Manifiesto Suburbano para Piano y Orquesta*

“Ahora que los blancos han optado por quemar las iglesias de los negros,
lo justo es permitirle a los negros quemar el House of Blues.”
George Carlin (in memoriam)

Hoy es el primer día de muchos otros días como hoy
Nada se crea, nada se pierde, nada se transforma,
nada es para siempre y todo es para ayer

Hoy rompo en definitiva con el qué dirán, me divorcio de la moral pública
Y abandono las miradas de reproche, de ida y de vuelta
Y me río de los que esperan algo de mi, claro
Así sean malos ejemplos y peores modales

Hoy despierta en mi el Nuevo Yo,
Quien acto seguido regresará a la cama a dormir monas de whisky
Y que le quede claro a la comunidad:
La basura no sale de mi casa entre 6 y 8 PM nunca más
Quizá  la saque a las 6 menos 15
Quizá a las 8 con cuarenta y dos
Quizá la dejaré dentro de casa
O quizá meteré la basura del vecino a mi propio domicilio
Sí, creo que voy a empezar a meter la basura del vecino a mi propio domicilio

Hoy es el día que el coyote se come al correcaminos
Hoy es la noche de los cuchillos largos, de las faldas cortas
Y de las vías de tren que no llevan a ninguna parte
Beberé leche de un cartón que ha caducado hace tres días
Y desafiaré a la muerte poniendo los brazos en alto mientras uso las escaleras eléctricas

Acariciaré a una paloma en la plaza y me rascaré la entrepierna con esa misma mano
Sonaré la bocina del auto frente al hospital psiquiátrico, mientras rebaso por derecha
Hoy mentiré cuando me pregunten cómo amanecí
Y seré honesto aunque sea sólo conmigo mismo, y por un instante

Hoy es día de ser Cobain y ser Osceola
Menos el talento y el sacrificio por el prójimo
Hoy seré Mishima y seré George Best,
Pero mi suicidio será con alcohol del malo y mis goles serán en fuera de juego
Hoy hay un aire que huele a Dalí (el perfume), a Goya (los garbanzos)
Y a Lorca (ballena asesina)
Modestos homenajes a mi idiotez y al malgastado tiempo libre con los amigos

Hoy es importante el dinero, pues la salud va y viene
Hoy sacio mi sed con agua que no has de beber
Riego las plantas con el sudor de mis ancestros y me siento a ver como mis padres gastan mi herencia en libros y cursos que poseen El Secreto

Voy a entablar largas charlas con el hombre que vende televisión satelital por teléfono
Compraré seis toneladas métricas de carne de res asesinada en Omaha
Y consideraré cambiar de servicio de larga distancia,
Pues gastar un dólar con ochenta y siete centavos en llamar a mamá una vez por semana
Se ha convertido en una importante decisión de finanzas personales

Solía bromear con mi amigo, el de Chicago,
Diciéndole que su generación en este país no tenía contra quién rebelarse
“¿Sabes qué necesitan? OTRO VIETNAM”
Y nos reíamos entre cervezas virtuales
¿Quién iba a decirme que alguien más nos escuchaba?
¿Quién iba a decirme que nos iban a hacer caso?

Por eso hoy es el primer día de muchos días como hoy
Pintaré de negro mi casa suburbana
Y recordaré que Elvis murió por mis pecados

Hoy es el día que he ansiado durante todos estos minutos
Hoy volveré a ser el que solía llenar mis expectativas
Frank Zappa, Dirty Harry y el Capitán Garfio
Y cuando estos lagos artificiales se transformen en fosas comunes
Y el Hummer del vecino sea un arrecife
Y seamos un apéndice más en esta historia sin principio
La bandera sin colores ni estandartes gritará “Victoria”

– Miami, Agosto 2008

* Esta es una de las muestras de nuevo material generado para el Club Literario de Miami (nombre en trámite), y lleva dedicatoria especial al buen amigo Ray García, ex compañero de labores y miembro honorario de mi grupo musical, Los Chilakillers.

Anuncios