“Te amo con todo tu riñón…”

Me dejó perplejo (o aperplejado, como prefieren designarme muchos de ustedes) la noticia de que el comediante chicano George López se está divorciando de su esposa Ann Serrano, con quien tiene una hija, después de 17 años de matrimonio. Ah, otro detalle: ella le donó el riñón que le fue transplantado en 2005.

Es fácil ser cínico y burlón cuando se burlan los famosos, pero el Sr. López acaba de situar la vara muy alta en esta ocasión. ¿Por dónde empezar? ¿Por el hecho de que pese a que el divorcio es, según la pareja, de común acuerdo y que seguirán siendo socios de negocios? ¿El decir “socios de negocios” incluye al mentado riñón? Yo creo que sí, pues sin dicho riñón, George no hubiera podido hacer más negocios. Es más, no hubiera podido hacer prácticamente nada.

Digamos, entonces, que cuando Ann decidió donarle el riñón a su averiado marido, en realidad estaba realizando una arriesgada pero calculadora decisión mercantil. Estaba invirtiendo a futuro, básicamente, al permitir que la máquina de generar ingresos para la familia siguiera funcionando. Claro, esa decisión no fue fácil, y la abnegada esposa se enteró de primera mano de esa parábola que explica los conceptos de “involucrado” y “comprometido” con un desayuno de huevos con tocino: la gallina estuvo involucrada, pero el cerdo estuvo comprometido con el proyecto en cuestión.

¿Pero qué pasa si no fue así? A lo mejor Ann simplemente tomó la decisión humana y amorosa de una esposa ejemplar. Desinteresadamente, sin ponderar consecuencias a largo plazo, se dijo a sí misma que lo primero era la salud de su morenazo y cacarizo marido. Amor puro y sin destilar, nada menos. El asunto de poder seguir chambeando era lo de menos, lo esencial era salvarle la vida al cónyuge.

Y cinco años más tarde: ¡Bolas, Don Refugio! George le aplica la de las “diferencias irreconciliables” y emprende la graciosa huída. Malo para Anne, pero bueno para todo el género masculino. Porque, seamos honestos, ya tenemos un nuevo estándar de malignidad con el cual podemos quedar mejor parados ante el sexo opuesto después de cometer una falta grave.

Porque imagínate decirle a tu novia, esposa, amante o “Es complicado” de Facebook algo como “yo sé que estás molesta conmigo por haberme sorprendido mientras me encontraba decorándote la frente con un par de cuernos tamaño auroch (Wikipedia®: ¡Abrimos las 24 horas!) auxiliado por la vecina que modela lencería, pero analicemos las cosas con objetividad: al menos no me divorcié de ti después de que me donaste el riñón que me salvó la vida…”

Un tip: si no tienes planes de corresponderle a tu esposa el gesto de donarte un riñón, mejor no te tomes mil fotos que le restrieguen la decisión en la cara a futuro...

¿Lo ven? De pronto no suena uno tan ruin. ¡Bien jugado, George López! Bueno, bien jugado para el resto de los miembros del sexo masculino. Tú, específicamente, estás quedando bastante mal parado. Vamos, a tu lado Jesse James parece el Marido del Año por haber revelado sus indiscreciones a Sandra Bullock una semana después de que esta lo puso en los cuernos de la luna durante su discurso en los Oscares. Lo que quiero decir es que apreciamos tu sacrificio, muchacho.

La próxima vez que pueda hablar largo y tendido con mi amigo Joaco (lean su magnífico blog, por cierto), debo preguntarle cuál es la etiqueta que uno debe seguir después de recibir un transplante, además de preguntarle qué opina de casos como el de George López. Joaco domina el tema pues le tocó ser el recipiente de un donativo de esta índole, y me imagino que sabrá explicar con claridad si lo que hizo López está justificado moralmente o si es el dick move más drástico que uno puede ejercer para con la persona que se desprende de un valioso órgano interno en nuestro beneficio.

Porque antes de adelantarme a juicios, tampoco conozco la situación real que orilló a George López a decirle adiós a su esposa. ¿Qué tal si ella le donó el riñón pero procedió a hacerle la vida imposible, impidiéndole que lo disfrutara como se debe? “No tomes cerveza George, es malo para el riñón… No te comas esos tacos de carnitas, George, acuérdate de tu riñón… Ni se te ocurra irte a jugar fútbol con tu amigotes, George, te pueden meter una zancadilla directa al riñón… ” No sé, en un caso así casi preferiría esperarme a que apareciera un donante anónimo que no tenga el menor interés en cuestionar lo que hago con su dichoso riñón.

En fin, especular sobre motivos y circunstancias de divorcios ajenos es tan inconsecuente como explicarle ética a un diputado mexicano. Lo único que me deja la historia del riñón de los López es que donar órganos es bueno, pues a fin de cuentas se está contribuyendo a salvar o a hacer más llevadera una vida humana. Ya lo que se haga con ese órgano y por ende con esa vida es asunto de cada quién. Yo sí llené mi tarjetita de donador allá en Estados Unidos, e investigaré qué se necesita para registrarme como donante en mi país de origen, por si las dudas. Sólo les voy a aclarar que tengan cuidado con mi fiel hígado, que sí tiene el odómetro bastante adelantadito.

Y por cierto, si alguno de los Finísimos Lectores es abstemio (rara avis), haga el favor de dejar sus datos particulares, tipo de sangre y demás detalles personales en un correo dirigido a su servidor, por si se ofrece. Les juro que yo no me divorciaré de ustedes, y que el primer Jack Daniels irá a su salud.

17 comentarios en ““Te amo con todo tu riñón…”

  1. saludos!!!
    hahahahahaha en una lista del top# del canal E! alguno de los comediantes, de los que hacen un comentario “adecuado” con el tema, llego a decir que ese buey jamas se divorciaria de su esposa… y tomala…. no que no???

  2. Pingback: Tweets that mention “Te amo con todo tu riñón…” « Finísima Persona -- Topsy.com

  3. Ay Toñito! Lo más seguro es que haya sucedido aquello del chantaje y control con el pretexto del riñón! Teniendo un hijo transplantado y habiendo platicado con psicóloga experta en el tema, es lo más común, y en efecto, la gente acaba mandando al carajo o al donador, o al riñón (en el caso de los adolescentes dejan los medicamentos y viene un rechazo)… Así que como dices: Una vez donado, JAMAS recordado!!!
    Y para tu credencial de donador en México métete a la página del CENATRA (Centro Nacional de Transplantes), aunque lo principal y más importante es que tu familia esté de acuerdo. Si no, no hay credencial ni registro que valga… así las cosas hasta que se legisle de otra manera, cosa que URGE!

    • Excelente información, Sandy. Y sí, ojalá se nos quitara ese complejo de irnos para “el otro barrio” con todo lo servible encima, para mejor cederlo a quienes lo necesitan y pueden aprovechrlo en plenitud, como tu peque. ¡Te quiero mucho, ya falta menos!😉

  4. Pues aquí tiene a su hija, digamos que no tomo y si he tomado ha sido una sóla vez en mi vida ( verdad Naufig) de ahí en fuera, está libre. Y si, si quiero dornar mis órganos =)
    Respecto al señor López no tengo mucho que decir, supongo que en ese momento de la “donación” eran felices y estaban enamorados, después sepa la bola lo que pasó.

  5. Tienes razón, Mr. Lopez ha hecho que los golpeadores ocasionales de mujeres no sean el eslabón más podrido del género masculino, digo, a simple vista. Qué tal que esa mujer lo puso a dieta de sexo de por vida? Si lo despojó de ese cuerpazo y esa belleza natural que tiene sólo porque le donó un riñón, esa es una buena razón para irse de se vida con su virginidad, su riñón y todas sus propiedades.

  6. FACKIN SHET!!!!!!!!!! (como diría la abuelita de Mr. Lopez)

    Llevó a otro nivel el “no eres tú, soy yo”… no, espera, sí eres un poquito tú…

  7. Una cosa que he aprendido viendo tantos divorcios (soy estudiante de Derecho) es que cualquier motivo es valido para querer divorciarte de tu conyuge, siempre y cuando el motivo sea real y sincero y te lleve a ya no sentirte comodo con esa persona que comparte habitacion contigo. Nadie esta obligado a quedarse en un matrimonio si no es porque asi lo quiere y lo disfruta, el hecho de haber recibido un riñon de tu esposa no te obliga en ningun sentido a permanecer con ella, ya que en el momento en el que te lo dio ella lo hizo de corazon, por amor, y por la misma razon es que se debe ser sincero y honesto cuando ya no te encuentras feliz con esa persona.

    Viendolo desde otro punto de vista ya le “quito” un riñon si ya no eran felices ¿porque le iba a quitar tambien la felicidad en los años que le queden de vida?.

  8. Que le diga al ojete ése que el divorcio le costará el 90% de los bienes materiales, o el 70% si además le regresa su riñón.

    Justo acabo de ver el episodio 2 de la nueva temporada del Dr. House, donde un par de personas tienen que tomar una decisión similar pero mucho más dura. En verdad me tocó, qué bien escrito estuvo.

    Y como dijo el Araluce: No Se Casen. Neto, no es un estado para todo mundo, si acaso una cuarta o quinta parte de la ciudadanía puede con esa xoda sin hacerle chingaderas a alguien por las presiones de sobrellevar tan innatural situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s