“¡Mi arma y mi placa!”

¿Despedido? Recétate "Office Space" y mira al mundo con otros ojos...

Ayer me enteré que un grupo de personas muy cercanas a mi fueron víctimas de un despido masivo. De golpe y porrazo, les avisaron a mediodía que ése era el último día que se presentarían a trabajar. Se siente gacho, la verdad. Una sola vez me he topado con el momento amargo de que me digan: “¡Llégale!”, pero con esa me bastó, así que entiendo perfectamente el mal rato por el que pasan estos desafortunados camaradas.

Hoy en día no es extraño ser despedido de una chamba. Es curioso, pero en los tiempos de nuestros abuelos parecía que todo mundo tenía el mismo trabajo durante toda su vida. Saltar de empresa en empresa era tan mal visto como emplear el dinero de los viáticos en pagarse prostitutas. Y sin embargo ahora la inestabilidad parece ser la norma. Un día estás aquí, mañana estás reuniendo tus pocos objetos personales en una caja de cartón, en busca de otro cubículo donde asentar tu nalgamen.

En mis momentos de frustración editando Men’s Health (porque los hubo, como en casi cualquier trabajo) solía sentarme a imaginar con mis colegas las iniciativas a tomar en caso de ser víctimas de un despido. Un escenario común de sabotaje era el de la idea de cambiar los títulos de portada con la revista entrando a impresión. Algo así, más o menos…

MH saboteada: No muy distinta de una MH normal, la verdad.

El caso es que siempre piensas que tu salida será catártica: el gran dedo de en medio para tus patrones opresores, el recuerdo de admiración de tus compañeros que pensarán “ahí va un hombre –o una mujer– de verdad”. Sólo que la realidad es mucho más indigna y se presta menos a tus escenarios telenovelescos.

La vez que me despidieron de mi chamba yo ya sabía que me iban a despedir. Un colega y amigo (¡abrazos, Macho!) se enteró por mera casualidad de quién me iba a reemplazar y toda la cosa. Fue una semana larga para mi, donde tenía el 99.62% de certeza de que estaba por ingresar a las filas del desempleo, pero no el 100% absoluto que te permite manejar la situación a tu entera conveniencia (dentro de lo que cabe, porque de que estás fuera, estás fuera).

Cuando al fin me llegó la ansiada llamada telefónica, un viernes a sólo una hora de la salida, me dirigí a la oficina de mi ejecutor con el aplomo del torero al que se le olvidó el capote. Sabes que eres hombre muerto, pero no quieres demostrarlo. De hecho ensayé en el camino un par de reacciones dramáticas para la ocasión: “profundamente ofendido” y “elocuentemente desilusionado”.

Me salieron magníficas, la verdad. El pobre directivo al que le tocó darme el adiós no estaba preparado para mis cuestionamientos y mis quejas por demás legítimas, y salí de su presencia con el pírrico triunfo de haberle hecho coincidir en mi punto de vista, el cual consistía en que estaba siendo despedido por la incompetencia de quienes habían decidido despedirme. Me dio la razón, pero no pudo hacer otra cosa que ofrecerme el encarar a los autores intelectuales de mi salida “cuando regresaran de vacaciones”. Le dije que gracias, pero que era inútil hacerlo, puesto que la decisión estaba tomada. Salí de su oficina muy digno, mirando a todo mundo hacia abajo.

Pero justo al subir al auto rumbo a casa, terminándome un café que sabía a fracaso y a rabia contenida, recordé algo que me puso el ánimo por los suelos: se me olvidó hacer el gag que tanto tiempo antes había ideado en una de tantas instancias de frustración con la empresa. El gag no era gran cosa, vamos. Simplemente consistía en entrar a la oficina del jefe y decirle, con tono de superioridad: “Sé muy bien para que me llamaste aquí [APELLIDO DEL JEFE]. No te molestes: ¡Aquí están mi arma y mi placa!”, y acto seguido azotaría sobre su escritorio el mouse de mi compu y mi gafete de empleado. Apropiado, cinemático… sublime.

Y se me olvidó a la hora de la hora.

Las reacciones ante el despido pueden ser mucho más variadas, útiles e ingeniosas que las que yo les pueda contar aquí. Hay quienes se entregan a robar o destrozar bienes de la compañía, pero eso resulta demasiado riesgoso y puede ser contraproducente a la hora de pedir referencias para otra pincha. Está el recurso de hacerse la víctima. Se puede llorar, gritar o patalear. Pero el resultado final suele ser siempre el mismo: Goliath se surte con facilidad a uno de tantos predecesores de David, y ya estuvo.

Las demandas laborales, acusaciones tardías de hostigamiento sexual o extorsionar al jefe con las fotos que le tomaste de lejecitos cuando lo cachaste con su secre Lupita saliendo de un motel de paso pueden sonarte como ideas válidas, pero a menos que tengas todas las de ganar, no ameritan consideración. Así que a mis recientemente despedidos carnales sólo les puedo aconsejar que hagan lo que yo hice aquí: escribir lo que sintieron, bromear un poco sobre lo ocurrido, no desesperarse ni dudar de su talento natural para volver a destacar en otra chamba… y seguir adelante.

Anuncios

55 comentarios en ““¡Mi arma y mi placa!”

  1. Jaja bueno ya lo leí, muy bueno, creo que será un tema popular.

    Yo trabajé como 13 años en el gobierno federal y ahí mientras más alto llegas, más rápido sales cuando corren al jefe. Los puestos se llaman “de confianza” precisamente porque tienen la confianza para correrte cuando quieran.

    La verdad está mal, ahí estamos los gatos de angora que sabemos el manejo de la oficina, y le podemos enseñar al nuevo, pero no, es mejor correr a los anteriores y llegar con todo el orgullo de ser de los del partido opositor y decir: ni te molestes en decirme donde están los archivos que de todas formas todo esta hecho con LAS PATAS! Y por eso cada 6 años todo empieza de nuevo y no avanzamos.

    En fin en el último cambio de gobierno no me corrieron porque tenía una panza de 8 meses de embarazo y no se animaron pero me hicieron la vida de cuadros, decíamos los pocos que ahí quedabamos que eramos como perritos a los que no quieren poner nombre para no encariñarte y entonces no nos hablaban 😦 gachos!

    Así que no, hasta ahora nunca me han corrido, pero bueno la vida no se acaba aún!

    • si ya se como es eso bberrystop, a mi novio le dieron aire en su trabajo de gobierno porque no hay “presupuesto”. pero nada que ver, como hubo cambio de administracion. tenian que entrar los amigos y demas del nuevo alcalde

  2. Por cierto mis amigas y yo fantaseábamos a la hora de la comida con ganarnos el melate y decíamos: si me lo ganara ahorita mismo iba y les presentaba mi renuncia, bueno ¡no! se las enviaba por email, bueno ¡no! por telepatía! jaja. Nunca nos ganamos el melate. Y coincido con nifel, malisima onda que se te olvidó el gag.

  3. Caray, la verdad es que la cosa esta dificil, eso ni dudarlo, pero los casos que he visto de cerca alguna variante de los despidos, y como quiera que sea es dificil enfrentarlos.
    Toda la buena vibra desde aca, de otro que engroza esas filas.

  4. Casi toda mi vida laboral, yo simepre he sido mi propio patrón, trabajando por mi cuenta… y aunque fue muy grato fijar yo mis reglas, finalmente tuve que doblar las manitas, y ponerme a chambear como empleado… Ya una vez me quisieron despedir injustificadamente, así que, con toda la calma del mundo, me quejé con quien me tenía que quejar, y después de eso, todo lo resolvieron con un: “¿Como crees? de seguro fue un error, ese oficio no era para tí” ¿Miedito, culeros?… De eso, hace dos añitos… no me considero del todo seguro, pues en cualquier momento se les puede alocar a mis jefes (y ahorita me están viendo otra vez medio feo) pero espero seguir librándola… Saluditos

  5. Afortunadamente nunca me han despedido y en cambio si me he dado el lujo de renunciar en 3 ocasiones por “así convenir a mis intereses”. Ahora trabajo de manera independiente y aunque al principio me costo trabajo creo que ya empieza a caminar el asunto. Lo mejor de todo es no tener que soportar al jefe o compañeros castrantes.

    El gag no tiene madre, lo recordaré y si alguna vez se presentara la oportunidad sería un placer intentarlo.

    Maldita sea yo nunca aproveche los viáticos de esa manera.

  6. P. D.: aunque mi sueño, sería hacerle un desmadrito en su oficina al Director General, que la verdad sea dicha, es un pobre pendejo (ocasionalmente sale dando entrevistas, y es tan brillante… mente pendejo, que hasta deslumbra) y mentarle la madre… tras haberme ganado la lotería; pero si se da el caso, tal vez aplique el “Mi arma y mi placa” aunque seguramente no entenderá.

  7. Mi carrera laboral es muy corta, aunque ya renuncié a un empleo, no se lo que se sienta que te corran, no se que hubiera sentido si en vez de haber renunciado me hubieran corrido, supongo que me hubieran herido el ego, aunque es algo que yo buscaba con vehemencia (que me corrieran).

    Donde trabajaba lo que hacían era que cuando ibas a entrar a tu turno laboral los de vigilancia te detenían y te decían que te presentaras al otro día con el de relaciones industriales. En ese caso si me hubieran corrido el gaga que se me ocurrió era entrar con una sonrisa de oreja a oreja lo más pandroso que pudiera y expresar antes de saludar un sonoro “¿Y mi liquidación?”

  8. Hasta ahora no he sabido qué se siente que te despidan. He renunciado una vez y sentí un poco de remordimientos porque dejé varios grupos sin terminar su curso; la renuncia era necesaria y sentí que me quité un gran peso de encima puesto que ya iba a fuerza y ya llevaba un mes trabajando en mi trabajo actual a la par del lugar del que renuncié.

    El día que me lleguen a despedir -espero que no suceda porque estoy muy agusto- utilizaré esa frase de “¡Aquí están mi arma y mi placa!”

      • Cierto! y a la semana me hablaron para seguir dando clase. Yo ya iba a fuerza porque me impusieron dar clases de prepa abierta de materias que nunca me han gustado y renuncié justo cuando me iba tocar impartir. Disfruté mucho cuando enseñé matemáticas, pero me dio tristeza que los chavos no supieran ni dividir bien siendo que si estaban en el sistema abierto era porque no entraban a clases en la preparatoria escolarizada y por tal motivo reprobaron y los expulsaron.

        Miguel, ¿te acuerdas de las “asesorías” que nos daba el maestro que te oyó cuando le dijiste “gordo”? ZZZZZzzzzzzzzz jajajajajaja

  9. Pues tengo 17 años y nunca me han corrido de ningún trabajo (porque en realidad nunca he trabajado :D). Pero recuerdo que una vez que vino un circo cuyo nombre no recuerdo me metí a chambear con unos amigos vendiendo refrescos, palomitas y así. Eran 2 funciones: Te quedabas con todo el dinero ganado por las dos y al final hacían cuentas, entregabas el dinero y te daban tu paga. El primer día me di cuenta de la hiper porquería que era eso: Modificaron los “registros” donde anotaban qué productos nos dieron y al final un amigo puso de su dinero y yo gané míseros 40 pesos. Y por si fuera poco los dueños eran unos hijos de su perra madre que trataban a TODOS sus empleados como sus gatos.

    Al día siguiente fuimos a trabajar y todo estuvo bien. En la última función cada quien tenía alrededor de $1200 pesos por lo ganado en las ventas que le iríamos a entregar al patrón… supuestamente. Unos 15 minutos antes de que acabara la función dejamos las charolas donde llevábamos los refrescos y nos salimos por detras del circo corriendo como locos con nuestro botín. Fue una hersosa venganza 😀

    Pero por si acaso no volví a pasar enfrente de ese circo las 2 veces siguientes que vinieron 😀

    • Muy pocas veces le van a rogar a uno, yo en el trabajo que renuncié puedo regresar cuando yo quiera, obvio no lo haré. Solamente te ruegan si de verdad eres básico en su esquema

  10. Changos, yo una vez si estuve en un dramamón que iba a terminar con mi despido, ahí por 2008.

    Todo a causa de una jefa con el IQ de un simio, pero hartos conectes en el partido, intentó agarrarme de chivo expiatorio para justificar que la coordinación se iba a pique. Incluso tuve esta plática con el Master Chief de la nave, donde me avisaba con dos semanas de antelación que me darían la patada en el culo.

    Pero gracias a un afortunado giro de último minuto, yo pude cambiarme de área, incluso cuando ya había tenido un día antes mi fiesta de good bye, y la despedida con patada en el culo fue mi ex-jefa.

    Sí, fue el momento más triunfal de la década XD

  11. Fuera de chambillas en tiempos libres y vacaciones durante la carrera, mi primer empleo saliendo de la uni era con un señor que se presentaba a los clientes como ingeniero pero apenas si tenía la prepa. He conocido otros así, ya no me sorprende.

    La cosa es que me quiso correr cuando se perdieron unas cajas con herramientas y piezas de maquinaria especializada que yo recibí pero que él llegó a mover para mandarme a la casa de una clienta a tomar medidas. Esas cajas, cuyo valor era de entre 5 y 7 mil pesos según dónde las volvieras a encargar, se las volaron a él bajo sus narices, pero como eso era imposible para alguien de sus ambiciones, estudios y elocuencia, determinó sin más que “alguien” se las robó de la entrada del local, cuando estábamos nada más él y yo (por no decir que levantó la denuncia apuntando con todas las circunstancias hacia mí), así que en mi declaración lo hice caer en contradicciones y no procedieron en mi contra, sino contra quien resultara responsable. Claro, nunca agarraron a nadie.

    Pero a partir de ese día el ambiente fue tenso. Me ponía a trabajar tiempo de más sin reportármelo en el pago, estaba mucho tiempo “supervisando” cada cosa que hacía yo, revisó al menos una vez mi mochila y mi cesto de basura, así sin pedir permiso ni decir nada, y un día que se le perdió un catálogo me estuvo chingando media hora enfrente de todos que ese catálogo tenía que aparecer a huevo. Resulta que el pendejo lo tenía en su escritorio, bajo llave, y se le había olvidado. Esperé un sábado para decirle que necesitaba un aumento o el pago de una comisión que me había prometido si lograba una venta en particular, pero dijo que eso no le convenía a la empresa, que eligiera sueldo o comisiones. Elegí comisiones, y se echó para atrás, diciendo que a la empresa le convenía más pagarme un sueldo. Yo no me iba por pura terquedad, le daba el avión educadamente cuando andaba de idiota y al final, me dijo que se iba a ir toda la semana entrante a Zacatecas, donde estaba su esposa en casa de sus papás, porque esa semana estaba programado su parto. Le dije que primero me pagara mis horas extras, y a regañadientes lo hizo. Eran una baba, pero lo que quería era que sintiera que había perdido algo más que yo, que en cuanto me dió la lana le dije “Renuncio, me voy de aquí.”, di media vuelta y lo dejé vociferando cosas como que por mi culpa se peleaba con su señora porque mi actitud lo dejaba tenso y otras babosadas. Jamás lo volví a ver, pocos años después su negocio cerró y nunca me he arrepentido de nada.

  12. Yo la mas cercano a un final de pelicula fue en mi ultimo trabajo [si, es que ahorita soy desmpleado] primero debidoa ‘mi buen trabajo en equipo y a mis ideas que ayudaron a sacar la chamba adelante’ me ascendieron a encargado de area [en un cc] pero luego luego que contratan a un nuevo supervisor [lo que vendria a ser mi jefe] y él con apenas con 4 dias en su puesto que llega y me dice “no. pues seste trabajo lo haces muy bien, de hecho eres el indicado, pero que crees, que te necesitamos en tu area anterior. Espero que nos eches la mano”.
    Y asi de facil que me des-ascienden, despues me entere de que ese lugar se lo dieron a una ‘compañera’ del supervisor, pero que lo mejor fue que esa chica les quedo mal y ¡pum! que el mismo supervisor recurre de nuevo a mi, esperando que regresara a ese puesto.
    Pues yo dije gustoso que si y el todo aliviado me dijo que les habia hecho una gran paro.
    Mi venganza fue que al dia siguiente llegue todo digno y dije: Renuncio.
    Y asi se quedo con cara de no mams y ahora quien va a sacar la chamba. Y por supuesto yo ese dia fui muy feliz.

  13. Solo tuve una experiencia de ese tipo, pero si me pude vengar como era debido del “supervisor”, yo estaba en la prepa y conseguí un trabajo de medio tiempo en un local que vende Helados que ya no existe pero que era como una franquicia(no diré el nombre verdadero porque si se anuncian aquí, deben de pagar, esto no es un lugar barato).

    Me corrieron por culpa de otro empelado, aunque si sirve de consuelo, también a el(el compañero usaba el lugar de habitación en las noches porque era foráneo), el caso es que yo 3 semanas antes había sacado unas copias de las llaves del local, porque como mi turno era de mañana y el estaba en la noche, era un desmadre con las llaves del lugar así que me quede con unas copias, que solo el y yo sabíamos que las tenia, cuando me despidió del coraje me fui a mi casa, la cual no quedaba muy lejos, pero aun así me fui todo enojado que se me olvido el pequeño detalle de que me lleve “mis” copias, así que cuando llegue a la casa y ya menos enojado repare en las llaves y le hable al compañero para idear una manera de joder al molesto supervisor.

    Sabíamos que durante las noches en ese local no había nadie que lo vigilara(salvo un vigilante que se dormía por lo tranquilo del lugar, era como una plaza de locales pero al aire libre, solo la tienda principal esta dentro y bien cerrada), así que sabíamos que podíamos ir por nieve y paletas de helado sin que nadie sospechara, aparte de que el vigilante nos conocía muy bien,(tomamos cervezas varias veces con el), pero cuando llegamos nos dimos cuenta de que faltaba un pequeño detalle, como podríamos explicar que faltaba producto, no había manera de poder explicar la falta sin que nos inculparan en eso.

    Pero cuando pensé que mi venganza se iba al carajo mi compañero me recordó que un mes antes se había ido la luz durante toda la noche y que se había echado a perder mucha nieve que tuvieron que reponer, y era cierto, yo tuve que desprender muchas cajas de helados que habían pasado a mejor vida y recoger nieve del piso ya totalmente derretido y pegajoso, así que pusimos mano a la obra, pedí prestado el carro de mi madre, fuimos por al menos 15 galones de nieve y como unas 30 cajas de paletas de helado de todo tipo.

    Le baje al switch de la luz al local cuando el vigilante se fue a dormir, lo único que tuve que hacer fue ir temprano en la mañana antes de que llegara alguien del local, como el “supervisor”, subir el switch para que todo pareciera que había sido por un apagón de luz y no deliberadamente, fue el crimen perfecto y nunca supieron nada porque la nieve, botes de galón y cajas de paletas se hicieron prácticamente nada pegados unos a otros, no es algo que me de orgullo pero estuvo genial.

    Perdón por el largo comentario, pero fue lo mejor, comí helado gratis por un mes y para colmo aun me volvieron a contratar, pero como tenían sus sospechas y solo eso, me mandaron a otra sucursal, igual no muy lejos, pero igual me volvieron a contratar.

    Que pena por tus amigos, pero no deben de desesperar, siempre hay mejores cosas esperando a quien busca, saludos.

  14. Aclaración: me corrieron porque mi compañero se le ocurrió dormir esa noche en el local y yo no tuve corazón para despertarlo, el problema es que llego el “supervisor”(cuando nunca llegaba tan temprano en sábado) y con esa excusa nos corrió a los dos.

  15. Caray, ese ha sido mi miedo las últimas semanas. Me entregaron un puesto más o menos alto que estuve peleando mucho, pero una vez que por fin llegué me di cuenta que la cosa se veía pelada pero resultó pelona. Desde entonces le he estado poniendo huevos al asunto pero no ha dejado de atormentarme intermitentemente que ante el cúmulo de retrasos ocasionados por mi antecesor, así como varios “regalitos” de bienvenida que me dejaron, todo derive en una patada en el culo.

    Pero saber este tipo de cosas me tranquilizan. Quiero decir, si gente con talento como tú o tus carnales han pasado por esto, ¿Qué garantías puedo tener yo? Y pues al final no queda más que echarle ganas y estar listo para lo que sea… incluida la reacción por si de verdad llega tan fatidico momento. Así que tomaré nota de la del arma y la placa y trataré de ver de nuevo las cosas con humor.

    Muchas gracias.

  16. Arrgg los despidos, no me toquen ese son jaja. Pues a mí claro que me han corrido, me dió mucho coraje; mi entonces jefe era un hijo de la chingada pero yo aguantaba por pagar la colegiatura. Un día me fui a D.F. de prácticas y cuando volví ya me estaba esperando mi liquidación y todo por chismes contra mí (según él, la neta siempre nos estabamos peleando y yo lo mandaba al demonio pero ni así me corría; esperaba que yo renunciara pero nel). Aún con el coraje después recapacité q era mejor porque me hacía pasar muchos corajes el pendejo. Después supe que lo habían demandado varias empleadas por una buena lana…y perdió.

    He tenido de hecho muchos jefes que son para envenenarlos, recuerdo uno que era un patán, que me cambió el turno un chingo de veces y siempre se ponía en su plan de que mi trabajo cualquiera lo podía hacer y no me necesitaba. Así que un día no me presenté, ni fui a renunciar ni por mi finiquito ni nada, no me volví a parar en la oficia, hasta el día de hoy ni ganas de pasar por ahí. Sí se me hizo ojeis dejar botado todo pero fue como “vamos a ver si en verdad no me necesitas”. Cuando me llegué a encontrar a otras que trabajaban ahí me decían que volviera porque las nuevas empleadas no daban una, pero no regresaría ni aunque me pagaran el triple. A ése también lo demandaron y también perdió jajajajaja.

    El más triste fue una vez que cerraron donde trabajaba y me avisaron el mismo día. Algo así como “ya no te presentes el lunes” pero me dieron una buena indemnización, compre mi compu y pagué un par de meses de colegiatura con ese dinero. Era una buena chamba por eso me dolió, pero sé que no fue cosa de mi jefe directo, de hecho me lo encontré hace dos semanas y me dijo que le enviara mi currículum por si acaso. Es lo bueno de salir bien con el jefe 😀

  17. Saludos, a mi me han recortado 2 veces,

    La primera fue en mi primer trabajo “formal” en un negocio de sotorpe, yo era el jefe de Sotorpe, y tenía 3 técnicos a mi cargo, y pues me hacía cargo de todo lo pelígroso, delicado e importante, por decir los mantenimientos de servidores y las recuperaciones de información o cuando los técnicos batallaban pos les decía que hacer, tons por allá del año 2000, nos cancelaron unos contratos por recortes de presupuesto y el dueño dijo, que pos era el que más ganaba y que con mi sueldo le podía pagar a 5 técnicos. Tons pos Bye.
    Eso fue un viernes, y para el Lunes ya tenía trabajo, pero a las 2 semanas me hablaron de vuelta de donde me habían recortado y me ofrecieron más lana, un celular y un carro y pos no lo pude rechazar y volví.

    Después entré a la SEP, y pues me dieron mi plaza y entré a una escuela y me dieron otra plaza, y cuando me fuí a vivir a Acuña, renuncié las dos plazas, jajajaja me dijeron que no había ese procedimiento, que nadie las renunciaba, jajajajaja y pues ya hice una carta de separación voluntaria y se las mandé por correo.

    y todavía es fecha que esas plazas no tienen dueño, se las viven peleando en el sindicato, yo no hubiera aguantado mucho trabajando ahí, la semana que entra voy a ir a la SEP a arreglarles unas redes nuevas que necesitan, y voy a ver a toda la gente sentada exactamente en los mismos escritorios haciendo exactamente lo mismo que cuando me fui.

    Aquí en Acuña, trabajaba en una escuela de computación, dando clases, ya saben aparte del sotorpe, y en serio que me gustaba mucho trabajar ahí, pero batallaba mucho con los permisos para ir a Monterrey, entonces un día renuncié, y me cambié a donde estoy ahorita,
    donde soy como de sistemas y como gerente y como administrador y como de recursos humanos. Aquí he renunciado 3 veces, en las cuales me han rogado que me quede y he sacado buenos permisos pagados. La cuarta vez que renuncié que fue en Agosto del Año pasado, pues ya fue “definitiva” yo no dije “mi arma y mi placa” dije “aquí está apuntada la contraseña de mi compu, y aquí están las pinches llaves” y me di la media vuelta y me fui,
    y dos o tres días después ya fui a firmar la renuncia. Que fue cuando abrí rantopia y fue como me conocieron “desempleado” jajaja, y para finales de Septiembre me hablaron y me puse los moños poquillo, y pues me subieron el sueldo y me dieron más privilegios, entre ellos la oficina del dueño y no tener horario, y pues aquí sigo.

    Y me ha tocado correr a mucha gente en este negocio, la mayoría de las veces por que roban, dinero o mercancía, otras veces por conflictivos, porque agreden a los clientes, etc.
    No he despedido a nadie injustificadamente, he tenido que meter a uno a la carcel, y hay otro que me demando en conciliación y arbitraje, pero pues yo llevé las pruebas de que estaba robando, y el decía que yo lo había despedido injustificadamente y pues la ganamos.

    Así es esto.

  18. Buen posto Toño, 🙂

    Yo solo he tenido 4 empleos en mi corta vida. y de 2 de ellos yo renuncie 🙂
    pero en el 3er era becaria, estuve alli mas de 6 meses Y el apoyo era “decente” porque normalmente nunca te dan ni un miserable centavo cuando eres becario. Entonces zaz! que llega enero y en la 1ra semama que me dieron aire…Se sintio muy feo 😦 Casi se me salen mis lagrimitas de cocodrilo Obvio no por el dinero Sino que fue la 1ra vez que me paso eso. ademas de que me dieron aire asi nomas: “mañana ya no vengas”

    en fin, asi fue como paso. mi unico despido 😦

    y tambien me ha tocado ver a muchos amigos que los han corrido masivamente, y se siente muy feo ver a los amigos cabizbajos. Asi qut Toño espero que tus camaradas encuentren trabajo pronto

  19. Pues yo tengo la grata experiencia de que me rogaran despues de haber renunciado, fue cuando al graduarme de la uni trabajé en una editora de videos de eventos sociales, aparte de que me pagaban una baba semanal con el tiempo se acumularon semanas sin pagarme o me pagaba en abonos mi jefe, abusan porque uno trabaja de inicio por necesidad y eso cuantos pesos sirven de algo, con el tiempo me fui sublevando más y más que llego el día que bote todo, les borré videos ya hechos y rendereados en las computadoras y me largue, por supuesto que ellos no se dieron cuenta que yo hice todo ese desmadre borrando lo que ya estaba hecho, pero si que perdieron bastante dinero, y cuando renuncié, a los dos días ya me estaban llamando porque la producción estaba parada de los demás eventos a editar, pero les dije que no, fue grata la satisfacción… saludos!

  20. pues yo solo he tenido 6 trabajos en mi vida laboral y pues he renunciado nunca corrido, aunq si e sentido ese nervio de “si me corren q voy a hacer ” he tenifdo la suerteq siempre q renuncio mi familia me respalda y pues me echan la mano y siempre tengo una lana de soporte, presumo q ahorita podria dejar de trabajar 10 meses sin ningun problema tengo todo cubierto pero claro voy por el a%o sabatico ya falta poco.

        • wey guarda 50 pesos diarios y en unos meses platicamos has una lista de todas las pendejadas q compras y veras lo q se te fuga en dinero
          estas son algunas d elas cosas q me fugaban dinero
          1 periodico 10 pesos
          2 cigarros sueltos 6 pesos
          1 paquete de chilest 9 pesos
          limosnas en el metro 5 pesos
          disco pirata 10 pesos
          y gastos de tonterias 50 [pesos

          estos son gastos q aboli de mi vida y esa lana la guardo

  21. Otra buena hubiera sido: “¡Ya me enteré de todo, Perengano, pero déjame decirte una cosa, antes que despedirme YO soy el que renuncia a tu pinche empresa pendeja (ja ja ja)!”
    Claro que suena muy bonito en la teoría, pero en la práctica, imagínate, de ahí se agarrarían para no darte una liquidación semi decente.
    Yo también he estado ahí y no es nada bonito, creo, don Toño, que tu consejo final es lo mejor que puede uno hacer.

  22. Mi vida laboral se divide en trabajos de estudiante y trabajos de profesionista.

    De profesionista he tenido la fortuna de tener 3 trabajos y dos renuncias voluntarias para irme por algo mejor y por un poco mas de $. En mi trabajo actual llevo 2 años y un par de meses y parece que sobrevivi la peor parte de la crisis exitosamente, mi ventaja es que todo mi departamento esta en Michigan y yo soy el unico en la oficina de Mexico asi que les salgo bara, yo supongo, por lo que nunca estuve en la lista de candidatos, ademas de que pues reconozco humildemente que soy bueno en lo que hago. En mi trabajo anterior dure 8 años y me fue muy bien, pero llegue al limite de lo que la empresa me podia ofrecer de acuerdo a mi experiencia y habilidades y por eso renuncie, tuve etapas buenas, etapas malas y al final me fui bien, sin dramas y en buenos terminos, aunque no regresaria a trabajar ahi ni por un mejor puesto.

    Mis trabajos de estudiante fueron de chalan en un despacho contable, mesero, fumigador… Pero peor de todos fue de empleado de mostrador en una reoljeria en un conocido centro comercial local; tenia yo 18 años, recien llegado a esta fronteriza ciudá y mientras entraba al Tec mi mamá me dijo que no me queria de huevon en la casa y pues salio ese trabajo que me quedaba cerca de la casa y ademas representaba un ingreso para comprarme mis chuchulucos. El dueño era un pinche viejo miserable, recuerdo que mi sueldo eran $150 semanales! bueno, previo a la epoca del “error de diciembre” del ’94, pero aun asi no era gran cosa. Mi horario era de 9:00am a la hora que al viejo se le pegara la gana despues de las 8:00pm, con un par de horas para comer en el inter que tambien el designaba segun su humor y los clientes que hubiera. El empleo era sencillo, cambiar extensibles y baterias de relojes, hacer copias de llaves y de vez en cuando alguna venta de articulos en aparador, las reparaciones mayores las hacia el. Eramos 3 empleados y el estaba casi todo el dia, a veces tambien su esposa, nos trataba como gatos, uno de ellos iba incluso a hacerle trabajos a su casa y recuerdo que para diciembre incluso le fue a colgar las luces navideñas, pero como yo si tenia educacion y aspiraciones yo no me dejaba que me mangoneara y de ahi me agarro el kool-ero. Recuerdo que antes de contratarme insistio mucho que necesitaba alguien que aguantara un buen rato ahi porque en Navidad se le venia mucha clientela y asi, entonces yo le dije que mi plan era entrar a la escuela hasta Enero o despues segun pudiera inscribirme al Tec, y fue que me dio el trabajo. Lo aguante por mas de 3 meses con todas sus kooleradas, pero un buen dia de mediados de Diciembre me agarro en mis 5 minutos de Magaña. Resulta que el viejo decrepito este nos queria tener trabajando cada minuto del dia, quien haya sido empleado de mostrador sabe que eso es imposible, menos cuando hay 3 personas atendiendo un local pequeño, asi que todos los dias era casi de tener que barrer el piso con un cepillo de dientes para tener algo que hacer. En mi caso yo tenia que dejar la maquina de hacer llaves limpia de rebabas y aceitada antes de terminar mi turno para que al dia siguiente estuviera lista para empezar a trabajar, asi que ese dia dieron las 8:00pm y comence a limpiar la dichosa maquina, termine como 8:10 y eso haciendo mi mejor esfuerzo por tardarme lo mas posible esperando a que me diera la “orden” de poder irme a mi casa, total que a las 8:15 me habla el ojete con la seña internacional de “ven para’ca hijo de la chingada” (el indice apuntando hacia ti, extendido, y luego haciendo un gancho hacia adentro, los demas dedos encogidos y mientras te miran con ojos de pistola), llego a donde estaba el sentado cual emperador romano y me dice el imbecil: “tienes 5 min. sin hacer nada, ya vete a tu casa y mañana platicamos” pooooooooota, yo senti que me habian prendido un chiflador en la cola, me puse rojo de coraje y solo le dije que yo no iba a aguantar que me tratara como a los otros dos pendejos que yo SI tenia aspiraciones y que su trabajo no ponia comida en la mesa de mi casa ni mucho menos que se buscara a alguien sin autoestima a quien si pudiera tratar como su gato y que incluso se podia quedar con la parte que me correspondia de sueldo esa semana y me largue a paso veloz rumbo a mi casa. Mi victoria fue que lo dejaria colgado para las fechas de Navidad y probablemente no conseguiria a nadie a tiempo, no se si asi seria o que pero me senti muy bien al respecto. Hasta eso que el trabajo me sirvio como motivacion para asegurarme de entrar al Tec a la brevedad porque no pensaba pasar mi vida aguantando pendejos como el por un sueldo miserable y asi fue, gracias a Dios me sirvio de leccion y nunca mas he estado en una situacion de sentirme humillado por un jefe o empleador.

    Muy buenas historias las de todos! que padre conocer un poquito de cada uno de uds. y sus experiencias. Bien por el Toño que siempre tiene algo interesante que postear y nos anima a poner nuestras aportaciones personales.

  23. Yo nunca he tenido un trabajo, pero vi “up in the air” y si se ve que es bien culero, como la doña que dijo que se iba a tirar de un puente cerca de su casa y clooney le dice a la otra chica que no se preocupe, que nadie lo dice en serio y unas semanas después se enteraron que la doña si se tiró del puente o.O. El día que me despidan de mi aún inexistente chamba recordaré lo de “mi arma y mi placa” xD.

  24. Que pena por tus conocidos, en este pais tener un trabajo es casi tan dificil como sobrevivir al metro en hora pico, espero que encuentren trabajo pronto, lo que es la vida toño, en algunos lugares te despiden y otros te tienen de becario.

    Generalmente yo soy el que renuncia, de hecho la unica vez que me han intentado despedir realize una maniobra digna Maquiavelo, la explico por si la quieren utilizar, requiere tiempo pàciencia y saber mentir muy bien pero vale la pena, resulta que me entere que ese era mi ultimo mes trabajando en la empresa que llamaremos k-k segun esto porque mi horario y mis servicios les parecian inadecuados para las necesidades de la empresa, pero no contaban con is oscureas elucubraciones; inmediatamente luego de enterarme corri con un amigo que trabajaba ahi mismo y le hice ver que su trabajo era mucho y muy desgastante y que recibia un pago realmente pauperrimo y con ese tema lo aborde casi 4 dias luego de esto presento su renuncia, lo mismo hice con otros 2 compañeros de trabajo y todos decidieron renunciar se corrio el rumor de que todos habian renunciado porque se habian dado cuenta de lo mucho que hacian y lo poco que les pagaban, asi que se vino una horda de empleados inconformes y todos apunto de renunciar, (en realidad solo fueron 2 empleados pero ya eran algo ¿no?), luego de esto me acerque con mi jefe y le dije que yo sabia que me iban a despedir y que preferia irme ya mismo ese dia y no estar esperando el dia que ellos me dieran una patada en el trasero, pero ¡oh sorpresa!, me dijo que eso no era cierto y que ahora mas que nunca era muy valioso para la empresa que si requeria un aumento era mas que justo y que lo tenia ya, pero nada me hizo cambiar de opinion, me fui y los deje con empleados enojados y los ojos llorosos. La verdad yo ya tenia planeado cambiar de trabajo pero eso de que me fueran a correr si me enchilo.

  25. Aun no tengo la edad suficiente para un despido, he tenido dos trabajos formales y a los dos renuncié porque no me satisfacían pero me encantó el título de este post pues es algo que siempre decimos entre mi hermano y yo: McLane, dame tu arma y tu placa, estás fuera del caso! hahaha

    épico

  26. pues solo he tenido dos trabajos formales en el sentido de tener horario y patrón y de los dos me salí porque me dio hueva eterna y el salario aunque bueno, no daba para lujos extras. así me aventé por mi cuenta y ya llevo 10 añotes así, de lo mejor.

  27. mi peor trabajofue cuando trabaje para walt mark q horrible ambientede trabajo y calquier pendejo piensa q es mas chingon q tu. cuando renuncie no me querian correr pues hice una y mil cosas para q lo hicieran pero no querian (es q me teniamn de muita de carga en frutas y verduras )

  28. se siente del nabo cuando llegas a la oficina y misteriosamente el abogado de la compañia esta trabajando en tu archivo…
    es demasiado mal rock cuando tu jefe aquel el que te decia “es que tu eres de toda mi confianza!!” , “no manches!!, hasta que llegaste, esta oficina era un desmadre”… ni siquiera te contesta el telefono para decirte el porque te despide…
    las demandas son laaargas y tediosas… y en ocasiones, aunque tengas todo de tu parte, no te garantiza que ganaras…
    mal rock para los caidos… que la buena fortuna los acompañe…

  29. Soy nuevo por aqui en este blog y pues me ha gustado por que hay buen ambiente, sobre todo respeto por la opiniones de todos los que aquí comentan, en otros blogs no hay ese respeto, y más que nada los temas son interesantes.
    Pues ya hablando acerca de los despidos, pues a mi me toco una vez trabajando en una compañia, pues ya sabran que siempre lo negrean a uno, y pagan una miseria. El chiste es que una semana antes de que nos despidieran nos avisaron que ya no iban a requerir de nuestros servicios, y todo por culpa del jefe del departamento donde laboraba, ya que el reportaba un avance del 90 por ciento en el proyecto, siendo que en realidad no llevabamos ni el 50. Y el gerente razonaba que pues para que queria tanta gente si ya casi acababa el proyecto, y zas.
    Bueno pues ya llegado el ultimo día de trabajo, nos pidieron pasaramos a Recursos Humanos, y cual va siendo mi sorpresa que nos dicen que tenemos que firmar una carta de renuncia, en donde consta que nosotros nos salimos por gusto, que la empresa no nos debe nada, etc, etc, Pues bueno, yo por ya no hacerla de emoción pues la firme. Era mi primer trabajo y no sabia muy bien como estaba la jugada. Cierto tiempo después me llamaron otra vez por si quería volver a trabajar ahí mismo, pero en otro departamento y acepte, y estuve trabajando bien ahí por cerca de año y medio, y entonces si me salí por voluntad propia. Y de ahí ya no me ha tocado que me despidan, y menos ahora que estoy trabajando en una plaza de maestro aca en el Estado de Veracruz.
    Un saludo a todos y echenle ganas en estos tiempos de crisis.

  30. pta… yo solo he recibido un despido en mi vida… pero fue algo que se fue gestando desde uno o dos meses ante con la adquisicion de otra compañia a la nuestra, a nuestra jefa le dieron aire como un mes antes que a nosotros, y recuerdo vividamente su llamada para despedirse, ahi fue cuando dije “-ya nos chingamos…-” por que despidieron a la totalidad de la operacion (tres tecnicos) un 28 de marzo… chistoso que fuera mi cumpleaños… la ojetada?? nos dieron nuestra liquidacion en puros billetes de veinte pesos… dos bolsas de supermercado llenas de varo… me senti asaltante de esos de las peliculas…

  31. ahahahaha, no mames, yo tambien me acuerdo un buen de esa movie. la de space office…. me acuerdo que yo la vi en un omnibus, la neta yo estaba muy morro, como unos 7 u 8 años, y la neta ni le entendi nada. Pero se me hizo bien genial esa pelicula y afortunadamente entendi el mensaje: El trabajo se hizo para los bueyes, bueno, al menos eso creo…pero desde ese dia esa maxima ha gobernado mi vida… hahahaha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s