Buscar sin encontrar

Hace unos días, un par de astrofísicos presumiblemente sobrios informaron al mundo respecto de una hipotésis que planteaba la existencia de un enorme planeta sin descubrir en los límites de nuestro sistema solar.

Incluso le dieron un nombre, Tyche, en honor de la diosa griega hermana de la diosa Némesis. Tyche es famosa principalmente por tener un publirrelacionista mucho menos efectivo que el que atiende a otros deidades mitológicas, a juzgar por su notable ausencia de pelis como Furia de Titanes. Pero no nos desviemos, el presunto planetota podría tener una masa dos veces mayor que la de Júpiter, así que estamos hablando de un objeto de dimensiones francamente descomunales.

Una vez que se descartó del todo la posibilidad, incluso remota, de que este planeta pudiese ser habitable (única razón por la que podemos tener interés en otros mundos) me surgió una duda inquietante. Si tenemos poderosos telescopios que andan descubriendo galaxias, nebulosas y estrellas a muchísimos años luz de distancia, ¿cómo es que apenas nos estamos enterando de la posible presencia de un cuerpo celeste más grande que la estupidez de algunos de nuestros políticos?

Para poner en términos tangibles la imperdonable omisión, ahí va un ejemplo sencillo (sí, los estoy tratando de mensos): imagínense que hacen la clásica maniobra turistoide de subirse al mirador panorámico de algún edificio en la zona centro de la Ciudad de México. Se ponen a escudriñar el paisaje en busca de edificios grandotes, y sus ojos se posan rápidamente sobre la Torre Latinoamericana. La Latino sería Júpiter. Después entrecierran los ojos en busca de otro edificio enorme, y acaban descubriendo El Pantalón o El Cigarro en el rumbo de Santa Fe, muy a las afueras. Eso sería, digamos, la Nebulosa del Cangrejo o algo similar. Ustedes se sienten de lo más ufanos por haber descubierto dos magnas edificaciones, y piensan que realmente no les queda mucho por distinguir, ¿cierto?

(1) La Latinoamericana es Júpiter, y tú te emocionas porque encontraste un edificiote en Santa Fe (2), que vendría siendo algo así como Canis Majoris. Pero se te pasó checar la Torre Pemex-Tyche (3), mi Copérnico de dos varos...

¡ZASCULERA! Se les pasó por alto la Torre Pemex. Sí, la Torre Pemex está mucho más cerca que los edificos de Santa Fe, pero ustedes estaban tan alelados mirando en otra dirección que ni siquiera se fijaron en ella. La Torre Pemex viene representando a Tyche, además de representar que los expertos astrofísicos y los meros gallos de la NASA están buenos para una emergencia sideral. Si estos pelmazos no están seguros siquiera si hay o no hay un planeta tamaño caguama en nuestro patio trasero (cósmicamente hablando), ¿realmente nos puede extrañar que los alienígenas se decidan un mal día de estos a meternos un madrugete estilo Battle Los Angeles?

Digo, es que la cuestión ha estado flotando incómoda en el ambiente como una flatulencia de habas, pero los mentados paladines de la ciencia se han curado en salud diciendo que Tyche podría estar oculto en el Cinturón de Oort, una espesa capa de cuerpos helados semejantes a una ex novia de quien no quiero hablar en este momento (¡pérfida y fría habrás de morirte, Gladys!). Pero a mi me suena a pretexto. Volviendo al ejemplo previo, es como si dices que no habías notado la Torre Pemex porque el esmog estaba muy alebrestado el día que subiste al mirador. No suena válido.

Pero, por otro lado, hay una parte de mi persona que quiere entender el despiste respecto a la detección y ubicación de algo que está bajo nuestras propias narices. ¿A quién no le ha pasado el haber estado buscando algo, quizá algo de dimensiones notables, tan sólo para abandonar la búsqueda infructuosa por no habernos percatado de que hemos pasado tres veces frente al objeto de nuestras pesquisas? Me acaba de suceder esto con mi hija Natush:

YO (dentro de la ducha): ¡Natalia, pásame la espuma de afeitar nueva!

NATALIA (voz de distracción televisiva): Seeeeeeeehhhhhh…. [14 SEGUNDOS MÁS TARDE] ¿Qué?

YO: ¡La espuma de afeitar! Es nueva, está sobre el lavamanos…

NATALIA: ¡Sí papi!

[PASAN 35 SEGUNDOS]

NATALIA: ¡No está! [SE ESCUCHA EL RUIDO DEL PLAYSTATION AL INICIARSE]

YO: ¡Cómo de que n…! ¡Sobre el lavamanos! ¡Dentro de una bolsa de Superama!

NATALIA: ¡AAASHHHH! ¡Papá! ¡Es que estoy jugando Burnout Paradise!

YO: ¡Y yo tengo que rasurame, niñita de porras! ¡Haz lo que te estoy diciendo! ¡Ahí está la espuma!

[NUEVO SILENCIO DE 35 SEGUNDOS]

YO: ¿Nati? ¿Qué pasa?

[ESCUCHO EL SONIDO INEQUÍVOCO DE UN AUTO DE VIDEOJUEGO ESTRELLÁNDOSE CONTRA UNA PARED HECHA A BASE DE PIXELES]

NATALIA: ¡PÁ! ¡Ya me hiciste chocar!

YO: ¡NATALIAAA! ¡Pásame esa espuma de rasurar AHORA MISMO! ¡No me importa si estás jugando o no, tengo que rasurarme estas barbas ralas de apache marigüano y se está acabando el agua caliente!

NATALIA (entra al baño): ¿Porqué no te rasuraste ayer, entonces?

YO: Porque era domingo y no tenía ninguna cit… ¡ESE NO ES EL PUNTO! ¡PA-SA-ME-LA-ES-PU-MA-DE-RA-SU-RAR!

NATALIA (arremedando): ¡PU-ES-NO-ES-TÁ-LA-ES-PU-MA-DE-RA-SU-RAR!

YO: ¡Claro que sí!

NATALIA: ¡Claro que no!

YO: ¡Claro que sí!

NATALIA: ¡Claro que no!

YO: ¡Claro que sí!

NATALIA: ¡Claro que no!

YO: ¡Claro que sí!

NATALIA: ¡Claro que no!

YO: Te digo que está sobre el lavamanos en la bolsa del Superama, es la misma bolsa donde venía tu botellita de Bonafont.

NATALIA (haciéndose la desesperada): ¡Pero Pá, ya te dije que he buscado un millón de veces y no está!

YO: ¡NO BUSCASTE UN MILLÓN DE VECES! Te puedo asegurar que sólo echaste una de tus miraditas de medio ojito por encima y ya. Te conozco demasiado bien, engendro demoniaco…

NATALIA (ahora me regaña): ¿Ah, sí? Te apuesto un millón de dólares a que no está.

YO: Tú no tienes un millón de dólares. ¿Para que apuestas cantidades que no puedes cubrir con tus ahorros, escuincla irresponsaAAAAAAAAA… [SALE AGUA HELADA DE LA REGADERA]

Y claro, después de evitar una pulmonía fulminante y de salir de la ducha con mis barbitas achayotadas, descubro una bolsa de Superama con un bote de espuma de afeitar nuevo en su interior, justo en el sitio que indiqué a mi heredera universal. Así que le hablo de nuevo a mi hija, quien pone pausa en el Playstation a regañadientes y se acerca incrédula al lavamanos. Su única explicación:

NATALIA: ¡Pues ahí no estaba la bolsa cuando revisé hace rato!

YO: ¡Me debes un millón de dólares!

En resumen: el hecho de que la NASA y demás organismos oficiales con la vista posada perpetuamente en el firmamento no hayan sido capaces de descubrir un planeta bestialmente grande no tiene mayor significación en el sentido científico. Lo único importante que podemos deducir de esta noticia, compruébese la existencia de Tyche o no, es que a veces tenemos que admitir que nuestra capacidad de búsqueda sigue sujeta a nuestro nivel general de concentración. Y otra valiosa lección es que mi hija parece tener vocación para esto de la astronomía, siendo objetivos.

31 comentarios en “Buscar sin encontrar

  1. hahaha solía pasarme… el burnout paradise!!! como amo ese juego… como es la cuenta de playstation de tu hija??? ;D

    Bueno, recuerdo que cuando era pequeña mi nivel de concentración se limitaba a…
    en sí no existía la concentración en mi ser… así que podía buscar un millón de veces algo y no lo encontraba y mi madre: “es que no sabes buscar!!!” y extrañamente daba la casualidad que ella iba y lo encontraba. Cosas de la vida…

    Hoy en día me sigue pasando, pero creo que las cosas se han nivelado por que hay veces que pasa al revés; ella busca algo y no lo encuentra voy yo y TATAAAAAN ahí estaba el objeto, aunque claro yo no me atrevo a gritarle a mi madre: “Que no sabes buscar!!!” por que yo creo que me voltea la cara de una cachetada D:

  2. mi estimado, es muy cierto eso de que buscas y buscas los lentes y los trae puestos la mollera de la cholla o buscando el acta de nacimiento requerida para un trámite y estaba en nuestras narices aunque sí es difícil entender que pase lo mismo con un planeta, una posible metafísica explicación es aquella que dan al inicio del el secreto, ese documental que quizá viste, quiza no, donde narran la probable razón de por qué los indígenas mesoamericanos no pudieron divisar las naves de cortés y hacer algo al respecto pues no había un referente, no existía en su mente algo así, ergo no era visible a sus ojos -el sentido que más engaña por cierto, el olfato es el más fiable: la flatulencia de haba no dejará duda de si existe o no- como quizá para nati una bolsa de superama de tono beige y letras azules no estaba en su psique, lo único -quizá- que poblaba su mente era la forma de conseguir lograr avanzar en el mentado videojuego y en una probable jugosa cantidad de 6 ceros.

    wow, tyche, qué nombre, lo que sí es realmente sorprendente es que sea del doble de tamaño de júpiter, sé que si juntas todos los planetas de este sistema solar no haces un júpiter, por algo fue nombrado zeus por los griegos, el más chicho de todos los dioses del olimpo; wow -otra vez- difícil de creer pero sí… a veces pasa, será tal vez que hasta ahora se nos está abriendo el tercer ojo, sin el cual -todo parece indicar- sólo vemos las cosas parcialmente, se va a poner bueno esto del final-principio de los tiempos.

  3. Me lo podrías explicar de nuevo, no entendí… ya con el ejemplo de la espuma entendí, que difícil post hiciste esta vez maestro.

    Burnout Paradise es la ley, como pedirle que busque la espuma de rasurar cuando esta jugando ese juego, es como ir a una “Junta de Trabajo” a un Table dance(es cierto, aun hay gente que usan ese termino) y quieren hablar de negocios mientras te embarran las boobs en la cara, se necesitaría mucha concentración para eso, saludos.

  4. Ja ja ja ja ja no paro de reir con: “¡pérfida y fría habrás de morirte, Gladys!” ja ja ja pues así pasa cuando sucede, las cosas que uno tiene enfrente jamás las ve, hasta que se conocen en persona y le roban un beso. Ejem, digo, les roban un beso.

  5. Yo lo apoyo totalmente en el uso de espuma para afeitar Don Toño eso del jabon esta bien para una emergencia pero habemos algunos que somos un poquito mas finos que los demas y necesitamos cuidar nuestras pieles tersas como nalguitas de Ashley Greene, digo hasta entre los perros hay razas.

    Pasando a otra cosa si quieres yo te llevo tu asunto para cobrar ese millon de dolares que te deben date una vuelta por la oficina y hablamos para demandar a esa deudora que parece no tener intenciones de pagar.

  6. Me recordaste a mamá cuando ella iba y encontraba las cosas: si, es que no está ahí… y ESTO (sosteniendo el objeto “perdido”) QUE ES? y yo: Ahhhhh pero no especificaste k kerias eso… Sus fulminantes ojos verdes acababan por regañarme, sin palabras… Y la historia se repite con mis sobrinos, lo malo k ahora me toca buscar a mi…

    Yo creo que los cientificos de la NASA ya habian hecho ese descubrimiento y quizá otros más, pero decirlos todos de golpe como que no… deben guardar algo para que a cada nada los vayan sacando y uno piense que son bien chingones, méndigos, nos tienen en sus manos! Chance y ya saben qué día del 2012 es que se acaba el mundo… por cuya primicia cobrarán muuuuuy caro!

    Saludos, desde las calurosas tierras tabaskeñas (hoy esperamos 40ºC pfffff afuera claro está jejeje)

  7. Según mi madre, el no encontrar las cosas que tenía enfrente de la nariz se debe a una condición que he dado en denominar “Oftalmia cérvico-occipital”… mi ‘amá nomás me dice que tengo los ojos en la nuca.

  8. Yo recuerdo un capítulo de el programa de “El Universo” que pasan en The History Channel que puede responder tu pregunta. Solo que no recuerdo el nombre del episodio ni los detalles de el mismo, pero era sobre como “encontraban” planetas.

    • Es que se rasuran los yarboclos. De hecho, todo este post es un rant de cómo es que Toño se estaba rasurando los inmencionables pero por más que ubicaba el derecho nomás no se hallaba el izquierdo, aunque lo tenía justo bajo la “nariz”.

      • Madres, este post pensé que era para evidenciar que nunca podemos encontrar las cosas a primera vista y ahora se volvió algo así homo-erótico, pues espero que se los encuentre, debe de usar el rastrillo para la zona del bikini lo mas seguro, mucha suerte Toño.

  9. Jajajaj tu hija rulea!!… Q risa con Natalia.. y obvioooo q no iba a encontrar la espuma permaneció en un universo paralelo q se alineo cuando saliste de la regadera, por cierto, rasurate en el espejo ya q te bañes q desperdiciado de agua! XP

  10. “¿cómo es que apenas nos estamos enterando de la posible presencia de un cuerpo celeste más grande que la estupidez de algunos de nuestros políticos?”

    R1: Por que la estupidez de nuestros políticos es apabullante y mas fácil de ver?
    R2: Por que los astrónomos estaban jugando 360 con Burnout Paradise?
    R3: Por que de pequeños los astrónomos se traumaron por que sus papás los ponían a buscar espumas de rasurar y crecieron pensando que no podían encontrar nada?
    R4: Es culpa de AMLO y Slim…

  11. Siempre que no encuentro algo recuerdo las palabras de Karak Plant Senior y Madame Plant:

    “Como jijos no va a estar ahí el pinche…(agregue artículo de su preferencia)…. si lo acabo de ver, si lo encuentro te lo meto por el coolo??”

    Y lo encontrabas porque lo encontrabas

  12. yo me rasuro con rastrillo de 3 pesos y el jaboncito rosa venus que me dan en la chamba…

    deberias invitar al podcasta tu hija….lo ownearia con frases como…papi, seguro que alguien te escucha?, no seràn alucinaciones seniles tuyas???

    es obvio que los de la nasa necesitan descubrir algo de vez en cuando, aunque no tenga ninguna utilidad, sino, como diablos sacarian presupuesto

  13. claro, por qué no vieron un objeto minúsculo en el espacio que no emite luz propia si ya habían descubierto al objeto quintillones de veces más grande, luminoso y a sólo millones de veces la distancia del pequeño objeto?

    Toño, hoy en día los planetas se descubren no por verlos, sino por su influencia gravitacional en el sistema solar, espero entiendas porqué es más fácil encontrar al sol que darte cuenta que algo está teniendo una influencia gravitacional menor que plutón sobre ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s