El animal más maldito

"You talkin' to me?"

Mi lista de animales favoritos cambia constantemente. Mientras que a principio del año declaré al mapache como mi predilecto, gracias a su pinta de ladrón enmascarado y a su peculiar talento para abrir botes de basura en busca de comida (cualidades que aprecio), regresé mis favoritismos al reino marino hace un par de semanas, pues tuve oportunidad de ver otra vez a ballenas saltando por la superficie del mar y salpicando todo con un despliegue de poderío tan grande como el de un diputado con fuero.

PERO… soy un ser humano de lo más inconstante y disperso, así que la noble ballena, aún en toda su majestuosidad, no cuadra con mi propia idiosincrasia. Ergo, es hora de cambiar de animal favorito una vez más. Así es, Finísimos y Finísimas, creo que hay un nuevo rey en mis predilecciones zoológicas (repitan ‘zoológicas’, antes de que comiencen con sus estúpidos chistes sobre predilecciones zoofílicas). “Pero Toño”, dirán los más confianzudos entre ustedes, que no respetan mis canas o mi reciente título de licenciado,  “¿Que no era el león quien ostentaba el honor de ser considerado como rey de la selva?”

Claro que no. El rey de la selva es, por puro mérito, el ratel.

¿No les suena? También se le conoce como tejón de la miel, o honey badger entre los angloparlantes. No importa el nombre. Este bicho podría llamarse Justin Bieber y aún así sería la criatura más osada, tenaz, atrevida, devastadora, mala leche y admirable del reino animal.

Pariente lejano del zorrillo, como delatan sus peculiares colores, el ratel es un auténtico pasado de bisteces. Incluí este video de la National Pornographic Society (pero narrado por un jotales graciosísimo llamado Randall) demostrando que el animalejo es algo así como el Chuck Norris de los continentes asiático y africano, pero mezclado con la actitud de Samuel L. Jackson en Pulp Fiction. Si un día van caminando por la savana y se encuentran una billetera grabada con la leyenda Bad-Ass Muthafucka, busquen al primer ratel que se les ponga en frente y entrégensela en mano. O en garra.

O mejor corran. Corran por sus vidas. Verán, el ratel es un ojete de proporciones bíblicas. El video les mostrará que es capaz de treparse a la parte más alta de un árbol nada más para agarrarse a madratxos con una cobra. CON UNA COBRA. Cobra que, dicho sea de paso, no le estaba buscando pleito ni diciéndole cosas ruines sobre mamá ratel. La venenosísima serpiente se encontraba muy quitada de la pena, tomando el sol sobre las ramas altas, cuando de pronto ¡ZASCULERA! ¡Ahí llega el ratel con ganas de entrarle al trompo!

Lo último que muchos animales ven antes de morir... ¡RATEEEEEEEEL!

¿Y saben quién perdió? La cobra, claro está. El ratel como si nada. Este animal es un reverendo barbaján, capaz de robarle el ratón del almuerzo a una de las serpientes más letales del mundo (la Bitis Arietans o víbora bufadora, que mata más gente anualmente en el África que un dictador libio). Pero si creen que el ratel se conforma con el dichoso ratón hurtado, no saben lo que es llevar el ser un cabroncete a otro nivel. No, después del roedor, nuestro héroe regresa a la escena del crimen para agarrarse a mordidas con la serpiente, que ya está de un pésimo humor a estas alturas del cotejo. La víbora inocula repetidas veces al ratel con su poderosa ponzoña, y aún así este acaba matándola a dentelladas. Eventualmente el ratel cae, al parecer muerto por haber recibido más veneno que quienes comen tacos afuera del Metro Balderas.

¿Muerto, dicen? ¡JA! El imparable animalejo acaba por despertar, con pinta de crudo, y prosigue a comerse el resto de la serpiente.

Termitas. Leopardos. Avispas. Chacales. Cobras. Zetas. No importa la especie y el tamaño, el ratel no le teme a nada. En vez de andar entrenando perros para detectar drogas, deberíamos convencer al Presi Felipillo de Bolsillo para que compre una partida de rateles y les enseñe a olfatear sospechosos de narcotráfico, con instrucciones precisas de que el animalito puede comerse a cuanto infractor haya detectado. Verían como la guerra contra el narco se iba a poner más desigual que un Barcelona contra los Camoteros del Puebla. Mañana le hago la propuesta a Felipillo, al calor de unos drinks

En fin, no me queda más que entonar alabanzas a nombre de esta magnífica criatura. ¡Salve, oh Ratel! ¡Eres un maldito, un tragón y un apestoso abusivo! En resumen, eres la mascota oficial de este blog.

58 comentarios en “El animal más maldito

  1. Primero te enojas porque se te habla de usted, después que porque te hablamos de tu. En un mes ya vas a empezar a referirte a ti mismo en tercera (finísima) persona.
    Y por fin ya puedo entender las referencias a Pulp Fiction, Yeah.
    Saludos.

  2. Gracias, GRACIAS!!!! por burlarte de mi Puebla, ojete, mal amigo, te burlas de mis desgracias y las del equipo de mis amores que tiene que soportar ser propiedad de un pendejo mafioso. Pero hay un Beibi Yisus, que debajo de su tunica inmaculadamente blanca, lleva una playera de la franja

  3. Ratel no suena tan chido como su nombre en inglés.

    Pues ya busqué videos del tal “Horny Badger” y salieron puras cosas bizarras. Ya después me dijeron que estaba mal la búsqueda, con eso de que no domino al 100% el inglés. Rectifiqué, ahora buscando “Horny Beaver” y las imágenes y videos me gustaron mucho más, pero no pelean contra cobras y creo que no tienen mucho que ver con el texto que pusiste, Toño. Aunque esas Horny Beavers sí salen engullendo unos pitones muy cabrones, he de puntualizar. O_o!!

  4. Es en estos momentos en que un post como este me hace el día. Mis jefes y la chamba… bueh, se pueden ir a ch*ng*r a su amá. Que sean perseguidos por muchos de estos animales…

    Saludos.

  5. Las frases del artículo:

    – “ZASCULERA!”
    – “it doesn’t give a shit”
    – “look at the sleepy fuck”

    El día que NPS haga un programa narrado así tendrán le pegarán en la madre a los ratings de VH1, MTV y demás pseudo-realities… quizá la traducción al español la haga algún literato de la talla de Radamés de Jesús, Kristoff o de plano Horacio Villalobos, si no queremos perder el toque aputancanado del tal Randall.

  6. “…Termitas. Leopardos. Avispas. Chacales. Cobras. Zetas. No importa la especie y el tamaño, el ratel no le teme a nada. En vez de andar entrenando perros para detectar drogas, deberíamos convencer al Presi Felipillo de Bolsillo para que compre una partida de rateles y les enseñe a olfatear sospechosos de narcotráfico, con instrucciones precisas de que el animalito puede comerse a cuanto infractor haya detectado. Verían como la guerra contra el narco se iba a poner más desigual que un Barcelona contra los Camoteros del Puebla. Mañana le hago la propuesta a Felipillo, al calor de unos drinks…”
    Por carcajearme de esto he tenido que soportar la furia del jefe, que no solo me regaño por estar “perdiendo el tiempo” (siendo que el pendejo lo pierde con cada respiración que da), sino tambien por no decirle el como yo si tengo abierto el Internet.
    Si me corren habrá valido la pena🙂

  7. jajaja la comparacion de la guerra gobierno-narco con un barça-puebla no tuvo madre… deberiamos meter unos cuantos Rateles a la cancha a ver si le echan mas ganas… (los del Puebla, por que en el Nou Camp seguro se almuerzan a Messi…)

  8. Por las barbas de Beibi Yisus, este animal si que es un cabrón en toda la extensión de la palabra, mira que tener los tamaños para hacersela de jamón a una cobra y encima comersela, no cualquiera.
    “Este bicho podría llamarse Justin Bieber y aún así sería la criatura más osada, tenaz, atrevida, devastadora, mala leche y admirable del reino animal.” Esta frase me hizo el día, no he parado de reír.
    ¡Zasculera! palabra incluida en mi finísimo vocabulario.

  9. Pingback: Refranes que no sirven « Finísima Persona

  10. Si sale en los dioses deben estar locos. Me encanta. Dicen que puede pelear con leones y leopardos, no es que siempre gane, pero por tener tamñas agallas es el number one.
    jajajajaj es de matar Zetas esta bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s