Harry Potter y La Reseña Malintencionada

Pues ni hablar, generalmente me abstengo de hacer reseñas burlescas de películas que no sean las de Crepúsculo, pero hay veces que la dimensión mediática de ciertos filmes me obliga a hacer de tripas corazón y a expresar mi irrelevante punto de vista al respecto. Pasó con Avatar, con Titanic y con Kick-Ass. ¿Porqué no habría de pasar con la penúltima peli de Harry Potter?

Antes de empezar, aclaremos algo: no soy un fan from hell de la serie, ni impresa ni en versión cinematográfica. Leí los libros cuando salió el número cuatro de la saga, interesado por ver a qué se debía todo el hype. Y ya entrado en gastos, terminé de leerlos todos a medida que fueron saliendo. Las pelis, por supuesto, tenían que ser vistas (ya saben que yo veo casi cualquier cosa, como lo atestigua la mentada Crepúsculo). El caso es que son lo que son: una franquicia exitosa que a ratos puede ser bastante buena (Harry Potter y el Cáliz de Fuego) y a ratos es caricaturesca y/o pretenciosa (la primera peli y la quinta, respectivamente). No se ofendan, fans. Es mi simple punto de vista.

Sin embargo, por supuesto que me tenía que recetar Harry Potter y las Reliquias de la Muerte (Harry Potter And The Deathly Hallows). Es el acontecimiento fílmico del año, hasta que no estrenen otra peli de Jaime Camil, al menos. Ahí va una reseñita, al estilo de este blog.

NOTA ACLARATORIA: Y claro que habrá spoilers, ¿acaso no me conocen? Pero sean honestos: si leyeron los libros ya saben qué pasa en las pelis, así que no se corten de leer por esta simple razón. Pero si aún así quieren actuar sorprendidos en la sala de cine ante la muerte de alguno de los personajes, los entiendo perfectamente. Vuelvan mañana al blog, pues, cuando todo esto ya haya pasado.

¿Siguen aquí? Muy bien, arrancamos…

De entrada vemos a Bill Nighy (actorazo inglés) como Ministro de Magia, haciendo una declaración masiva ante los medios mágicos respecto a que van a proteger a la población con todos sus recursos ante el regreso de Lord Valemadr (Ralph Fiennes, actorazo inglés), en un acto de atole con el dedo conocido en los ámbitos políticos como “un Calderonazo”. Si recuerdan la peli anterior, el Mago Dumbledore (Michael Gambon, actorazo inglés), rector de Hogwarts, fue asesinado por uno de sus propios docentes, Severus Snape (Alan Rickman, actorazo inglés) trabajando bajo órdenes de Lord Valemadr. Y hasta aquí llegarán mis esfuerzos por retomar la trama de las pelis anteriores. Lean los libros o renten los DVD, pero dejen de fingir que no saben de qué se trata este rollo.

Los magos malos, haciéndose pendexos cuando el jefe pregunta quién se ofrece voluntario para organizar la posada de fin de año

Corte a la guarida de los malos, donde Valemadr está reunido con sus esbirros para ponerse de acuerdo en la mejor forma de ponerle en su difunta jefa a Harry Potter. Snape está a su lado, en toda su traidora forma. También vemos a Lucius Malfoy (Jason Isaacs, actorazo inglés) y a Bellatrix Lestrange (Helena Bonham Carter, actrizaza inglesasa), quienes piden mano para darle chicharrón a Potter. Ni hablar, dice el patrón: yo mismo lo mandaré al otro barrio. Y me imagino que los planes también incluyen cortarle la cabeza y dejarla al lado de una MagoManta colgada de un puente peatonal, porque Lord Valemadr no se anda con pendexadas. Para ilustrar lo anterior, ejecuta a una profesora de Hogwarts ante todos los presentes y después se la sirve de almuerzo a su boa mascota.

Es en este punto cuando comienzo a felicitarme y autonombrarme como Padre Ejemplar por el simple hecho de ahorrarle tanta violencia gráfica a mi hija de siete años, pues si bien los primeros dos libros y películas de la saga son medio inocentones y hasta cierto punto apropiados para niños, la cosa se va poniendo progresivamente ojeta y fértil para sembrarle pesadillas a la escuincliza. Ya bastante mal lo pasa la pobre viéndome descabezar zombis en Left 4 Dead.

Luego vemos escenas tristonas donde Harry Potter (Daniel Radcliffe, actorcillo inglés) y Hermione Granger (Emma Watson, inspiración de masturbaciones culposas inglesa) se “despiden” de sus familias respectivas. Ella le borra la memoria a sus papás para que no recuerden que tienen una hija, e intuimos que Harry simplemente le confiesa a sus tíos y a su primo que están en peligro mortal por mera asociación. El caso es que el director David Yates le roba a Harry un momento bonito que sí aparece en el libro, donde tiene una especie de reconciliación con esa rama de la familia que se encargó de hacerle la vida pesada de más chavito. Este es el primer punto de muchos donde podremos mencionar que la dirección de esta peli no es precisamente brillante, de acuerdo a mi criterio desinformado y mamón. OK, prosigamos…

A Harry Potter lo traen como testigo protegido y los magos buenos lo mueven de lugar en lugar, a sabiendas de que los magos malos le quieren dar cuello. Mad Eye Moody (Brendan Gleeson, actorazo irlandés) es el que los organiza a todos, en una escena que nos permite ver de golpe y porrazo a todos los amigos de Potter que están dispuestos a dar su vida por la del cicatrizado maguete. Ahí está el licántropo Lupin (David Thewlis, actorazo inglés) y su chava (que lucía guapa darketona en las otras pelis, pero ahora se ve medio pinza). También los gemelos Ivonne e Ive… digo, Fred y George Weasley (actorcetes ingleses). Y claro, está Ron Weasley (Rupert Grint, pelirrojo inglés), magolastra de Harry y eventual amigo con privilegios de Hermione.

La quinta parte de la saga de "Rápido y Furioso" está del caraxo, la verdad...

El ingenioso plan para desplazar a Harry consiste en transformar a cinco de los presentes con una poción que los convierte en copias fieles de él mismo, con la idea de que los malos los persigan a todos y de distraerlos con la artimaña. Una vez más descubrimos que los buenos de las películas pueden tener las mejores intenciones, pero para efectos dramáticos también tienen que urdir los planes más estúpidos. Lo dicho, tras una secuencia de escape confusa y atolondradamente dirigida por Yates (que es bueno dirigiendo cosas dramaticonas y reflexivas, pero que apesta cuando la acción requiere algo más intenso que alguien subiéndose a un taxi), Harry sufre la lamentable pérdida de su lechuza guardiana. Esto se maneja como un preámbulo de todo el dolor y pérdida que le espera a lo largo de esta final en dos partes, pero yo lo considero como otra muestra de que los magos son rependexos. ¿No podía tener una mascota más atemorizante y efectiva, como un dragón o un pterodáctilo con rabia? Vamos, hasta Lord Valemadr tiene su boa gigante que se come a otros magos. Pero no, “Einstein” Potter tiene una lechuza blanca. Me imagino que hubiera servido de algo si eran emboscados súbitamente por una rata de campo…

Al llegar a la pintoresca residencia de la familia Weasley, que hace ver una Casa GEO como el Palacio de Versalles, sabemos que el ingenioso plan de los Harry Clones valió puro chilovsyu ye ye ye, como decían Los Beatles. Uno de los gemelos salió descalabrado, le abollaron las salpicaderas a una de las escobas mágicas y además resulta que hay un informante en el Ministerio de Magia, pues sólo así pudieron saber dónde y cuándo iban a desplazar a Harry. ¡Ah, y Mad Eye Moody también murió, por cierto! Me hubiera acordado antes, pero como Yates sabe que en los libros la autora sólo hace una mención del lamentable deceso sin ahondar en pormenores, él toma la cómoda decisión de no meterse en broncas y también lo deja a nuestra imaginación. Bastante injusto para efectos narrativos, pues de pronto vemos que morirte en el Universo Potter sólo merece atención si sirve para reflexionar en lo triste que se pone el protagonista cuando alguien palma, pero hasta ahí.

"¡Confiesa, cabrón! Tú lanzaste un hechizo para desaparecer la trama, ¿verdad?"

Y otro detalle pinche: tengo la suerte como angloparlante de no prestar atención a los subtítulos, y qué bueno, porque traducen literalmente el apodo del difunto mago como Ojoloco Moody. Sí, Ojoloco. No sé ustedes, pero leer en un momento tan conmovedor que “Ojoloco está muerto” causa más risa que lástima. Sonó a anécdota de reclusorio mexicano: “Pus ‘ai tienes que El Ojoloco, El Cenizas, El Agonías y La Pompis Feis se metieron a robar un Oxxo, y que les cae la chota…”

Bueno, ya todos (menos Ojoloco) están sanos y salvos en casa, y aquí vemos a Harry debatiéndose entre permanecer refugiado en el cuchitril Weasley o de plano irse por su lado en solitario, para evitar que más de sus seres queridos sean convertidos en fertilizante. Ron lo detiene, en un interludio homoeroticón no muy memorable. Aparte tiene que quedarse porque ¡hay boda! En efecto, pese al clima de incertidumbre, inseguridad y muerte que pende en el aire, el hermano mayor Weasley y su novia francesita que conocimos en la cuarta peli (y que pasó de “objeto de deseo” a “güera fodonga y sin chiste” más rápido que Britney Spears después de su matrimonio con K-Fed) van a contraer nupcias en breve. Inserten aquí sus paralelismos con las narcovenganzas mexicanas que encuentran lugar óptimo para realizarse precisamente cuando hay festejo y pachanga de por medio.

Durante los preparativos vemos a Ginny Weasley, hermana menor de la familia e interés romántico para Harry, durante una escenita que sólo sirve para recordarnos que ella existe y que no nos debe extrañar mucho cuando ambos acaben juntos al final de la peli que sigue. También la vemos probándose un coqueto vestidín de boda y pidiéndole a su anteojudo pseudo novio que le suba el cierre de la espalda, pero antes de que podamos retitular la película “Harry Potter y La Erección Involuntaria” se aparece el gemelo madreado para interrumpir, dando preámbulo a los preparativos nupciales y a la aparición del Ministro de Magia, quien tiene asuntos importantes que atender con Harry, Ron y Hermione.

"Y Dumbledore también te heredó su membresía a GayWizardSex.com, Harry..."

Resulta que el difunto Dumbledore, en su infinita y críptica sapiencia, les dejó algo en herencia a cada uno. A Ron le dan una especie de lamparita muy práctica, a Hermione le dan un libro de cuentos infantiles muy popular entre los magos preescolares (y con el subnormal Ron, que se ve que mueve los labios al leer) y la snitch (pelotita metálica con alas con la que se juega el Quidditch) que Harry atrapó la primera vez que participó en ese confuso juego. Todos ponen cara de circunstancia, pero cualquier persona que haya visto más de tres películas en su vida (así sean de Sariñana) intuye que dichos objetos heredados tendrán un significado y relevancia determinante una vez que la historia avance y que se ponga más aburrida la trama. ¡Ah, también le dejan a Harry una espada muy cabrona, pero nadie sabe dónde está!

Empieza la boda. Todos bailan y festejan. Harry habla con un vejestorio invitado que no insiste en mostrarle fotos de sus nietos (las bodas de los magos son menos fastidiosas que las que a mi me toca padecer, por supuesto), sino en hacer reminiscencias sobre el viejo camarada Dumbledore y ciertos pasajes de su vida que, por supuesto, también serán clave para avanzar trama en el tercer acto.

Hago un pequeño paréntesis para hablar de algo que me pareció curioso. Todos los que están familiarizados con la obra de J.K. Rowling saben que la autora reveló en una conferencia que Albus Dumbledore, el venerable decano de los magos y figura paterna para Harry, era homosexual. Así es, a Dumbledore la gustaba andar meneando la varita y hacer magia con otros magos de su mismo sexo. Esto no tiene nada de malo, pero hay un subtexto en la trama que habla continuamente de una biografía no autorizada del mago, escrita por la Shanik Berman del mundo mágico. El caso es que cada vez que la historia menciona “los oscuros secretos de Dumbledore” o su “turbio pasado”, como que estamos esperando que alguien salga con el comentario reprobatorio respecto a que le gustaba el soufflé de guayaba y se hablaba de tú con Fabiruchis. No sé, siento que el director quiso hacer una velada alusión a la sexualidad ambigua del difuntito, pero con tanta incompetencia como la que emplea para sus secuencias de acción.

Hermione, asustada, le da la mano a Ron y a Harry para cruzar la calle. Ron y Harry, asustados, se dan cuenta de que lo que Hermione les está agarrrando NO es precisamente la mano...

En fin, prosigamos. Los magos ojetes se aparecen en la boda, tirando hechizos y maldiciones y posiblemente escupiendo los platones del buffet (conjetura, pero si yo fuera mago ojete eso es lo que haría para arruinarles la fiestecita). Harry, Hermione y Ron se escabullen con uno de esos hechizos que les permiten desaparecer en un abrir y cerrar de ojos para emerger en un sitio distante. Caen en Londres, y ahí empieza otra aventura más. Deducen que la única forma de dársela con queso a Lord Valemadr y sus secuaces es destruyendo los llamados Horcruxes: una serie de objetos en apariencia inocuos donde está dividida por un embrujo el alma del malignísimo mago. No será fácil, claro, pues no tienen idea de por dónde empezar, pero me imagino que acaban por rentar la película anterior para acordarse de cómo han destruido ya dos de ellos, como el burro que tocó la flauta.

Mientras hacen planes, según ellos de manera incógnita dentro de una cafetería mugrosa, tienen un enfrentamiento con dos magos malos. Sí, sabemos que el Ministro de Magia fue asesinado poco antes del incidente de la boda (tampoco vemos la muerte de ese noble personaje, claro), y que Valemadr ha instalado a un politiquillo títere como Ministro en su lugar (creo que se llama Pius, pero yo lo recuerdo como Ebrardus). Harry y sus cuates son ahora prófugos, buscados a lo largo y ancho del territorio por un régimen totalitario y supresivo. Bueno, Harry y amigos logran petrificar a los dos magos malos que querían capturarlos y abandonan el local, dejando pasar la magnífica oportunidad de encuerar a los magos petrificados, reubicarlos en una postura indecorosa con las manos tocándose mutuamente los genitales y tomarles muchas fotos. A lo mejor ustedes no consideran eso como una buena estrategia, pero a mi me parece mejor que disfrazar a muchos gueyes como el guey al que todos buscan (basta con matar a todo mago flaco de lentes y con un rayo en la frente) y ponerle de guardián a un búho.

Toda saga cuenta con su Jar Jar Binks. Para mi esos son los pinchis duendes...

Los tres cuates se refugian en la casa del difunto padrino de Harry, hablan con un duende malhumorado, localizan a un tal Mundungus que se había robado un guardapelo que en realidad es uno de los Horcruxes, éste les dice que el guardapelo está en manos de una maga mala en el Ministerio (la maga mala de la quinta o sexta película, ya no me acuerdo bien) y terminan urdiendo un plan para introducirse en la mismísima boca del lobo para robarlo de vuelta. Tengo talento para resumir las partes sin potencial chistoso, no cabe duda.

Los tres gueyes magos se beben una poción que les permite asumir las fisonomías de sendos emplados del Ministerio y se introducen hábilmente en el lugar para robarse el guardapelo. Ahí somos testigos de ese fascista clima de represión implantado por la nueva administración Valemadrista, y ponderamos lo distinta que hubiera sido la cosa si los malos no hubieran sido tan predeciblemente transparentes en sus intenciones y mejor hubieran convocado a elecciones “justas”, con muchos plebiscitos y condenas a los regímenes anteriores de por medio. En una de esas los muchachos de Lord Valemadr hubieran contado con el apoyo de Hugo Chávez, Kim Jong Il y el gobierno iraní. Pero no nos distraigamos más: el ardid de los disfraces tiene éxito, le arrebatan el guardapelo a la maga mala ¡Dolores Umbridge! (la actrizazaza inglesasasa Imelda Staunton, ¡ya me acordé!) y se escabullen, con grave daño físico para Ron Weasley.

Hechizos: útiles, pero no cuando se les necesita realmente...

El trío miserias procede a errar por lo largo y lo ancho del país, cargando con un guardapelo embrujado que no son capaces de destruir por medio de hechizos tradicionales. Yo se lo hubiera prestado media hora a mi hija, quien hubiera regresado con el objeto en pedazos y con la historia de que lo rompió su primita, pero se ve que ellos no tienen mi brillante olfato para las soluciones prácticas. No, se turnan para llevar el amuleto que tiene el mismo efecto ojetizador del Anillo Único en las películas de The Lord Of The Rings, quizá para explicar porqué tres chavos de 16 años tienen de pronto exabruptos y estallidos sentimentales sin razón aparente. Bien hecho, Yates, sabes tanto de secuencias de acción como de la complicada psique de los teens

Durante el peregrinar de Harry, Ron y Hermione por terrenos inhóspitos les vemos acampar en una tiendita mágica para pasar las noches, en sitios desolados y alejados de la atención maligna. Nos enteramos de lo mal que lo está pasando el resto de la comunidad mágica a través de reportes radiofónicos proporcionados por una estación de radio de los magos. Por cierto, la recepción es constantemente xodida, lo que me irritó bastante. Sé que el director quería mostrar ese clima de aislamiento y miedo que vemos en las películas de guerra, donde los refugiados y la resistencia sintonizan un radiecillo de bulbos para enterarse de cómo les están pegando hasta por debajo de la lengua. Pero yo sólo quería que uno de estos tres ineptos lanzara un hechizo para mejorar la calidad del audio, no sé, con un encantamiento que sonase a Optimus Receptio o algo… o de plano a ponerle una latita de refresco a la antena, para que no se metiera tanta estática a la señal.

Cada vez que sale el tren me pregunto si Ron y Harry alguna vez aplicaron el naquísimo albur de "¡Oye, Hermione! ¡Dos paradas de aquí a Hogwarts!"

Viene un inevitable rompimiento entre los otrora inseparables amigos. Ron, quizá mal aconsejado por sus heridas, las de sus familiares o por el efecto maligno del guardapelo embrujado, empieza a ver moros con tranchetes en la relación de Harry con Hermione. Y en vez de resolverlo con un menáge a trois, hace pancho y se va. Harry y Hermione se quedan solos, pero deciden no explorar sus formas post púberes en la intimidad de la tienda de campaña y mejor deciden que es más importante localizar la dichosa espada que le heredaron a Harry, pues seguro con eso destruyen el guardapelo. Prioridades, muchachos, prioridades.

Hasta las mascotas de Lord Valemadr son más astutas que los buenos...

Harry y Hermione acaban por visitar el pueblo donde vivían los papás del primero, donde Dumbledore mismo pasó gran parte de su niñez y donde vive una ancianita mencionada por el otro vejete que conoció en la boda. Hay un interludio melancólico en el cementerio, frente a la tumba de los papás de Harry. Encuentran a la misteriosa ancianita, quien les lleva hasta su casa, pero resulta ser la serpiente mascota de Valemadr ingeniosamente disfrazada. Vemos otra torpe secuencia de madrazos y hechizos donde no sabemos qué demonios pasa y los amiguitos reaparecen en el bosque de nueva cuenta. Yo me acabo las palomitas y comienzo a inquietarme porque la peli parece no atar cabos antes del final, y el refresco grande también empieza a incomodar mi vejiga.

Cae la noche, y Harry vigila el campamento mientras Hermione duerme. Justo cuando parece entretener la idea de entrar a la tienda de campaña y aplicar el hechizo de Erectio Duraderus, descubre un luminoso ciervo mágico caminando por el bosque. Yo hubiera pensado de inmediato en una trampa, pues es lo único que han hallado a lo largo de la película, pero resulta que el ciervo guía a Harry por el bosque hasta un estanque congelado, en el fondo del cual se encuentra… (música dramática) ¡LA ESPADA PERDIDA! ¡Pero qué coincidencia, válgame Elvis! Harry intenta sacarla con magia, falla (la magia de esta película es muy selectiva y rara vez es útil) y mejor se encuera para meterse al agua helada. Cuando se encuentra atrapado bajo el hielo (como rola de Metallica), el guardapelo que pende de su cuello pretende ahogarlo y casi lo logra, pero la intervención de una misteriosa figura en el último momento le salva de morir. ¿Quién será?

Ron toma su café como sus mujeres: dulce y en la cama. Y sin protección.

Es Ron, claro, quien ya está usando toallas con alitas y dejó el berrinchito atrás para demostrar que aún es amigo de Harry, pero también que (más importante) aún quiere dejarle ir la varota mágica a Hermione. Harry abre el guardapelo maligno con un hechizo, Ron le mete un espadazo cuando el artefacto le muestra visiones de Harry y Hermione dándose calor semi encuerados (créanme, es mucho menos sexy de lo que se imaginan) y listo: un Horcrux más acaba convertido en memorabilia para la próxima ComiCon.

En un nuevo recuento de pistas e indicios para localizar y destruir los Horcruxes pendientes, vemos indicios de un críptico símbolo que ha aparecido a lo largo de la historia: un triángulo que encierra un círculo, que a su vez encierra una línea recta. La clave del misterio yace en la casa de los Lovegood: papá Xenophilius (Rhys Ifans, actorazo galés) y su hija Luna (Evanna Lynch), compañerita de los tres en Hogwarts y comic relief reciente gracias a su pinta de hippie que se acaba de tragar un puño de honguitos mágicos. Xenophilius publica un tabloide subversivo, probablemente auspiciado por el PRD, pero el chiste es que posee un amuleto con el dichoso símbolo que intriga a los protagonistas.

Al llegar a la peculiar casa de los excéntricos Lovegood notamos algo raro (el público, pues los protagonistas ni por enterados): el padre está nervioso. La hija no aparece por ningún lado. En fin, seguro no se trata de una trampa de los malos ni nada por el estilo. El libro de cuentos que heredó Hermione nos revela la historia de Las Reliquias Sagradas, lo que nos alivia bastante pues seguro nadie intuía porque la película lleva ese nombre. La secuencia animada nos narra la historia de tres magos que habían burlado a la muerte y habían recibido tres reliquias mágicas: una piedra, una varita súper poderosísima y una capa de imbecilidad. A lo mejor la capa era de invisibilidad, pero me gusta evidenciar esos recursos obvios para salir de atolladeros argumentales sin chiste. Pero justo cuando los magos están preparándose para seguir en las pesquisas… ¡OH, NO! ¡TODO ES UNA TRAMPA! ¿POR QUÉ, XENOSIPHILIS, POR QUÉ?

Por lógica, vamos. Luna fue raptada por lo malos, y la única forma de ser devuelta a su padre era si este entregaba a Harry Potter y séquito en bandeja de plata a las huestes de Lord Valemadr. Así sucede: los tres prófugos son capturados tras otra escaramuza atolondrada donde no sabemos quién está hechizando a quién, y son llevados a la mansión de la familia Malfoy. Lucius, su pusilánime hijo Draco (quien parece exhibir muestras de desorden post traumático desde que no pudo matar a Dumbledore), mamá Narcissa (una actrizaza inglesa que ni famosa es) y la híper maligna Bellatrix (quien seguro sería mucho más popular y carismática de llamarse Fellatrix, por cierto).

Ron y Harry son arrojados a las mazmorras, mientras Hermione es torturada por Bellatrix en una secuencia que tenía gran potencial para una artística visión lésbica y sadomasoquista en manos de otro director (bueno, en mis manos), pero que aquí sólo vemos a oscuritas y sin mayor atisbo de riesgo auténtico. En el calabozo están Luna, Ollivander (John Hurt, actorazo inglés que sale como 20 segundos a cuadro) y uno de los enanitos que operan los bancos de los magos. ¿Será el fin de nuestros héroes? ¿Se quedará en entredicho Harry Potter y Las Reliquias de La Muerte, Parte 2? ¿Ya acabaron las preguntas pendexas, Toño?

Dobby: se muere. Les dije que habrían "espoilers"...

Sí, ahí muere. Dobby, el duende con deuda de gratitud eterna hacia Harry se aparece en el calabozo, ayudándoles a escapar cuando el maligno Wormtail (Timothy Spall, actorazo inglés) pretende llevárselos a presenciar la tortura de Hermione y del banquero chaparrín.

El desenlace apesta. Nuevo encuentro a punta de varazos mágicos que no tienen orden ni concierto, Dobby logra hacer que los buenos desaparezcan del lugar como por arte de magia (de hecho es así, por arte de magia, ahora que me acuerdo) y todos felices oliendo barnices. Bueno, no. La espantosa Bellatrix Lestrange de Burton logra lanzarle un cuchillo al pobre Dobby en el último momento, provocándole la mortal herida que permite al director tener un desenlace semi emotivo en una fría y melancólica playa inglesa (o sea, cualquier playa inglesa). Harry llora la irreparable pérdida de un personaje que sólo sirvió, otra vez, para recalcarnos que su vida (la de Harry) es bien pinchi triste. Créditos.

Aunque no lo crean, esta escena no corresponde al tan mencionado beso entre Dumbledore y Lord Valemadr...

Ah, no. También vemos que Lord Valemadr ha abierto la tumba de Dumbledore y ha recuperado una de las Reliquias de La Muerte, la vara mágica “más poderosa del mundo”, según las escrituras de un libro de cuentos para niños.

El detalle final que debió ser muy conmovedor, pero que hizo que se me saliera el chisguetito de risa, fue el acto noble de Harry al decidir, con el cadáver fresco de su fiel Dobby en brazos, que quiere enterrar al heroico duendecillo. “No con magia”, añade, significando que ÉL MISMO va a cavar la tumba. Sin ayuda de un hechizo como Excavatio Agujerus, ni siquiera. Y lo sencillamente hilarante es que, considerando las dimensiones de Dobby, Harry acaba excavando un hoyo no mucho más grande que el que yo hice el otro día para enterrar el cadáver de uno de los gatos de mi mamá. ¡Gracias, Harry! Espero que los libros de historia mágica recojan esa magnánima acción que te debe haber tomado al menos 15 minutos de labor con la pala.

Ahora sí, créditos.

¿Qué hubo de bueno? Siendo honestos, la película no es tan mala como va a indicarles el obvio backlash generado por toda saga que extiende su vida útil al punto de hartar a un sector considerable del público. Pero no sufran, la peor peli de Potter le da tres vueltas a las precuelas de Star Wars y a la mejor peli de Crepúsculo. Digo, si hubiera una “mejor peli de Crepúsculo“.

Las actuaciones son en general muy buenas. Los tres jóvenes protagonistas son el punto débil, pero sólo porque los vemos en comparación con una bola de actorazos y actrizazas que usan Oscares y Globos de Oro para atrancar puertas en sus respectivos hogares. La ambientación y diseño de producción tampoco tienen peros.

Si yo fuera mago, preferiría un Rottweiler con alas...

Lo malo, sin embargo, es que el mentado David Yates no tiene mucho corazón para dirigir esta clase de películas. Ya me he cansado de recalcar lo estúpidas que son sus secuencias de acción. La edición, en general, confiere un ritmo muy desigual a las tres instalaciones de Harry Potter que han estado a su cargo (y serán cuatro, pues también dirige el episodio final). Es bastante fiel al material original, pero esto es lo que le da en la madre a muchos pasajes de la obra, que se verían beneficiados con la intervención de algún director dispuesto a contarnos una historia apropiada para el medio fílmico en vez de querer mantener a los puristas en paz y tranquilidad.

Y está larguita, la verdad. Muchos aficionados se quejan de que el desenlace del último libro sea contado en dos películas, y atribuyen la decisión al afán de lucro por parte de los productores. No niego que esa razón sea muy válida, pero la verdad es que retacar todos los aconteceres de dicho libro en una sola película sí hubiera resultado demasiado confuso. La historia de Harry Potter nació como una historia infantil, que evolucionó con cierta lógica a una historia adulta. Así evolucionaron sus lectores, por cierto. Cuando la novedad de escobas que vuelan, animales mitológicos y pócimas mágicas desaparece, tenía que haber un sustento dramático para que nos interese lo que les sucede a sus personajes titulares.

Los libros sí pueden lograr este cometido, pese a muchas imperfecciones y a salidas facilonas. J.K. Rowling supo crear un universo muy entretenido, y aunque no supo contar muy bien sus historias una vez que pasó del cuarto libro, sí hay que reconocerle el mérito de habernos involucrado en los destinos de sus invenciones. De nada sirve que los fanses de bufanda a rayas y lentes circulares se rasguen sus túnicas pensando en lo que pudieron ser las películas en manos de un mejor director (las pelis que corrieron a cargo de Alfonso Cuarón y Mike Newell sí funcionan, por ejemplo). Lo mejor es que se entretengan en los aspectos rescatables. Claro, les toca a ellos encontrarlos. A mi me basta con hacer el idiota con mis reseñas, divertirme con las pifias de la trama y preguntarme porqué encuentra tanta gente sexy a Emma Watson. En serio, no es mi rollo. ¿Qué esperas para otra peli de Crepúsculo, Ashley Greene?

Para ustedes: Emma Watson. Y para mi: Ashley Greene. Todos contentos, ¿lo ven?

60 comentarios en “Harry Potter y La Reseña Malintencionada

  1. Pingback: Tweets that mention Harry Potter y La Reseña Malintencionada « Finísima Persona -- Topsy.com

  2. Me gustó mucho la reseña, te quedo buena. Ahora bien, mi primer comentario es que me da gusto que no te atrevas a pronunciar el nombre de Aquel-que-no-debe-ser-nombrado, es un gesto sabio, luego, la verdad la escena de Harry y Hermione echandose unos besos todos encuerados estuvo totalmente fuera de lugar, la encueradez salió sobrando, por lo demás sí está muuuy larga y eso que soy fan.
    Saludos!

    Ps vale la pena por el corto de Linterna Verdeee

  3. Buena la reseña, aunque aburrida, tan similar a la película, o quizás por que esperaba algo tan divertido como las de la Saga Crepusculo. Pienso que de todas las películas es la que mejor esta dirigida, y la peor de todas es la de Cuarón. Es cierto que no es posible resumir los libros en una película, y que en todas las demás quitaron tantas cosas que esta septima entrega llegó demasiado dañada.

  4. Yo debo de comentar porque yo si soy fan from hell de Harry Potter, en fin, como escribiré en una reseña compartiendo créditos con el guapo y jovenazo Naufig desde mi punto de vista de fan, cada que me preguntan si me gustó la película contesto con un: Ammm, pues… (y aquí comienza mi critica).
    Resumiré todo: Me caga Yates, no me ha gustado y creo que ni me gustara el trabajo de David Yates, ese es el pinche punto. La película es cuasi el libro, nomás cambian varias partes, el uso de la poción multijugos, la inusual aumentada participación de Dobby, ciertas escenas cuando andan buscando los horrocruxes y las mamadas que se les ocurre a los directores para “hacerla más filmica” en fin. La vi, y veré la segunda parte, pa que digo que no si ahí estaré otra vez, pero espero a Yates le entre en la pinche cabeza que es la última película y que queramos o no ha vendido un chingo, en particular, a mi el final del libro no me gustó, pero veamos qué pasará.
    Patre lo siento a mi no me cae bien Ashley Greene, matenme si quieren, no me importará. Emma Watson es otro desmadre, tampoco se me hace interesante. Lo siento, soy exigente y me gusta el chocolate caliente.
    Y esperen la reseña de Manguito y Naufig, ya hasta me emocione!
    A mi parecer Cuarón ha realizado la mejor película de Harry Potter.

  5. Otra reseña genial, no hay todavía nada que supere a las de Twilight, pero está bastante condimentada de ese humor fino, cortesía del maese Toño, que tanto encanta, soy fan de Harry Potter y está reseña (como todas) solo me hace disfrutar más la película, felicidades, ¡otra vez!. Por cierto, lo peor es el puto Cinemex de cagada (Galerías, Plaza de las estrellas)8 comerciales bastante estúpidos,pesimo sonido, imagen mediocre y nada de corto de Linterna Verde.

  6. El cast es un acierto, la historia es de 6, Doby parece el minimí de nosferatu pero en gay y Rafe caracterizado como Voldemort parece mi desta después de una bomba de vacío marca monstruo, nomas que con ojitos. Por mi pueden hacer HP 7.1, 7.2, 7.3, etc. pero que las filme todas Guillermo del Toro que si sabe de magia y no jaladas. Finalmente, sigo preguntando en que se gastaron $200 milloncitos con los que, dicen, se hizo HP, la verdad se ve mucho mas barata.

  7. HP7 se me hizo, como las anteriores, deleznable. Recuerdo con nostalgia la carcajada que solté CUANDO JARRY SE PONE A BAILAR CON JERMAYONI EN LA TIENDOTA DE CAMPAÑA. Y mis hijos preguntando a qué horas acaba esta película???
    Para variar tus reseñas siguen siendo un deleite.

  8. La descripcion del efecto ojetizador del “guardapedos´´ esta pocamadre, Y la verdad Toño deberias de plagiarte al personaje y hace una version Mexa al menos los nombres de tus hechizos son mas divertidos que los latinazos de JK.

    A mi si me gusto igual en mi familia somos fans from hell de Pothead y ya estamos dispuestos a ir a la premier de la ultima pelicula si no disfrazados al menos con una prenda que haga alusion a los personajes

  9. Para mi la MEJOR película de Harry Potter (y que se le adelanta a la J.K. Rowling en varios detalles), es la de CUARÓN. Repito, no por que sea mi cuate el CUARÓN, sino por que es una reata y sabe su chamba. Magnífica reseña maestro, lástima de película de quinta…

  10. Como siempre es un deleite leer las reseñas: lo de las magomantas, el magolastra, el terodáctilo rabioso en vez de la lechuza y lo de poner a los magos congelados en posiciones comprometedoras para tomarles fotos…Eres grande Sempere…

    Ah, mi hija tiene seis y también tiene esa habilidad que casi raya en lo sobrenatural para desmadrar cosas.

    Saludos.

  11. Yo siempre he dicho que Emma Watson no es mi hit, creo que la única vez que sí me gustó cabrón fue en la 3 ¿es la que hizo Cuarón? A. Green es otro pedo O-T-R-O-!

    Medio fresa la reseña “peli”, “rollo”, etc pero excelente reí como loco.

    Creo que la iré a ver el fin de semana

  12. Lejos del nivel de las de Tuáilait, pero muchos aciertos pequeños en ésta reseña, mi estimado Toñe. Muy divertida en general.

    Mi fanatismo por la serie, bueh. Leí el primer libro a los 12 años, y me hice tan fan como se puede ser fan de algo a esa edad. Cuando algo ha sido parte de tu vida durante casi otros 12 años, es difícil ser objetivo. PERO, en el aspecto fílmico, y quien sabe si sea parte de eso que llaman madurar, he visto cómo mis preferencias cambian conforme a mi obsesión con el cine en ese momento, o a lo que vivo.

    Me explico/ahondo en mi divagación: Las primeras dos películas se me hacen bien divertidas, no hay más. Era yo aún un mocoso. Pero la tercera se me hizo MUY fregona, a pesar de que fue la primera se pasaba detalles importantes del libro por los yarbles. La cuarta continuó ese camino. Esos años fueron, tal vez, los dos más rápidos de mi vida por otras circunstancias. Y la quinta, sexta y séptima, se me hacen pasables, entretenidas, pero no me mueven como el resto. Y justamente, han salido en años muy monótonos/complicados en mi vida.

    Eso sí. Lo que considero lo más sobresaliente de la saga en general, es el tremendo casting de reparto. Ya lo mencionas: puro actorazo (en anteriores películas, también hicieron acto de presencia señorones como Kenneth Branagh, Gary Oldman, Emma Thompson, Maggie Smith…), lástima que en ésta parte sólo parezcan cameos o algo así.

    Bueno. En conclusión, está entre “bien” y “chida” para los que somos fans, pero “regularzona” para el público en general, asumo.
    Larguísimo comment, me cae. ¡Saludos!

  13. Lo de los spoilers de Harry Potter me recordó al idiota que me dijo que no le contara nada de “La pasión de Cristo” para no echarle a perder en que acababa…
    Lic. Sempere, como siempre un placer…
    Y si, yo si le daba a las dos…

  14. Yo si la disfruté pero porque soy muy nazi con el libro y entre mejor lo sigan para mi es mejor, pero si es cierto que Yates tiene esa peculiaridad de dar una hueva inmnesa durante toooooda la película, como la escena gratuita de harry bailando con hermione, ¿eso que?. Muy chingona tu reseña, me cagaba de risa cada que mencionabas a Lord Valemadr y el paralelismo con la polaca mexicana xD.

  15. Que gusto que a diferencia de los tuilaigt-fans, los Potter-fans no se han dejado venir como hordas a solicitar linchamiento y sodomizacion del buen Sempere, yo si soy fan de los libros y me parece la mejor adaptada, pero mal dirigida como ya lo mencionaron muchos.
    A mi si se me antoja en sobremanera la jermayoni, la dejaría jugar con mi varita hasta que se cansara (ella, no la varita).

  16. Error de dedo, es que no soy fan de eso y la magia ha boicoteado mi comentario eso debe de ser porque la pinche magia no sirve como uno quisiera, esta bien, fue un pinche dedazo, pero que no sea Potter porque todo le perdonamos, hasta las malas actuaciones.

    No soy fan de esto y no he vista ninguna película ni leído ningún libro, es simplemente algo que nunca me ha llamado la atención y eso si tomamos en cuenta que en estos días hay muchas maneras de hacerte o ver una película(obviamente el 90% de ellas son ilegales) y me doy cuenta que a todas le he dado una oportunidad menos a Harry potter.

    Hoy remediare eso, iré a ver a Harry Potter el día de hoy en el cine con la esperanza de ver a Emma Watson en el la pantalla y le gritare que esta mas buena la mamacita de Ashley Greene, saludos.

  17. Excelente reseña, mi estimado Toño. Yo sí me considero fan de HP, pero reconozco las fallas que tienen las películas y que creo que se resumen a una sola: nunca fueron hechas para el público general, todas parecen una colección de “The Best of” el libro que están adaptando. Por eso, la gente que no ha leído los libros siempre se queda con cara de juat ante tantos hoyos argumentales.
    En cuanto a los libros, no son la obra literaria ganadora del Nobel que el mundo estaba esperando, pero ni por asomo tienen las deficiencias narrativas y los estúpidos mensajes que hay en la porquería de “Crapusculo”.
    En resumidas cuentas, concuerdo con usted, sobre todo en la parte final de su ya homenajeado post. ¿Para qué escribí eso entonces?

  18. Es un hecho que veré la 7.2, nada más por cerrar el maldito ciclo, igual que veré Crapúsculo 4 nada más para irme a reir de su cursilería sin lógica.

    Aquí confieso: se me hizo larga. Muy larga. Tanto, que tuve que leer esta muy chida y detallada reseña humorosa para enterarme de que pasó los 20 o más minutos acumulados que me dormí. Y ni el escote coqueto de Emma Watson, ni los gritos en latinajos de los magos ni los efectos de teletransporte me bastaron para ponerla en mi lista de películas favoritas del año. A ver si cierran con algo más presentable, y me fijo bien antes de comprar los boletos para no volver a entrar a verla en español.

  19. muy buena reseña maese toño ,
    coincido con casi todos lo puntos de tu reseña
    cierto es que Yates le dio en su madre ni siquiera la muerte del elfo estubo bien ,
    no si por culpa del actor o la direccion
    pero a mi se me hizo muy larga .y eso que soy fans de harry potter

  20. en lo personal mi acercamiento con el mundo de jk rowling fue gracias a que a una sobrina que para esos entonces iba en la primaria ibero les obligaron en clase a que se chutaran tal cual el 1er libro de harry popoter -en ese entonces solo existia el 1er libro- y pues se me hizo raro que se interesara tanto en ese libro (es muy raro que a los chavales les guste eso de la lectura y es mas raro que sean libros tan grandes y ademas por voluntad propia) por lo que me entro la curiosidad de ver de que se trataba y pos que si me engancharon los 1eros 3 de la saga -por hueva y otras cuestiones la he dejado trunca pero tan pronto pueda me gustaria retomar la serie- de hecho fue con ellas que pasado el tiempo y que ya sabiamos que a jk la guarner le hizo manita de puerco a puros billetasos para que cediera los derechos para llevarla al cine y pos que la fuimos a ver y pues la 1era fue cumplidora (y tambien las 2 pelis siguientes), los efectos buenos pero es cierto que los puristas mentaron madres (pero tambien era imposible contar tantos pasajes que tiene el libro en menos de 2 horas) ademas como bien dicen es imposible que en medios tan distintos -cine y libro- se trate de contar lo mismo cuando en uno tienes menos tiempo para desarollar, el 1er libro que me lo chute en inglich me tarde algo asi como un mes con los otros chance un poco mas y era un desma por que editorial salamandra tardaba un ratito en traerlo traducido al pais asi que o te los echabas en su idioma original o te tenias que esperar un poco mas de un año a que ya lo tradujeran al hispaniol y chance diga una fregadera pero creo que a esta doña le debemos en la actualidad 1ero a que haya gente acudiendo casi en la onda concierto de tu artista favorito a ventas nocturnas de libros y que su obra fue pasando desde la etapa infantil (creo que la etapa mas chingona y divertida de su obra) hasta la etapa post adolecente-adulta de sus ultimas obras tal cual como fue creciendo su hija, sus personajes y su inicial publico lector
    recuerdo que en la 3era peli -la de cuaron- estaba el gag de la escena en la onda y tu mama tambien entre el harry, hermione y el ron pero pos no mas no aparte aun estaban muy chavitos hahaha
    ya se que se trataba mas de la ultima 1era parte de la peli este post mas que una antologia a la obra de joanne rowling y no se si declararme aun fan o ex fan -o fan en stanby- pero asi conoci de que se trataba todo este relajo
    y buen y largo post maese y en lo personal quisiera para las fans que alguna de crapusculo fuera cuando menos del calibre de la mas mala de las pelis del harry popoter aun que si hubiera estado chingon que los conjuros comenzaran con un ‘prestas’ ‘techo’ o ‘saco’ tal como comentaran los paiketas (aun que eso podria usarse para la version xxx que supongo alguna ves filmara ‘firmisimos miembros’ o como sea que le llamen a su casa filmica -hay hariamos la vaquita pa ser da produicer y hasta pa eso del cast femenino obviamente-)

  21. Pingback: Tweets that mention Harry Potter y La Reseña Malintencionada « Finísima Persona -- Topsy.com

  22. Me gusto el post, la reseña es muy buena y también me sirvio para ponerme al día con algunas escenas que me perdí jeje Lo acepto me dormí por un rato
    Es que si es muy larga la peli y hay momentos en los cuales los ojitos solos se cierran

  23. Lo de la magomanta no tiene madre, y toda la reseña en general.
    El problema que le veo a las películas es que, como dice el maese Oliver, algunas partes son los “mejores” momentos del libro trasladados a la pantalla sin tomar en cuenta que los medios son muy diferentes y las otras son partes que inventadas que las meten con calzador “pus no ‘mas pa´que se vea chingón” que no aportan en nada a la trama, algunas veces hasta la contradicen o le abren otro bonito hoyo argumental, ejemplo la escena de navidad de la película seis o el mismo bailecito de Harry y Hermione en esta película, en lugar de adaptar o crear escenas que expliquen un poco la trama, permitiendo que el público en general le entienda aunque el fan no este contento.
    Muchos agradecen que Spielberg no tomo el proyecto pero me pregunto si este hubiera tomado la historia y la mitología solo como base no hubiera salido una buena saga, sin importar que los dos productos no fueran totalmente iguales.
    Mi voto para el reboot en unas 3 décadas, 2 si la industria sigue a este ritmo, Cuarón para las primeras 3 Del toro de la 4 a la 5 y Peter Jackson la última. Espero que Oliver y tu tomen el consejo para cuando Finísimos Firmes empiece a producir películas para toda la familia.

  24. Pues no me espolereas nada la verdad. Cuando esta el libro creo que no hay nada grave dar una rese;a. Y para mi Yates es muy mal director por la anterior que me parecio aguadicima y tonta, aunque como quiera hire a verla para ver desde mi perspectiva.

  25. Solo una pregunta ¿enserio, enserio ENSERIO te gusto Hp y el cáliz de mis huevos? Yo TUVE que verla y me pareció la mierda mas grande que he visto en el cine. No pasa nada en esa puta película…

    • OK, si esa es la mierda más grande que has visto en el cine, tienes que ver mucho más cine.

      La de Harry Potter y El Cáliz es muy completa. Y pasa mucho: empieza con la Copa Mundial de Quidditch (con su ambiente entre futbolero y festival de Glastonbury), sigue con la trama del concurso entre las tres escuelas de magos (que estuvo chingón) y el regreso, ‘ora sí, del pinche Lord Valemadr matando a un alumno (Robert Pattinson FTW!). Es la película que ya rompe de plano con el rollo infantil (y que Cuarón exploró en la anterior en su trama más adolescente) y te muestra una película de aventura chingona. Las actuaciones son muy buenas, el diseño de producción no tiene pedos y hasta el baile (onda “prom”) de los maguitos está divertido/tierno.

      Lo malo es que tanto el libro como la película subsecuentes ya tenían más relleno y menos historia. Pero sí, esa peli sí funciona, en mi opinión.

  26. Muy buena la reseña, te volviste a lucir, mi pregunta es ¿Dónde está la reseña de “Machete”?, y mi otra pregunta es, ¿Dónde está la Cabrireseña de “Machete”?, y mi última pregunta es ¿Dónde está la reseña de Roger Ebert de “Machete”?, a bueno otra pregunta, ¿Cuando chingados va a llegar “Machete” a mi pueblo de popó?, digo debería de haber algún tipo de preferencia puesto que aquí grabaron “El Mariachi” y “Desperado”

    Bueno, con respecto al post, yo soy fansss de Harry Potter, e igual que la gran mayoría El caliz de fuego es el libro que más me gusta.

  27. Pingback: Harry Potter y La Reseña Retrasada | Finísima Persona

  28. Pingback: La Peli que Inventó el Hilo Negro | Finísima Persona

  29. Pingback: The Dark Knight Rises: Observaciones | Finísima Persona

  30. Este comentario va a todos los q han dicho q hp es aburrido, q emma watson no es sexy ¿la habeis visto? O esq estais ciegos, porq si no fuera guapa ni sexy no hubiera salido en varias portadas de revistas ni habria sido la encargada de promocionar grandes marcas de ropa o de perfumes.
    Asi q solo os digo q no me meto con vosotros ni nada de eso, aqui cada uno es libre de opinar lo que quiera, yo solo digo q emma watson es una mujer guapa, lista, encantadora y muy sexy.
    Besooooooos
    Pd: lo digo enserio no me estoy me tiendo con nadie, solo digo mi opinión.😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s