Motivar y motivarte

El otro día intercambié e-mails con un amigo de quien no había sabido nada en varios meses. Su vida no va bien. Aún no encuentra un trabajo decente, casi 8 meses después de haber sido despedido. El trabajo de medio tiempo que tiene ahora no le gusta, pues trabaja larguísimas horas bajo las órdenes de un jefe que tiene casi la mitad de su edad y la décima parte de su experiencia. Las presiones económicas de tener un hijo que aún no cumple el año, aunadas a la mala economía de los Estados Unidos, amenazan con hacerle vender la casa que está pagando con toda clase de sacrificios y mudarse con familiares hasta que los gastos queden bajo control. Y su equipo favorito ni siquiera pasó a la post temporada, así que el desastre es casi total.

Yo hice lo que tiene que hacer todo buen amigo en casos de este tipo: decirle que es un perfecto maricón, que deje de tristear y que confíe en su inteligencia, talento y habilidades para salir avante, en vez de pasar por fracasado. Le recalqué una y otra vez que mis amigos no son perdedores, que la suerte cambia eventualmente y que las cosas pierden el cariz trágico vistas con un poco de distancia objetiva y con una cerveza bien fría en la mano, siempre y cuando te hayas ganado dicha cerveza con el esfuerzo de las horas previas. Y terminé diciéndole que estoy a sus órdenes para acudir en su ayuda si la cosa se pone peor, pero que se aguante el festín de patadas en el trasero que le voy a dar en el proceso tan sólo por pensar que no tiene los recursos para salir adelante.

Mi amigo me respondió al día siguiente en un tono completamente distinto. Confesó haberse dejado llevar por la auto compasión, que las cosas no pintaban tan mal vistas con frialdad y objetividad, que releyendo su e-mail previo se había dado cuenta de que parecía vieja lastimera de telenovela y que lo que realmente le hacía falta era reírse un poco de la vida con un buen amigo. Añadió algunos chistes soeces, comentarios derogatorios hacia mi equipo favorito (que tampoco pasó a post temporada) y se despidió con el cariño y la personalidad relajada que siempre le han caracterizado. Hubo una post data: el intercambio mutuo de mensajes le había motivado a modificar su estrategia laboral, emprendiendo un pequeño negocio propio en el tiempo que estaba destinando a quejarse de su mala suerte reciente.

Ducreaux era un gran retratista, pero mejor motivador...

La motivación es cosa bien rara. Jamás le escribí a mi amigo esperando convertirme en su animador personal ni en su gurú de auto ayuda. Pero de alguna forma le sirvió de algo el tirón de orejas. Nuestra realidad suele parecer mucho más triste y funesta cuando la sufrimos en silencio que cuando la compartimos con quien nos aprecia, eso sobra decirlo. Por eso creo que su cambio de actitud no obedece a nada especial que haya escuchado de mi parte, sino a la propia liberación que proviene de nombrar nuestros demonios personales, nuestros temores y reservas. Cuando reconoces esas cosas, cuando les das nombre y forma… no parecen tan imponentes.

¿Qué me motiva? Lo primero que me viene a la cabeza es mi hija, claro. Tenerla a mi lado es el recordatorio perpetuo de que no hace falta sufrir las carencias propias antes de poner manos a la obra en pro de mejorar las condiciones de vida. A veces no nos apreciamos lo suficiente para hacer cosas que nos beneficien, pues podemos creer que ni siquiera las merecemos. ¿Ah, pero negarle algo a un hijo, a una hija? En serio, amigos y amigas que aún no tienen herencia genética correteando por este mundo: no saben lo mucho que puede influir una versión compacta de uno mismo a la hora de tomar las decisiones duras para salir del hoyo en el que estamos metidos.

Pero si ni eso te anima, si no cuentas con ese motivador externo, ¿a quién recurrir para escapar de las garras del conformismo? Desde luego que no vas a encontrar respuestas en un póster cliché con borde negro y grandes letras serif. Tampoco creo que las conferencias sobre excelencias, secretos, caldos de pollo anímicos y formas de influenciar al prójimo/hacer amigos sean la bala mágica que mate nuestras mediocres existencias y nos transforme en héroes de la cotidianeidad.  No hay receta genérica para esto. A mi, en lo personal, me motivan las siguientes cosas…

  • Saber que alguien más idiota/incapaz/impreparado que yo ha encontrado la forma de sobreponerse a un problema similar.
  • La perspectiva de que alguien más piense “si el pendexo de Finísima Persona puede, yo POR SUPUESTO que debo de poder”.
  • La idea de llevarle la contraria a quienes piensan que no soy capaz de lograr algo, sobre todo si los considero mis inferiores intelectuales.
  • Pensar que para mi hija, por lo menos, yo soy lo más parecido a un súper héroe de carne y hueso. Aún me da risa recordar cuando mi sobrina me preguntó si yo era mejor futbolista que Lionel Messi. “¿Estás loca? ¡Claro que no!”, le respondí. Ella se volvió a ver a mi hija y le dijo “¿Ves, Natalia?”. Ver la carita de mi hija, confundida ante la confesión de su propio padre respecto a no ser mejor jugador que el Balón de Oro 2010 ciertamente pone las cosas en perspectiva.
  • La certeza, por otra parte, de que mi hija jamás preferirá a Messi por encima de su padre, en ninguna circunstancia. De acuerdo, quizá haciendo equipos para una “cáscara”, pero la decisión sería agónica para ella, sin duda.
  • La aprobación de otros ante un esfuerzo legítimo y dedicado. Ya lo había mencionado hace poco, y lo repito: es como metanfetamina para el ego.
  • Ese peculiar sabor que tiene una cerveza fría cuando la degustas sabiendo que, al menos por ese día, diste todo lo que había dentro de ti para ganarte cada frío trago de su generosa ofrenda. ¿Han comparado sabores de cerveza cuando la bebes por simple frustración? No sabe igual, se los juro.
  • Sorprenderme a mi mismo al descubrir que, después de todo, aún puedo tener el control de mi destino cuando me lo propongo.
  • Proverbios como el de “si eres paciente, verás pasar frente a tus ojos el cortejo fúnebre de tu peor enemigo”. No desestimemos el morbo que provoca el fracaso de nuestros antagonistas, damas y lo que malamente pasa por caballeros que leen este blog…
  • Y claro, el cochino y prosaico dinero. No es la felicidad, por supuesto. ¡Ah, pero cómo ayuda a financiar nuestras expediciones en pos de la misma!

Seguro ustedes comparten muchas de estas cuestiones como motivadores propios. Pero hay muchas más, y les juro que me interesa conocerlas. Pueden ser cosas tan nobles como presumirle a la persona que te gusta que eres un ser de acciones y de triunfos, o tan simples como demorar tu expulsión del hogar paterno ante amenazas de “¡O te pones las pilas o te largas!”. Cualquiera que sea la naturaleza de tu motivación, basta que tú creas en sus poderes mágicos para que sirva de algo. Y si resulta que nos sirve a los demás, pues miel sobre hojuelas. O crema batida sobre senos naturales, si los motiva eso de la lujuria.

40 comentarios en “Motivar y motivarte

  1. Eso de las motivaciones es algo bastante complicado, luego me tocan pacientitos que presentan un episodio de tristeza (no depresión, es otra cosa) y no sabes por dónde llegarles, sin embargo, yo tengo mis técnicas de buena psicóloga jo jo. En fin.
    Me motiva, mi familia, las personas que confian en mi y sobre todo que me siento capaz y que cada cosa que me he propuesto la he conseguido, eso me motiva.
    Las personas que confian en mis habilidades son un soporte para cuando se me van las cabras, que suelen ser seguido, no porque sea psicóloga, soy perfecta.

  2. tengo demasiados motivadores en mi vida q seria muy largo.

    pero leer lo q qcaas de escribirme regreso la memoriade tus editoriales

    sera una motivacion culera pero cuando me quiero quejar de q soy muy flaco, recuerdo q hay gente q no ve o q les falta un miembro y ahi es donde me doy cuenta q no tengo de q quejarme

    he aprenndido q tenerme lastima solo me afecta a mi pq, mi familia es tan chingona q si me ven sin motivacion se la viven chingando hasta q regreso a ser el mismo

    la motivacion de vivir mas pleno y seguir creciendo la recibo d mi tio 96 a#os

  3. Pues mis motivaciones son obviamente mi familia, pensar en el gran futuro que me espera, en realizar mis sueños y además que he estado en peores situaciones y he salido avante de ellas🙂

  4. Justo de eso estaba platicando ayer con una persona que tiene la receta perfecta para componer su vida pero simplemente no tiene la voluntad, no ha encontrado esa motivación, está esperando tocar fondo para aplicarlo o algo, fue una laaarga plática la cual terminó con el susodicho yendo al casino ¬¬
    Tu frase del sabor de la cerveza cuando sabes que ese día hiciste todo lo que estaba en tus manos me hizo el día y se la voy a releer, bueno todo el post, pero esa frase espero que le cale, sino lo mando con Manguito para que lo terapee.
    Mi motivación es muy sencilla y muy cursi: dormir y despertar con una sonrisa todos los días

  5. El año pasado fue en lo particular un año difícil, muy muy difícil, y de no ser por mi familia y amigos que siempre estuvieron cerca yo creo que todavía estaría batallando con esos problemas que tuve. A lo que tu consideres como familia siempre serán un gran motivante. Pero casualmente en ese tiempo, alguien me recomendó un libro que seguramente “Manguito” conoce muy bien: El Hombre En Busca Del Sentido de Viktor Frankl. Cuando termine de leerlo comencé a ver mis problemas desde un punto de vista diferente y la verdad si me ayudo bastante. Y para los que están pasando por momentos difíciles acérquense a la “Logoterapia”(para mayores informes, con “manguito”) jajaja! saludos Manguito.
    Buenisimo e interesantisimo post como siempre mi buen Toño. Saludos!!

  6. En efecto, La cerveza que bebes para aderezar la frustración te sabe a agua…pero misteriosamente su nivel alcohólico se incrementa de manera exponencial.

    Mi Motivación… el saber que no puedes, ni quieres fallarle… a ti mismo, y a los que confían en ti.

  7. A mí lo que más puede provocar que mueva mi cómodamente sentado trasero y me ponga en acción, es el saber hasta donde puedo llegar, es siempre imponerme el reto de que debo de hacerlo por que es una estupidez lo que me agobia; y me alimenta el ego (de por sí bastante robusto) el encontrar la solución que había estado buscando, así que en resumidas cuentas, me gusta decirle a la vida que sus problemas me la peluquean con máquina😛

  8. Suena a que podemos ser amigos y nos la pasaríamos dándonos patadas en el culo, pero jamás nos haríamos daño.

    Y cierto, una cerveza no te sabe igual, cuando lo haces sólo para pasar el “trago amargo”.

  9. Está cabrón pensar en cual es tu motivación y que no te venga nada a la mente de primera intención. Pensándolo un poco más supongo que es el amor propio, la ambición y el crecimiento.

    Este post me ha puesto a pensar, gracias Toño.

  10. Es efecto, lo hijos cambian el sentido de “la razón para seguir adelante yser mejores” pero para bien……ahora lo sé que tengo dos princesas.
    Uno tiende a hundirse en un bache de monotonia a veces pero la motivación es impresindible, pienso que es natural del humano, así como exagerar las cosas en un inicio, como tu finísimo amigo. Pero también usualmente hay alguien que nos da un par de buenos mameyazos para hacernos reaccionar….por eso y para eso son los amigos.
    Saludos mi finísimo autor.

  11. Pues la principal motivación es como en casi todos los casos, la descendencia, ya tengo mis dos monstruos en casa que hacen que me dedique de tiempo completo a ser mejor por ellas y si no es así, que me parta un rayo, saludos y excelente post.

  12. Mi mejor motivador es mi siempre apremiante síndrome consumista.

    Eso y las chelas. El dinero compra chelas. No hay que perder de vista ese punto jamás.

  13. Ahora recuerdo que le pedí consulta a manguito pero se me ha olvidado decirle. Justo ahora no siento motivación alguna, ni desmotivación, parece que estuviera esperando algo pero no se que es.

  14. Ese tema de los motivadores es algo delicado, a veces es bueno tenerse un poco de autocompasión, pero no quedarse ahí por mucho tiempo, mi mejor motivante es saber que estoy vivo, completo y que lo unico que puede pasar si no hago algo es quedarme igual que como estoy. Hice mi servicio social en una casa hogar para niños huerfanos y me toco ir a la sierra queretana de asistencia en el servicio militar y creanme, ese es sufrimiento e impotencia.

    Motivadores inmediatos…Un buen buiski con agua quina, un disco de Led Zeppelin, Queen o The Beatles después de un mal día, hay otros pero requieren mas esfuerzo. Creo que cada quien sabe que es lo que realmente le motiva a seguir adeltante.

    En lo personal me cagan…no, no me cagan…me zurran los libros de auto ayuda o las platicas de Miguel Angel Cornejo, Alex Dey y esos tipos….Jorge Bucay me agrada, sus textos son interesantes. Creo que no hay una receta o un procedimiento específico para enfrentar una crisis de tristeza.

  15. Me motiva mucho el saberme distinto. Haber caído del lado correcto de la línea promedio en varias cosas, y esforzarme por mantenerme en la zona poco ordinaria de las elecciones personales, y poder demostrarle al mundo que se puede ser una persona con todos mis inconvenientes aparentes pero que los usa para ser feliz y darle gozo a quienes me importan.

    No tengo hijos, y me motiva mucho el seguir sin tenerlos, jajaja. Sé que eventualmente son el motor de tus decisiones difíciles, pero en mi caso voy a tener que recurrir a las reservas del ego para cuando sea necesario encarar encrucijadas.

    El solo hecho de sentirse maravillado por los avances humanos, sea en las artes, la ciencia, la tecnología aplicada, el porno o la buena cocina. Mantener esa capacidad de asombro bien nutrida y sin embargo expectante de más.

    Demostrarle a otros que sus paradigmas, sus esquemas, sus sistemas de creencias, sus axiomas y sus mediciones no aplican necesariamente cuando se trata de anticiparse a mí, o que yo llevo una buena vida sin tener que suscribirme a tales nociones con las que viven.

    El descubrimiento. El alimento de vivencias que viene de conocer gente nueva con experiencias únicas. La idea de seguir vivo y activo para cuando salga tal película, muera tal dictador, caiga tal imperio, logren tal avance o liberen la sex tape de tal actriz.

    Y, desde luego, la idea de seguir opinando de este modo, estimulado por las buenas letras e ideas, y por la buena dosis de sentir que alguien, por un minuto, está sabiendo lo que yo quiero pensar.

  16. Ésto me recordó el épico
    “SOY MEJOR QUE EL WOOKIE”

    Sin duda mi motivación más grande es mi hija, Luna es todo para mi y lo que pueda hacer para que su vida sea mejor sin dudarlo lo haré.

    De vez en cuando paso a las colonias pobres y me digo, no quiero estar así; no quiero estar aquí.

    Saber que todo por tu propio esfuerzo vale la pena.

    • Muy cierto, las colonias pobres te motivan por el puro miedo de acabar ahí.😦

      Y me faltaron dos motivaciones, que si no las pongo se iba a notar que las estaba reteniendo:

      – Nomás por chingar. Es la motivación perfecta, donde estar chingando es su propia recompensa inagotable.

      – Comentar para que los dueños del post comenten, a su vez, el comentario propio. Antes era más común que ahora, pero se entiende, las restricciones del tiempo pueden estar mejor invertidas creando material nuevo que contestando a los fanboys.

  17. Una gran motivacion seria lograr que un dia los pendejos no tengan poder, admitamoslo algunas personas son realmente pendejas y es un peligro que se les intente insertar en una sociedad que cada dia requiere mas el uso del intelecto.

  18. También me motiva saber que con un poco de mi poción multijugos podría poblar el mundo entero…eeehhh!!!…quien mas que la raza humana puede hacer eso?!!!

    Mmm pensandolo bien…las cucarachas también lo han hecho.

  19. en estos ultimos meses, mi principal motor ha sido mi pequeño padawan… es una descarga de adrenalina y “ponte a jalar” el pensar que le pueda faltar algo…

  20. En un momento no muy lejando de la vida, Toño, tus palabras me ayudaron a descubrir que no quería salir del hoyo (sin albur), sino a disfrutarlo. La depre no se fue por un ratote, pero ah qué chingón me la pasé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s