Stalkers: Invasores del Espacio Interior

Lloyd Dobbler (John Cusack) en "Say Anything": El stalker más cool del mundo.

En fechas recientes (Okey, hace un chingo) sometí a votación el tema de un post a futuro. Ya no recuerdo si había más candidatos o si seguí una mecánica seria para determinar el tema ganador (casi seguro que no), pero lo que sí recuerdo es que la idea de hacer un largo y tedioso escrito sobre los stalkers me llamó la atención. Así pues, he escuchado las voces de los lectores. Para que luego anden diciendo que la democracia no funciona.

¿Y qué son los stalkers, preguntarán los más incultos entre ustedes? La definición simple: los stalkers (o acechadores) son aquellos individuos que buscan obsesivamente la atención y/o afecto de terceros, quienes a su vez no tienen ningún deseo de corresponderles.

Claro, la definición simple suele dejar muchas preguntas sin resolver. De acuerdo a esta concepción del stalker, yo podría argumentar que estoy siendo stalkeado por varias instituciones de crédito, quienes constantemente quieren oír de mi y suplican que les devuelva las llamadas y mensajes, pese a que yo les he ignorado en repetidas ocasiones y no tengo ningún interés en escuchar lo que tienen que decirme. Pero los psicólogos me dicen que no, eso no es ser víctima de un stalker. Eso es más bien ser un prángana infeliz que va a quedar recluido en el buró de crédito de aquí a que llegue el holocausto zombie. Y probablemente después, pues ningún banquero zombie que se precie de serlo me prestará ni un peso partido por la mitad. Es que los zombies son consistentes, vamos.

No, el stalker busca atención más en el terreno de lo personal, lo emotivo, sin móviles económicos. En el fondo, muchos stalkers suelen ser unos románticos. Ese es un gran problema, pues un escenario deseable de romance no suele incluir llamadas misteriosas y anónimas a altas horas de la noche, notas garrapateadas detrás de horribles fotos de uno tomadas con un telefoto o la misteriosa desaparición de los cabellos que suelen desprenderse de un cepillo. Y aquí estamos mencionando sólo a stalkers de fuerzas básicas. Los stalkers llamados a representarnos en un mundial de la especialidad son mucho peores.

El Disneylandia de los stalkers...

Una de las grandes broncas que nos ha traído Internet, además de hacernos perder valioso tiempo intentando adivinar contraseñas para sitios de pornografía brasileña, es el de facilitarles la vida a todos estos entusiastas cerebritos dedicados a insinuarse sin invitación alguna en nuestras vidas. De acuerdo a un estudio reciente, si has participado aunque sea casualmente en una red social hay un 99.9874367% de probabilidades de que hayas sido blanco de la atención de un stalker. De acuerdo a otro estudio reciente, el 87% de las estadísticas que se citan en blogs suelen ser invenciones sacadas de la manga de algún irresponsable. Ambas cifras son, sin duda alguna, alarmantes.

Twilight es como una oda al stalker chafa...

Dichas redes sociales, desde MySpace y Hi5 hasta Facebook y Busty Nymphoniac MILF Finder suelen atraer a seres que, al encontrarse amparados por el anonimato de la red, se dedican a recorrer los perfiles de conocidos y desconocidos por igual, tendiendo anzuelos en forma de invitaciones aparentemente inofensivas, o solicitando la amistad de sus eventuales víctimas mediante peticiones inocentes como “Hey, ¿te acuerdas de mi? Fuimos juntos a la escuela secundaria”, o “El collage con fotos de Robert Pattinson que tengo colgado en mi habitación me dijo en un sueño que debo morder tu cuello y convertirte en mi vampira para toda la eternidad”. Cualquier incauto puede caer así en las ingeniosas tretas de estos acechadores.

Y después la cosa se pone peor. El stalker puede tomar dos vías generales:

1. Desarrollar una idea de afecto concerniente a tu persona, pensando que ambos son grandes amigos o incluso amantes, y entrar en una espiral descendente donde pretenden engrandecer dichos sentimientos, sin importarles lo que uno tenga que decir al respecto. O, por otro lado…
2. Matarte.

Así es. El stalker parece no entender de un justo medio. Su comportamiento puede caer en el terreno de la infatuación o pasíón irracional, como la de Romeo por Julieta, algunas lectoras de este blog por John Cusack y Robert Downey Jr., o Arjona por la mediocridad. También se va al otro extremo del odio encarnizado, como John Hinkley (quien le disparó a Ronald Reagan para estar perpetuamente ligado a su stalkeada Jodie Foster), o el doble odio que Arjona despliega contra la poesía y la música cada vez que saca otro pinche disco. Lo que nunca ocurre es el stalker que te sigue “nomás por pasar el rato”. No, esta gente sí está plenamente comprometida con uno.

Sigue leyendo

Y ahora, algo diferente…

No se me ocurrió otra imagen para abrir el post que un diseño exclusivo de mi próxima línea de Finísimas T-Shirts...

La idea era hacer un post sobre stalkers (status: 72% terminado), o terminar Toño Vs. El Doctor Parte 2 (status: 30% terminado), o presentar mi lista de musicales para machines (status: 59% terminado), o tomar algunas fotos más del tour fotográfico por la Mansión Sempere – México (status: 81% terminado), o convocar a los Finísimos Carnales para un Nuevo Finísimo Podcast (status: 2% terminado). Pero por otra parte tenía varias cuestiones menores en mi carpeta de Sobras Maestras, cuyos contenidos me interesa compartir con ustedes, así que vamos a darle curso a un post más tradicionalmente bloggero: un breve repaso de lo cotidiano, lo mundano y otras palabras terminadas en “ano”…

"Fútbol Fantástico" nada más no suena igual...

  • Para desgracia de su servidor y beneplácito de mi mujer, la temporada de la NFL se acerca a su fin. Mis San Francisco 49ers se quedaron en la orillita de pasar a playoffs, pero hay motivos para mostrarse optimistas de cara al futuro. Pero lo que más voy a extrañar una vez que expire el tiempo en el Super Bowl (7 de febrero, gracias a Ferrari1 por la aclaración) y hasta agosto de este año (cuando empiece la pretemporada 2010) será mi bienamado Fantasy Football. Esta temporada fue memorable en este renglón, ya que por primera vez desde que empecé a participar en este pasatiempo (allá por 1996) GANÉ en una liga. Siempre me había quedado en el “ya merito”, pero este año jugué en 3 ligas, cosechando un 3er lugar (en la Liga Sin Dinero Y Sin Vergüenza, la más tradicional), un segundo sitio (en la Nippix League organizada por El Sir) y un PRIMERÍSIMO SITIO en la liga de Facebook a la que me invitó mi cuairo ancestral Toto Checa (quien debería actualizar su blog más seguido). Esto puede no interesarle a nadie más que a mi, pero la verdad tenía que contárselo a alguien.
  • Editando voces en frío para el último podcast me encontré con unas rolas que grabé con Natalia mientras experimentaba con mi consola de audio a principios del año pasado. Hallé versiones inéditas de ambos interpretando Werewolves of London de Warren Zevon, Connected de Katherine McPhee y esta versión sui generis de un clásico: Dancing With Myself de Billy Idol. No le hagan llegar esta rola a Simon Cowell de American Idol, porque no nos lo vamos a quitar de encima con sus súplicas para que participemos en su “chou”… Sigue leyendo

¡Manos a la obra!

Bienaventurados sean, Finísimos Lectores. Antes que nada, mil disculpas. He estado escuchando millones (literalmente) de peticiones y reclamos (muy justificados) debido a los sucesos ocurridos en los últimos días, particularmente en una islita en el mar Caribe a la que se le ha cargado la mano en eso de los desastres desde hace mucho tiempo. Por lo que a mi respecta, lo siento en toda mi pequeña humanidad.

Sé que los que creen en mi papá y su infinita sabiduría (según dice el librito) deben estar poniendo en duda no sólo su buen juicio, sino su existencia misma. Y la verdad no los culpo. No hay mucha justicia, que digamos, cuando al perro más flaco se le cargan todas las pulgas. Esa idea del “Gran Plan Divino” suena muy bonita en sermones, pero en la práctica nos muestra una y otra vez que no acaba de cuajar.

Sin embargo, hay algo en lo que todos sí podemos estar de acuerdo, y es en el hecho de que, cuando realmente nos dejamos de idioteces respecto a quién tiene más, quién tiene menos y cómo podemos aprovecharnos del prójimo, nos podemos juntar a hacer cosas geniales y trascendentes gracias a la labor en equipo. Echarnos la mano, vamos, en vez de usar sus dedos por separado para rascarnos la panza o, peor aún, intentar hundirle un ojo al vecino.

Por eso, en verdad os digo que las plegarias y buenos deseos están bien, pero estaría MUCHO MEJOR que nos arremanguemos la camisa (aunque yo no necesito hacerlo, pues uso una túnica talla junior muy versátil) para meter manos a la obra y ayudar a la gente que la está pasando del asco en Haití. Sé que la cosa está difícil para todo el mundo, pero siempre podemos compartir aunque sea una latita de atún, y no es broma el aseverar que cualquier ayuda cuenta y es apreciada.

Así pues, rompamos el cochinito o revisemos la despensa y la botica. Ropa y mantas no hacen falta, pues al menos el clima no ha llegado a darles en la chapa aún más, pero los doctores necesitan gasas, desinfectantes, yeso, jeringas, antibióticos y analgésicos para tratar a los más fregados. Hay centenares de miles de Beibi Haitianos que requieren de comida, líquidos, sueros contra la deshidratación y hasta pañalitos. Todo mundo requiere de agua potable. Si tienen una tienda de campaña o bolsas de dormir, también pueden ser de utilidad. Y también el dinero sirve, por prosaico que pueda parecerles.

En esencia, no piensen que mi papá les va a hacer el milagro de los panes y los peces a aquellos pobres. Ya le haré yo mis reclamos a su debido tiempo, pues creo que al menos nos debe una explicación. Pero de momento, vamos a demostrar que somos mejores para ayudar que para lamentarnos, ¿o no?

{Largo trago al vino de consagrar}

¡Ánimo, gente! Entre todos podemos, ya lo verán.

Aquí, algunas formas de contribuir:

  • Embajada de Haití en México: Presa Don Martín No. 53, Col. Irrigación. Tels. 5557 2065 y 5580 2487. Se necesitan enlatados, abrelatas, medicamentos, agua embotellada, leche en polvo… No hacen falta ni cobertores ni ropa. La Embajada permanecerá abierta 24hrs. También se necesitan voluntarios para recibir, organizar y cargar las donaciones en los camiones.
  • Mandando un mensaje SMS al 8888 Indicando el monto 100, 200, 300, o 500 la fundación Carlos Slim donará un peso por cada peso recibido.
  • Si viven en el sur del DF, se hará una recolecta en el INHUMYC para llevarlo a la embajada el martes.
  • La página de UNICEF para donativos directos.
  • La Cruz Roja Internacional.
  • MUY IMPORTANTE: Información de sitios web y de e-mails falsos, cuidado con estos jijos de su mais.

¡Mil gracias!

POSTDATA: Se les agradecen tantos mails, tweets y comentarios en Facebook para el creador de este blog con respecto a sus familiares y amigos en Haití. Hasta donde sabemos se encuentran bien, pero en condiciones muy difíciles. Mucho cariño para toda la Finísima Comunidad.

Son McMadas®: La Extraña Historia del Burger Avenger

Hace unos días dio la vuelta al mundo este video, donde vemos a una mujer inconforme con su orden en el acto de vandalizar un McDonalds…

La frágil damisela mostró su descontento en un par de ocasiones ante una hamburguesa con queso por debajo de sus estándares. Hastiada por la incompetencia del personal de cocina, solicitó el reembolso de su dinero, mismo que fue negado por el cajero. En represalia, la fémina levantó un recipiente con agua y vertió su contenido detrás de la barra de servicio. Prosiguió a derribar un contenedor con galletas, a arrojar una señal de piso resbaladizo contra un exhibidor y a derribar las tres cajas registradoras. El último acto motivó al empleado a amenazarla con llamar a la policía, una perspectiva que la animó finalmente a abandonar el lugar.

Por supuesto, las evaluaciones cortesía de los psicólogos con estudios en la Universidad Wikipedia no se han hecho esperar. Que si esta mujer podría tener un historial previo con miembros del personal de McDonalds. Que si hubo tensión racial de por medio. Que si el clima frío y el encierro prolongado en casa motiva comportamientos de esta índole. Bla, bla y una botanita de bla, en lo que llega la orden.

Yo comprendo, justifico y aprecio profundamente el accionar de la mujer del video. Y es que hay total empatía entre ella y yo. Nos une ese instante de hartazgo ante el mecánico accionar del sector servicios, incapaz de satisfacer las demandas más modestas del cliente menos exigente. Claro, cuando las demandas provienen de un cliente de pocas pulgas, en sus días difíciles o simplemente inmerso en el encabritaje extremo, la gota derrama el vaso con sorprendente rapidez.

Y es que… verán… yo he actuado así. Yo me he dejado llevar por mis emociones, cometiendo actos inexplicables de caótica venganza en un establecimiento de comida rápida.

Yo, Finísimos Lectores, fui alguna vez “El Burger Avenger”.

Sigue leyendo

Finísimo Podcast 09 – Los Cuates de Fuera

Hola, ¿se acuerdan de mi? Me ahorro las clásicas excusas respecto a mi ausencia de este, su blog de confianza, para recomendarles una nueva edición del Finísimo Podcast. Cuando empezamos su grabación, hace casi un mes, la idea era hacer un recuento de las noticias más relevantes del 2009 con los comentarios pertinentes. Claro, nos saltamos más de la mitad de las mismas y acabamos hablando de nuestros blogs. Y de postre, acabé de editarlo hasta ayer, que ya llevamos una semana adentrados en el nuevo año. En fin, detalles…

Lo relevante de esta ocasión fue la realización del primer control remoto vía satelite Skype con dos de los Finísimos Lectores, quienes ofrecieron sus voces de niños de rondalla para el experimento de grabar un programa con invitados a larga distancia. Así, desde Guanatos se conectó el cerebro reblandecido de mi equipo legal (el Lic. Dan††e Serrano), mientras que en Tampico hizo lo propio mi Subsecretario de Promoción y Difusión para la Costa del Golfo* (Juan de Dios “JD” Jiménez). Fue complicado compensar los respectivos audios y balancear la señal, pero los resultados dejaron mucho optimismo respecto a similares transmisiones a futuro.

En este podcast escucharán:

  • Nuestros respectivos recuerdos sobre el despertar de la Influenza en tres ciudades de la República Mexicana…
  • El pasado goth del Dan††e…
  • El presente antisocial del JD…
  • Lo difícil que es comprar un buen disco en Tamaulipas…
  • La correlación entre la ineptitud de la extinta Luz y Fuerza del Centro y el abasto de mi negocio de películas pornográficas…
  • La revelación respecto a que Maná NO ES el auténtico rock Tapatío, y…
  • La canción más idiota del mundo.

Todo esto y mucho más, ¡en el Finísimo Podcast!

Finísimo Podcast 09 – Parte 1 (35:47, 33.0 Mb) – En MobileMe

Finísimo Podcast 09 – Parte 2 (39:39, 36.5 Mb) – En MobileMe

Finísimo Podcast 09 – Parte 3 (41:38, 38.3 Mb) – En MobileMe

Que ustedes lo sobrevivan.

* Sin remuneración.