Somos los exploradores

El Toño luciendo su ropa para acampar...

Todo mundo necesita darse un respiro. Y su Finísimo Servidor no es la excepción. En esta ocasión mi respiro llega en forma de un ocupadísimo fin de semana en compañía de mi Finísima Heredera Universal, Natalia, quien exigió acudir con sus compañeritos de clase a un campamento. Su primer campamento, de hecho. Y el primero para mi desde… eh… 1984, creo.

En mi papel de papá acompañante, no seré precisamente el individuo más requerido para sobrevivir en la agreste naturaleza. Toda la infraestructura campista está a cargo de la compañía que organiza esta clase de experiencias para las diversas escuelas donde se ofrece el servicio. No tendré que levantar una tienda de campaña, ni iniciar una fogata frotando unas varas secas, ni siquiera matar jabalíes u osos polares para la cena, como en Lost. No, aparentemente tendré que cantar, animar a mi hija en diversas competencias donde “todos son ganadores” y checarle el azúcar. O sea, básicamente lo que hago siempre que salgo con ella el fin de semana.

Pero claro, la parte que requerirá mayor concentración, disciplina y paciencia será la de estar aislado de la compu y el Interné. No, no llevo el iPhone. Ni la laptop. Ni un móndrigo Gameboy para cuando me asalte la ansiedad del gamer. Llevo una baraja y un libro. A la antigüita, perros. No es afán de probarme nada a mi mismo, simplemente quiero recordar un poco lo que era prescindir de tantas artimañas modernas para distraer la mente. Sé que no me aburriré, pues mi hija es capaz de entretenerme con sus tonterías tanto o más que lo que yo puedo entretenerle con las mías. Los organizadores del campamento tienen toda clase de artefactos para comunicarse de emergencia con las instancias adecuadas, así que voy bastante tranquilo por ese lado.

Y lo que más espero de este viaje es recordar mis previas experiencias en el mundo del campismo, para beneficio de los Finísimos Lectores. Son variadas, plenas de ineptitud y de infortunio, lo que no me hace desear repetirlas como experiencia de vida pero que sin duda las convierte en buen material para el entretenimiento de las Finísimas Personas que muestran reiteradamente su fidelidad a este modesto blog.

Así pues, les encargo el changarro algunos días. Si comentan y su comentario no aparece por estar en moderación, no empiecen de nenas diciendo que ya han sido banneados y qué sé yo qué más sandeces (¡Saludos, Sotorpe!). Lo que ocurre es que probablemente estaré ocupado matando a un oso Grizzly con mis propias manos, con el fin de proteger a mis compañeros de campamento. Agradezco de antemano su comprensión, y les garantizo que todo volverá a la normalidad el lunes próximo. A menos que el Grizzly gane. Pero es poco probable…

Anuncios

27 comentarios en “Somos los exploradores

  1. mmm… campamentos??
    he tenido muy malas experiencias en ellos… aunque, eso si… lo de prender fuego se me da…

    suerte en sus vacaciones Mr. Master Toño… y si acaso el Grizly gana… seremos capaces de notar la diferencia??

  2. Bueno, mis experiencias en campamentos son variadas. Solemos acampar en el rancho de mi abuelo, y lo llamamos rancho no se porque si sólo es un pedazo bastante extenso de cerro, me ha tocado nadar en “la poza” con el agua más fría que haya sentido. Me ha tocado caminar como judío errante, cortar leña, y hacer mis necesidades “de aguilita. Tengo ganas de ir a acampar y aparte le prometí a Manguito que la llevaría 😛

  3. La neta yo te visualizo en la fogata con la guitarra, confundiendo a The Eagles of Death Metal (los de tu hija) con The Eagles (los tuyos) XD

    Sí, sí, ese gag es de Californication 😛

  4. Hcae tanto que no comento y queria hacerlo en tu post del estadio ): pero bueno….
    a lo mismo que diria en ese post pues….yo nunca eh ido a acampar, a lo que se dice acampar, así ante la intemperie.
    Mi vida es un fail Suerte!! 😀

  5. Lo más cercano que he hecho a acampar fue ir a Gómez Farías, Tamaulipas, a la reserva ecológica de El Cielo (que más bien se sintió como El Infierno, pero fresquecito). La vista y convivencia con la naturaleza es buena, pero eso de dormir en una cabaña con agujeros y con frío, y sin luz, televisión, videojuegos(me llevé un gba sin lucecita, así que nada de jugar en la oscuridad 😦 ) y demás cosas a las que recurro a diario me cayó como una patada en las bolas.

    Aún así es bueno recurrir a la naturaleza para despejar la mente unos días. Suerte.

  6. Pues suerte con el campamento, esperemos que no te ataque el oso(a menos que sea oso negro, la bebida pues), suerte con las faenas, después de todo se necesita un descanso de la vida diaria y nada mejor que un campamento, no te acabes al oso(de seguro lo asaras con salsa BBQ), saludos.

  7. Odio, ODIO acampar. Lo hice muy pocas veces y dudo que lo vuelva a hacer. Cuando era niña scout (sip, no se burlen fui niña scout) acampé un par de veces y recuerdo haberme dado las enfermadas de la vida.
    La última vez que acampé fue estando en la prepa y alguien falleció… no me dan ganas de volver a acampar y menos donde haya alguna laguna o charco similar.

  8. pues adelante (creoq debiste prepararte viendo a prueba de todo)

    una vez me fui de campamento a la sierra d puebla a un pueblo cercano a San martin texmelucan y pues termminamos borrachos y echando desmadre y habia unos hoyos de tuza y al wey q era de ahi, se le ocurre decir son de cascabel y un cuate le pregunta “y a q hora salen ? y dice ” alas 3 am a desayunar ” y el q pregunto se subio aun arbil a las 2:30 y no bajo si no por ahi de las 4 de la manana, el wey prefirio soportar el frio q una cascabel

  9. es buenisimo acampar cuando vas con tus amigos y hechan desmadre, de hecho el año pasado nos largamos a la bagear a la cascada de basaseachi (en chihuahua) y fueron los 10 dias mas estupidos que he vivido, no buenos, no malos pero con mucho desmadre y pomo.
    no es por echarte la sal, pero vas a ir con una bola de padres mamones y creidos, de esos que se la dan de la gran verga y creen que sus hijos seran la octaba maravilla del mundo (ja te describi a ti) pobre de ti echale ganas y saludos en esos laaarguisimos dias.

  10. En lo que llevo de vida nunca e hido a un campamento. Me traumo una pelicula ochentera. Pero ahora que soy grande y consiente del dramatizmo que le hechan en el cine me gustaria entrarle por un rato.

    Me gustaria ser entrenado como Bear Grin de Man VS Wild. No se ve del todo horrible comer animales y de caminar largos tramos con tan solo un cuchillo y una piedra de pedernal.

  11. Se me hace que tu heredera universal va a una escuela que yo conozco porque justo ese fin hubo un campamento de niños sólo con papás quezque para la conviviencia sin las madres de familia. A mi tampoco me late lo de usar una almohada de piedra, pero pues memories son memories, ya veremos la versión de Nat dentro de unos 15 años, me parece que se la ha de haber pasado bomba!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s