¿Fortuna? Aquí no vive…

¡Me honraron con las llaves de la ciudad!

No es que me queje, pues sería muy malagradecido con una vida que me ha dado tantas cosas geniales, desde familia y amigos a quienes adoro hasta una profesión que me permite vivir bien y tener tiempo libre para invertir en este blog. Pero hay algo que sí me extraña. Y es que nunca gano nada.

No soy adicto a comprar billetes de lotería, pero cuantas veces lo hago no he ganado ni reintegro. Del Melate, ni se diga, creo que lo más que atiné fueron dos de los seis números. Y la Florida Lotto, donde compraba números siempre que la bolsa pasaba de los 10 millones de dólares, siempre me trató como su perra carcelaria.

¿Rascar billetitos? Déjenme decirles que pasé brevemente por esa etapa, animado por cantidades de historias en noticiarios que hablaban de algún iluso que nunca había comprado un billete de lotería y la primera vez que lo hizo se llevó el premio. Una vez salió en la tele un guey que se sacó 50,000 dólares, y cuando fue a la misma tienda a recrear el suceso para las cámaras, se sacó otros 50,000. Vamos, la Diosa Fortuna no puede ser tan desigual, ¿o sí?

O, pero por supuesto que sí. Cuando yo compro números de lotería, ese día el premio cae en letra. A lo largo de los años, convencido de que nunca seré millonario por la vía fácil, he dejado de comprar boletos para sorteos de ninguna especie. No importa si es el Tris, el Sorteo Zodiaco, el Oro Raspadito o una rifa escolar para ganar una motoneta. El acto de que yo desembolse el dinero es tan valedero como prenderle fuego al billete. Ya me resigné a esperar que algún pariente milloneta que no conozco me herede una cuantiosa herencia, nada más por sus pistolas.

Y no es nada más con los sorteos monetarios donde exhibo mi patética racha perdedora. En la secundaria, durante la kermesse anual, siempre había tómbola. Ya saben como funciona el rollo: compras un boletito y te llevas un premio al azar. Y la verdad entre los premios siempre habían cosas chidas: discos, películas, boletos para el futbol, hasta un viaje a Cancún. Un año compré un boletito recién entré a la kermesse, y me llevé una pinche mantequillera de cerámica. ¿Qué cínico padre de familia dona una mantequillera de cerámica a la tómbola? Hice coraje todo el día, y al caer la noche reuní mi dinerito restante para comprar otro boleto, con miras a obtener un premio decente.

Me llevé otra mantequillera. Ésta vez de metal. No es broma.

Unos artistas hicieron este Hummer a base de boletos de lotería que no salieron premiados. Creo que la mitad fueron míos.

¿Los sorteos del Selecciones, donde la avisan a uno a cada rato que pasó a la ronda donde prácticamente todo mundo gana? Nada, ni una xodida calculadora solar de veinte varos. Y no me digan que “nadie gana en esas cosas”. Mi tía, la que vivía enfrente de mis papás y que también estaba suscrita a Selecciones, le entraba a todos los sorteos, igual que nosotros, pero ella sí se llegó a ganar colecciones de discos, libros, relojes de pared y hasta una xodida calculadora solar de veinte veros. El caso es que ganó.

El destino me la tiene jurada en este renglón, no me cabe duda. Una vez llegué de la escuela y mi mamá me dijo que había ocurrido algo curioso: una golondrina se metió a mi cuarto y se quedó dormida sobre mi cama un largo rato, sin dejarse molestar por nadie. Después de un rato, se fue volando por la ventana. “Es de buena suerte”, dijo mi mamá muy seria.

Al día siguiente, la junta de padres de familia anunció la rifa de diez magníficos balones profesionales de fútbol. Animado por el vaticinio, compré un boletito, y esperé toda la semana para la rifa. Hasta memoricé mi número de boleto: 732.

Cuando llegó la ansiada fecha. A la hora de formar filas, temprano por la mañana, el director hizo los anuncios de costumbre al alumnado y procedió con el sorteo. El micrófono reprodujo resonantemente los primeros nueve números. Yo ya me había resignado a perder. Pero en eso, sacó el último papelito de la urna y anunció:

“732”

¿Gané?

¡GANÉ!

No lo podía creer. La memoria de las mantequilleras se desvanecía. ¿Sería este el principio de una vida marcada por la fortuna?

No. Se me perdió el boleto. Lo busqué por todas partes, sin éxito. En mi casa tampoco apareció. A la otra mañana me presenté en la dirección para aclarar lo sucedido, pero me informaron que el boleto ya había sido redimido y el balon entregado.

“Pero… pero… ¡Ése era mi boleto! ¡Memoricé el número! ¡Exijo que me digan quién fué el caco infeliz que se quedó mi balón!”

Y claro, me mandaron olímpicamente a El Caraxo, con escala en Tu Predicamento Nos Importa Madres. Mal viaje, por donde se le analice.

Así que ya saben, la próxima vez que me quieran invitar a comprar boletitos para una rifa, o a entrarle a una bolsa colectiva para comprar Melate una vez que el premio ascienda a los cientos de millones de pesos, mejor ahórrense saliva. Hay que reconocer que hay cosas que uno no está destinado a disfrutar, no importa cuánto se desée que sucedan.

Aunque, a decir verdad, hoy me siento afortunado. Acaba de pasar por el café un vendedor de lotería, y trae boletos que acaban en 17. Es mi número. Me siento con suerte…

Anuncios

50 comentarios en “¿Fortuna? Aquí no vive…

  1. Jajaja! Yo en las últimas tres posadas del trabajo me he ganado algo en los sorteos…

    Un DVD, un mini componente y un celular. Cuando ya tenía todos esos prodcutos ¬¬ así que no sirvió de mucho, de hecho hasta la fecha el reproductor y el Mini Componente siguen en sus respectivas cajas 😄

  2. La suerte y yo hemos tenido varios encuentros, agradables y desagradables [aunque más de los últimos]. Casi cada raspadito que compraba me salía ir a la TV, pero nunca hice nada por llenar los boletos e ir. La suerte me ha llevado a encontrar discos buenos muy baratos [Comercial: Lean el último post de la Hueva de Gibson], pero al mismo tiempo me ha hecho perder dinero, desde billetitos de 20 hasta 5000 pesos… La suerte es cabrona.

    Yo por eso ya estoy pensando hacerme miembro distinguido de Asco de Vida, no hay día que no surjan fácil, 2 o 3 anécdotas para subir al blog ese…

  3. Solo he ganado una vez en mi vida y fue un sorteo en donde el premio era una convivencia con Belladonna.
    Pero de niño fue muy diferente, en mi escuela tenían la grandiosa idea de sacar 2 boletos antes del ganador y adivinen quien siempre aparecía dentro de esos 2 pobres perdedores, si era yo, lo peor es que eran sorteos para cosas bien chidas como N64, PlayStation, TV, etc…
    Ah y en una ocasión en un sorteo de Sabritas, era uno donde te salía un boletito con una cancha y si siguiendo las flechas llegabas a la otra portería te ganabas un Bettle, bueno una tarde me salió el tan dichoso boletito y llegaba a la portería contraria, cuando mi mama llego del trabajo le dije y llamo a Sabrita, los muy bastardos nos dijeron que no valía por que las flechas no estaban en una sola dirección y que solo los que no dieran vueltas eran los ganadores. PUTOS DE SABRITAS, desde ese momento me dejaron de gustar las papitas.

  4. Sí que me hiciste reir, cómo perdiste ese boleto! y yo que ya te iba a invitar a participar a mi rifa… lástima, pude haber hecho trampa por ti, pero igual y se te pierde el boleto! jajajaja, es broma.

    Al igual que tu hace un año más o menos deje de participar en ese tipo de rifas y comprar boletos de todo tipo de lotería, jamás he sacado reintrego al menos, solo cuando estaba el auge de los boletos de rascale o el gordo millonario ahi si me gané varias veces de 10 a 100 pesos, de ahi ni pa mis chicles he vuelto a ganar nada.

    Mejor en vez de gastar mis 15 pesos semana con semana en mi progol y mis 20 pesos igual por semana en el melate mejor esos 35 pesos los guardo muy bien en una caja de metal que tengo debajo de mi cama y creeme que ya llevo una buena lanita desde la primera semana de este año, no es la gran cosa aun pero me doy cuenta que ese dinero ya estuviera regalado a los dueños de este tipo de sorteos que se hacen más millonarios por culpa de nuestros sueños de hacernos millonarios un día de estos. Imaginate, 140 pesos al mes que se me irian por solo tenerl el sueño de ser millonarios, mejor ese dinero ya esta en mi cajita, y cuando tengo un sobrante va para ahi ese dinerito para hacer más grandecita mi fortuna para la última semana de este año.

    Por nada del mundo abriré esa caja hasta la ultima semana de diciembre. Sé que se me hará habito más adelante.

    Saludos!

  5. Welcome to da club. Yo he tenido suerte de encontrarme dinero, pero nunca de ganarme algo en las rifas, sorteos, o cosas que se le parezcan.

  6. No soy muy de comprar boletos de lotería o para algún sorteo aunque si me gané de niño un balón de futbol en la escuela y mi mamá tiene una suerte para las sandwicheras, all the fucking time xD…pero, hace ya casi 6 años pasó algo que hasta hoy me sigue asombrando:

    Mamá le compró un boleto a una amiga suya para una auto, solo por hecharle la mano a la amiga. Ese año yo hacía el servicio militar y ya estaba hasta la puta madre. Fué un sabado mientras yo andaba en alguna puta escuela con mi pinche machetito mediocre. Mamá rcibe una llamada diciendo que dse había ganado el auto. Mamá ni se acuerda del boleto y les da olímpicamente el avión y cuelga. Al poco rato suena el teléfono nuevamente pero esta vez era su amiga confirmando el hecho…

    No…pinche…mames…Cuando llegué y me contaron el pedo era la pura felicidad. Y hasta la fecha ahí sigue el pinche fiesta 2004 que me llevó por donde quize por mucho tiempo hasta que dejó de ser divertido porque solo yo se conducir de mi casa y me agarraron de chofer para todo ¬¬.

  7. Pues yo juego al melate de vez en cuando y por lo general me saco reintegros aunque una vez si me saque como $5000 de los cuales me gaste $4000 en una prostituta y alcohol lo demás los malgaste pues al fin y al cabo era dinero fácil.

    En lo personal me cagan esas gentes que dicen “no se pa que compras eso sabes que posibilidad de ganar tienes?” Por supuesto que se que mis posibilidades son mínimas pero también se que serian todavía menos si no compro el boleto.

  8. yo solo he ganado reembolso una vez en mi vida. Tenía unos diez años y la jodida empleada de la tienda prácticamente me obligó a recibiro otro boleto en vez de dinero. en el segundo boleto no gané ni madres

  9. Ni que lo diga Maese Toño. Cuando yo era niño era asiduo “rascador” del “Pégale al gordo”. Nunca gané nada así que me formé la idea de que no tenía suerte. Una vez rifaban en la escuela un coche de juguete, bastante bonito y obviamente me tocó boleto. Decidí botarlo a la basura siendo que yo nunca me ganaba nada. Está de más decir que mi boleto salió premiado y claro está, no pude reclamar mi premio. Mas aún, quedé para algunos como mentiroso por querer reclamar un premio a base de una historia tonta y peor, para otros quedé como un pendejo que dejó pasar el único premio que vería pasar en toda su vida.

  10. Esto de los sorteos o lotería no se me da, tengo muy mala suerte con esos sorteos, para que intentar algo que se que no se me da, lo único que he ganado fue en el trabajo boletos para el cine, pero con lo ocupado que estoy y dos niñas que no dejan hacer nada, veo difícil que pueda aprovechar esos boletos, los cuales ya están por expirar, saludos y suerte con la lotería, podría ser que algún día “ya te vi”.

  11. Jajaja, pues creo que todos corremos con la misma jodida suerte. Creo que lo más que me he sacado es un Gansito y no lo cambié. Eso sí, hace como 15 años me encontré un rollito de billetes a 5 casas de aquí. ¡¡Eran 90 pesotes!! Decidí quedarme con 50, le di 20 a mi mamá y 20 a mi papá. Oh, en aquellos tiempos era generosa como buena niña. Ahora deseo encontrarme 5, sólo 5 pesos y gastármelos sin darle ni uno de mis Cheetos a nadie.

    Mi papá solía ser un devoto jugador de Melate: tenía su carpeta en Mis favoritos dedicada a Blogs enteritos a develar el misterio detrás de esos 6 mágicos números; guardaba sus boletitas anteriores para saber con qué números jugar de acuerdo a las estadísticas, llegó al punto de tener una libreta con los número ganadores anteriores y hasta se compró un software especial (WTF!) para ‘atinarle’. Claro, nunca sacó más que el reintegro.

    Lo irónico del asunto es que la única vez que ganó algo de dinero -una suma considerable- fue cuando entró con sus amigos al Progol (mi señor padre aborrece el soccer). Aún así, el dinero fue usado para una emergencia. Bah! Él, de mente tan científica y en muchas ocasiones muy cerrada, se enoj… no, se encabronaba cuando le decía que desperdiciaba el dinero y sería mejor ahorrarlo en lugar de apostarle a la suerte cada semana. Ya dejó de jugar (quiero creer) y yo sigo pensando que se hubiera juntado una buena lana con lo de cada semana.

    Eso sí, la ingenua que vive en mi hace un mes pensó que se había ganado un iPod Shuffle en la mentada promoción de Coca Cola, claro, hasta que se dio cuenta que tenía que ingresar una clave a la página. Yo que ya me había visto.

  12. Yo soy de los que creen que jugar en esos sorteos es una pérdida de tiempo y dinero, tan solo por estadística.

    Creo que nunca he comprado un billetito de raspar, pero tengo un primo que en eso se le iba el dinero del lonche. Ah, primos mentirosos tengo a montones, y este no fue la excepción, ya que siempre llegaba a contarnos de las veces que ganaba una lanota (poniendo de testigo al hermanito menor, entrenándolo para mentiroso), y siempre que le preguntábamos dónde estaba esa cuantiosa recompensa, decía que su mamá lo había puesto en su cuenta (cuando a duras penas para huaraches tenía).

    Y otro primo, del otro lado de la familia pero igual de cuentero, diciendo que su papá se había sacado un radio, o una VCR, o lo que sea en rifas, cuando sabíamos que venían de Elektra. El único pendejo era yo, porque no compraba boletos para compartir la suerte de mis primates.

    Da igual, es acertado decir que son como el impuesto a la pendejez, y estaré salado o lo que sea, pero en realidad nunca me tocó premios de la oficina, el salón, las fiestas infantiles ni la única vez que jugué en el casino de la feria. Pero, bueh, tampoco he perdido en sorteos en los que no participo.

  13. Yo solo algunas veces llegue a comprar “raspaditos” y me saque como 2 reintegros y alguno con menos de 100, en rifas de escuela alguna vez una colcha o una pendejadita asi y una vez un dia de las madres en una rifa que hicieron en mi primaria, mi madre no fue por ir con su amiga a no se donde, el chiste que yo tenia el boleto y resulto ganador de un reloj y un micro me parece, al reclamarlo no me lo quisieron hacer bueno “por que no estaba mi mama” y se hicieron pendejos con el premio y no me lo dieron, incluso dias despues fue mi mama y no le dieron nada, por que segun ellos como no estaba se lo dieron al segundo lugar, pero nunca hicieron eso.

    De mi familia el adicto al azar es mi tio, hace algunos ayeres iba al hipodromo a jugarse de menos 100 pesos de aquellos cada que habia carrera, y de hace 30 años para aca juega loteria, melate, tris y quinielas, oh si he visto melates como del 86 (ni nacia aun) entre sus chacharas pero nunca “le a pegado al gordo” lo mas que a sacado son alrededor de 10,000 y muchas otras veces 500, pero puedo asegurar que eso es nada a comparacion de lo que se a gastado en estos veintitantos años de juego.

  14. Yo también estoy más salado que un cacahuate salado con chamoy para los juegos de azar en cualquiera de sus diversas formas… mi señor padre (q.e.p.d.) sí jugaba a a lotería, y ganaba premiecitos; no para volverse millonario, pero si para comprarse cosas. Recuerdo que unos pocos años después del 85, ganó el premio que le permitió pagar el departamentito que nos tocó por damnificados… sus números para jugar eran las terminaciones 0 y8, y el número que lo hizo ganar fue el 19888…

    Por coincidencia, de alguna forma siempre aparecen en mi vida los números 7 y 8: en mi cartilla, en mi número del ISSSTE, en mis boletas de primaria, etc. pero nunca me he animado a jugar… habríamos de hacer una vaquita ¿que opinas, Cachetoño? Saluditos

  15. Pues a mi tampoco me ha tocado ganar nada, never. En alguna ocasión que compré boleto para una tómbola me tocaban puras pendejaditas. Ahora solamente compro boletos para rifas de botellas pero es más por echarles la mano a mis compañeros, para que paguen los gastos de la graduación o cosas así. Claro que nunca me he ganado ninguna.

    P.D. De una vez felicidades al Vertebreaker, ya que mañana no creo andar por acá. Un abrazo.

  16. Igual, siempre he sido bien salado, así que no me gusta comprar boletos,
    pero conozco mucha gente que se ha ganado carros en los sorteos del Tec,
    y gente que ha arruinado su vida ganándose la lotería, es lo peor que le puede pasar a uno.

    Recuerdo a la Lic. Gabriela, mi jefa en la SEP, una vez me llevó a jugar bimgo al caliente, convencida de que siempre la primera vez que vas ganas por “la suerte de principiante”
    y ni madres, se gastó como 500 pesos en mis tablas y no gané ninguna, ni siquiera a punto, a tal grado de que a veces se acababa el juego y yo no tenía ningún pinche número de los que habían salido.

    Conozco un señor amigo de mi papá que se ganó la lotería, de entrada, no le dieron lana, le dieron bonos, y el premio, se lo iban a dar en pagos por 10 años.
    Bueno, total que quién sabe como o por qué, mucha gente se enteró que él era el ganador, se supone que es anónimo, pero ni madres, todo mundo llegaba a su puerta a pedirle dinero, que para la operación de un niño, que para que apoyara que la rondalla fuera al cervantino, que para ofrecerle seguros, alarmas, carros del año, luego le quisieron secuestrar a un hijo, y tuvo que contratar maestros privados, y lo corrieron de su trabajo.

    Y salía y les explicaba con peras y manzanas que no le habían dado los 100 millones de pesos, que le daban como 40,000 al mes, y que no tenía para estar dando, y la gente le apedreaba la casa porque “era bien culo”, “no compartía con los demás”, “pinche presumido”
    Y luego se divorció, ya tengo mucho que no sé de ese señor pero al paso que iba no dudo que se haya dado un balazo. Y eso que todavía no había zetas ahorita ha de ser peor.

    Me acordé de una película mexicana super pedorra de un niño que se saca un carro del año, y se lo llevan a su casa, y el papá no sabía manejar y nomás se subía y lo prendia y nomás estaba oyendo el radio, y ya ni iba a trabajar porque “¿Quién iba a cuidar el carro?”, porque “Toda la pinche gente jodida del barrio se moría de la envidia”, total que al último igual, la familia se va a la chingada y pierden el carro.

    Pero sí, tener suerte ha de estar de la chingada.

    • Qué onda, disculpa lo que pasa es que estoy haciendo una investigación sobre la cultura mexicana actual, y me acuerdo de esa pelicula que mencionas pero la verdad no la encuentro por ningún lado (lo más cercano que encontre fue tu comentario de este blog y eso me tuve que leer casi todos los comentarios para llegar al que menciona la pelicula, o sea el tuyo), me podrías proporcionar el nombre por favor. Ojala me puedas ayudar. Gracias!!!

  17. Jaja, me encantan las historias con final tipo: bueno siempre si, buenísimo. Lamento mucho lo del balón, pero las mantequilleras son muy útiles. A mi me choca eso de las rifas y así porque tampoco me he ganado nada nunca me da mucho coraje porque la verdad en mi corazoncito si me ilusiono y si pienso “tal vez, tal vez” y NADA, en los mugres sorteos del tec una vez hace como 10 años me gané una mísera pluma que creo que fue mas caro el envío que la pluma.

    Lo que sí es que una vez me encontré 1500 USD tirados en la calle, fue hace como 10 años, me esperé un ratote pero nadie regresó asi que confieso que no los done a caridad y me los gaste.

    El que si tiene buena suerte es mi esposo (osea es MI esposo jaja) no pero en serio, no en rifas pero le gusta mucho apostar en las vegas y siempre gana.

    Si les sirve de consuelo una ves vi un programa de E the true story y era sobre la maldición del que se gana la loteria, como 10 casos de gente que se ganó una super trouper lana y de ahí para el real fueron infelices, se volvieron paranoicos, perdieron amistades, la familia se volvio loca, asi que mejor como estamos.

    Y una cosa más que si me llegó, y me gusta recordarla, en un libro el Dalai Lama menciona que conoció hace años a dos hombres jóvenes de 35 años más o menos, al mismo tiempo,más o menos uno había ganado cantidades industriales de dinero en la lotería y al otro le habían diagnosticado cáncer.

    Un año después los volvió a ver, el hombre con cancer dijo que había sido el mejor año de su vida, que le había echado ganas cada mañana tarde y noche y que disfrutada la vida momento a momento, su buen estado de ánimo ayudaba a sus tratamientos y la llevaba bastante bien. El hombre que ganó la loteria dijo que su vida fue un torbellino de gastos unos meses pero que luego volvió a la normalidad pues ni sus amigos ni su familia le podian seguir el paso, y sin trabajar se sentia solo y sin contacto con el mundo, así que puso el dinero en una inversión, puso un negocio y su vida volvió mas o menos a como eran antes.

    Saludos!

    • Neee, yo siempre que me encuentro algo, busco al dueño y se lo regreso, cuando me encuentro carteras, bolsas, Visas, y que ofrecen recompensa siempre voy pensando en como gastar el dinero pero siempre a la mera hora, me da cosa y no acepto la recompensa siempre les digo “así está bien” y me insisten y no, no acepto.

      A veces me paso de bueno y eso no me agrada 😦

      • Yo me encontraba dinero cuando estaba en prepa y secundaria y pues ni cómo devolverlo si eran monederos sin identificación. Siempre que iba a esperar el camión en los que me transportaba a la escuela tenía la suerte de encontrarme dinero. Pensaré seriamente en irme a trabajar a pie a ver si encuentro algo de lana, sirve que bajo algunos kilos.

        • Yo me encontraba tambien dinero en la prepa, sobre todo cuando me faltaba dinero para irme en el bus!! Vivía a una hora de donde la escuela

  18. creo q te invitare a mi club de poker (necesitamos chamoys para vajarles varo)

    realmente algunas veces juego melate la loteria no pos no
    suete si e tenido me he ganado algunos premmios en rifas

    un 24 de diciembre un arcon de botellas desde cogac hasta tequila herradura

    una vez queria comprar el cd de atun bebe de u2 en 1994 y pue sme faltaban 15 pesos compre un raspadito y megane 25 pesotes
    he ganado desde planchas hasta besos

    ayer en el poker les gane 1250 pesos mas el chupe

    anecdota maldita, recuerdo cuando el melate era la sensacion y la mejor bolsa hasta entonces (95) una senora de acapulco se llevo el premio y pues obvio salio en los noticieros y le secuestraron a su hijo y le quitaron todoel premio

  19. Pues yo también me uno al club, estoy salada pa las rifas. Mi abuelita decía que ella estaba salada, como un hecho científico, que eso le había dicho el médico tras un análi

    De hecho, en el aniversario de la empresa el año pasado la chica de RH y yo fuimos a comprar todos los regalos que se iban a dar, elegimos algunos premios medio buenos y con el dinero que sobró compramos los de relleno: andábamos en un almacén del centro comprando chacharas, empezamos a agarrar juegos de sartenes, vasos y copas de cristal, etc. y en lo alto de una repisa había una trinche vajilla para 4 personas DE PLÁSTICO a $78.00. La otra chava me dijo que la compráramos y le dije que no, que se me hacía muy pinche pero total que la agarramos para completar el presupuesto. A la hora de la rifa, se elegía primero el premio a rifar y se sacaban 3 boletos siendo el último el ganador: eligen la vajilla plástica color arena y sacan a Juan, a Pedro y por último a mí!!! Que nefasto, hasta tuve que dar unas palabras de… agradecimiento ¿?

    Donde si he tenido buena suerte es en los intercambios de regalos porque generalmente me regalan cosas bonitas, que me gustan o hasta me regalaron doble alguna vez!!! De eso si no me puedo quejar.

  20. Pues yo también me uno al club, estoy salada pa las rifas. Mi abuelita decía que ella estaba salada, como un hecho científico, que eso le había dicho el médico tras un análisis de sangre… mi abue… buen ejemplo de la ternura y de creer en todo lo que le decían (qepd)

    De hecho, en el aniversario de la empresa el año pasado la chica de RH y yo fuimos a comprar todos los regalos que se iban a dar, elegimos algunos premios medio buenos y con el dinero que sobró compramos los de relleno: andábamos en un almacén del centro comprando chacharas, empezamos a agarrar juegos de sartenes, vasos y copas de cristal, etc. y en lo alto de una repisa había una trinche vajilla para 4 personas DE PLÁSTICO a $78.00. La otra chava me dijo que la compráramos y le dije que no, que se me hacía muy pinche pero total que la agarramos para completar el presupuesto. A la hora de la rifa, se elegía primero el premio a rifar y se sacaban 3 boletos siendo el último el ganador: eligen la vajilla plástica color arena y sacan a Juan, a Pedro y por último a mí!!! Que nefasto, hasta tuve que dar unas palabras de… agradecimiento ¿?

    Donde si he tenido buena suerte es en los intercambios de regalos porque generalmente me regalan cosas bonitas, que me gustan o hasta me regalaron doble alguna vez!!! De eso si no me puedo quejar.

  21. Mi suerte es escasa y generalmente involuntaria, muchas veces compre boletos de rifas y nada, jugue al dichoso melate por semanas, intentando numeros que segun yo me latian y nada, use el dichoso melatico y nada, un par de veces saque reintrego pero nunca s eme hizo atinarle a los millones que necesito para mandar ala goma a mi jefe y demas fauna de la oficina. Eso si, una vez me saque una tv sencillita en una rifa del trabajo, pero ocn un boleto que me regalaron, y otra vez me gane 10,000 pesotes en el monedero de liverpool, despues de haberles echo el gasto ocn una recamara y demas chunches, y esa vez tampoco me supo a nada porque me acababa de tronar mi novia, jajaja. suerte tengo, a veces y siempre y cuando no la quiera poner en practica.

  22. Pues yo solia decir lo mismo hasta que hace poco me gane un Nintendo DS en una rifa del trabajo woohoo! Pero como lady luck siempre ha tenido un sarcastico sentido del humor, era un Nintendo DS color ROSA >< jajajaja… Asi que se convirtio como en $100 dolares gracias a Amazon. De ahi en mas nada, pesima suerte para rifas, loterias, raspaditos y demas ah pero no rifaran quien cubria trabajar un sabado porque ahi si me tocaba a mi, claro.
    Pero bueno, no me quejo, quizas ese sorteo sea el inicio de una buena racha =P ahi les platico porque tengo boleto para la rifa de un iPad…

  23. jajaja que buena tu historia sobre el boleto perdido.
    pues yo no recuerdo haber partisipado en una rifa o algo por el estilo, no por mamon, mas bien como que nunca me he sentido con la suerte en los yarbles para desembolsar pesos y ganarme algo.
    pero una amiga hace como un mes compro un boleto de rifa para una lap, pues resulta ella si se gano la lap, pero como no tenia fe en el boleto que habia comprado no asistio a la rifa, los que organisaron el pedo trataron de llamarle a su celular pero para suerte del destino el celular habia decidido quedarse sin pila en ese instante, asi que le dieron la lap a otra persona.

  24. yo me crei victima de la misma maldiciona que lo aquejaba Mr Juanin, pero en la pasada fiesta de fin de año del trabajo me saque un reproductor de dvd portatil, JA me rio de la mala suerte…

    La que es suertuda con ganas es la que dice que es mi esposa… lleva cuatro años seguidos ganandose algo en alguna rifa… una pantalla de tv, un microhondas, una lavadora, un minicomponente… me case con ella… sin duda ese es el mayor indicio de su suerte…

  25. yo tambien soy bastante salado… aunque (y aunque parezca una reverenda coincidencia), las unicas veces que me he sacado premios en las posadas de la compañia, ha sido cuando me ha acompañado mi sra.
    pero esa suerte no nos acompaña en los rascaditos… a lo mas que hemos llegado, es a sacarnos 5 pesos para seguir manteniendo vivo el vicio.. o ilusion… =(

  26. Como que el post terminó abruptamente, en fin, yo también estoy salado, no ganó nada nunca, aunque mi hermana ganó un juego de Xbox live arcade por Twitter y como ella no juega practicamente fué para mi y mi hermano.

  27. Hablando del Meláte…
    Tengo 6 años con dos meses vendiendo productos del Mélate en todo este tiempo he vendido miles y miles de boletos y solo he sido testigo de tres premios de la siguientes cantidades: uno de $200,000 uno de $100,000 y el último de $18,000. En raspaditos quizá he vendido millones y solo he pagado un solo boleto por $5,000 y como cuatro de $1,000 por lo que premios que valgan la pena en estos, NUNCA he visto. Personalmente puedo decir que es esto es un robo en despoblado, no compro ni de broma boletos de los que vendo, ya que la experiencia me dice que tengo altas, altísimas probabilidades de perder y de prácticamente tirar mi dinero. Por ahí leí una persona que “odia” a los que preguntan a otros que si no conocen las posibilidades que tienen las personas para ganarse algo que valga la pena, la realidad es que la gran mayoría no tiene ni la menor idea de lo matemáticamente improbable que es ganarse un premio bueno y más el mayor. ¿Que hay ganadores? los hay, pero esto es muy, pero muy díficil y yo como vendedor, no tengo la certeza de que los premios grandes de verdad se los hayan ganado, para muestra el reciente fraude que fue ventilado entre altos mandos del propio meláte.
    Se me paga el 10% de lo que vendo, me parece poco para la exorbitante ganancia que generan los prónosticos, ya que como he dicho el pago de premios es minúsculo y bueno, quién sabe a donde va a parar todo ese dinero, que a la “asistencia pública” dicen…
    Pocas personas tienen la capacidad para darse cuenta que están perdiendo su tiempo y su dinero en la esperanza de hacerse millonarios, la mayoría persiste, si ahorraran e invirtieran ese dinero, quizá no serían millones, pero se tendría suficiente dinero disponible para cualquier cosa en comparación a lo que se tiene si se sigue jugando: nada.

    Como vendedores, hemos expresado quejas de los clientes cuando se hacen reuniones con los directivos, por ejemplo que es desmotivante no ganarse nada y que es mejor que haya 10 ganadores de un millón a un ganador de 10 millones, pero esto por alguna razón que desconozco, nunca es escuchado.
    Cómo anécdota final, el hombre que se ganó los $200,000 se gastó todo su dinero en menos de un año, en un viaje con amigos a Acapulco, alcohol y mujeres, hoy no tiene nada, sigue en bici y trabaja como ayudante de taquero (todo esto él me lo ha dicho), pero eso si, sigue viniendo diariamente a gastarse de 60 a 80 pesos diarios, a ver si le sonríe otra vez la suerte.

    Me da un poco de pena, ser parte de esta estafa, pero a nadie le pongo una pistola para que compre los boletos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s