ARCHIVO MUERTO: La Dura Realidad

Notiux del Toñiux: Mil gracias al buen @aeleaene, quien tuvo la gentileza de escanear la revista Conozca Más donde apareció esta columna, cuyo archivo extravié en una desafortunada avería de disco duro. Fue escrita durante el boom de los reality shows en México, y creo que me sirvió para generar una tónica en columnas similares que he escrito posteriormente. Los lectores de CM de aquella época me comentan que los lectores se dividieron marcadamente su aparición: unos querían verme muerto y otros nada más despedido. En todo caso, para los tres pelaos a los que sí les gustó el estilacho… aquí tienen la versión Director’s Cut.


La Dura Realidad

Aprovechando la popularidad de los rialitichous, he decidido hacer de esta columna un fiel retrato de la realidad cotidiana en el apasionante mundo de los columnistas freelance: intriga… pasión… misterio…

07:00. Suena el radio-despertador, Estéreo Sirvienta y Siete Siete anuncia cinco cañonazos en línea. Hora de levantarme a correr y al gimnasio.
07:00.17 Sí, claro.
10:23. Mi escultural esposa, una sueca que modela lencería, me despierta con un húmedo beso, mientras la amante oriental de ambos succiona delicadamente los dedos de mis pies, en una clara invitación erótica al placer desenfrenado.
10:24. Me quito las lagañas de los ojos y descubro que no estoy casado con una sueca, ni tengo una amante oriental. Vivo en un depa de interés social, el gato del vecino volvió a meterse por la ventana abierta del baño y está lamiendo mis pies con su áspera lengua. Esto merece un escarmiento…
10:25. El gato me pone como santocristo al intentar escarmentarlo. O sea que de placer desenfrenado ni hablamos…
10:41. Desayuno de poder: media lata de chilorio frío (no hay gas) y un tabaco. Listo para enfrentar el día.
10:58. Después del opíparo desayuno, baño vaquero (no hay gas, ¿recuerdan?). Una servitoalla astutamente humedecida y repasada por las “zonas desmilitarizadas” me revitaliza.
11:26. Ya hay gas. Y acidez. El chilorio surte efecto antes de lo esperado. Mastico un pedazo de tortilla quemada, esperando mitigar la ira de la bestia.
11:35. Ahora sí, listo para sentarme al teclado de la compu para escribir la columna de Pan y Circo, parte seminal de Circo, sección medular de la revista Conozca Más. De nada, Sol, Alfredo. Espero mi chequecín. Y dejen de ofrecerme pago en números atrasados.
11:36. Nel, sin mi cafecito no puedo arrancar.
11:37. ¡Me lleva la c******a! ¿Ahora cómo caliento el café? ¡P****e compañía de gas!
11:40. Me visto, pues no van a ver con buenos ojos que use el microondas del Oxxo de la esquina enfundado en mi trusa negra de la colección Alfonso Zayas.
11:41. Vierto mi cafecito frío en un viejo vaso de cartón que guardo para ocasiones como ésta. A la calle.
11:43. El dueño del Oxxo me mira con recelo, pero en seguida tiene que fijar su atención en el teporocho local que amenaza con orinar en la hielera de las cervezas. Me escabullo hacia el microondas, mientras finjo interés en la vasta variedad de tequilas en oferta (sólo hay Cuervo y Sauza blanco).
11:44. Algún imbécil dejó demasiado tiempo su burrito de mole en el micro, por lo que hay un embarradero terrible en su interior. Se me va a saber el café.
11:45. Apúrale, apúrale… p****e microondas de cuarta…
11:46. ¡Fracaso total! Saco el café apuradamente del micro, justo en el instante en que el teporocho decide entrar intempestivamente al local en busca del alcohol para fricciones. Me riega el café por todo el suelo del Oxxo. El dueño está que ladra. De hecho, está ladrando y espumando por la boca. Intento un chiste equiparando el desgarriate por los intentos del Loco Valdéz de colarse a la boda de Cristian Castro, pero no está de humor. Tengo que pagar por un café legítimo, que de todos modos necesita recalentarse en el microondas.
11:49. De vuelta al depa. Me siento al teclado, mi mente rebosante de brillantes ideas en busca de ser inmortalizadas a través de las páginas de Circo, abrevadero del saber mediático donde sacian su sed los intelectos más ágiles de mi generación. ¡Qué deuda están contrayendo, Sol, Alfredo y demás plumas con contrato laboral legítimo!
11:50. Este café sabe a mole.
11:51. Ni hablar, hay que intentar esto sin cafeína. Los posibles temas que estoy barajando en mi cabeza son “La Nueva Becaria de Brozo y La Chiva de Big Brother: ¿separadas al nacer?”, “Kate y Demián, una pareja para la eternidad” y “Ben y J.Lo, una pareja para la eternidad”.
11:53. Meto la cabeza en el horno. No hay gas.

La frustración del escritor con bloqueo...

12:29. No hay caso, necesito inspiración. Voy a comprar el periódico.
12:45. Sólo queda el Esto en el quiosco. ¿Pueden mis lectores -todos los 14 de ellos- entender la sutil comedia detrás de los múltiples ofrecimientos de Lavolpe para renunciar a la Selección? Creo que no.
12:46. Compro algo de pornografía en video, para no desilusionar al voceador. Suecas y Asiáticas Debutantes, Vol. 7. ¡Ah, los clásicos!
12:58. Regreso al quiosco, a comprar Conozca Más. ¡Casi se me olvida! Si no me apuro, se acaba… (Sol y Alfredo: ya saben).
13:31. El voceador me mira como si me reconociera. Seguro ha visto mi foto entre los colaboradores de Circo. La fama es algo con lo que se vive y muere diariamente en este negocio.
13:32. Me dice que me faltaron pagar 20 pesos de la película. ¡Cochino y prosaico dinero!
13:40. Una escala técnica en el Oxxo, en la esperanza de que hayan limpiado el microondas. No es así. Compro un zeppelin de refresco de cola. Cafeína es cafeína.
14:45. Ahora sí hay gas, y en serio. La mezcla de chilorio, café “al mole” (tres sorbitos) y refresco está manifestándose con la fuerza devastadora del metano.
14:59. Mi vejiga exige una visita al baño. Querían reality, ¿no? Ahora se friegan.
15:01. Leo en la CM que el sueño es vital para regenerar los procesos cognoscitivos. El autor dice que una simple siesta de 20 minutos basta para refrescar las ideas.
21:14. ¡Chin! Me pasé de siesta. Ya me perdí el resumen de Big Brother.
21:18. Voy atrasadísimo. Consulto internet y descubro que durante mi siesta Alejandra Guzmán se casó y divorció un par de veces.
21:20. ¡Internet! Por supuesto. Revisaré mi correo para nutrirme de inspiración. Mi público me aclama.
21:29. Elimino 11 amenazas de muerte enviadas por la familia de Tatiana, 75 de los fans de Michael Jackson, 42 de Paulina Rubio (personalmente) y me quedan dos correos: un lector que quiere que le consiga el número telefónico de Adal Ramones y otro que ofrece acceso ilimitado a una página de pornografía brasileña. ¿Qué clase de depravado creen que soy?
21:32. Hay que confesarlo, las mujeres brasileñas son mucho más desinhibidas, flexibles y amantes del reino animal que sus similares de otras nacionalidades.
21:34. Típico. Te ofrecen acceso “ilimitado”, pero cuando quieres entrar a ver los videos completos te salen conque tienes que hacerte miembro y dar tu número de tarjeta de crédito. ¡Fenicios!
21:40. ¡Excelente! Mi banco acaba de acceder a una extensión más de mi línea de crédito. ¡Algún día se los podré pagar, muchachos!
21:55. Hace hambre. Y como mis reservas de chilorio están medio mermadas, pido una pizza. Le comunico al repartidor la vía más larga para llegar a mi domicilio, en esperanza de que se tarde más de media hora en llegar.
22:24. Maldito repartidor. 29 minutos. Bueno, a llegarle al carbohidrato complejo.
23:02. Ahora sí, listo para escribir mi columna. “Pizzas preferidas de los ricos y famosos” hará historia. ¿Huelo un Premio Nacional de Periodismo, acaso?
23:03. No, huelo gas en el ambiente. ¿Me habrán reconectado el servicio por lástima? Total, catorce meses de atraso le pueden pasar a cualquiera.
23:05. Pues el olor no es atribuible al buen corazón de la compañía de gas. Proviene del gato del vecino, que se volvió a colar y evidentemente estuvo lamiendo los restos de la lata de chilorio. Si Saddam hubiera alimentado a sus huestes con este guiso, los gringos aún seguirían pensando cómo hacerle para tomar Bushdad.
23:59. Llegué al límite de mi creatividad. Hora de salir con los amigos. Seis rengloncitos de columna no están mal, considerando el día que tuve. Así es la interesante vida del columnista estrella, queridos lectores. Sofisticación, glamour y neuronas en una vorágine de ideas fructíferas. ¿Qué me depara el mañana? ¿Visitas inesperadas de supermodelos en el depa, con fines eróticos? ¿Cócteles en Cancún con Roberto Palazuelos y Bill Gates, a bordo del yate de César Bono? ¿Noches de desenfreno por los mejores antros del orbe en compañía de Luis Mario Quiroz y Liza Minelli, incansables bon vivants y cómplices de mis múltiples escapadas hedonistas? Sólo el tiempo y la compañía de gas saben la respuesta…

Anuncios

21 comentarios en “ARCHIVO MUERTO: La Dura Realidad

  1. Esta no la recuerdo en que numero dices que salio?

    Cual es tu pinche trauma con la Suecas????? Las yugoslavas hay esta lo bueno.

    Si realmete te querías cojer al gato pídele consejo al Mike eso es lo suyo junto con los pobles.

  2. Siempre es un placer releer esas columnitas, maesTroño… Toda mi colección de CM y Quo, están ahorita en poder de mis sobrino de 12 años (es que solo en su recámara había espacio para ponerlas) Nunca entendí la mención de Luis Mario Quiroz (era de los hijos de “Papá Soltero” ¿verdad?) y lo de “estereo Sirvienta y siete siete” lo uso constantemente, cuando hay chance de botanear a quien la escucha… o, Souvenirs de autrefoi… Saludos

  3. Otro aspecto de la glamorosa vida del escritor freelance: Su jornada de trabajo no se vio interrumpida por insistentes toquidos a la puerta de parte de un par de testículos de jehová.

  4. (Se levanta de su cama, busca en la oscuridad donde poner los pies para no pisar los múltiples gargajos escupidos, se saca el bóxer de entre las naylon y entonces sí…) aplaudo de pie.

    No recuerdo haber leído esta columna, pero debo reconocerlo, hubo un tiempo en el que cada que compraba mi CM lo primero que hacia, era buscar la columna de Finísima Persona.

    Sigo esperando su regreso a la revista.

  5. Este Pan y Circo era el que más me gustaba y hacía un friego que no lo leia,y es que desgraciadamente el suplemento sufrió un accidente relacionado con felinos…ajá,un gato se vomitó en el,en serio.
    Lo bueno es que un alma caritativa compartió su CM ,tú lo subiste a tu página y finalmente pude leer de nuevo este PyC que tanto me gustó jeje.

  6. Realmente me arrancó risotadas en varias ocasiones, pobres de mis labios partidos, jajajajaja. Y lo del gato del vecino, el chilorio, el metano intestinal… todo es pura poesía de la mejor baja escuela, si tal cosa existe. Hasta la imagen de la cabeza en el horno está con madre. Felicidades, has logrado extender tu línea de crédito en mi banco personal de admiración.

  7. Creo k me tarde un pokito en leerte [mas de 1 mes]… Pero sinceramente le digo mr. Sam sin su columna en cm leerla no es igual!
    Le buscaria mas prosapia sabiduria en revistas viejas pero desde k la inundacion se las llevo hay poca evidencia de sus aportaciones! Saluditos

  8. No es que su finisimo servidor sea de la vela perpetua, pero a las 11:26 ya habia gas [” Ya hay gas. Y acidez ”], y despues a las 11:37 no puedes calentar tu cafesin.
    Me perdi en esa parte, a menos claro que te hayas referido al tipo de gas de ese que sirve para fastidiar gente en los elevadores.
    Pero de cualquier manera muy divertido y yo tambien quiero una amante oriental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s