negligencia de un conductor y desidia de una actriz se combinen para producir una tragedia pero, a decir verdad y sin tratar de denostar a la difunta, que fea estaba, descanse en paz…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s