Mi Memoria Inútil

Poseo una memoria excepcional. No les estoy presumiendo, es sólo una característica de algunos miembros de mi familia que tuve a bien heredar. Tener una buena memoria es bueno, porque ayuda muchísimo para pasar por inteligente sin necesidad de serlo. También suele tonificar el ego de cuando en cuando, en especial cuando hay reunión familiar y, como suele suceder en familias que recurren a las remembranzas para no comenzar con recriminaciones, surge la duda relativa a algo sin importancia y se decide: “Preguntémosle a Fulano, es la enciclopedia de la familia”.

Bueno, Fulano soy yo. A mi me toca decirles cómo se llamaba el actor bigotón que siempre salía bigotón en sus películas menos en la película de El Padrino 2 donde interpreta a Clemenza cuando era joven (Bruno Kirby), cuánto midió la serpiente de cascabel que matamos en el patio de la casa de mis abuelos allá por 1989 (1.67 mts), cuántos hermanos Gibb (Bee Gees) se han muerto (dos, Andy y Maurice) o cuál era el nombre completo de Batata, ese que jugaba en el América allá a principios de los 80 (Nilton Pinheiro DaSilva). Y nunca le he ido ni le iré al América, que conste.

Esta memoria, rayana en poder mutante de talla Marvel, me hace siempre extremadamente popular cuando jugamos Maratón en equipo o participamos en cualquier concurso de trivia. Pero en el fondo se vuelve engorrosa. El día que te falla, más vale que no sea en presencia de otros: te voltean a ver con una extraña mezcla de lástima y desdén, algo así como pensar “a este güey le ha de estar dando Alzheimer prematuro” y “mmmta… ¿éste es el cabrón de la súper memoria? Estamos jodidos”, pero al mismo tiempo.

Y lo que más odio es que mi memoria no es tan selectiva como yo quisiera. Claro, me encanta saberme de memoria todas las letras de las canciones de Marillion pertenecientes a sus primeros seis discos en estudio, pero por más que lo intento no logro olvidar la letra de Aserejé. Recordar de memoria 114 números telefónicos distintos parecería muy útil, hasta que te das cuenta de que más de la mitad de los mismos ya no existen (o las personas que los tenían ya se murieron) y que puedes guardar todos los números que se te antojen en la memoria del teléfono mismo, así que tu memoria propia sale sobrando. Y pese a lo cool que creas que es recitar diálogos de película de memoria, ¿Para qué caraxos quieres recordar frases de Deuce Bigalow: Gigoló por Accidente?

El alcohol no está funcionando para borrar las partes inútiles de mi memoria, antes de que empiecen con sugerencias. A juzgar por los golpes que me he dado en la cabeza, tampoco hay solución a base del traumatismo craneoencefálico. Mi preocupación al respecto es que todas esas estupideces que están ocupando espacio podrían servir para mejores fines, o como espacio de reserva cuando empiece a ponerme senil (en cuatro o cinco años, al paso que voy). Mientras encuentro la forma de borrar estos datos estorbosos, o en lo que la ciencia nos permite implantarnos ranuras para expansiones cerebrales de RAM, he aquí una lista de algunas de las estupideces que nada más están haciendo bulto en mi sesera, y que no sirven para maldita la cosa. Me siento como el Rain Man de las pendejadas:

  • Los órdenes al bat de la Serie Mundial de béisbol entre Yankees y Dodgers de 1981.
  • Las capitales del mundo. Todas. Ahí va lo peor: puedo identificar como el 80% de los países nada más por su silueta.
  • Los nombres de todos los discos que grabó Frank Zappa.
  • Los títulos de todos los libros de Astérix, junto con los nombres de todos los galos y de las guarniciones romanas que rodeaban la aldea.
  • Las placas de todos los coches que ha tenido mi papá desde 1976 a la fecha. Ojo, sólo las de coches de mi papá. Ni siquiera me sé mis propias placas.
  • Todas las letras de Sabina.
  • Los números de mis últimos 3 pasaportes, el de mi cartilla del servicio militar, mi número de Social Security y el de mi hija, el número de cuenta de la universidad (salí en el ’94) y los de mis 4 tarjetas de crédito y débito.
  • Mi número de empleado de Telerrisa (salí de ahí en el 2007… y sólo te lo pedían una vez al año, si acaso).
  • El plantel titular de la selección de Polonia en el Mundial de España 1982
  • Todas las letras de The Smiths.
  • La quinteta titular, el entrenador y algunos de los jugadores de banca de todos los equipos de la NBA.
  • Los nombres de las hamburguesas dinosáuricas que vendían en Burger Boy.
  • El Código Morse.
  • Las letras de The Wall y Dark Side Of The Moon de Pink Floyd.
  • Suave Patria, de López Velarde.
  • Todos los personajes de Los Simpson y South Park.
  • Los nombres de las payas de desembarco, los códigos de identificación Aliados, los generales y estrategas a cargo de la invasión de Normandía y el verso en francés que se transmitió por radio para indicar a las fuerzas de la resistencia que El Día D estaba en marcha.
  • Ezequiel 25:17.
  • Los nombres de todos los presidentes de México.
  • La filmografía entera de Brendan Fraser.
  • La receta de la paella que hace mi papá.
  • Los ganadores de todos los Super Bowls.
  • El disco Mis Albures de Chava Flores.
  • Los nombres de las 42 mascotas que han pasado por casa de mis papás, incluyendo aquellos que llegaron cuando yo ya vivía en Miami y a varios que nunca llegué a conocer.
  • Los episodios de las primeras 3 temporadas de Los Backyardigans.

Y por supuesto:

  • El Contra Code.

Ustedes estarán de acuerdo que la utilidad de tener estos conocimientos presentes en todo momento es prácticamente nula. No es como si a cada rato me detuvieran por la calle los productores de programas de concurso para ofrecerme casas, autos y viajes a Europa si les logro recitar el discurso del día de St. Crispin de Enrique V. Reitero, saber estas cosas en la era del WiFi, Google y Wikipedia es casi tan práctico como poder meter plátanos de vuelta en su cáscara. Pero ni hablar, alguna vez le comenté a un amigo que, de existir un Dios, le reclamaría el haberme “bendecido” con el Don de la Eterna Pendejada. No me acuerdo de lo que me contestó… así que seguro era algo realmente importante.

59 comentarios en “Mi Memoria Inútil

  1. las hamburguesas de el burguerboy… como se llamaba la que traía tocinito que sacaron cuando se pusieron “internacionales”?

    Creo que tu error fue esperar hasta ser adulto para empezar a “arreglarte” con alcohol hubieras empezado de morro con azúcar.

  2. jajajajajjaja eres com0 la computadora aventada en un rincon de la casa jajajajaja dejala ahi para cuando necesites algun dato,

    yo estoy en el estandar de memoria pero mantengo algunos datos inutiles

  3. Ahi güey, yo no me he aprendido el código morse, aunque por lo menos me sé el SOS, y nomás medio lo reviví de una vez que Normita puso en el facebook unos mensajes en clave, creo que Arturo también puso unos.

    Lo que yo tengo mucha facilidad de aprenderme son las letras de las canciones, líneas y líneas de programación, multitud de comandos de cuanto lenguaje he usado y comprobaciones matemáticas como buen ingeniero.

    En lo que me podría yo considerar una enciclopedia, es en términos de Trova, nueva trova cubana, canto nuevo, canción de protesta y Canción informal. Me sé los quién, cuándo, cómo, dónde y por qué, de cada cantautor.

    En temas sotorpiles, pues todavía recuerdo numeros de partes, marcas y modelos desde que se usaba el procesador 386 a la fecha, jajajaja, bueno eso no vale, que de eso visto y como.

    Me es fácil recordar palabras en otros idiomas, y de hecho me he estado puliendo en chino mandarín, para hostigar a las morritas del buffet chino.

    También me sé, yo creo que sí son más de 100 poemas de autores varios.

    Y para los libros y revistas tengo una memoria rara, casi siempre recuerdo por decir, en qué parte leí un párrafo, por decir un ejemplo, me acuerdo del artículo de la revista o de una cita de un libro, y recuerdo pues obvio el libro y si estaba en la pagina par o no, y si estaba arriba, en medio o abajo de esa página. Y en las revistas recuerdo que ilustración aoompañaba al texto, como por ejemplo en la foto de Warren Zevón, que pos la tengo asociada a los sandwiches. jaja

  4. El que no se sepa TODAS las letras de The Wall y DSOTM no ha vivido. Por otra parte…aquello de Normandía… mmm ya somos dos… pero te retaría a nombrar cada una de las divisiones aliadas que desembarcaron en cada playa jajajaja. Increíble la cantidad de datos “inutiles” que uno puede guardar en su rasudoque.

  5. Yo tambien tengo memoria promedio creo… Pero para el trabajo si considero que tengo muy buena memoria en cuestion de nombres, proveedores, numeros de parte, telefonos, emails cosa que me resulta muy util.

    Me propuse, pero no lo he cumplido, aprenderme la letra del sensucht de rammstein completito, espero cumplirla antes de irme al hoyo.

  6. Jajajajajajajaja no puedo creer que recuerdes tanta tontera, yo soy mala para recordar cosas importantes y sin embargo luego me viene a la memoria cada tontería o chingadera que preferiría olvidar.

    Eso de saberse las capitales está cabrón, yo no me sé ni todos los estados de México jajajajaja soy pésima para la geografía y también para los nombres (cómo sufrí en teorías de la comunicación por los pinches nombres de la escuela de Birmingham y de todos modos no los recuerdo)

  7. Pues yo quisiera olvidar todo lo que se en el trabajo, pero eso solo se logra renunciando, por lo demás tengo memoria estándar aunque soy muy distraído, igual me esfuerzo pero no mucho, saludos.

  8. Yo padezco del mismo problema, la memoria excepcional conlleva muchos problemas sobre todo cuando intentas olvidarte de algo, pero eso es otra historia. Entre los cuates, soy el que todos piden en su equipo para jugar marathon y cosa similares( no asi cuando se trata de jugar pambol, ya que lo aborrezco) mis amigos han llegado al extremo de hablarme por telefono de larga distancia para preguntarme nombres de peliculas o actores o alguna otra pendejada, al menos lo hacian seguido hasta que comence a reiterarles no tan simpaticamente que en la compútadora que tenian enfrente podian buscar en google, aunque al párecer eso de tener que leer y tratar de entender es mas engorroso que pedir que alguien mas te lo explique…
    esta memoria “privilegiada” hace muy aburrido el releer cualquier libro o revista, en cuanto tienes el documento en las manos o lo abres te empiezas a acordar de lo que trata el pinche libro y zas, muchas veces se te quitan las ganas de releerlo, puedo recordar ideas /frases que me gustan mucho y saber en que libro o lugar las lei, pero ojo, nunca recuerdo la pagina exacta o capitulo, asi que si trato de citar algo, no lo hago textualmente sino que termino parafraseando a veces.
    en fin recuerdo muy bien cosas que segun yo sucedieron hace poco, y cuando hago cuentas me doy cuenta que fue hace 20 años o mas, jajajaja

  9. La neta sí estás cabrón.

    Recordar el Contra Code quizá algún día sea necesario para salvar al mundo, impagínate que a un pendejo se le ocurre armar una bomba nuclear y el único modo de desactivarlo sea insertando el Contra Code

    Pero no hay nada mpas inutil que aprenderse el núm. de las placas de tu jefe, o los episodios de los Backyardigans, o sea, están chidos pero no es para tanto.

    En cuanto a los datos inútiles que recuerdo, no me acuerdo de ninguno, como soy demasiado distraido. De hecho una amiga me dijo que padezco Déficit de atención, y creo que también en la primaria me lo dijeron.

    • de hecho le dicen Konami code no? De entrada y no es pedo, para poner una palm pre en modo de desarrollador, escribes ese codigo en la pantalla del launcher. Asi que de algo sirvio recordarlo.

  10. También tengo buena memoria en cuanto a datos inútiles se refiere. Yo me sé los SS# de mi hermano, de mi mamá y obviamente el mío. Cuando trabajaba en la escuela de computación me sabía los nombres completos, horarios y maestros que tuvieron los alumnos (fueran alumnos míos o no) durante el tiempo que trabajaba ahí, a tal grado que una de las secres me preguntaba a mí en lugar de consultarlo en la base de datos. También me sabía la fecha de cumpleaños de mis alumnos.

    Recuerdo a todos y cada uno de mis compañeros que tuve desde el kinder hasta la prepa. Los del College casi no, pero al menos a los que tuve en las clases que no eran de tronco común, sí. Recuerdo el primer día que entré al kinder, primaria, secundaria, preparatoria, college, y el de mis 4 trabajos.

    Mi memoria visual y espacial son buenas. Con una sola vez que vea el coche de un conocido (familiar, amigo, alumno, compañero de trabajo) ya lo identifico. Mi memoria visual y espacial son buenas.

    Un dato inútil que recuerdo es el himno de mi secundaria, jajajaja.

  11. Somos compañeros del mismo mal Licenciado, aunque eso de las películas de Brendan Fraser sí suckea un poco, no la amuele.

    Lo de las canciones de Sabina es para quitarse el sombrero (y no necesariamente un bombín).

    ¿Salió usted de Telerrisa en el 2007? Yo recuerdo que fue antes, y lo recuerdo así por tener el dato funesto de AQUÉL editor que se quedó en su silla. Lamentable una revista que colecciono a la fecha en manos de un mercachifle como ése. Afortunadamente el Cabrío llegó a salvarnos.

    Un último comentario Licenciado. Va a decir que cómo me gusta corregir (chingar ejem) pero Andy no era de los Bee Gees, era el hermanito solista. Sus tres hermanos Barry, Robin y Maurice a veces le hacían coros. Barry y Robin siguen vivos, aunque su imagen parezca más la de un zombie y uno no se explique cómo ese par de organismos aún funciona. Por cierto, acaban de ingresar al salón de la fama del rock y ambos estuvieron presentes.

    Como siempre, un gusto.

  12. “Tener una buena memoria es bueno, porque ayuda muchísimo para pasar por inteligente sin necesidad de serlo.” Jajaja, yo soy Fulana.
    Está cabrón mi Lic.

    Ahí voy yo:
    Hace unos ayeres tenía la manía de aprenderme anuncios, sí anuncios, me aprendí uno de Asepsxia ( se me hacía supa cul porque mencionaba algo sobre los folículos pilosos, aaa… no lo puedo creer me acabo de dar cuenta que todavía me acuerdo) Me aprendí un promo de Felipe Calderon cuando se estaba candidateando pa’ presidente, uno de Sal de uvas Pikot y otros tantos.
    Me sé más de 5 sonetos de Sor Juana, 3 cassettes enteros recitados por Juan Manuel Bernal.
    El episodio en el que salió equis canción en Dr. House.
    A riesgo de declararme freak, a veces recito los podcast de la Santísima Trinidad.
    El Nadsat… y así.

  13. Con lo de asterix y el día d si te la mamas toño, estás muy cabrón o.O. El ezequiel 25:17 aún no me lo aprendo, pero en esas ando. En los simpson si siento que conozco un chingo de cosas, no solo los personajes, puedo recitarte diálogos enteros y si la memoría anda chida ese día hasta el capítulo completo, word by word. Recuerdo chingos de videojuegos, programas de televisión, grupos/discos/letras/integrantes de heavy metal. Ojalá si me sirviera cuando la necesito y no para tanta pendejada xD. A mi no me pasa, pero si quiero un llavero que diga: AQUI ESTÁN LAS PINCHES LLAVES.

  14. Los episodios de Backyardigans… WAIT, WUT?

    ¡No mamar! Yo me tomaría hasta un tequila entero con tal de olvidar esa pendejada, y eso que no tomo, xD

    Yo tengo buena memoria… si hablamos de memoria a largo plazo, ya que olvido con facilidad lo que hago en cierto momento, incluso si pasaron no más de 10 segundos. ¿Te acuerdas (que pregunta tan obvia, LOL) de Dori, la de “Buscando a Nemo”? Pues creo que me pasa lo mismo a mí. Recuerdo exactamente el día en que entré la primaria, pero no me acuerdo que estaba viendo hace unos cinco minutos, erdá de dió.

    Al menos tienes suerte que no te digan “el elefante”, con aquello de que los elefantes nunca olvidan.

    Saludos.

    • Yo me sé como la mitad de suave patria, cuando iba en secundaria unos dudes de la escuela participaron en un concurso de oratoria con Suave patria y en vez de tener clase de español a veces los teniamos que ver ensayar, fueron tantas veces que me aprendí casi todo.

  15. Mi caso es completamente el contrario. Tengo 19 años y poseo el grado de atención de un niño hiperactivo. Eso me dificulta guardarme cualquier dato en la cabeza almenos que me llame MUCHO la atención. Pero los que me rodean deben pensar que me está empezando a dar alzheimer o algo. Algunas preguntas cuyas respuestas lo evidencian son “Y que juegos de x-box tienes?”, “mmta… deja ver…. el halo y…. el need for speed y…. mmta no me acuerdo de los otros”. Además, siempre que me preguntan algo que requiere recordar, miro hacia el techo en lo que mi cabeza encuentra lo que debia recordar y me lo pasa a la RAM con el procesador Pentium II que debe tener mi cabeza.

    • Jajaja o pides que te den tiempo y que ya les contestarás cuando recuerdes… es que hay que buscar en la base de datos y a ver si no era archivo temporal y ya está en la papelera de reciclaje😛

  16. Pues otra pinche coincidencia mi Toño… yo creo que nuestra generación. irradiada por los raoys catódicos generados por la tele, sufrió una mutación cerebral que nos hizo ampliar nuestra memoria RAM… también he escuchado el refrán que dice: “La memoria es la inteligencia de los pendejos”… en fin, somos amados y bendecidos por Mnemosine, que le vamos a hacer; mi lista de recuerdos irrelevantes:

    – Todos los discos de los Beatles, canción por canción, de las versiones inglesas y americanas (por ejemplo, no tiene las mismas canciones “Rubber Soul” versión british, que la gabacha)

    – por supuesto, todas las letras, y el tono en que están armonizadas

    – las canciones de entrada y salida de “Remi”

    – los nombres de tooooooooodos mis primos, y sus parejas (más de 110 personas)

    – mi número de control de la secundaria (F414818) el del SMN (B-7199204) y mi CURP

    – todos los nombres de mis compañeros de grupo en la Secu, apodos incluidos

    – los actores y los personajes de Cachún Cachún, así como la sinopsis del primer capítulo

    – todos los presidentes de México (menos el actual, porque parece que no hay)

    – el nombre de la primera chava que me bateó, la fecha y la hora en que lo hizo… (¡Bitch!)

    – toooooodos los libros que he leído en mi vida, con autores, sinopsis, y personajes principales (más de 1000)

    – Las preposiciones (a, ante, bajo, cabe, etc…)

    – La letra de “American Pie” de Don McLean

    – Las películas de Pedrito, incluida aquella donde le doblaron la voz, en papel segundón (La razón de la culpa)

    – Todas las películas del team Zucker – Abrahams

    – Todas las columnas de “Pan, Circo y más” y después “Finísima Persona” (ZZZZ… Salma ZZZZ… senos; sobre los Òscares de 2003)

    – La barra de caricaturas de canal cinco en tres distintas épocas, por lo menos…

    – todos los cantantes one hit wonders del pop en español ochentero (Ciclón, Bronco no el grupero, Mario Castelli, José Luis Duval, Mariana Maesse, etc.)

    los nombres y/o apodos más estrambóticos del furbol mexicano en los 70’s: “Gonini” Vázquez Ayala, Oswaldo Batocletti, “El Cora” Isiordia, J. J. Muñante, “La Cobra”, Ítalo Estupiñán, Rafael “El Wama” Puente, Walter Gassire, Jean Gomolá, Hugo Enrique Kiesse, etc

    Ptuaj, cunata porquería guardo en mi cerebrito… Saluditos

  17. HOLY CRAP! esto es impresionante!

    Yo me siento muy salsa porque me acuerdo de Unifante, Brontodoble y Dinotriple!

    También te acuerdas de los manteles prehistórico-circenses de esta campaña? Venían varios pasatiempos, en uno venía un juego tipo Carrera Olímpica.

    Y yo que creía tener una memoria impresionante… pues no, así como la tuya no… y eso que algunos de mis pasatiempos cuando tengo demasiado tiempo libre son taradeces como intentar recordar todos los estados de la Unión Americana con sus capitales, alineaciones de selecciones nacionales, etc.

    Hail to the master! jaja

  18. Creo que lo más triste de todo esto es ver que la memoria humana es de capacidad limitada, peor que un modelo obsoleto de computadora.
    Mi odio por los deportes no me permite conservar ninguna estadística al respeto, pero sí tengo capacidad para otros archivos geeks (En el número tal de The Incredible Hulk, éste se vuelve gris y Rick Jones se convierte en un Hulk verde); por ejemplo.
    Me sé también personajes, escenas y diálogos completos de las caricaturas y series de TV de antaño (los reto a que me digan los primeros versos del tema de entrada de Mandibulín); pero ya no tengo capacidad para guardar datos actuales como el número celular de mi hermano o ya no digamos una dirección.
    Los poderes se pierden, maese Toño, a menos que haya por ahí algún factor que desconozcamos que sea equivalente a la kriptonita.

  19. Já, si que tienes buena memoria, sólo de acordarte que te envie un correo hace unos ayeres, tiene muchos años, a CM, pff… qué tiempos y qué cosas.
    Por cierto, cuando dices “Todos los personajes de Los Simpson….” estamos hablando de TODOS? o_o

  20. Entiendo completamente lo que dices toño en mi caso pasa algo similar en mi familia pero con la diferencia de que cuando los saco de lguna duda ponen cara de “pinche mamon” o simplemente no creen hasta que lo confirman con google o la wiki, entre los amigos es distinto creo que tengo mas credibilidad con ellos, veo que tu memoria se ocupa mucho de las estradisticas deportivas, ha de ser muy entretenido platicar contigo de esos temas, y lo de Sabina, bueno cualquiera que entienda esos poemas no podra sacarselos nunca de la cabeza.

    algunos datos inutiles en la hueca:

    – los numeros en japones del 1-20, los aprendi por alla de 1992 cuando queria ser como Bruce Lee.
    – todos los marcadores de México en los mundiales.
    – la biografia y discografia de San Joaquín Sabina (letras tambien obvio).
    – el sistema solar con planetas satelites y asteroides que circundan, regularmente se descubren algunos nuevos pero trato de estar al dia.
    – los nombres de los dioses y semidioses romanos, griegos y nordicos.
    – los nombres completos de todos mis compañeros desde 6 de primaria hasta ahora en la uni.
    – Los nombres cientificos de al menos 40 animales.
    – Los titutlos de al menos 300 juegos de nintendo 64.
    – Los nombres, las enfermedades que causan, los factores de riesgo, el tratamiento y los vectores de unos 60 parasitos y bacterias.

  21. Todo esto me recuerda a la “Teoría Búfalo” una leyenda urbana atribuida al personaje Cliff Calvin (el cartero) de la legendaria serie CHEERS (¿alguien se acuerda?) que reza más o menos así:

    “Una manada de búfalos solo puede moverse tan rápido como el más lento de su manada, es por eso que cuando la manada es acechada por depredadores es el más lento y débil miembro en la manada el que es cazado primero. Esta selección natural es beneficiosa para el resto de la manada, debido a que la velocidad general y bienestar del resto del grupo se potencializa con la caza de los miembros más débiles de la manada.
    En una manera muy similar, el cerebro humano solo puede operar tan rápido como la más lenta de sus células cerebrales. Ahora como todos sabemos, la ingesta excesiva de alcohol mata las neuronas, pero de manera natural, ataca primero a las más lentas y débiles de estas neurona. Es asi que el consumo regular de cerveza elimina las células cerebrales mas débiles haciendo del cerebro una más rápida y eficiente maquina. Y es por eso que uno siempre se siente más inteligente después de unas cuantas cervezas”.

    Vayamos pues por unos tarros potenciadores de memoria.

  22. Jajaja yo no asocio nombres con caras, de hecho no recuerdo las caras de las personas después de máximo 2 semanas, hay veces que no recuerdo la cara de la persona con la que hable hace 3 minutos… Pero sí recuerdo cosas que pasaron hace 16 e incluso 17 años (tengo 19) con un detalle nítido…

  23. Pingback: Internet cambia la naturaleza de nuestra memoria - Gizmodo ES - The gadgets weblog

  24. Pingback: Internet cambia la naturaleza de nuestra memoria | x367

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s