Esa innecesaria necesidad

Ni el Almirante Ackbar puede resistir un buen frapuccino...

Ustedes bien saben cómo me gusta criticar a Starbucks. Bueno, ustedes bien saben cómo me gusta criticar TODO, pero también a Starbucks. No puedo negar lo que representa: un gran conglomerado global, opresivo en su avance sobre el mercado, instaurando una dependencia en nuestros hábitos de consumo rayana en la drogadicción. Y aparte es caro, eso ni para qué discutirlo.

Pero no puedo vivir sin él.

Antes de irme de México viajaba con mucha regularidad al extranjero (una vez al mes, en promedio). Starbucks se convirtió pronto en una especie de hogar fuera de casa. Sabía que donde estuviere, podía contar al menos con una bebida cafeinada (indispensable para quienes, como yo, no pueden dormir a bordo de un avión) que sabía exactamente igual en cualquier establecimiento del mundo donde fuera adquirida.

Este es el fenómeno que venden muchas de las grandes cadenas (además de la conveniencia), la familiaridad con sus productos. Nadie se mete a un Burger King en busca de la mejor hamburguesa de su vida. No, el paladar está en segundo término. Lo que importa es la consistencia. Esa Whopper con queso, preparada de acuerdo a nuestro gusto personal (sin jitomate y con doble mostaza, en mi caso) es siempre igual. Tampoco creo en esas jaladas de decir que un Burger King hace hamburguesas más sabrosas que otro. Todos tienen el mismo proveedor, las mismas máquinas que se encargan del preparado y los mismos empleados descerebrados que nos sirven mal la orden. Pero el producto final es el mismo. Consistencia, vamos.

Mi desencanto con otros cafés en víspera de la entrada de Starbucks en México se refería precisamente a la consistencia. En el centro de Tlalpan hay un popular café que, en repetidas visitas, lo mismo te servía el espresso quemado que verde, aguado o amargo. Y de vez en cuando estaba delicioso, pero no me interesaba jugar a la ruleta cada vez que me sentaba a degustar un ardiente y estimulante brebaje en tacita corta. Y por eso me aficioné a Starbucks.

Los últimos seis meses en México los pasé visitando el Starbucks de Las Águilas, uno de los primeros en abrir en nuestro país, de camino a la oficina. Y ya en Miami, alternaba mis visitas a la popular cadena con frecuentes dosis de café cubano, uno de esos deleites que facilitan la adaptación a un país extranjero. Ahí mi elección cafetera se ceñía al antojo diario, pero las visitas al Starbucks siempre fueron celebradas. Y en los años que llevo regalándoles dinero a manos llenas frecuentando sus establecimientos, jamás he tenido que devolverles un café por estar mal preparado. No sé si tengo suerte o si sus estándares y procedimientos simplemente funcionan.

¿Me duele el codo al analizar lo que he gastado en lattes, chais, macchiatos y espressos? Algo, sí. Y eso sin añadir la ocasional galleta, algún scone o hasta una de sus intensas latitas de DoubleShot. Pero no puedo negar que cuando entro en un Starbucks, generalmente busco satisfacer una necesidad, real o imaginada, y que siempre se ve satisfecha. Aún no creo que sus productos valgan lo que cobran por ellos, pero también hay que decir que encontrar algo confiable en un mundo donde todo tiende a fallarnos tiene su mérito. Voy por un cafecín, nos vemos…

Anuncios

44 comentarios en “Esa innecesaria necesidad

  1. a mí el café me gusta muy de vez en cuando. De verdad, envidio a todos
    los adictos al café que lo disfrutan de lo lindo. Yo no más no puedo.

    Pero si de vez en cuando entro a un starbucks para pedir mi
    Caramel Machiatto Extra Caramelo … grande o venti.

    Pero me gustaría ser mucho más adicto al cafe.
    Lo bueno es que también venden TE TAZZO en botellita
    cosa que cambia las cosas, porque ahí sí puedo desfalcar la cartera
    con los Tés de Mango.

    De hecho en los 3 años que viví en Nueva York, mis visitas a
    Starbucks eran precisamente por un TE TAZZO, a menos que
    estuvieramos en plena época de temperaturas bajo cero, donde
    sí tenía que ser un cafecito para poder entrar en calor.

    saludos

  2. Yo sólo entro al Starbucks por el clásico café del día, grande, sin azúcar, sin nada. Por lo menos ese café está decente y digo decente porque una vez me lo sirvieron como agua para calcetín. Eso fue en plaza Inn, pero sólo fue una vez. Cualquier otra combinación de café con algo más no existen en mi mundo. Café negro y ya.

    Los tés preparados que venden son buenos, siempre y cuando pidas dos bolsas aunque te lo cobren más caro ya que usualmente queda medio insipido si lo pides helado. Mi combinación favorita es el té verde helado + jarabe de menta. Cada que lo pido me hacen cara de desconcierto seguido de un “¿Está seguro?” a lo que repito que si. Creo que por eso me aventuro a entrar al negocio de la Sirena. Eso y por las botellas de Tazo de mango.

    Saludos.

  3. Nunca he entendido esa obsesión por el café, creo que haber consumido café desde los 6 años a la hora de la cena me insensibilizó o algo, no siento que me tranquilice, no me ayuda a no dormir, nada, sólo es gusto al paladar. Mi obsesión es tomar café exclusivamente preparado por mí o mi santa madre, mi cartera lo agradece.
    Pero ah! que a gusto pago los $71 de ese combo grande de Whopper con queso sin cebolla ni jitomate. Mi cartera no lo agradece.

  4. Yo tampoco soy fan del café… Y nunca he tomado uno de cadena alguna (llamear italian coffe, Starbucks, punta del cielo, inserteaquinombredecadenacafetera) peeero… si de repente me tomo uno del oxxo… Creo que hay algo malo con mi paladar.

  5. Pues yo al igual que Letru tomo cafe desde que tengo uso de razon y aunque me gusta y lo disfruto no soy fan del cafe de ninguna cadena y me gusta el cafe instantaneo que yo mismo me preparo en mi casa o el que tomo en la cafetara de la oficina todos los dias. Aqui en estas tierra no me inspira tanto tomar cafe como en los inviernos congelantes de Ciudad Juarez, he probado los cafes de Starbucks, de Italian Coffe y de Budha, en realidad no los encuentro nada especial y si muy caros y a lo mas que llego a la hora de comprar un cafe es a comprarlo en el 7eleven mas cercano. Ahora si de cosas caras que frecuentemente compro e igual pienso que es caro es la six dollar burguer de Carls Jr.

  6. Ajaja TE TAZZO que nombre tan desafortunado. Yo nunca he sido fan del cafe tampoco, a veces se me antoja uno cuando hace frio o eso pero jamás he entrado a un Starbucks, además aquí no hay jajaja.

  7. He ido algunas veces a un starbucks en monterrey, y también me parece caro el precio, pero el frapuccino llena mis expectativas. Además, pagar algo caro de vez en cuando tampoco va a dejarte pobre, solo hay que gastar con responsabilidad. Y si de comidas caras se trata, cualquier buffet decente en el gabacho te cuesta unos 9 dólares o más por cabeza, pero supongo que de alguna manera te meten la idea de que los desquitaste.

  8. Pues tengo que confesar que nunca he entrado a un Starbucks, como en mi rancho no hay y en Puebla son como 3 o4 y nunca me llamaraon la atención. No soy tan fan del café y de hecho tengo que evitarlo lo más que se pueda ya que me hace un poco de daño, no es por el insomnio, tiene que ver con el riñon.

    En sí no soy esclavo de las cadenas, como casi no hay por acá y tengo gustos bastantes simples, puedes encontrar unos buenos tacos en casi cualquier esquina, las pizzas de los pequeños locales son bastante buenas y acostumbramos a comer en la casa, so creo que no estoy en el target de las cadenas

  9. para mi desventura (y beneficio de mi bolsillo) aqui no tenemos Starbuck, ni Italian… ni siquiera un Seven… aunque los Oxxos y sus irregulares cafe´s nos ha inundado, aun prefiero el cafe de mi cafetera… usualmente mis cuñados me mandan cafe fresco de la Huasteca Potosina, el cual siempre tiene que ser sin azucar, crema y extra cargado…

    hay un cafe que se salva… una franquicia llamada Hawaiian Paradise… y siempre que voy, ponen la misma cara de asombro al decirles que no quiero azucar… ni las manoseadas galletas que dan de promocion…

  10. Pues nunca he entrado a un Starbucks y no creo q lo haga, no sé porqué pero no me llama la atención. Aquí hay más sucursales del Italian que del starbucks, aunque pensándolo bien mi cartera ya no está para lujos. Antes de entrara a la uni visitaba todos las cafeterías que iban abriendo jajaja soy bien adicta al café.

    Javo: no manches, café fresco de la Huasteca, que rico!! No veo porqué la gente se asombra del café sin azúcar, es la mejor manera de tomarlo XD

  11. Pues yo prefiero un “Pluma Hidalgo”, preparado en mi cafeterita… El Estarbocks, nomás no me jala… no es por el precio (¿Cuanto es “caro”?) sino la falsa sensación de “status” que asume mucha gente que acude ahí… en fin, cada quien su gusto… pero no dejo de creer, después de este post, que eres “un poco niña”… Saluditos

  12. Usté, o laguien que haya viajado, ojalá me resuelva unas dudas: ¿en cuantos países existe un 7-eleven? ¿en todos venden café? ¿en todos sabe igual de horrible? Le Toñé, eso también sería una experiencia global…

  13. Siento decir que aun no participo en la llamada democratizacion del gusto y nunca he pisado un starbucks se me hace muy hedonista y caro . (Ademas por la zona de vallejo no tememos muchos de esos) En el caso de las hamburguesas los frecuento ampliamente por el juguete que no es muy caro y bastante aguantador tanto para el bolsillo como para el ñino que les pone las manos encima.

    La vejez me ha llegado anticipadamente y en cuanto deseo tomar un buen cafe recurro a un lugar en la condesa llamado: La cafebrería. Claro, cuando tengo ganas de desplazarme a una hora de mi lugar habitual de trabajo (Que no es muy seguido) . Aun así disfruto un buen cafe por la mañana que me preparan por aqui.

  14. Yo si soy cafetero, bueno, sin rayar en la exageracion pero si me tomo 2 a 3 tazas diaras. No acostumbro mucho el Starbucks, mas por economia que porque no me guste. Cuando voy por lo general pido la mezcla del dia y cuando ando mamon si me pido un caramelo macciato o un chai latte.

    Historia curiosa. Tenia poco de haber abierto Starbucks en conocido y muy frecuentado centro comercial de El Paso, TX y en epocas navideñas, un sabado, que andaba con mi esposa (en aquel entonces novios) y decidimos pasar a comprar alguna bebida mamona para complementar las compras de navidad. Yo decidi, por recomendacion de un cuate, un Pumpkin Spice Latte, Venti por supuesto. Como la bebida estaba mas tibia que caliente, de rapidos tragos me lo termine. Pues oh sorpresa cuando mi organismo decidio que no era buena idea meterse mas de 500ml de una bebida bastante irritante y sin previo alimento ese dia. Pues que empiezan los retorcijones, por Beibi Yisus! no saben, NO SABEN lo que es desear un baño ya no digamos limpio, ya no digamos con papel, ya no digamos funcionando, pero simplemente desocupado el sabado antes de Navidad en el centro comercial mas frecuentado de la ciudad. Y me declaro creyente porque Beibi Yisus me concedio que en el Dillard’s de mujeres, en la seccion de vestidos de noche, pude encontrar la tierra prometida… abri la puerta y les juro que en ese momento un rayo de luz ilumino el tolete. De ahi en adelante JAMAS pido un cafe en Starbucks que no sea mezcla del dia o caramelo macciato, no pienso volver a retar mi suerte =S

  15. yo solo se decir que me encanta el café, pero la cafeína no me vuelve tan pendejo como para pagar por una sola taza el equivalente a comprar un kilo de café más una lata de crema y decir que sabe muy bien.

    ademas me caga que le pongan nombres raros a algo tan simple como un café grande

  16. Bueno, yo soy muy vicioso para el café, yo creo que se le puede considerar mi más grande vicio, pero no me funciona como a otros, en la mañana me tomo mi tazota, que es aprox como de medio litro, de café, y si por x, y o z no me lo tomó, me vuelvo a acostar y no voy a trabajar, simplemente andaría todo zombie, y en la noche si no me tomo una taza igual de café me es imposible dormir, o sea en la noche el café me duerme, me arrulla, me calma, me desestresa.

    En los días fríos me gusta comer con café y merendar un café, en los días calientes me tomo un café en la tardecita, aunque sea sin pan o galletas.

    Desde hace 7 años que me salí da la casa de mis papás, donde por cierto siempre, siempre hay una jarra de café lista, he tenido que aprender a hacer el café en microondas.

    A mi no me gusta pedir café, en los restaurantes, porque odio que no se pa bien, es para mi una mentada de madre, el café mal preparado, por eso mejor me abstengo, igual en el trabajo, o en las oficinas que hay cafetera, me es un insulto un café super cargado o un café requemado y reciclado en un filtro sucio.

    Ahora, en mi pueblo de caca no hay starbucks, y en Monterrey hay uno en galerías y siempre está hasta la madre, y hay que hacer fila, para pedirlo para llevar, una vez mi esposa hizo fila para pedir uno, y estuvo como 40 minutos y todavía faltaban como 6 monos para llegar al mostrador, o sea que no se le hizo probarlo.

    Las referencias que tengo del starbucks varían, pero sé que mucha gente va a comprarse un café por el internet inalámbrico, o sea lo usan de vil ciber café. JOJOJO

    • Pues yo te recomendaría el de avenida Leones, ese esta lleno pero me han dicho que no se llena tanto como el de galerías y por lo de usarlo como cibercafé, es cierto, solo he ido en dos ocasiones y solo fue porque me quede sin Internet 2 días en los cuales necesitaba terminar un trabajo, así que starbucks fue la salvación, saludos.

    • Ora sí, aunque con el debido respeto, usté también se me hacía “niña fresa” me doy cuenta que en esto del café es de los míos… Give me five! Saluditos

  17. Yo soy bastante adicto al cafecito por la mañana, al grado de no poder sentirme completo sin tomarme al menos una taza. Por ese lado te entiendo perfectamente, Toño.

    Lo que no entiendo es la necesidad de ir al Starbucks. Digo, yo gozo de mi dosis cada mañana, pero me gusta prepararlo yo mismo. Ponerle justo la cantidad de edulcorante que se me antoje, a la temperatura que quiera, con el sabor correcto y ese efecto como de alquimia que me despierta y me saca del marasmo matutino (nunca me ha gustado el descafeinado, siento que es muy fake). Y no pago por tomarlo una pequeña fortuna, lo que me cuesta el paquete es bajo comparado con unas tazas en el Starbucks, y si le añadimos que casi cualquier pastelito de la tienda de la esquina me satisface, tengo la mañana hecha en ese aspecto.

    Creo que he de reservar el Starbucks para alguna cita con una chica interesante (o interesada, jajaja), o para cuando de verdad me quiera premiar por alguna maldad bien hecha. Por ahora, tomo el establecimiento de la sirenita como un buen consejo, pero me apego a mi propio criterio. ¡Salud!

  18. ahh! el café, una bebida maravillosa si duda, equiparable solo a una taza de chocolate y seguida de cerca por un buen mate… pienso al igual que Toño, que el pedo con starbucks, es que ya sabes que es lo que te espera y la verdad es que el el café que preparan es bueno y te manejan la variedad, eso de “yo solo tomo café negro y sin azúcar” no es lo mio, el café es tan versátil que uff… y pues en ese aspecto “estrellavenados” tiene una palomita, ahora que soy de las personas que gusta aventurarse a las cafeterías pequeñitas y escondidillas en cualquier colonia del DF, te puedes llevar una grata sorpresa creanlo. ahh por cierto eso de tomar medio litro de café soluble no te hace un gran amante del café, recomiendo una prensa francesa, un utensilio relativamente barato que te permite prepara un buen café, y todo desde casa. Alguna vez en la tele escuche la recomendación de un cubano que se me hizo curiosa, según el, como lo indican las iniciales del nombre, el café debe tomarse Caliente, Amargo, Fuerte y Escaso.

    • Si, el soluble es como tomar cafe pancho pantera.

      Aunque el folgers de cafetera tambien es una mierda. No que sea de paladar fino y exigente, pero por ejemplo un blason me gusta mil veces mas o uno que venden aqui que se llama bola de oro. Ah y el combate que disque es cafe de olla esta bien bueno tambien.

      Comprese una prensa francesa Mike, yo sobrevivi con una de esas cuando en mi trabajo anterior nos quitaron las cafeteras y no dejaban tener ni aunque las trajera uno de su casa, asi que me compre mi prensa francesa y ora si que voilá, se hizo el cafe.

  19. Jo! ahorita tengo que ir al pais vecino a recoger unos paquetes, asi que pasare por un Bastarbucks a salud de todos los Finisimos Miembros, un macciato para que no se me alborote el kraken =S

  20. Ah…. sabroso y amargo café, me recuerda también al chocolate, aunque el chocolate amargo es más dulce que un expresso sin azúcar.

    Donde vivo sólo hay un Starbucks y está hasta casa de la chingada, además de que es bastante caro. Por suerte probé un late de Starbucks en un Super City, quizás el mejor que haya probado. Aún así me gustaría ir a otros establecimientos en busca de ese elíxir negro que tanto me gusta.

    Saludos.

  21. Uy vaya que cuando abrieron Starbucks en Villahermosa la gente no dejaba una silla vacía… ni las de afuera aunque sea con el calorón.

    Creo que el café de ahí es bueno, simplemente que cuando he ido voy en plan de relajarme o de actualizarme de chismes con mis amigas y des-gra-cia-da-men-te en el de acá siempre te encuentras a alguien que hipócritamente tienes que saludar y que se aparece de frente (asi que ni modo de hacerme tonta) y tener que saludar, y tener que preguntar cómo estás?, donde trabajas?, ya te casaste? que me cuentas de fulanito… etc. etc. etc. me FASTIDIA porque simplemente… NO ME IMPORTA.

    La sociedad de Villahermosa es idónea en cuestiones de traer franquicias de fuera: SIEMPRE FUNCIONAN pues ahí se reúnen la crema y nata de Villa, siempre está lleno, no es el mejor café del mundo y la verdad si es medio caro. De hecho lo mismo pasó con el café de La Parroquia, el cual ya quebró… así que Starbucks… cuando pase tu momento de gloria… prepára-te

    Últimamente opté mejor por estacionarme afuera (porque la hora de estacionamiento cuesta $30.00!!!) así que mando a alguien por un latte sin azúcar venti para llevar y algun panquecito y me largo

    Saluditos

  22. solo he ido en un par de ocasiones al starbucks, soy poco de ir a los restaurants franquisias, pero algo es cierto llegas a familiarizarte con estos productos tanto como con el arroz quemado que te preparaba tu mamá

  23. Triple venti light latte es mi weapon of choice. Starbucks es rápido, cómodo y te maneja el buen latte. Además, te puedes sentar a trabajar a tus pinches anchas aunque únicamente te bebas un espresso. Win.

  24. Yo creo que lo que verdaderamente le hace falta a este país, además de bibliotecas publicas bonitas y actualizadas en cada delegación, son librerías donde te puedes ir a echar un cafecito y leer un o 329 libros y que nadie te molesta.

    Mi comentario viene al caso porque cuando abrieron Starbucks me recordaba lo mucho que me gusta pasar el rato en Barnes & Noble y ahí venden ese café y es padre, es relajante poder tomarte un café y ver libros y poder acabar comprando algo valga la pena y eso tristemente no hay en Mx. justo ayer fui a Gandhi y los libros tienen cubierta de plastico oseaenelhoyo!

    Así que empecé a ir a Starbucks por la nostalgia y luego luego me engancharon, la verdad si me duele el codo pero trato de no gastar en otras cosas y si es relajante que simplemente te dejen trabajar por horas.

    • Ya me provocaste un serio ataque de nostalgia. Allá en Miami me fascina reservarme una tarde a la semana para revisar algunos tomos en el Borders o en el B&N, al amparo de un buen cafecín y sin tener al molesto empleado que te está mirando sobre el hombro cada cinco minutos preguntando si te llevas el libro o no. Y es que mi economía personal peligra cada vez que pongo pie en una librería. Mi buen cuate Armando Reygadas siempre dice que si entra a uno de estos comercios lo mismo con 100 pesos que con 100,000, lo más probable es que salga del lugar sin un centavo. Me sucede igual…

      Y eso de los libros emplastificados: FAIL! El otro día también me aventé una surreal sesión de preguntas y respuestas con unos empleados de Librerías de Cristal. No digo que todo el que trabaje ahí debe ser un master en literatura, pero estos pobres no podían distinguir entre Unamuno y una mona.

        • Las Librerias de Cristal son una mierda! precisamente ayer pase preguntando por un libro de fotografia y fue como hablarles en arameo. No tenian manera de buscar si tenian un libro llamado el ABC de la Fotografia ni si lo podian ordenar por mi.

          Imposible no ser malinchista, estoy seguro que el monito de B&N hasta me hubiera ofrecido la opcion de descarga directa en mi ipod/ipad/mac o cualquier otro dispositivo movil mas copia dura por correo entregada en la libreria o a la puerta de mi casa, y de pasada xinguese un bastarbucks en lo que procesamos su orden (aunque ese si de mi bolsa, claro).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s