5 Pequeñas Grandes Tragedias

Resulta obvio que la vida moderna no es nada fácil de sobrellevar. Además de abrumarnos por la crisis económica, la inestabilidad laboral, las presiones sociales, el colapso ecológico, la proliferación del crimen, la intolerancia racial, el extremismo religioso y el inevitable estreno de otra película de Julia Roberts, sufrimos innecesariamente por vivir cotidianamente con una serie de tragedias menores que nos acechan a cada paso.

En el gran esquema de las cosas, ninguno de estos eventos deberían parecernos graves, pero por alguna u otra razón tendemos a magnificarlos y a convertirlos en sucesos que nos arruinan el día, o al menos nos ponen de malas al punto de que nos sabotean el resto de la jornada. Deberíamos ser más inteligentes y aprender a sobreponernos ante su aparición, pero al menos yo debo confesar que mi buen juicio nada más no me da para superar estas tragedias cotidianas. Sólo enumeraré cinco, para empezar, pero seguro ustedes comparten conmigo al menos una de las siguientes:

La chacha perdió el control remoto de la TV. Cuando uno es el que extravía el dichoso control remoto no pasa de una autorecriminación recurrente que nos grita a la cara el desmadre reinante en casa. ¡Ah, pero que no sea la resignada fámula quien se encargó de ubicarlo en un lugar que no nos resulta familiar o lógico, porque entonces sí se arman Los Zetas contra La Familia! Mentamos madres y abuelas, echamos espuma por la boca y juramos que la vamos a correr nada más vuelva a aparecer su trenzuda figura por la casa. Y obvio, cuando llega la hora de la verdad el reclamo se queda en un “Mira, Itziar Ludmila, ya te pedí que no me muevas las cosas de lugar, por favorcito…”, pues pronto razonamos que no hay extravío de control remoto que justifique el tener que limpiar nuestro propio mugrero sin ayudo de terceros. Y de todos modos no había nada bueno en la tele…

"¿Y mis comedias, TiVo?"

No se grabó Lost. Retiro lo dicho respecto a la ausencia de cosas que ver en la tele. Cuando ponemos nuestras neuronas a trabajar en ese intrincado proceso de que se grabe nuestro programa favorito, ya sea en arcaico videocassette o en el TiVo a prueba de idiotas, no hay mayor decepción que sentarnos ante la pantalla y no ver lo que esperábamos. Y ocurre mucho más seguido de lo que podría sugerir nuestra modernidad y múltiples avances en el frente electrónico. Cuando no la jeteamos en la programada de la video al olvidar la especificación de hora entre AM o PM, resulta que no había suficiente espacio en el VHS, o la grabación de TiVo se cortó antes del final… o simplemente se fue la luz y toda la programación se tomó el vuelo sin escalas al caraxo.

Mi orden en el AutoMac está mal. La incompetencia del sector servicios nos puede llevar a cometer locuras fuera de toda lógica, pero aunque tomemos las cosas con algo de frialdad, no podemos sino maldecir a nuestra suerte cuando descubrimos que nuestra hamburguesa, específicamente ordenada sin cebolla y con mucha catsup viene exactamente al revés, con doble cebollita y ni un mísero sobrecito de condimento para enmendar la pifia. Claro, porque la diferencia al paladar entre un pedazo de carne de ínfima calidad, cocinado en un microondas y saturado de sodio varía enormemente con la sola omisión de un ingrediente (activen su detector de sarcasmo si la frase anterior no les parece coherente). La culpa realmente es de nuestras expectativas, por ordenar una Cajita Infeliz y esperar un banquete preparado por Gordon Ramsey.

Cambió el horario y me tengo que levantar una hora antes. Entre cambios de horarios de verano e invierno ocurre el curioso fenómeno de un aumento del 7247% en escuchar el mismo reclamo de TODO el mundo: “Esto de levantarse una hora más temprano/más tarde no me acaba de gustar, nunca me acostumbro”. Por supuesto que las quejas son más frecuentes y hartantes cuando el dichoso ajuste horario nos obliga a despertar más temprano, pero es un simple hábito que se resolvería fácilmente si no actuásemos como si este año es la primera vez que ocurre. Creo firmemente que el problema no está en que no nos guste el cambio de horario. Al contrario, nos gusta porque nos permite tener algo más en común para quejarnos y tener conversaciones idiotas en el elevador con perfectos extraños cada vez que nos sorprenden bostezando descaradamente.

Se acabó la batería de mi iPod/celular/laptop/juguete sexual/control de Xbox porque se me olvidó dejarlo cargando anoche. Sin comentarios. Digamos que pocas cosas duelen más que dejar caer el peso de nuestro propio orgullo sobre la espada de nuestra estupidez. Y ni te preocupes por buscar el cargador para el coche, también se te olvidó sobre la mesita de noche. Junto con tu cartera, probablemente.

Esto es sólo el principio de las pequeñas derrotas que me arruinan el día. Y pondría más, pero tan sólo recordarlas me amarga innecesariamente la existencia. ¿Cuáles son las de ustedes, Finísimas Personas?

Anuncios

50 comentarios en “5 Pequeñas Grandes Tragedias

  1. 1. No encontrar tiempo para ver porno

    2. Que el pendejo del maestro del zumba, ponga su pinche música mierdera a todo volumen

    3. Que se descomponga mi diadema cuando tengo juntas por hacer vía Skype

    4. Que alguién toca la puerta/llame por teléfono, justo a la hora que estoy desayunando/comiendo/cenando.

    5. Que me pidan que les haga un favor, justo cuando está mi programa favorito.

    6. Las personas que no saben tocar un timbre educadamente, parecen como si estuvieran tocando como si anunciaran el fin del mundo.

  2. Primera! Jà tomen esa novatos!
    Bueno, pues la ùltima que mencionaste es una de las cuales me hacen maldecir a cuanto cosa, casa, humano u extrarrestre se me aparezca, pero buuueh, eso se pasa rapidito. Tengo buen nivel de tolerancia y frutración, aunque una de las cosas que me cagan es “El número Telcel que ustpe marco no se encuentra disponible o fuera del área de servicio” sorry, pero me caga, para mi es una tragedia y màs cuando sòlo te dejan realizar una llamada en los separos. Ok no.
    Y ya.

  3. q por andar de borracho me acabe el presupuesto de la semana

    q no pueda ver mi formula1 claro q hace muchoq no me pasa

    mi peor trajedia es q marque a un numero x y no me contesten eso me enerva a grados de paranoia

  4. Jaja a mi se me juntaron recientemente el punto uno el y dos, lo malo es que la reina indiscutible del hogar (aka chacha) sólo viene por las mañanas entonces ni cómo reclamarle, o más bien ni como suplicarle que haga memoria y me diga donde lo puso, pero justo se me juntó no encontrar el control remoto con Lost! DEFCON 1

    Hay cosas que me súper exasperan por ejemplo ir de copiloto, que deje de llover y que el piloto no quite los malditos limpiaparabrisas, además no digo nada, solamente me le quedo viendo con cara de ¡que no has visto que ya dejó de llover! Curiosamente también me exaspera al revés, que empiece a llover y que no los ponga ¡que no has visto que ya empezó a llover!

    Que la gente llame a las “celebridades” como si fueran sus amigos y, peor aún, esperen que uno también los reconozca así nomás, ejemplos:

    Yo: Me lastimé la mano
    Ella: Igual le pasó a Alejandra
    Yo: ¿A cuál Alejandra?
    Ella: A Alejandra Guzmán

    Ella: Cómo se llama tu hija
    Yo: Galilea
    Ella: ¡¡Orales la amo!!
    Yo: ¿A mi hija? si ni la conoces
    Ella: No a la Galissss

    Y así por el estilo

  5. ya qui otra q me narren un programa q este viendo o magnifiquen las cosas con frases . no mames q jugadorazo, viste q jugada golazooooooooooooooooooooooooo o cosas asi
    por eso ve mi f1 en mi casa

  6. – Andar de compras y que te den ganas de liberar al kraken y no encontrar un baño vacio/limpio/con rollo de papel.

    – La letra pequeña en las ofertas o promociones y que te la restreguen en la jeta a la hora de pagar.

    – Cuando metes CDs o DVDs en la cajita equivocada y luego tienes que andar como pendejo abriendo todas para encontrar donde quedo.

    A mi tambien me surra que se me acabe la pila de mi ipod, celular, controles de xbox y por eso tengo cargadores en la casa, oficina y auto y paquetes de pilas AA y AAA porque digamos que si yo fuera un X-Men, mi poder mutante seria drenar baterias.

  7. Pingback: Tweets that mention 5 Pequeñas Grandes Tragedias « Finísima Persona -- Topsy.com

  8. Pues hay muchas,
    1)que te sientes al baño y una vez comenzado el acto no haya rollo de papel
    2) Que mi lap se cicle justo cuando estaba haciendo algo
    3) Que pasen un buen programa de tele justo cuando tengo que irme a dormir…resultado un día como zombie en el trabajo

  9. mis peores cosas chiquitas que son realmente tragedias:

    * darme cuenta que no hay leche o azucar para mi cafe cuando ya esta listo,
    * quedarme sin agua cuando me estoy bañando
    * hablarle a alguien al celular, a la oficina, a la casa, al otro celular, al otro telefono de la oficina, y que no te contesten en ninguno (suena stalker pero realmente eso me pasa con mi madre! termino hablandole al cel de mi papa o al de mis hermanos!)

    seguro hay muchas mas, pero creo que esas son las peores

  10. Me caga la ley científica que dice algo así como que el número de posibilidades de que te llamen por teléfono mientras ves una película/un programa en la tele, aumenta según el número de preparativos que hayas hecho.

  11. Algo que me molesta es que al momento de estar viendo algo en la tele, te esten hable y hable de cosas que ni te interesan en ese momento y si los callas se molestan, o que estes esperando ver un buen programa o hacer algo para estar tranquilo y te lleguen las visitas inoportunas con los chamacos gritones y chillones y tengas que poder cara de que gusto verlos (por que tu esposa se enoja) cuando en verdad los quisieras regresar por donde venian, que lleguen las visitas y se quieran apropiar de los controles, eso tambien me enferma.

  12. -Servirme cereal, abrir el refri y que no haya leche.
    -Abrir la cajita del Uncharted: Drake’s Fortune y ver que en su lugar, guardado, está el Rock Band 2 o (en casos peores) “High School Musical”. Consejo: no compartan una tele grande con su familia, y MUCHO MENOS les enseñen que se pueden ver DVDs en el PS3.
    -Ir al mall, sin varo.
    -No encontrar boletos de primera fila para las luchas (las grabadas, son o primera fila o nada).
    -Andar descalzo a oscuras y pisar alguna de las gracias de tu perra chihuahua (que puede ser un charquito o un montículo, como prefieran verlo).
    -Postear un comment en Finísima Persona, volver al día o dos y no encontrar respuesta alguna del autor, con lo cual sólo queda conformarse con la satisfacción de su hipotética lectura por parte del “beforementioned”.
    -Llegar a casa sin llaves, y que no haya nadie.
    -Saborearse algún platillo de algún restaurante a lo largo de una semana, ir el fin y encontrarlo cerrado.
    -Escribir un mensaje cuidadosamente redactado por celular, y a la hora de darle “send”, que no se envíe por falta de saldo.

    No tienen idea de cómo me pueden arruinar el día éstas cosas.

  13. Mmmm… creo que;

    Ir por hielos al refri y encontrar la bandejita vacía (puntos extras si vives solo)

    Llegar a casa bien cansado y ver que el costal de comida para tu perro esta vació (pesa solo 5 kilos el cabrón como se acaba un costal en un mes?)

    Darte cuenta de que la vecina que te cuadra y su mama no son realmete “madre e hija” y que por mas raro que parezca eso nunca sera tan raro como para que te incluyan.

    • Ir a un restaurante que te recomendaron porque “esta muy bueno” y descubrir que esta biem pinche gacho… y extremadamente caro.

  14. 1.- Estar en el cine y que la gente se la pase hable hable.
    2.- Esperar a alguien.
    3.- Que alguien en la oficina ponga su música a todo volúmen, chingao que acaso no conocen los audifonos?
    4.-La gente amargada y quejumbrosa
    5.-La imputualidad
    6.-Que el internet no funcione

  15. -Que me cuenten una película o programa que esté viendo.
    -Que prometan algo y no lo cumplan.
    -Que me estén hablando cuando estoy hablando por teléfono y se enojen porque no les hice caso.
    -Que me apuren para hacer algo cuando sé perfectamente lo que me voy a tardar.
    -Que me digan cómo manejar y dónde estacionarme (ash!)
    -Que no contesten el celular/télefono/correo.
    -Que pregunte dónde está alguna cosa y me pregunten ¿dónde la dejaste?(sino la encuentro es porque no está donde la dejé!)
    Por ahora son de las que me acuerdo.

  16. A mi me choca la impuntualidad

    Que me interrumpan mientras veo una película o la tele

    Que me cuenten las pelis, si me arruinan una muvi me dan ganas de asesinarlo(a) con toda la crueldad inhumana posible.

    Que el pendejo de mi vecino ponga su música a todo volumen justo cuando ya me voy a dormir, y el resto del día no hizo ruido el cabrón.

    Que no se callen en el cine, es otra manera de arruinarme una peli. Mismo deseo de castigo.

    Que muevan mis cosas de lugar, odio que se me haga tarde para irme a trabajar por estar buscando algo que se supone debería estar donde lo dejé.

    Los escuincles que hacen berrinche y sus papás no los controlan. Esto aplica para el cine, teatro y demás lugares en los que lo que menos deseas es oir berridos.

    • Fuck off. El término “chacha” es una forma de léxico coloquial y sin ánimo ofensivo, ahórrate el análisis de si es políticamente correcto o no, nada me da más hueva. ¿Prefieres “personal de servicio”? Ése término no se te hace desagradable, ¿verdad? No quiero ofender sensibilidades… Y sí, esto último se llama “sarcasmo”.

  17. Por suerte nadie se mete con mis cosas, pero si alguien me mueve algo de lugar si me enojaría, especialmente porque heredé el gen ordenado de mi madre, el desorden no me agrada.

    No tener un momento del día para mi solo me pone de un humor terrible, no soporto estar con gente todo el día literalmente.

    Que me hagan la misma pregunta una y otra vez me vuelve loco, prefiero quedarme callado como venganza a tener que escuchar la misma estúpida pregunta otra vez.

    Los llamadas de números equivocados, el mio difiere solo en un número de la linea de una papelería, fábrica de papel o algo asi y recibo al menos 3 llamadas equvocadas al día. Estúpida gente incompetente, ¿no pueden fijarse en que estan marcando?

    El ruido es mi punto débil, soy intolerante a casi cualquier sonido en el planeta y es probablemente la forma de enfurecerme más rápida y la que llega a mi punto máximo de intolerancia hasta el punto de la violencia, es lo peor del mundo para mi.

    Como soy una persona aburrida y predecible nunca me ha pasado lo del control de la consola, telefono o lo que sea descargado inesperadamente.

  18. Mis tragedias cotidianas personales dicen mucho:

    – Que una de mis dos roomies haya dejado una TV prendida toda la noche, con el consiguiente costo por consumo eléctrico, y peor, dejándome con la sensación de que no dormí bien por el ruido de la tele y el estar subliminalmente preocupado, aún mientras duermo.

    – Que mi la compu de mi coche tenga mal calibrado otra vez el medidor de gasolina, y cuando yo contaba con tener todavía otros diez kilómetros para llegar a recargar, en realidad ya llegué al cero. Y a caminar algunos kilómetros con un garrafoncito para llenarlo, y de regreso. En general no me pasa de día.

    – Que justo el día y a la hora que quiero disfrutar un Finísimo Podcast, en la oficina se les ocurra que es el día de la semana en que yo tengo que responder el teléfono con dudas de unos pendejos cada 20 minutos, o que sea yo quien tiene que ir a la bodega a recibir el material, o que tenga que ir a desapendejar una máquina que a base de bajar música con virus ya dejaron jodida y jodiendo la red.

    – Que exactamente el día que quiero ir al banco, o a pagar la luz, o a pagar el agua o el cable a la hora de mi comida, a mi jefatso se le ocurra que tiene una cita que se olvidó comentarme, quiere cambios a lo que ya tenía avanzado y además es dentro de tres horas. Adiós hora de comida, adiós tiempo libre para resolver mis broncas.

    – Que mi novia organize una reunión con sus amigos en algún lugar, o a una hora que me resulten inconvenientes o incómodos pero de todos modos tenga que ir, peor cuando eso cambia uno de mis planes ya establecidos, como quedarme a no hacer nada.

    – Que cuando salgo con alguna persona a platicar algún asunto serio, nos encontremos a otra amistad en común que se meta a xoder la plática de asuntos personales que teníamos que resolver y no nos deje resolver ni el primer punto en toda la noche.

    – Que alguien toque la puerta a medio palenque.

    – Que mis mismas roomies hayan dejado las ventanas abiertas por el calor y al llegar tengamos una nube de mosquitos en la casa, que se irán a picar al más jugoso de los tres. Yo mero, adivinaron.

    – Que cuando yo haya hecho un comment largo y sustancioso de algún tema, al enviar el comentario la compu se trabe, la identificación de WordPress se inhiba o lo que tenga que pasar para que no llegue lo mío y sea como si nunca lo hubiera escrito. Son minutos llenos de ira en los que tengo que evitar hulkearme y usar la memoria para reconstruir con palabras clave lo que me tomó un cuarto de hora escribir y luego llenar los huecos lo mejor que pueda, sabiendo que no será lo mismo y que probablemente no sea mejor que el original.

    • Ah no manches me requeteencabrona cuando tienes que hablar con alguien algo serio y por lo general urgente y alguien te interrumpa y más si por decir solo tenía media hora para hablar con la persona, el que interrumpe se queda toda la pinche media hora.

      • ¿Qué tal cuando el que te interrumpe a cada 10 minutos es el mesero o mesera de un café? Chingue y chingue con que si todo está bien y que si no desea uno aprovechar la promoción de la semana en brownies, o que si puede retirar algo de la mesa. Y uno con el tema que lo tiene con el mastique atorado, teniendo que interrumpir todo para amablemente mandar al atento metiche al carajo.

  19. Salpicarte salsita en la camisa, Puta madre !! Ah !! y pasta de dientes en el cierre del pantalón parece rastros de autosatisfacción sexual me revienta.

  20. 1. Pensé que alguien haría un comentario sobre la foto que ilustra el post, porque a mi, literalmente, “me caga”: Que vayas al pinche McDonalds, (o cualquier otro restaurante de cadena), tengas que hacer fila para zurrar porque los huevones empleados no quieren limpiar otra vez los baños de arriba, y abran el de los minusválidos, (que pasan a ser “unisex”) en planta baja; te toque después de una gorda (yo estoy gordo pero ese es otro pedo) que cínicamente sale enrollándose el papel en la mano para meterlo a su bolsa, además de un chingo de servilletas, y tras aventarte el pastelazo ¡NO HAY PAPEL! (Ojalá alguien aporte sugerencias para remediar esta situación, en extremo embarazosa).

    2. Que cuando te falta una estación para llegar a tu destino en el Metro, en ese preciso momento se pare un chingo de tiempo… y precisamente cuando ya vas con retardo (el tramo de Tlatelolco a la Raza, es una mentada de madre en todo lo alto a las 07:20 de la mañana).

    3. También en el Metro, las pinches fodongas que no controlan a sus escuincles; te pone de nervios ver que están sentados en el piso, cerca de la línea amarilla, asomándose al túnel, y en el vagón, como trogloditas, subiéndose a los tubos, escaleras de emergencia, gritando las estaciones. ¡Ah! pero diles algo, y te acusan de retrógrada, o lo que es peor, que con toda parsimonia te contestan: “Pos esque nicaso mihacen”… no estoy contra los niños pero ¡Carajo! un poco de urbanidad no les estorbaría.

    4. Los vagoneros. Okeis, okeis, la situacion del país es una mierda, el desempleo, la inseguridad y suputamadre… pero ¡Hijos de su chipantlamantla! su pinche mochilita con bocinas adaptadas para romperle la madre a tus tímpanos, y la música tan culera que trae la mayoría… o que te espeten: “Lo mejor de la música clásica, Mozar, Betoben, Shopan, con sus intérpretes originales” o los poemas de Paco Stanley o Mariano Osorio; o lo mejor y más reciente de Wisin y Yandel, o de la música de banda (“No ha quedado nada, de aquel vanidoso”… “¿Que voy a hacer? cuando tenga ganas de darte un beso…” ‘Tamadre, ya hasta me las estoy aprendiendo) y lo peor es que cuando traen una rola que SI te gusta, la cortan…

    5. Podría pensar que mi tragedia es no tener coche, pero con el pìnche tráfico, aunado a las obras del Metrobús en Vallejo, así estoy chido, y gracias… sumado a estos odios: Los bomberazos en el trabajo: “David, ya sé que son cinco para las cuatro, pero me urge esta lista para ayer… cuento contigo ¿verdad?”… y mis planes se fueron al pene… (hablando con toda prosopopeya y urbanidad)

    Y como pilón de esta catártica lista (¡Gracias, Cachetoño!): Que cuando he pedido un crédito, o un préstamo al banco, por culpa de un pequeño adeudo ($600) que dejé en Telmex hace ¡once años! me lo nieguen, porque “está usted en el Buró de Crédito (¡Moderfockers!)” ; pero eso sí, en la oficina, el teléfono está chingue y chingue todo el día, buscando a la bola de culeros, morosos de verdad, que dejaron el número como referencia, ¡¡¡y ni siquiera trabajan ahí!!!; y los mamones de Cobranzas, hasta te amenazan: “Lo está ocultando ¿verdad? ¿Por qué me cuelga?” o sea, ¿que esa pinche gente con adeudos en todos los bancos, no los investigan y les siguen prestando?

    Uff, perdonen por tantas malas palabras; creo que ahora si me excedí. En compensación:

    “nadie sabe donde vive;
    nadie en la casa lo vió;
    pero todos escuchamos,
    al Sapito gló-gló-gló”

    Saludos y besitos

  21. No darme cuenta de que deje prendido mi PSP o Ipod, maldita sea cuando se me ocurre ponerlos en suspensión y resulta que se quedaron prendidos, regreso pensando que tengo batería suficiente y nel, solo me queda la suficiente para guardar lo que tenga abierto, el resto del día me lo paso viendo moscas pasar, ya me ha pasado al menos 5 veces.

    Lo de tocarla puerta a medio palenque estoy de acuerdo con Vertebreaker, es muy irritante.

    Usar el celular para comentar en este finísimo blog, ayer lo intente y el maldito Mini Opera del celular me borro el comentario, de por si es estresante usar las teclas de un teléfono para escribir y que todavía me borre el mensaje es mas estúpido.

    • Irritante y te baja la pasión, jaja. Y casi siempre es para una pendejada como “¿Has visto el cenicero?”, “¿Puedo pasar por el control de la tele?” o “Corre porque Godzilla está destruyendo la ciudad”.

  22. Ya tengo una nueva que se acaba de colar entre mis favoritas: las viejitas metiches en la pesera.
    Resulta que ayer venía profundamente dormido en la pesera, cuando de pronto me desperté, muy asustado, porque sentí que me estaban como queriendo pellizcar la espalda, pero con toda la mano. Era una viejita sentada atrás: “Señor, viene bien dormido, ¿dónde va a bajar (seguido de risita nerviosa)?” Aclaro que faltaban como diez cuadras para llegar a donde debía bajar, lugar que está como a 20 cuadras del final del recorrido, pero la ñora venía “nerviosita” de que yo estuviera dormido, o no sé qué chingados le pasaba por la cabeza.
    En fin, lo peor es que cuando ya me paré para bajarme, la ñora me estaba buscando la cara, como para ver si le daba las gracias. No hice más, porque estaba demasiado modorro.
    Pero en fin, esa es otra variante de cosas que me cagan, la típica señora que cuando alguien se sube por la parte de atrás y le piden que pase lo del pasaje, ella pregunta. “¿a dónde baja?”, cuando el chofer de la pesera no ha dicho ni pío; la metiche de la pesera.

    En fin, gracias por el desahogo, maese Toño y finísimos lectores.

  23. Y que tal cuando ya echaste a nadar a la nutria y sale todo chido. Oh sorpresa, un ojete antes que tú tapó el baño…
    O cuando haces el check out de la casa y preguntas a tu brujer si no se le olvida nada y plácidamente contesta que no. Pasadas unas cuadras y tú inmerso en el maldito tráfico te dice: se me olvidó apagar desconectar la sandwichera… Fuck

  24. una vez me atrace en el pago del telefono celular y como lo tenia en plan pues no falto la amable llamada de combranzas (notese sarcarsmo), para recordarme que debia hacer el dichoso pago, no es que no me guste pagar, pero cuando alguien te llama un domingo a las 7 de la ma;ana que es justamente el unico dia que puedo despertarme tarde y para colmo el dia anterior ya habia realizado el pago…me dio tanto coraje que ya no pude volver a dormir…jijos de su…repi…

  25. Pues quienes me conocen saben k soy muy enojona pero a ver si me alcanza pa enumerar solo 5 cosas k me endiablan:
    1. Que me deban dinero y se escondan jejeje saben k los encuentro de todas formas
    2. Que la pin@$e gente ocupe 2 espacios en el estacionamiento de la plaza, k no ven las put%s rayas amarillas?
    3. Que le llame a alguien a los 2 celulares porke me urge encontrarlos y no contesten!
    4. Que la gente vaya en el pin%=3 carril de alta y vayan a 40 km/h!!!
    5. Que yo pregunte algo y me digan: como? Generalmente no les repito [sin albur] mejor les digo: si me oiste solo k kieres tiempo para pensar tu respuesta, verdad?
    Mr. Sam le tengo un reclamo: no ha venido a la feria en villa eh! Se la va a perder y no vaya a ser k la suspendan en 2011 x otra inundacion u otra influenza! Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s