Asnos y Afectos

¿Hay cariño o no hay cariño?

Muchas personas manejan su “frase de rigor”, ésa muletilla o lugar común de la palabra a la que recurren como rúbrica conversacional. Por supuesto, existen pelmazos que se empeñan con toda el alma por pasar por cultos y se agencian frases o expresiones de elevada génesis, pero suelen tener problemas al explicarlas, tan sólo porque han plagiado la palabra de alguien más. El genial Morrissey escribió una enorme rola con este tema cuando estaba en The Smiths, llamada Cemetry Gates, una de mis canciones favoritas de la banda.

El otro día me encontré preguntándome si poseo una de esas frases que se convierten en eslogan personal. Claro, el resultado no fue tan halageño, pues me encontré más de una instancia donde, al citarme, las personas que hacían referencia a mi lema giraban en torno a una expresión más bien insultante: Eres un asno.

Así es. Al parecer mi aportación a la lexicografía actual se ciñe a comparar a mi interlocutor con el desafortunado animalillo de carga que simboliza el trabajo cansino sin remuneración acorde. No, no “eres un burro”, con sus innumerables connotaciones sexuales. Mi frase, lisa y llanamente, es la de “eres un asno”.

Y es cierto. Utilizo la expresión con cierta regularidad. Pero no siempre tiene una intención insultante. Es más, creo que jamás he usado “Eres un asno” para ofender. En mi, la frase encierra ese dejo de admiración y de camaradería que alguian aplicaría en un “¡Cómo eres güey!” para celebrar alguna ocurrencia.

Una de las primeras aplicaciones que recuerdo de la frase ocurrió en Miami, cuando mi carnalito rioplatense Juan Manuel Rótulo, argentino por pasaporte y chilango naco por múltiples proezas de vida, me enseñó unos desagradables fotomontajes photoshoppeados de un compañero mutuo de trabajo en actitudes que la verdad ni viene al caso recordar. Basta decir que eran corrientes, ingeniosas y llenas de inteligencia empleada con fines destructivos. Después de la risa inicial, me salió decirle, “Rótulo, eres un asno”.

“Pendejo” no calificaba. Tampoco “imbécil”, que sí es más ofensiva. Ni qué decir de “cretino”. Pero “asno” es sutil y entrañable, tiene algo de jocoso y de lúdico jugándole a favor. Así que cuando lean que mi reacción ante alguno de sus ingeniosos comentarios, tweets o confesiones de vida es llamarles “asnos”, sonrían. Todos somos un poco asnos, a ciencia cierta. Empezando por su servidor.

26 comentarios en “Asnos y Afectos

  1. Conociendo tu léxico harto florido, nunca me he ofendido cuando me llamas asno, me podrían tocar cosas peores, y pues también siento que no lleva la debida carga peyorativa como para ofenderme, pero pos al último ¿quién me manda juntarme con tan finísima persona?, de hecho a veces hasta siento que eres condescendiente.

    Si éste bló, fuera un espacio físico yo creo que ya tendría mi pedacito debidamente delimitado, como mi espacio de estacionamiento, al cual nadie se atreve atransgredir.

    Güen post, quip da gúd guorc!

  2. Pues la verdad una frase así muy mía pues no recuerdo en este momento… sé que tengo muchas pero me salen al momento de alguna situación, hay ciertas cosillas que decimos pero que pasan a veces sin percibirse, me daré más cuenta en mis frases, o será que ando desvelado y no recuerdo nada.. saludos toño!

  3. Buen primer post para la nueva etapa de Finísima Persona.

    Y sí, siempre que oigo o leo “Eres un asno” tengo que acordarme de tí. La he empleado pero siempre citándote como el autor intelectual de tan genial frase

  4. Fíjate que mi muletilla ha cambiado con el tiempo, como yo. Antes podía ser “Vete al diablo” para no decirle “no mames” a quienes no aguantasen un dejo de vulgaridad. Pasó a decirle “ignorante” a cualquiera que me discutiera una noción (con o sin razón, pero casi siempre con razones sólidas). Y últimamente no me lo he preguntado, pero una amiga me dijo que era “¡¿Cómo te atreves!?”, para divesos usos y momentos. Es mejor no pensar mucho en eso.

  5. Ja! no me ofendería si me dijeras asno.

    Desde que recuerdo mi mamá nunca nos ha hablado con frases tiernas, creo que sus frase para expresarn cariño a mis hermanos y a mi es “pinches animales”. Digamos que esa es su forma de decirnos “buenos días, hijos”, lo anterior también obedece a que desde pubertos mis hermanos y yo hemos sido unos verdaderos dolores de cabeza.

    Saludos.

    P.D: Quiero mucho a mi jefecita.

  6. Felicidades, ahora cada vez que escuche esa frasce recordare a su finisima persona….
    Y pues por frase particular, creo que podria entrar con un “¿eso que?” para cualquier situación que me paresca estupida o chusca.

  7. Luego luego se nota que eso de “eres un asno” lo dices de cariño, como diciendo “me haces reir mucho dude” jaja.

    Yo no recuerdo tener alguna muletilla (me imagino que ¡cómete el desayuno! ¡cómete la comida! y ¡que comas! ¿¡te quieres desmayar o qué?!) no cuentan porque si si, son esas, las digo unas 6 veces al día.

    Pero me acordé de mis épocas universitarias donde las niñas fresas de la Ibero decían para todo ¿estas de acuerdoo? osea desquíciame ¿estas de acuerdo no? ooops

  8. eres un asno??? es de lo mas normal… no?? y hasta cariñoso…

    antes me daba por decir “te pasas de chorizo”… aunque por razones de trabajo, tuve que dejar de usarla…

  9. jajaja, asno… pero por que empeñarnos en asimilar a esos pobres animalitos que son heróicos por sus esfuerzos con cualquiera que se aviente una puntada, un buen comentario y hasta una tontería… creo que deberíamos de revalorarlos y volver al famoso buey, o las variantes wey o güey.

    En lo personal prefiero eres un brillante experto en tonterías

  10. Seguro que tengo alguna muletilla, cosa de preguntarle a mi novia que es la que me escucha hablar todos los días. Ni mi madre tiene ese gusto xD. Cada que le pones a alguien “eres un asno” me cago de risa xD

  11. @Miguel Araluce:

    Ah, es verdad, esa es mi cathphrase cuando escribo sobre chicas sin curvas, pero no la pronuncio mucho en voz alta. Ya estaría viviendo sin muelas y siempre ardido de los cachetes,😄

  12. Haciendo memoria, creo que en cada una de las ocasiones en que hemos hablado, me he hecho merecedor del distintivo ‘Eres un asno’… séh… ah… he ahí mi muletilla… charros… ah, he ahí mi otra muletilla…

  13. La modernidad trae grandes cambios, uno de ellos, es el lenguaje. Las palabras se han difuminado por adjetivos menos sutiles e inequívocos que expresen a la cabalidad la ira creciente de las personas. Por ejemplo, si quieren mandar a la tiznada a su interlocutor términos como Ganapán o Perdulario han perdido el valor de antaño y lo único que lograrían es el pitorreo de mi parte.
    En la medida, en que la lengua expresa mejor lo que se quiere expresar, es sin duda, un logro de la modernidad.Si se desea expresar las capacidades del projimo y le decimos “tonto”, solo provocaremos ternura, ya que el insulto en cuestión se salva. En estos casos, lo mejor es usar un solido “Pendejo” que se ha vuelto la forma mas usual de adjetivar al projimo. No obstante esto es pura paranoia mia. En todo caso, debo afirmar que la calidad de las personas no se mide por su parquedad y correción en el uso del lenguaje.

  14. hace unos dias unos cuates mios pero no tan cuates entre ellos estuvieron a punto de liarse a golpes (iba poner agarrarse a madrazos peroeso de “liarse” suena bien cool)solo porque uno le dijo a otro, pendejo, sinceramente me parecio exagerado si yo me peleara con cada persona que me dice pendejo (empezando por mi señor padre)ya no estaria vivo, una vez hasta el luchador llamado octagon me dijo pendejo.

    el punto es que cuando te dicen burro, asno, güey, tarado, pendejo, sonso, o algo asi rara vez te sientes ofendido, pero cuando la ofensa es con la(s) palabra(s) idiota, estupido, lego, mentecato, lerdo, pelotudo, papanatas etc. uno se siente mas ofendido porque piensa: “hasta buscaron la palabra para insultarme” es decir no tenia que ser un insulto comun y corriente si no uno que quedara grabado en la cabeza, que trajera probables noches de insomnio, traumas de niñez arrastrados hasta la adultez y pesadillas con esa palabra, asi como relaciones destructivas por el recuerdo de esa situacion…ejem! me estoy llendo del tema.

    generalmente digo mucho changos para exresiones de sorpresa o de preocupacion para insultar tengo un acervo mas amplio.

    todos somos un poco asnos la diferencia esta en donde tenemos el parecido. :0

  15. ¡changos! yendo, ya lo revise en word, espero mi merecido “asnaso” de tu parte señor don toño. creo que ya me alburie solito.

  16. Mi muletilla es la frase que tengo como mi “hurt locker” (iba a poner “como mi avatar” pero no está in ) o séase:

    “¡huevos, qué!” (pronúnciese con entonación de esceptisimo e incredulidad)

    Más endenantes era: “¡Chales”! pero como últimamente la gente parece estar poniendo a prueba mi paciencia y credulidad, pues es lo que trato de expresar…

    A mis cuates, los saludo con un: “Que onda, zorrillo” o “zoquete”… Y si de plano son de mucha confianza, un saludo digno de un doctor (porque vivo en la colonia Doctores… yo soy trabajador social) Les espeto un: “‘¡Huéboles!”… a este paso, mi único “Amigo” será mi celular… Saluditos Toño, (¡Huéboles!) que bueno que ya tienes más tiempo para tu blog… espero que eso no signifique que te quedaste sin chamba…

  17. Pues yo igual he pasado varias facetas:
    “Jesús me ampare”: usada como expresión de incredulidad ante alguna travesurilla cometida por alguna srita. del colegio de monjas. Siempre fui muy ñoña.
    “No mames” (prepa)
    “No jodas” (Tec)
    “No me chingues” (actual)
    “Sí guey” (ha regresado con buena aceptacion en la oficina)
    “Esta deee… cómo se llama” (haciendo tiempo para recordar el nombre de la persona que protagoniza lo que estoy contando)
    Saluditos!!!

  18. La mía denota un avionazo inmenso. ¡¡¡¡Claroooo!!! Creo que se la aprendí al Chama en algún momento, no lo sé.
    También podría pensar en el ya clásico ¿A qué sabe el huevo?
    Igualmente esa, parafraseando al grandísimo Coño “Iba a ir, pero no fui”.

  19. Pingback: ¿En qué nos parecemos al huitlacoche? « Finísima Persona

  20. Pingback: ¡Insúltame! « Finísima Persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s