Mis Comidas Bizarras

Andrew Zimmern (¡Eres grande!) y el Chef Goofy, seguramente degustando unas patitas de Piglet

El otro día leyeron todas las pestes que solté contra el chayote, la única cosa que en realidad me rehúso a probar. Pero por otra parte me puse a pensar en cosas que suelo degustar con singular regocijo, y que sin embargo no le puedo recomendar a la mayoría de la gente a sabiendas de que, casi con toda seguridad, van a encontrarle más peros que al vestuario de Lady Gaga.

En gustos se rompen géneros, pero en el sentido del gusto, específicamente, es completamente arbitrario el decir: “Prueba esto, te va a gustar”. ¿En base a qué podemos hacer una aseveración así? Hay tantos factores en juego que resulta imposible hablar con tal certidumbre.

Chilaquiles verdes: Una comida con propiedades curativas

Analicemos un platillo común, corriente y mexicano: los chilaquiles verdes, por ejemplo. En su preparación tradicional son una maravilla culinaria. Simples en su concepción, combinan sabores de manera magistral y, por si fuera poco, nos alivian en momentos de cruda. Sin embargo, basándome en gente cercana a mi, puedo decirles que hay quienes no los comerían por factores diversos, que voy a enlistar, junto con comentarios que he escuchado de boca misma de dichas personas, refiriéndose a los diversos ingredientes:

  • La presencia de cebolla cruda. “Huele horrible, sabe peor, te deja la boca apestando a sobaco”.
  • El color verde. “Para mi lo verde está echado a perder, o es de puros hierbajos, y yo no como hierbajos, no soy vaca”.
  • La crema. “Guácala, ¿quién quiere meterse una cucharada de grasa en la boca?”
  • El chile. “Uy, no. He llegado a los 40 sin úlceras y quiero seguir así por muchos años más, gracias.”
  • Tortillas fritas. “Si lo que quieres es buscarte un infarto, ¿porqué no mejor te metes puños de masa por el cólon y te bebes esta botella de aceite de cártamo?”
  • Pechuga de pollo deshebrada. “Soy vegetariano, ¿no sabías?”
  • Queso añejo. “¿Añejo? ¿Porqué no mejor me ofreces ‘queso viejo que se te olvidó en un cajón del refri hace dos meses’ y te quitas de idioteces?”

Eso es con algo tan inofensivo como los chilaquiles. ¿Quieren decirme ahora cómo puedo recomendarle a alguien un crujiente taco de chapulines en adobo, un rebosante plato de arroz con pulpo en su tinta o un exótico menú tradicional de sushi (y dije “tradicional”, no las jaladas que nos venden con Surimi y salsa Tampico)?

Y sin embargo, ahí va: cinco comidas que me encantan, pero que sé que a la mayoría le causan repugnancia…

1. Taco de Ojo: "Ojos que te vieron ir..."

Taco de Ojo. En materia de tacos, no le hago el feo a nada. He probado de nana, buche, nenepil, cuajo, tripa, machitos, sesos, lengua, cachete… Algunos me parecen soberbios y otros meramente comestibles, pero ninguno me hace correr despavorido en busca de un platito de germinado de soya. Pero el ojo… ¡Ah, el ojo! Manjar de dioses. No piensen que los taqueros le ponen a uno un palpitante globo ocular en una tortilla, acompañado de salsa y de un “¡Provecho, güero!”. Para nada. El ojo llega al taco bien picadito, y su consistencia yace en un punto medio entre un suave suadero y un grasoso tuétano… pero sin la grasa. Es delicadísimo de sabor, así que no es de extrañar que se acabe pronto en las taquerías frecuentadas por conocedores. Una pura delicia. Además ordenarlo te permite hacer el chistorete pendejo de “he visto muchos tacos en mi vida, pero este es el primer taco que me ha visto a mi”. Después atáscate el taco, para dejar de hacer comentarios mamones.

2. Huitlacoche (der.): La Trufa de Nuestros Ancestros

Huitlacoche. En México, por fortuna, habemos muchos quienes apreciamos este regalo de los dioses aztecas al humilde maíz. Pero deberían ver las caras de mis amigos extranjeros cuando intento explicarles que, básicamente, me como una plaga. En efecto, el hongo del huitlacoche es considerado una enfermedad a nivel de cultivos en otras partes del mundo donde también siembran maíz. Y no es difícil de creer. Después de ver la deformación sufrida por los granos del elote una vez que son “infectados” por el huitlacoche, se da uno cuenta de que el oscuro hongo es al maíz lo mismo que los rayos gamma a Hulk. Pero el sabor no tiene jefa. Ese ligero toque de humo, combinado con el sabor de tierra que poseen ciertas trufas, junto con esa textura cremosa. En quesadillas, crepas o como base para pretenciosas salsas, no tiene comparación.

3. Morcilla: Nosferatu estará orgulloso de ti

Morcilla. Otra comida de color negro. Y claro, una vez que a uno le explican que la morcilla tiene este lúgubre color porque está hecha a base de sangre, bueno… digamos que tiene casi la misma recepción que ofrecerles un pozole hecho con carne de zombie. Pero lo cierto es que cualquier amante de la charcutería sabe que la morcilla es una confección visionaria. Los españoles la subdividen en dos grandes grupos: la de cebolla y la de arroz, donde ambos ingredientes actúan para ligar y conferir distintos sabores y texturas. Ya sea en finas rebanadas que se fríen en aceite de oliva o completita sobre la parrilla, al más puro estilo argentino, es fuera de serie. Mi esposa la descubrió a insistencia de mi papá, sin saber cuál era el ingrediente base, y sólo así se explica cómo se animó a probarla. Y Natalia, mi hija, la descubrió pocos días después de ser diagnosticada con diabetes, durante su despertar a las proteínas animales en el que comenzó a devorar carne de res y embutidos como si fueran M&M’s. El espectáculo de llevar a una niñita de cuatro años al restaurante argentino a la vuelta de la casa y verla devorar una porción adulta de entraña (es como arrachera, pero con crujiente piel achicharronadita) flanqueada por dos tiras de morcilla frita era un show para los meseros y el chef del local, quienes se llamaban mutuamente a presenciar el fenómeno. Por eso y por mucho más, mi corazón se debe a este vampírico manjar.

4. Huauzontle (en mole, a la derecha): No se fuma, atascados.

Huauzontles. ¿No los conocen? Esta hierba es pariente del amaranto, del epazote y de la quinoa, y guarda marcadas similitudes con dichas plantas en textura, sabor, consistencia y propiedades alimenticias. Y sin embargo casi nadie lo acostumbra. ¡Ah, pero en mi familia se especializan en prepararlos capeados, rellenos de queso manchego y bañados en un sedoso mole! Comerlo es todo un arte, y tengo cierta fama al hacerlo, pues mientras que la costumbre dicta el entrarle a mano a las varitas para desprender con los dientes las semillitas, hojas y demás, yo sigo el proceso de manera similar, pero armado con cubiertos (soy medio mamerto para ensuciarme las manos al comer, ni modo). El caso es que suelo terminarme el plato entero sin mayor mancha en mi persona que la que ya ostento por ser la vergüenza de la familia en materia de léxico y mentalidad (gracias a este blog, entre otras cosas). Pero eso es harina de otro costal.

5. Ostiones: Ahórrense las comparaciones visuales, son una delicia.

Ostiones al natural. Llegué tarde a esta cita, lo confieso. La animadversión de mi familia por el ostión en esta presentación me privó de conocerlo en todo su esplendor. Claro, los disfruté ahumados, a la diabla, Rockefeller y en qué sé yo que otras modalidades. Pero hay algo poético en sentarse frente al bivalvo recién abierto, en vida, y degustar ese líquido salado que nos transporta de inmediato al mar, a la playa, a la inconfundible sensación del ocio sin destilar, para después paladear esa carne de dudosa consistencia, pero siempre deliciosa. Bañarle ligeramente con unas gotas de limón o con una salsa Mignonette sólo contribuye a resaltar su delicioso regusto marino y su ligereza en el paladar. Mi esposa me animó a probarlos, pues yo estaba intrigado por sus propias experiencias y anécdotas devorando docenas y más docenas de estos suculentos mariscos. Desde entonces, soy fan. Así que ahórrense el alburero ofrecimiento de dispararme unos. Ya averigüé, y en el centro de mi colonia no los venden. Y si lo hicieran, dudo mucho que estuvieran frescos.

Taco de Ojo, pero en versiones gringa y francesa...

En fin, Finísimos, esos son mis manjares bizarros. O a lo mejor no tanto. ¿Alguien quiere revelar su lado oscuro en materia gastronómica?

Anuncios

53 comentarios en “Mis Comidas Bizarras

  1. yo soy bien fan de los tacos de ojo y el huitlacoche…

    los tacos de ojo, mas en barbacoa.. pero comoquiera…

    del huitlacoche, puedo decir de inumerables excursiones a la “parcela de un amigo de mi amigo”… para conseguirlo… en mi pueblo no se comercializan… y los que lo venden, lo venden como oro molido….

  2. Pinche Toño, te sigues luciendo, no mam’ pas, EPIC WIN + 1 Por presentarle a esta bola de cobardes (gastronómicamente hablando) a Mi ídolo de ídolos culinario Andrew Zimmern.

    El platillo que a mi más me gusta en la faz de la tierra es el Higado encebollado, con sopita de fideos de los más gruesos y frijoles pandilleros (en bola y con palos y piedras).
    Desgraciadamente no conozco a nadie a quien le pueda invitar un plato, a todo mundo le da asco el higado, y peor encebollado.

    Yo soy del Mero San Luisito, pero no me gusta el cabrito, pero siempre me echo un machito completo en tacos con limón, es una delicia que no dejo pasar cada que voy a mi pueblo, y dicen que la fritada también es muy rica, pero nunca tengo la suerte de encontrar siempre es lo primero que se acaba en los restaurantes junto con las riñonadas.

    También soy super fan de los cueritos en vinagre, sólos o con limoncito y salsa.

    Igual, toda la vida le había sacado la vuelta a los mariscos, pero de unos 3 años para acá, soy fans, e igual empecé con los camarones, luego el pulpo, el cangrejo, etc etc. Ya voy subiendo de nivel.

    Bueno, hasta ahorita no recuerdo más comidas así, extrañas, pero si estoy superdispuesto a probar el cuitlacoche, los gusanos el maguey, jumiles, escamoles, etc etc.

    A ver si cuando vaya a México, busco algún restaurant que venda esas comidas que me muero por probar.

    Deja Trolleo, “Comidas Exóticas” sale en Discovery Travel & Living los jueves a las 8:00 Hora del centro.

    Me voy a comer un gansito de pura emosión.

  3. Acá en la zona centro del estado de Guerrero, y por excelencia un platillo familiar, es el denominado “Comida de arriero o campesino” que no es mas que caldo de chile guajillo, con frijoles de esos güeros (peruanos creo), con trozos de cecina y suadero, cebolla, limón y sal al gusto.

    Otro que no muchos suelen comer, es el caldo de iguana, a la mayoria les da asco, ya que el platillo te lo sirven practicamente con la iguana entera, o si deseas las patas o la cola.

  4. Comparto el huitlacoche y los ostiones.

    Con el huazontle siento que soy como
    Ganado rumiando hierba y ya con ser
    Gúey tengo como para además confirmarlo en
    La comida.

    La morcilla o moronga por estos lares
    Y el ojo son de los favoritos de mi papá
    Q quiso que yo continuara la tradición
    Pero puesd le falló

    Por mi parte pondría:

    Lengua – en taco o en guisado es soberbia

    Carne – aqui todos diràn que como incluir
    L carne pero si tomas en cuentsa que cuandi
    Vas a un buen restaurante de carne
    Y los que te acompañan en la mesa te voltean
    A ver tan sorprendidos como si hubieran visto a
    Marcial maciel con maculay y michael,
    Cuando te oyen decir… Término Medio
    Rojo o Inglesa (o sea casi cruda o
    Casi mugiendo) pues podrIa entrar en la categorïa.
    Nada como la carne cruda (y puto el que alburee) pero cruda
    Nada de las joterias de tàrtara, q entre tanto condimento pierde
    El sabor a carne cruda.

    Y finalmente los escargots o sease
    Los caracoles (si esos de los q hay en el jardín
    De cusalquier casa)
    _no de los mejores platillos y màs si vienen
    En concha y es en una buena cantina,
    Son para chuparse los dedos…

    Ya hasta se me antojó una visita a la cantinita
    El Leon de Oro que hacen unos deliciosos caracoles
    O a Smith & Wollensky por un
    Gran corte que todavía escurre sangre
    O de plano a casa de mi mamá por
    Unos tacos de lengua

    Un abrazo a todos

  5. Ay Dios mío casi no pude leer ninguna de tus 5 comidas favoritas, pero si fueras hijo de mi Papa serias su orgullo (léase suelo ser su desorgullo). Justo hoy que desayunaba unos deliciosos wafles con tocino me acorde que de los 23 como a los 26 me dio por volverme vegetariana, una de esas causas ideológicas de la juventud, y bueno si de por si no comía, pues a base de lechuga antes no me morí
    igual que eljara ando en el cel así que seguro escribí terrible, espero que ophelia no se enoje si es que regresa.

  6. Pero me acabo de acordar de un placer alimenticio culpable: las donas patylu jaja por cierto soy bberrystop pero no se como prender el nombrecito x cel.

  7. El Jara y Normita: Yo creo que ponen el ejemplo de ser finísimos Hardcore, si ha de ser incómodo comentar así, yo me quejó del tecladito de las laptop, no me veo con un Blackberry o con un iphone con mis dedotes.

    • pues básicamente no es de mis hits hacer comentarios desde la bberry,
      precisamente por todo lo que la puedes regar, sólo hay que ver
      todos los typos que hay…

      pero qué quieres, estaba en el aeropuerto esperando una
      eternidad y era la única manera.

      • Tú no te mortifiques, Jara, tienes indulgencia plenaria para comentarios, así los hayas escrito en tu CrackBerry con guantes de box puestos. Si al buen Ferrari1 le aguantamos sus typos, ¿no vamos a hacer lo mismo por ti, que eres Finísimo de Abolengo?

  8. Debo de confesar un secreto en cuanto a mis gustos: No me gusta el queso, ninguno, solamente me lo llego a commer en pizzas.

    En cuanto a mis comidas raras:

    Escamoles: Típca comida de pachuca, son muy ricos pero se debn comer con moderación, una sola porción es suficiente.

    Mole de panza o menudo en el norte. No a muchos les gusta pero es como un “Vuelve a la vida” cuando estás crudo.

    Pulpo al mojo de ajo, admito que no tolero los ostiones.

    Tacos de seso. Muy ricos con salsa roja

    Tacos de nana y buche. Deliciosos

    Y creo que son todas, soy muy simple en cuanto a la comida. Por cirto, prefiero los chilaquiles rojos a los verdes

  9. El Naufig es de los mios, tampoco como queso más que el de mi pizza =D. Yo soy bien pinche melindroso para la comida, casi no como nada, creo que estuve a 2 segundos de ser Namekusei. Debo confesar que como algunas cosas sin la parte principal de dicha comida: empandas sin queso (técnicamente solo sería la masa, pero no puede ser solo la masa porque si no tiene queso no le da sabor, pero no me gusta comerme el queso), tacos de cochinita sin la carne de cochinita (mismas reglas que la empanada), los tacos al pastor siempre los pido naturales (estos si con la carne, pero nada más), la pizza a pesar de pedir hawaiiana siempre le quito la piña, de hecho si solo la puedo pedir con jamón soy muy feliz, los hot dogs solo con mayonesa, catsup y mostaza (obviamente con la salchicha). Creo tener más ejemplos pero no siempre recuerdo bien que como xD.

  10. Por eso estás tan sanote condenadote,si te comes todo pues así hasta yo.
    Mis tíos siempre piden cabeza(sin albur)cuando compran barbacha y aparte de lo asquerosa que se vé la choya del pobre animal,a mis consanguíneos tambien les encantan los ojos,ellos van directamente a la fuente y ver como le sacan los ojos a la cabeza de la víctima me hace sentir como en medio de una película gore.
    Eso de que te gusta la morcilla espero que no tenga alguna implicación fálica,tú sabes,una pieza cilíndrica llena de sangre que se consume sentado…
    En lo que a mí respecta pues te acepto los huazontles pero lo demás ni ‘manque’ me los regalen.

  11. Ah!! has tocado un tema MUY de mi agrado

    +91954972473 en todas tus comidas, a ninguno le hago el feo, solo que con los huauzontles, huanzontles o como sea… mi tecnica es agarrar una rama comerla y sacar la rama pero pelona, eso si me llego a manchar algo pero nada grave xD y los tacos de tripa son de mis favoritos entre los “raritos” hay unos re buenos saliendo del metro boulevard puerto aereo, enmedio del camellon de Zaragoza, estan abiertos las 24 hrs y uffa! xD

    Y comidas extrañas de mi gusto… faisan (orgasmo en la boca) , insectos comestibles (en tacos, con limon y salsa, a la mantequilla, como botana) , cocodrilo (en chile pasilla) , iguana (con platano y arroz), vivora (asada con salsa de chile habanero) , rana (asada y con salsa de… huitlacoche!), rata de campo (se ve horrenda y la idea de comer una rata es repugnante, pero lean bien, es de campo, nada que ver con las normales, esta la comi asada y sabe entre pollo y cerdo, una delicia) larvas de ??? (son blancas y con la cabeza cafe, son enormes y saben bien ricas ya sea sola o en banderilla con mango), bebidas como pulque (#1!) poch, mezcales distintos, tonaya.

    Ahora bien en comidas extrañas que no recomiendo, esta el leon, sabe horrible es amarga, dura y te hace mal si no la saben preparar; armadillo este pequeñin tiene mas bacterias que las que tomarias lamiendo una coladera y la carne es un poco duro y desabrida…

    Si sienten curiosidad por las comidas extrañas en el DF esta el mercado de San Juan, atras de la W (la antigua) ahi venden carnes de casi cualquier cosa, quesos de varios paises y sabores, licores, especias, pescados, aves, bueh’ un paraiso para quien le guste probar diferentes cosas =D

  12. Concuerdo con zerus en los ajos fritos. No soy muy valiente culinariamente, si algo no se ve agradable o tiene un olor medio desagradable no me atrevo a comerlo, soy más valiente con las bebidas.

  13. Decididamente mis favoritos son los mariscos (los del Mar pues): ostion, jaiva, cangrejo, camaron, pulpo, caracol, calamar… bueno, el coctel entero y caliente (porque el coctel se come caliente no frío como lo comen los chiapas).
    Cuenta la leyenda que el día en que nací mi padre invitó a una gran cangrejiza en el patio de mi casa para celebrar el nacimiento de su niña, la más chiquis por cierto. Quiza es por eso que no puedo imaginarme un fin de semana sin deleitarme con comida proveniente del mar…
    Y que decir del pejelagarto: medio “pej” medio lagarto dirían los nativos, el cual se consume asado, con una salsa de chile amashito y una tortilla gruesa mmmmm
    Por acá se comen animalitos medio exóticos medio penados por la ley, que constituyen un gran negocio para quienes osan atraparlos: venado, armadillo, tortuga en sus diferentes variedades (hicotea, guao, chiquiguao, tres lomos, pochitoque) Pero yo creo que por esa razón son más codiciados y su sabor es un verdadero manjar.
    Mr. Sam Pérez y Familia:
    Son cordialmente invitados a Tabasco para que ustedes mismos se deleiten con estos suculentos platillos, valen la pena la multa y la detención de 36 horas!!!

  14. Los ostiones en su concha no tienen madre, ese si es un manjar y no intentos, mi padre fue le culpable de que el pescado y los mariscos sean mi comida favorita, y él precisamente fue el que me enseño el gusto por los ostiones, frescos en su concha con salsa y limón, afortudamente vivo cerca de la costa, así que no hay pretexto para no soborear tan delicioso manjar. La morcilla, tambien me gusta y mucho, aunque algunas religiones digan que estoy pecando por comer sangre, no me importa ir al infierno con tal de comer esa sangre que mi mamá prepara. Por los demas no puedo opinar puesto que no los he probabdo.

  15. Acabo de leer el comentario de tabaskeña, y cuando estuve trabajando en Cárdenas probe todos esas delcias, la iguana es un platillo son igual, me gusto mucho de hecho la seguí comiendo en Nayarit (allá no se la comen, así que me veína muy raro) y en Guerrero, es una de mis comidas favoritas. Cuando comi tortuga que fue el pochitoque si no mal recuerdo, fue una experiencia sinigual, ya que me la sirvieron entera en su caparazón y todo creo que solo le quitaron (quiero pensar) los intestinos, tambien comí el pejalargarto, otra decilicia tabasqueña.

  16. Bueno, nomás por no dejar, les mando unos platillos de antología y que seguramente provocarán el asco de dos o tres no iniciados en el arte del buen comer:
    Primero que nada, el riñón. Delicioso en taco de guisado con su dosis de arroz. Sin embargo, quizá lo más delicioso es el golpe de adrenalina que te da el hecho de no saber si están bien lavados, por que si no, bueno, es como si mascaras un pañal para adulto, claro que sin caca…
    En segundo lugar, la tripa bien doradita es un auténtico manjar de los dioses… pero si no está bien doradita, parece que tienes cera de campeche en el paladar y eso es bien disgusting…
    En tercer lugar tenemos las mollejas de pollo, que en salsa verde son una maravilla, sólo que hay que cuidar desflemarlas y lavarlas bien porque si no… Bueno, en general todas las vísceras y cosas de “desperdicio” tienden a ser una maravilla: la ubre empanizada es una locura; el hígado encebollado, sensacional; la moronga en salsa verde con todo y gorditos, mmmmmmm!!!!
    En último lugar, la pancita, que a muchos provoca asco por sus múltiples consistencias, bueno, es la gloria cuando andas crudito, nada mejor.
    Si me acuerdo de algo, les comparto después. Un abrazo.

  17. MI NOMBRE ES “PELIGRO”:

    Pues mucha gente le hace el feo a la tripa… pero yo te podría empujar, para llegar hasta el puesto del “Gallo” en la esquina de Río de la Loza y Niños Héroes, enfrente de Teidiotiza Chapultepec, donde venden los clásicos de suadero, cecina, y longaniza ¡me tuerzo de placer! (sí, son de esos tacos de a 5 x $15) también por el Centro, en el Carmen, frente al Hospital Gregorio Salas, venden unos chingones, nomás que ahí son de a 8 pesos por taco…

    Los tacos de canasta: ¿como explicar ese sabor, que llevo dentro de mi? A mucha gente le repugnan pero a mí ¡me envenenan! También por acá por el Centro, junto a lo que era la W, en Ayuntamiento, están los mejores que puedes probar en tu vida. Mole verde, frijol, (los acostumbro con guacamole) papa, Ternera en adobo (si gooeeii, “ternera”) y chicharrón (¿Te muevo a compasión?) Un chingadazo de sabor, por tres pesitos nomás…

    La piel del cerdo, que en otros países se utiliza para hacer zapatos, botas, cinturones, aqui en México nos la tragamos inmisericordemente: No soy muy afecto a las carnitas, pero cuando hay cuerito, me bajas toda la intención de hacer dieta… Y mi cardiólogo me está haciendo “huevos”… el Chicharrón, es el manjar de los dioses, en cualquiera de sus variedades: prensado, carnudo, delgado, “Corteza de Cerdo a la Esmeralda” (‘tá bien, chicharrrón en salsa verde) o su variedad “A La Rubí” (Salsa roja)

    Del chicharrón, tenemos otro derivado: las gorditas (me pongo de pie) aunque también ya las hacen de requesón, papa y fijol… en el mercado Hidalgo, sobre Doctor Andrade, casi esquina con Doctor Arce, de la finísima colonia de los Doctores, venden unas que estan de poca madre, acompañadas de tepache bien frío… muchas cosas que dicen de la Doctores son exageradas, en lo relacionado al robo de autopartes, pero no estaría por demás que te dieras una vuelta, a ver si te bajan las llantas… (¡Aplausen!)

    de tus gustos, coincido con los huazontles: mi genitora, los hace también en salsa verde, y queso Gouda… pinches holandeses, no saben lo que inventaron los güeyes

    También me agrada de a madres el huitlacoche, y los tacos “sudados” de cabeza, me toca recordarte que ahi es de donde sacan los de ojo, aunque yo siempre los pido “de surtida”

    Los ostiones, a mi de plano no me pasan, mejor te los echo a tu plato… (Es espeluznante como la comida se presta para alburear)

    Lo que no me explico es porque estoy tan gordo, si me alimento sanamente…

    Saludos

  18. Amo los chilaquiles verdes, una delicia, no le hago el feo a tus favoritos, excepto por los ostiones, los mariscos me hacen daño. Los escamoles son un pinche manjar, también los chapulines me gustan. No como tripas, porque desconfío de la higiene de quien las prepare.

    Nunca pero nunca comería iguana ni tortuga, porque he tenido ambos animales de mascota y nomás de pensar que me sirvieran una tortuga con el caparazón me da ganas de llorar, que me perdone tabaskeña pero eso de comer animales penados por la ley es muy extremo.

    Pinche Andrew, yo soy melindrosa para la comida pero nada más de ver con que ganas se come lo que le sirven hasta se antoja comer de lo mismo.

  19. JAVO: Sí, el huitlacoche solía ser más barato, pero ya se están poniendo vivos para la venta.
    SOTORPE: El hígado encebollado es el platillo favorito de Papá Sempere. No es de mis favoritos, pero cuando está bien preparado sí rifa.
    DIPUTEIBOL: Chapulines en un bar, placer de reyes.
    CULERO88: La iguana la he probado, pero no se me hizo nada del otro mundo. Y me da un poquito de lástima comerla, no sé por qué.
    EL JARA: Escargots y carne roja, usté sí sabe.
    NORMA: Remilgosa!
    NAUFIG: Los tacos de seso son un WIN!
    ZERUZ: El ajo es grande, imprescindible, incluso. Pero el suadero no entra en este post por dos razones: 1) es extremadamenete popularidad, y 2) no es nada exótico, no son vísceras, es carne del pecho de la res (lo que los gringos llaman “brisket”).
    IXTEPAN: Cómo eres pinche maniático! Compadezco a tu familia en las salidas a comer!
    JAMES CAMARON SOTE: ¿Criticas a la morcilla, pero pregonas a voz en cuello tu predilección por el camarón? Freud tiene que tener una charla contigo.
    NEUTLE: El armadillo que yo probé no estaba nada mal, pero no tenía ninguna diferencia con el conejo. No lo volvería a comer, ese animalillo se me hace bien xocoso. Y sí, el Mercado de San Juan es un paraíso culinario. Es como la iglesia del Wookie, según me dicen.
    DRAGON7x2K: Dijiste algo muy cierto, si de vista te causa aprehensión, lo más seguro es que no lo disfrutarás en el gusto.
    TABASKEÑA: Esa cangrejiza bautismal suena fenómeno. ¿Y comida con riesgo de encarcelamiento? ¡Ahí estaré! Bien dicen que lo prohibido es lo que más se antoja.
    LABIOS JAGUAR: Te envidio la cercanía con los ostiones frescos. En el DF es una auténtica ruleta rusa. Claro, hay sitios donde no les falla (Au Pied Du Cochon, Fisher’s), pero uno se arruina en un atracón ostionero.
    EL ZORRO: ¡A comer pancita, con los agachados! Sí, muy machitos tú y yo comiendo rarezas, ¿pero ya se te olvidó la cabeza de pollo del mercado de Cuetzalan?
    CHILANGOZANGANO: No hay forma de quitarte lo pelado de la boca, de verdad. ¡Bueno, deja lo pelado! Me la han vestido de tehuana y ni así te la compro con tus choros de tragazón. En fin, provecho.
    FER GALVAN: El chayote debería estar en la cárcel. Punto.
    STORM: Sí, comer algo que uno tuvo de mascota suena feíto.

  20. platillos q me gustan
    el chicharon (en todas sus variantes ) la pancita de res, los huevos, el pescado y mariscos (neta q debi de a ver nacido en el mar) cualquier carne, res puerco gallina, iguana,caballo o perro (no se hagan weyes todos hemos comido perro ) vegetales escepto las calabacitas chayones o lechuga, (un dato cuando lospiquen los moscosfrotense con hoja de lechuga) harinas masas cremas leches aguas refrescos alcohol, webos de toro, puerco, el pulque

    platillos q no mas no, tortas de wuansoncle, carne enchilada, carne de taqueria hervida en agua, tacos de canasta, cualquier fruta en almibar (hay q cuidar la azucar en la sangre ) las migas y creo q ya

    anecdota: tenia su servilleta una novia q una vez tubo la osadia de invitarme a casa de su abuela a comer y pues llegamos y vi q estaba en un bracero una olla con agua y pan huesos hirviendo y le digo (inocente yo) tienen puercos ? pq les hierven la comida ,,,,,,,,,,,,, ovbio no comi y alos pocos dias me quede sin novia, aptrendi q se llamaba el platillo MIGAS, no comida de puercos

  21. Cierto, mi estimado, esa cabeza de pollo fue algo de antología… ni hablar. Lo que sucede es que me daba la sensación de que el pollo me veía con un ojo entre abierto. Me sentí como el carnal de “La Paloma” de Süskind. Por cierto, no sólo porque llego todos se tienen que poner ñeros, aunque como dice mi mujer, soy como los psicoanalistas y saco el auténtico “yo” de cada uno. Chale.

  22. Ahorita con lo que cuenta ferrari, veo algo en eso de las migas y en lo de los chilaquiles,

    En mi pueblo, las migas no son más que viles tortillas doradas y revueltas con huevo, tomate y cebolla, se sirven con frijoles refritos y se comen así nomás con tenedor.

    Y los chilaquiles, vendrían siendo lo mesmo, pero con salsa, o sea cuando los chilangos dicen que chilaquiles pa la cruda, yo me imaginada unas migas con salsa.

    Pero los chilaquiles que explica el toño, me suenan más a la receta de las “enchiladas suizas” nada más faltaría hacer los tacos con el pollo y aventarle todo lo demás arriba.

    Por último, envidio a todos los finísimos que viven cerca del mar, pero me pregunto, ¿Ustedes a dónde vacacionan?, digo la tirada de toda la banda es ir a la playa.

    Bueno, nos vemos.

  23. MIGUEL: tu receta era lo q mi mama le hacia de comer a los perros d la casa, yo creo q todo wey q vive fuera del d,f suena conn vacacionar en el D,F para ver a artistas d televisa y comprarse alguna cosa pirata en tepisur

    neta q melindroso soy

    • jajajajajajajajajajajaja yo fui feliz en tepito, compre tanta piratería y juegos, y pendejadas, jajajajajajajajajajajaja No mames, por esas pinches respuestas te quedaste sin morra, y si le sigues te vas a quedar sin sotorpe jajajajajajajjajajajajaja

  24. se me olvido comentar los tacos de NANA… un verdadero manjar.

    Recuerdo que fue de lo poco que mi Papá pudo hacer que fuera yo fanssss.
    Claro que aplicó el típico de pruébalo, si no te gusta ni modo.
    Así lo hizo con el ojo, paladar, cachete y demás. Todos esos sin lograr
    mi afición.

    pero la nana, lo logró a pesar de su imagen. Años después le dije que ya era hora
    de que me dijera exactamente que es la NANA. Se negó varias veces hasta que
    un día accedió no sin antes hacer la respectiva amenaza que rezó:

    Si me sales, después de tantos años, que ya no te gusta, te pongo
    unos madrazos!!!

    Y fue cuando me dijo que la NANA es el útero de la marrana.

    Ahí frente al taco, sólo pude verlo, entrecerrar los ojitos…
    y darle una gran mordida al taco.

    Ningún taco, y repito, NINGUNO… se le acerca a un buen TACO DE NANA.

    • Ay güey, yo pensé que la nana era como la grasita o fritangas.

      Es como cuando descubrí que los tacos tlaquepaque en vez de ser de barbacoa de res, eran de barbacoa de gato, agarro aire y les doy su mordida.

  25. Toño: Si me dieran un varo cada que me dicen eso xD. Por eso casi no salgo con mi familia a comer y mi novia ya se acostumbró, dice que si nos casamos le salgo barato xD.

  26. Yo creía que la nana eran las vesículas seminales del cerdo… La ubre empanizada también es una delicia…

    el que se expresó de las migas como “comida para puercos” mereció que lo dejaran; es más, hasta lo hubieran capado y luego que se comiera las “criadillas”…

    ¿cabeza de pollo? metiche no soy pero… ¡ah, pillines! No recuerdo donde vi esta jalada, pero aca está de nuevo:

    tienes razón toñin, ya voy a dejar lo pelado… dentro de ti hay mucha sabiduria para lograrlo, y en cuanto a lo de “provecho”: el aguayón también es bueno…

    perdón, la culpa no es mía, sino de estos finísimos cab… alleros:

    saludos

  27. La nana es la tripa del puerco que no? la he visto completa y no tiene forma de utero a menos que el utero porcino sea delgado y retorcido xD

    Una de dos o te chamaquearon o me chamaquearon a mi y he vivido engañado =( xD

    Si quieren echar chela/pulque/mezcal/licores de pueblo y unos buenos chapulines, vayan al Novo’s esta en Madrid 13, en Coyoacan a unas cuadras del C. Bicentenario/Interior, ahi dan buenas porciones y el precio es el justo.

  28. Me gusta el huitlacoche y los huazontles, de lo demás solamente puedo confirmar mi admiración por la férrea tenacidad de tripas y la fortaleza testicular de quienes se comen lo que sea. Yo no gusto de cualquier cosa que sepa demasiado a cebolla o que pique mucho más que la salsa Valentina.

    Lo más bizarro que he comido son hormigas. Y jugo de josesa, jajaja.

  29. Maese sempere, sólo desayuné dos tacos con agua natural y ahorita (siéndo la 1 de la tarde en la frotnera) el hambre empieza a hacer de las suyas todo TODOS se me antojaron y un chingo

  30. Uhhh mi lic, creo que de sus 5 comidas “raras” solo la morcilla no califica en mi familia… aunque puede ser facilmente sustituida por la “rellena” o “moronga” que para fines culinarios es basicamente lo mismo…

    Creo que lo mas raro que he comido han sido los “caracoles panteoneros” en adobo a modo de botana junto con un jugo fermentado de cebada bien frio… ahora que de pura casualidad andes por Puebla, hay unos molotes de huitlacoche bien chingones a unos pasos de catedral, pregunta y no hay pierde… yo no soy fan pero mi mujer dice que si son los chidos.

    En materia de tacos tampoco le hago el feo a nada, he comido los de chupacabras, y habia unos a contraesquina de plaza trico alla en el defectuoso que recuerdo eran de a $1.50, me retacaba como 20 y ya aguantaba el turno nocturno… gracias a jebus nunca pesque alguna enfermedad rara… ahhhh esos eran buenos tiempos chingao!!! ahora, despues de 2 años de comer comiditas sanas dudo que aguante siquiera un buen chupacabras…

  31. ¿han probado los charales? ese pequeño manjar que parece un desecho insignificante de alguna pescaderia dfeña, para los que no los conocen son unos pequenos pescaditos, que no deben medir mas de 6cm y que parecen mas bien renacuajos de estanque, generalmente los ofrecen como botana en lupanares y centros de recreacion alcoholica, aunque tambien pueden ser preparados en caldillo o en tortitas, a pesar de su tamano y su consistencia tostadita, concentran todo el sabor del mejor pescado, superado solo quizas por el salmon. En botana con limonsito, sal y una buena salsita tabasco son una delicia.

  32. Algo tarde pero… qué más da.

    En mi familia me conocen por ser bastante “fino” (por no decir “selectivo” en cuanto a la comida) y que no como cualquier cosa, pero un día me topé con el jamón endiablado y me gustó bastante. No como de cualquier marca, sino de marca swan (en presentación embutida) y desde pequeño ha sido una de mis debilidades, la mayor es la pizza =

    Yo no lo sabía, pero lo que comía era paté de hígado de cerdo. Mis familiares tampoco, con decirte que me ven raro cuando lo como con galletas saladas y me dicen “¿te gusta esa cosa? pero si tu casi no comes carne de cerdo”. No sé por qué, pero me encanta el “swancito” (así se llama). Lo como untado o directamente del empaque.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s