¡No Mad Men!

El Canal Once nos está haciendo un regalo excelente, así que no aprovecharlo sería una estupidez. Me refiero a que el día 17 de noviembre comienzan a exhibir Mad Men, una serie de TV que parte copiosas cantidades de mamá. No es exageración. Este blog siempre hace lo posible por orientarlos hacia cosas chidas, confíen en mi.

Mad Men es la forma abreviada de referirse a los “Madison Men” (hombres de Madison). En una época (los 60) en que todas las grandes agencias de publicidad se situaban en la Avenida Madison, en Nueva York, los ejecutivos de dicha industria eran los dueños del mundo, el equivalente de esos innovadores tecnológicos y venture capitalists de Silicon Valley en la era moderna. La serie se centra sobre la figura de un hombre a quien conocemos en un principio de espaldas a la cámara. ¿Quién demonios es?

Betty y Don Draper: atractivos.

Es Don Draper (Jon Hamm). El nombre pronto se les hará tan familiar como los de Jack Bauer, Tony Soprano, Homero Simpson. Es un creativo de primer nivel en una agencia de publicidad que le queda grande, Sterling-Cooper. Draper lo tiene todo: una esposa que podría pasar por Grace Kelly (interpretada por January Jones), dos hijos, un perro, casa en los suburbios, automóvil tamaño portaaviones y una cuenta de gastos abierta. Es un amo de su propio universo, que no tiene problemas para tirarse a la mujer más bella que se le ponga a tiro, y se conduce con la suficiencia de quien tiene esa clase de poder.

Ah, pero no todo es como aparenta. O mejor dicho, Don Draper no es quien aparenta ser. Y aquí estriba la base de Mad Men, en la odisea de un hombre que camina con tiento entre dos vidas, haciendo mucho equilibrio en el proceso, pero sin perder el estilo que le permite cultivar dicha existencia. Draper es un antihéroe como Bauer, Soprano y Simpson en el sentido de que está lleno de imperfecciones, pero no podemos dejar de desear que se salga con la suya.

Peggy: ambiciosa, pero complicada.

En el extremo opuesto a Don tenemos a Peggy Olson (Elisabeth Moss), la chica nueva de la oficina. Llega a trabajar en el nivel más elemental, y tras unos minutos del primer capítulo te puedes dar cuenta de que si bien el sexo femenino sigue pasando las de Caín para abrirse paso en muchos ámbitos laborales, la tiene hecha en comparación con las perspectivas de hace unas pocas décadas. Las mujeres en Mad Men son “muñecas”, “cariños” o simplemente “carne fresca”, y no está mal visto darles una nalgada o acosarles sexualmente con toda impunidad. De hecho, es lo que se espera de los Machos Alfa que deambulan por las oficinas y pasillos de todas las empresas. Y claro, aspirar a ser algo más que una recepcionista, telefonista o secretaria es un sueño guajiro.

Lo fregón es que la serie, sin pretender ser una serie “histórica”, nos va mostrando todos esos vientos de cambio y las modificaciones en las actitudes de ambos sexos ante el mundo profesional. Y la cuestión de los roles genéricos es sólo el principio: en Mad Men vemos oficinas donde todo mundo fuma (¿Embarazadas también? ¡Claro!), se bebe alcohol fuerte desde horas tempranas (toda oficina tiene su pequeño “bar de charola”), se es políticamente incorrecto y se aprecia más el valor de una idea revolucionaria que todos los focus groups y sondeos de opinión que, sin embargo, comienzan a permear la industria.

Reconocerán en esta serie a sus papás y abuelos en la forma de hablar, conducirse y trabajar. Yo mismo recuerdo haber visitado oficinas de la mano de mi papá y haber espiado los remanentes de ese estilo de hacer negocios: prominentes botellas de alcohol fino, vasos, hieleras. Ofrecer un aperitivo a un cliente era solo el preámbulo a muchas overturas mercantiles que terminaban en bares llenos de humo. No digo que era mejor trabajar en esa época, ni de broma. Pero verla retratada con tanta claridad puede resultar… refrescante.

Joan: se va de boca.

Y claro, como ninguna recomendación de este Finísimo espacio de difusión mediática puede estar completo sin la perspectiva de la estética visual, permítanme decirles que los hombres disfrutarán por completo la presencia de la pelirroja líder de las secres Joan Holloway, interpretada por la neumática Christina Hendricks. Bamboleandose como un crucero en oleaje fuerte y con una soberbia “proa” que hace juego con la analogía, Joan es la chica deseada que, aunque parezca improbable, puede mover a su antojo los destinos y el funcionamiento cotidiano de la compañía con un abrir y cerrar de pestañas y un subir y bajar de faldas.

Roger: ebrio carismático. ¡Ídolo!

Mi personaje favorito es uno de los socios principales que da nombre a la empresa, Roger Sterling (John Slattery), una máquina de generar one-liners llenos de humor ácido, imprudente y con intenciones ocultas. Sterling es un borracho despreocupado cuyo momento, al parecer, pasó hace mucho tiempo, y muestra una extraña mezcla de admiración, complicidad y envidia hacia Draper, a quien contrató en sus inicios. Pero lejos de ser un bufón o el comic relief de la serie, Sterling nos ancla con el viejo sistema de jerarquías que pretende mantener el control del mundo de los negocios tan sólo en base a la edad.

La serie nos ofrece a un curioso antagonista, Pete Campbell (Vincent Kartheiser). En él veremos la ambición desenfrenada de quien desea ver a Draper trastabillar, pero que también disfrutaría amarrando su éxito al del brillante genio creativo. Quiere mostrarse como un hombre dominante y seguro de sí mismo (en especial ante Peggy), pero sus acciones revelan lo mucho que tiene que aprender sobre su propia persona antes de querer ejercer dominio sobre otros. Y claro, representa la era en la que ser joven era el peor estigma para un profesionista.

Campbell: madreable.

Campbell es el típico imbécil que has conocido en todos los trabajos: alguien que ostenta una posición de privilegio por el simple hecho de que tiene un papá influyente, pese a no mostrar mayor capacidad para merecer un cargo. Lo odias, pero conoces sus traumas y motivaciones.

Ah, pero aquí va lo mejor: Mad Men nos muestra personas, no estereotipos. La serie se tomará su tiempo para ir mostrándonos cómo sus protagonistas crecen, maduran, fracasan, se recuperan… es brillante en este sentido. Los guionistas tienen la paciencia para mostrarnos arcos dramáticos en temporadas de 13 capítulos que, la verdad, se van volando.

La cuarta temporada acaba de concluir en Estados Unidos, pero es el momento ideal para tomarla desde el principio por TV abierta. En la historia de las grandes series televisivas siempre he dejado el primer sitio para The Wire (que también ya pasó por el Canal Once), seguida de cerca por Los Sopranos. Pero me animo a decir, como consumidor enfermizo de tele (tengo experiencia viéndola, vamos), que la consistencia de Mad Men a lo largo de sus cuatro temporadas supera el ritmo desigual (pero aún así brillante) de la homenajeada saga de Tony Soprano y famiglia que le acompaña.

(Inserten chiste de sandías y melones en este espacio)

En resumen, chútensela. Es gratis, está escrita y concebida con una genialidad sin precedentes por parte de su creador Matthew Weiner, las actuaciones son impecables por parte de todo el elenco, la dirección artística  es un deleite, los nexos con productos y medios de la época en comparación con la actualidad mantienen vigencia y sale una pelirroja con un par de bolsas de aire que matan a las de un Mercedes de lujo. ¿Qué más pueden pedir?

Y claro, los que ya disfrutan de esta serie, están cordialmente invitados a discutirla aquí. ¿Quién es su personaje preferido? ¿Qué capítulo consideran el más memorable? ¿Cuánto anhelan poder recetarse un scotch doble en la comodidad de su escritorio cuando el día marcha mal? Intenten no spoilerear demasiado al resto, pero ayudénme a convencer al mundo que ver una serie así casi sirve para contrarrestar el idiotizante efecto de Academias, telenovelas y proyectos Sariñanescos diversos. Casi.

Algunos bloggers tarados se hacen su avatar de Mad Men y se insertan en escenas de la serie. Pobres diablos...

Anuncios

17 comentarios en “¡No Mad Men!

  1. Es un MUST sin duda, apenas voy en la primera temporada y me prendó desde el primer capítulo y como dije alguna vez en twitter “Todos queremos ser un Don Drapper pero todos alguna vez hemos sido un Pete Campbell”. En Campbell muchas veces puedes ver la presión que hasta hoy existe por ser “alguien” desde temprana edad, hay momentos en los que inclusive sientes un dejo de compasión por este cabrón y sin embargo al siguiente capítulo te da un super putazo encabronándose con su vieja porque no logró lo que deseaba obsesivamente (los fanáticos sabrán a que me refiero).

    Ver a Christina Hendricks en pantalla es un orgasmo masivo (si es que eso existe) ya no se hacen MILFs de ese tipo. Y la siempre idiota Peggy (o más bien inocente) que tiene que tapar algunas veces las chingaderas de su jefe.

    Por cierto, saquenme de una duda pero creo que incluso se formaron tres equipos como los de Twilight de Jacob y Edward.

    OSOM!!!

    • Por cierto mi escena favorita hasta el momento es cuando despiden a Pete y entra en su oficina corriendo a todos los cabrones que se encontraban ahí y al siguiente cuadro lo ves llorando desconsoladamente. En esa escena puedes sentir como se derrumba toda su existencia, por razones que no revelaré para no spoilerear demasiado.

  2. Pingback: Tweets that mention ¡No Mad Men, véanla! « Finísima Persona -- Topsy.com

  3. Como un joven clasico nostalgico de lo que no he vivido, estoy seguro que la serie me gustara y aunque la he tenido a la mano por HBO la verdad no me he dado tiempo para verla, quizas ya pronto le de su oportunidad.

    Si la estas poniendo casi al nivel de Los Sopranos (que para mi es la mejor serie que he visto, disculpa pero The Wire quiza sea quinta o sexta en mi lista, cuestion de percepcion personal, pues) debe tener algo de buena y confio en tu buen criterio.

    Quizas sea una buena oportunidad verla en el 11 solo espero que el doblaje sea bueno, porque comunmente es con eso que la cagan.

  4. Yo adoro esta serie, me falta ver como 8 capitulos de la cuarta temporada, pero ya me urge verlos.

    Completamente de acuerdo con lo que comentas, y solo quisiera agregar que para los que tenemos conexion con el mundo de los negocios o la publicidad, esta llena de chistes locales y “easter eggs” bastante interesantes.

    El capitulo mas memorable para mi es cuando Don Draper se avienta un “pitch” fabuloso para Kodak y su nuevo proyector de diapositivas utilizando las fotos de la familia Draper… esa escena se me hace el epitome de lo que Mad Men logra: combinar la historia del genio creativo con la del falible hombre de familia.

  5. Hasta que recomiendas algo bueno!! Jaja. Es broma. No sabia que la van a transmitir por canal 11. A que hora y cuando?? Ya termine de ver las 4 temporadas que van hasta el día de hoy y no tengo un capítulo favorito. Lo que si me mato fue la presentación del riel de Kodak (la nostalgia por los viejos tiempos es lo que vende ayer, hoy y siempre) pero ya no digo mas para no spoilear.

  6. Solo he visto la 1ra temporada, la cual me gusto y la compre, la 2da… no la encuentro en mi Block de confianza =l …

    Y ahora que pasara por el 11, solo tengo curiosidad si pasara doblada o con subtitulos

    @Edwing: Hoy en la noche (17/11) a las 11:30 p.m.

  7. Tengo varios capítulos favoritos. En la primera temporada, puede ser el primer capítulo, donde lentamente le van exhibiendo algunas capas primarias al complejo personaje que es Don Draper. Creativo, soberbio, agresivo, tenaz, infiel y conocedor del género humano, creo que su frase favorita, la que disfruta más al emitir con esa voz de superhéroe mamón y aires de autoridad, es “No”. La dice en momentos inesperados, en situaciones anticlimáticas y como salida contraintuitiva siempre buscando sacar de onda a su interlocutor para salirse con la suya, sean clientes, jefes, esposa, amantes, enemigos o hijos.

    Voy en el sexto episodio de la cuarta temporada, y me ha gustado mucho el capítulo donde se adueña del único slogan que sabe hacer un tipito mediocre, para vender una cuenta. Es genial la manera en que te dejan a la interpretaciñon si Roger realmente contrató a Don o si en realidad Don se aprovechó de las lagunas mentales del hombre para darse por contratadado y colarse a un mundo donde puede ser quien quiera, menos él mismo.

  8. no la he visto, pero ya me la vendiste con eso de ver los negocios como antes, como cuando mi papá cerraba tratos en el hipódromo y que nadie lo molestara mientras lo hacía, de meseros esperando la propina y de que te cuiden nomás porque eres hijo de el señor de la mesa 7, que tiempos, y si, era chingón chupar en la oficina y ser alcoholico con permiso y poder

  9. Serie justa y necesaria en estos tiempos de Teresa.
    Ya voy a la mitad de la tercera y claro que me chutare otra vez la serie por el Once, sólo espero que no le corten, aunque lo dudo. Igual me quede el shock con las embarazadas que fumaban y tomaban bien bonito. Acaso el control natal no era el boom por ese tiempo?

    De la primera temporada me gusto “the wheel”, todo el speech de lagrimita para explicar el producto, del segundo, uffff un chinguero pero creo que el must fue cuando se ponen extra creativos jajaja “i am peggy olsen and i want to smoke marihuana”, y del tercero el del caso de la podadora jajajajaja como me rei xD
    Yo digo quele hagan caso a Finisima Persona y la vean 😀
    Tengo una duda, en Sterling Cooper, donde guardan el alcohol? jamas se les acaba!

  10. por cierto maese no se si sabe del rumor que Jon Hamm va que vuela pa ser el proximo steel man en uno de tantos reboots que ha tenido la franquicia de superman, de hecho si mal no recuerdo creo que hasta en la misma serie mad men han jugado con esa posibilidad para el personaje
    se rumora muy cabron que van por hamm por eso de que tiene todo el fisico en la onda chris. reeve es decir buena estatura mamado cara y menton cuadrado, toda la pinta del superman de historieta y no como toda la bola de maricas que han usado despues de c. reeve (que me atrevo a decir que hasta el momento ha sido el mejor supaman eva)
    esta serie deberia ser obligatoria para toda esa bola de ‘creativos goey’ que tienen ahi en san angel, pinches mediocres la gran mayoria

  11. No la he visto, la veré pero me imagino que la van a pasar en español en el 11 no? no pierde su chiste? Los Simpson me gustan mucho más en español que inglés y Don Gato también pero son finisísimas excepciones.

  12. He visto todas las temporadas, desde la segunda a tiempo con USA, es una serie de detalles cada vez, que terminas un capitulo entiendes por que habia eso o decia eso en el capitulo pasado. Mis partes favoritas fue en la primera temporada cuando hacen el focus group de los labiales, el carrusel (poderosa nostalgia jaja),la hija de draper crecera en las siguientes temporadas. He amado y odiado a todos los personajes.

    No quiero salar nada pero el capitulo The Suitcase de la 4ta temporada, le espera al menos un premio.

    gracias por recomendarla!!!

    horario son 10:30 miercoles canal once!

  13. Esta serie de verdad marca un antes y un después en cuanto a desarrollo y tratamiento de personajes, obsesión por el detalle y la inexplicable habilidad para lograr la identificación de la audiencia con una realidad que hoy parece tan lejana y ajena, casi absurda.

    P.S. También pasa por HBO en Latino América, obviamente va mas adelantada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s